miércoles, 21 de febrero de 2018

Religiosas Filipenses: Acogida y espiritualidad en Carrión de los Condes



Nuestra Casa en Carrión de los Condes es, por un lado es Casa de Espiritualidad y, por otro, Albergue de Peregrinos. Como Casa de Espiritualidad acogemos a grupos que quieren tener unos días de reflexión o ejercicios espirituales para religiosos y religiosas y sacerdotes seculares y todas las personas que lo deseen. Cada mes nos visitan los sacerdotes del Arciprestazgo al que pertenecemos, hacen retiro y terminan con una comida fraternal. También pueden acercarse a nuestra casa personas individuales que necesitan silencio y oración.
 
Destacamos la Pastoral de Acogida, que nos lleva a estar disponibles y atentas a las necesidades de todo tipo, que tengan las personas que acogemos.
 
En el caso de los peregrinos, la gente necesita, sobre todo, que se les escuche, en una atmósfera de religiosidad y comprensión. Después de un largo camino de reflexión y cansancio físico, requieren un ambiente de paz para interiorizar lo vivido al caminar.
 
Ya mientras se realiza la inscripción y se les sella la credencial, van contando su experiencia de vida: el motivo por el que hacen el camino: unos por una promesa, otros por encontrarse en un momento de búsqueda, de conversión... Como casos curiosos: la pareja del Brasil, que lo hacen como viaje de novios. El monje budista que sigue en búsqueda; o los estudiantes coreanos que quieren ampliar sus conocimientos religiosos.
 
Algunos llegan enfermos y les acompañamos al Centro de Salud para buscar una solución y poder continuar el camino. En el encuentro con los peregrinos surge en ellos el deseo y la curiosidad de conocer algo de nuestra congregación y, ese es, a veces, el momento en el que, después de una pequeña narración sobre nuestros orígenes, visitamos la capilla y hacemos una breve oración que, después ellos ampliarán en algún rato.
 
Durante la cena se crea entre ellos lazos de amistad y viven una agradable convivencia que despiertan sentimientos y actitudes de solidaridad y ayuda mutua. En esta tarea de acogida colabora toda la Comunidad: recepción, capilla, lavadero, comedor, limpieza, cocina...

Nosotras valoramos la amistad que nos brindan, la cercanía, en algunos momentos, la confianza que nos tienen, al compartir aspectos de su vida personal. Mantenemos esta sana y estimada relación a través de correos, visitas y recuerdos que nos envían a través del tiempo. Vivimos con entusiasmo esta pastoral que a nosotras nos parece viva y apasionante. Bendecimos al Señor por esta oportunidad que nos pone cada día de permaneces a los hermanos que nos visitan: “Porque fui forastero y me acogisteis...”.
 
Religiosas Filipenses. Carrión de los Condes

Casa de Espiritualidad y Albergue de Peregrinos
“Nuestra Señora de Belén” - Religiosas Filipenses
Leopoldo María de Castro, 6 (Carrión de los Condes)
Teléfono: 979 880 031
Email: cdadcarriondeloscondes@rfilipenses.com

martes, 20 de febrero de 2018

23 de febrero. Oración y Auno por la Paz



«Ante las trágicas situaciones de conflicto que se prolongan en diversas partes del mundo, invito a todos los fieles a una especial Jornada de oración y ayuno por la paz para el próximo 23 de febrero», con estas palabras el Papa Francisco anunció el pasado domingo, 4 de febrero, durante la oración del Ángelus, la celebración de una Jornada de oración y ayuno por la paz.

«La ofreceremos en particular por las poblaciones de la República Democrática del Congo y de Sudán del Sur», agregó el Pontífice. Asimismo, como en otras ocasiones semejantes, invitó «también a los hermanos y hermanas no católicos y no cristianos a asociarse a esta iniciativa en las modalidades que consideren más oportunas, pero todos juntos».

lunes, 19 de febrero de 2018

Propuestas desde la Pastoral Juvenil



Para profundizar en el trabajo con jóvenes, el sábado 24 de febrero, en la Casa de la Iglesia, se contará con el ponente Enric Puigros, sj. Este jesuita, vinculado a la educación desde la pastoral durante 15 años, es desde hace 6 años Promotor Vocacional de los Jesuitas en España. Su labor se desarrolla en el acompañamiento personal de jóvenes y la participación en equipos pastorales, así como en la realización de talleres y actividades para jóvenes, agentes de pastoral.
 
La jornada -que comenzará a las 10.00 y finalizará a las 14.00 con la comida- se estructurará en torno a dos charlas: “La opción por los jóvenes como vocación” y “Claves para trabajar con los jóvenes hoy”.
 
Los destinatarios de este encuentro son responsables de pastoral juvenil de parroquias, movimientos, colegios, arciprestazgos, órdenes religiosas, cofradías... así como Sacerdotes, catequistas de confirmación, animadores, acompañantes, y jóvenes mayores de edad que pertenecen a grupos...
 
Todos aquellos que quieran quedarse a la comida deben confirmarlo, antes del 17 de febrero, llamando al 626 200 369.



El viernes 2 de marzo, a las 20.15 en la Parroquia María Reina Inmaculada se celebrará una “Experiencia de Música, Oración y Encuentro” destinada a jóvenes que pertenecen a parroquias, zonas pastorales, movimientos, colegios, parroquias, cofradías... así como a adolescentes que estén en segundo año de Confirmación.
 
Este encuentro estará organizado por la Parroquia y la colaboración de la Pastoral Juvenil de la Diócesis

domingo, 18 de febrero de 2018

La función social del dinero



Llega la Cuaresma y los restaurantes de comidas variadas comienzan a presentar en sociedad sus nuevos menús con suculentos guisos a base de bacalaos, pescados y mucha verdura ecológica. Pero ya ni los más estrictos observantes de la abstinencia cuaresmal se quedan tranquilos cambiando la carne por el pescado. Ellos saben que la llamada a la conversión penitencial va por otro camino y hay que llevarla más lejos.
 
Y así es, efectivamente, por otro camino va. Es cuestión de estar atentos a los auténticos mensajes que nos suministra la predicación parroquial en estos días de Cuaresma al hilo del evangelio diario. Pero permítanme una sugerencia para aquellos que quieran tomarse la conversión penitencial en serio: o sea, para los cristianos de hoy.
 
La conversión tiene mucho que ver con la reconducción y reconstrucción de nuestras vidas cotidianas en el seguimiento que nos pide el Nazareno. ¿Y qué tal si, en el camino penitencial, empezáramos por descubrir lo de la función social del dinero, unido a la comunicación cristiana de bienes?
 
Pensamos que el dinero que tenemos en el cajón, es nuestro y que podemos hacer con él lo que queramos. Y es que se nos ha inculcado hasta el tuétano lo del sacrosanto derecho a la propiedad privada. Pero, ¿dónde queda la llamada a ser generosos y a mirar por el bien común?
 
¿Recuerdan ustedes aquello del dinero inyectado por la Unión Europea a los bancos españoles que, en su momento, levantó tanto revuelo?
 
Pues bien, en su día nos dijeron los señores del frac (esos amables inspectores, vestidos de negro y con impecables corbatas rojas), o sea los “mandados” por Bruselas para vigilar nuestros deberes como escolares de la Unión, nos dijeron -digo- que los dineros que giraron o enviaron a los bancos de España, no eran para el bolsillo de los banqueros, ni para sus señoras, ni tampoco para cambiar el mobiliario y poner muchos cuadros de valor colgados por las paredes, sino para que los créditos fluyeran con más generosidad y menos tacañería y la economía del país se moviera.
 
Y sobre todo, los del frac advirtieron a los señores banqueros que, cuando se decidan a dar créditos, además de ser generosos, lo hagan a un precio razonable y no se suban por las nubes. Es decir, que si ustedes van a montar un negocio y piden ayuda al banco, los señores banqueros primero les den a ustedes el dinero que necesitan y, luego, les pongan a ustedes unas condiciones a las que puedan acceder sin que les obliguen a andar de cabeza el resto de sus vidas, condenados a comer sopas de ajo (sin ajo para ahorrar más) y esto todos los días de su vida hasta que la muerte les libere a ustedes.
 
Los capitales no deben permanecer improductivos, sin crear puestos de trabajo y sin brindar oportunidades a los ciudadanos de a pie.
 
Esto tiene que ver mucho con la función social del dinero, ¿verdad? ¿Y con la conversión cuaresmal? También. No hay conversión a Dios, si nos olvidamos del prójimo y de sus necesidades.
 
Y aquí es donde veo yo una nueva posibilidad para los católicos que quieran vivir en cristiano y una nueva oportunidad para hacer un camino de conversión, acorde con lo que se nos pide en cada Cuaresma que desfila por nuestra vida.

El dinero tiene una función social que desarrollar. Pero el dinero es muy cobardón, y, cuando en un lugar hay mucho revuelo y poca seguridad, se retira a lugares templados, a playas lejanas o a países donde se practica el deporte del esquí (Suiza, por ejemplo). Pero es de muy mala nota hacer esto. Y peor, si se conjuga con la práctica cristiana. Por eso (y a modo de sugerencia) podría ser un buen camino penitencial repensar lo de la función social del dinero. Y sin dejarlo para mañana. Ahora mismo y en esta misma Cuaresma del 2018.

Eduardo de la Hera Buedo

18 de febrero de 2018 - I Domingo de Cuaresma

Gén 9, 8-15. Pacto de Dios con Noé liberado del diluvio de las aguas.
Sal 24. Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu alianza.
1 Pe 3, 18-22. El bautismo que actualmente os está salvando.
Mc 1, 12-15. Era tentado por Satanás, y los ángeles lo servían.



Por el bautismo fuimos salvados como Noé y los suyos en el arca (primera y 2 lect). En este tiempo hemos de reavivar esa gracia bautismal. El Evangelio nos presenta a Jesús en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás, viviendo entre alimañas y servido por los ángeles. Así inauguró la práctica de nuestra penitencia cuaresmal y nos enseñó a sofocar la fuerza del pecado, rechazando las tentaciones del enemigo (Pf.). Comenzamos con Él el camino hacia la Pascua.Y pedimosal Padre «que nos haga sentir hambre de Cristo, pan vivo y verdadero, y que nos enseñe a vivir constantemente de toda palabra que sale de su boca» (oración después de la comunión).

sábado, 17 de febrero de 2018

La Capilla de Santa Lucía



La Capilla de Santa Lucía está ubicada a los pies de la nave norte de la catedral. Se utilizó de Sala Capitular mientras se construía la que definitivamente iba servir para estos fines. Adquirió una gran importancia tras el patronato de Francisco de Ribadeneira, quien solicitó al Cabildo en 1569 dicha capilla para su recinto funerario y en 1582 fue instalado tal y como atestigua la inscripción en una de las pilastras del banco, después de haber sufrido una serie de reformas que introdujeron cambios iconográficos y estilísticos.

La familia Ribadeneira continuó desarrollando sus actividades promotoras en el siglo XVII, entre ellas la construcción del retablo de las Lágrimas de San Pedro por encargo del Arcediano de Palencia Hernando de Ribadeneira, que fue limosnero y capellán de Felipe III. En su interior un interesante lienzo que representa a San Pedro, arrepentido y lloroso. El santo delante de una gruta y de un paisaje colorista y luminoso aparece sentado. Probablemente la pintura fue realizada en Valladolid. Este óleo guarda relación con el que realizara con este tema José Ribera en 1621 y responde a uno de los valores que la cultura contrarreformista estaba intentando imponer: el del arrepentimiento a través de la confesión.
 
En los pies de la capilla, bajo un pequeño altar-hornacina, está situado el monumento funerario del canónigo D. Blas de la Rua y Bustamante que mantenía magníficas relaciones con los Ribadeneira, con quien estaba emparentado. En la zona baja aparece una cartela en la que se hace un resumen de la biografía de este canónigo que fue un benefactor de la catedral; dejó a la fábrica, entre otros bienes, 300 ducados para la manutención de la capilla. Por encima, existe una hornacina, flaqueada por dos festones, en cuyo interior aparece una buena talla de la Inmaculada, de mediados del S. XVII.
 
El retablo de Santa Lucía procede del monasterio de la Santa Espina y fue comprado por el patrono de la capilla a la iglesia de Castromonte (Valladolid), colocándolo en torno a 1581. Esto explica que aparezcan santos benedictinos entre la iconografía del retablo, y que el estilo arquitectónico es plateresco de hacia 1550.
 
En la hornacina central del retablo se encuentra la imagen de Santa. Lucía, posterior al retablo, de gran belleza. Es obra de Manuel Álvarez, de la escuela de Alonso Berruguete. Esta santa se extrajo los ojos como prueba de su fe y la Virgen le hizo brotar otros de mayor belleza, por lo que se la considera patrona de las enfermedades oculares.
 
En el suelo hay numerosas lápidas de enterramiento de los fundadores.
 
La puerta de la sacristía, donde hoy está ubicado un inconveniente aseo, es de nogal del estilo de Manuel Álvarez, tiene bajorrelieves con temas de virtudes, dotados de un elegante movimiento.

Amador Valderrábano


viernes, 16 de febrero de 2018

ViaCrucis



El 17 de febrero a partir de las 19.30h se celebrará, en la S.I. Catedral, el “Viacrucis, anuncio del camino cuaresmal” que organizan las Cofradías Penitenciales de la ciudad de Palencia. En este Viacrucis, participarán las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia -de la hermandad homónima- y Nuestra Señora del Dolor - de la Cofradía de la Santa Veracruz.

jueves, 15 de febrero de 2018

¿Cuál es el papel de los ancianos en la familia?

[DOCAT 121] La presencia de los ancianos que viven en la familia puede resultar muy valiosa. Ellos son un ejemplo de la vinculación entre las generaciones y pueden contribuir, gracias a su valiosa experiencia, al bienestar de la familia y de toda la sociedad. También pueden transmitir valores y tradiciones a los más jóvenes. Así, estos aprenden a buscar no solo su propio bien, sino también el de los demás. Cuando los ancianos se hallan enfermos o necesitados de ayuda, no solo requieren cuidados médicos y una asistencia adecuada, sino sobre todo un ambiente y un trato amoroso.

En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [222]



¿Cómo respeta un hijo a sus padres?

[YOUCAT 371] Un hijo respeta y honra a sus padres manifestándoles amor y agradecimiento. Los hijos deben estar agradecidos a sus padres ya solo por el hecho de haber recibido la vida por medio del amor de sus padres. Este agradecimiento establece una relación de amor, respeto, responsabilidad y obediencia rectamente entendida, a lo largo de la vida. Especialmente en momentos de necesidad, enfermedad y vejez, deben los hijos prestar ayuda a sus padres con cariño y fidelidad.
 
En el Catecismo de la Iglesia Católica: [2214-2220, 2251]

En camino. Catequesis preparatoria para la JMJ Panamá 2019

P. Miguel Ángel Keller. Ed. San Pablo

El libro ofrece materiales para preparar la próxima JMJ que se celebrará en Panamá en enero de 2019. Incluye una carta de presentación del Card. Osoro, que invita a los jóvenes, tanto si van a participar en la JMJ como si se van a quedar en sus diócesis, a prepararse para el encuentro y a «hacerse preguntas y a dar con las mejores respuestas, siempre iluminados por la Palabra de Dios». Se abordan temas como la opción de vida, la libertad, la pobreza y la marginación, el protagonismo de los jóvenes en la Iglesia o la familia.
 
P. Miguel Ángel Keller es Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias Religiosas de la Universidad Católica de Santa María La Antigua de Panamá.

«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)



El Papa Francisco en su Mensaje para la Cuaresma escribe que «una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor», y explica que para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, que define «signo sacramental de nuestra conversión».

Un Mensaje mediante el cual desea «ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia», y lo hace inspirándose en una expresión de Jesús según el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría».
 
«Esta frase -explica el pontífice, se encuentra en el discurso que habla del fin de los tiempos, ambientado en el Monte de los Olivos, donde tiene comienzo la pasión del Señor». Y añade: «Frente a acontecimientos dolorosos «algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones».

Los falsos profetas

Según Francisco, se trata de «los encantadores de serpientes, que se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren, y los charlatanes que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos». Para no caer en los engaños del padre de la mentira, el Para invita a «no quedarnos en un nivel inmediato, superficial, sino a reconocer qué cosas son las que dejan en nuestro interior una huella buena y duradera, porque vienen de Dios y sirven para nuestro bien».

A continuación, Francisco aborda nuevamente un tema para él querido: el de las enfermedades del corazón. Y lo hace citando a Dante en la Divina Comedia, que describe el infierno como un lugar de frío, donde la llama del amor se ha extinguido. Las señales que indican que el amor corre el riesgo de apagarse son «la avidez por el dinero, el rechazo de Dios, y la violencia contra aquellos que consideramos una amenaza a nuestras certezas».

¿Qué hacer?

La Cuaresma nos propone la medicina de la oración, el ayuno y la limosna para combatir estas dolencias.

Por medio de la oración, el corazón descubre «las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos». La limosna, «nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano». Y finalmente, el ayuno «debilita nuestra violencia, nos desarma, y es una importante ocasión para crecer, permitiéndonos experimentar lo que sienten aquellos que carecen de lo indispensable».

24 horas para el Señor

Por último, el Papa anima a repetir en al menos una iglesia de cada diócesis, la iniciativa «24 horas para el Señor», el 9 y 10 de marzo, y la celebración del sacramento de la reconciliación en el marco de la adoración eucarística, porque «si en muchos corazones a veces da la impresión de que la caridad se ha apagado, en el corazón de Dios no se apaga. Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo».

miércoles, 14 de febrero de 2018

El profeta Jonás

Miércoles de Ceniza

Óleo sobre tabla. Autor anónimo seguidor de Juan de Flandes. Retablo Mayor iglesia de San Facundo y San Primitivo. Cisneros


En el evangelio de san Marcos (1,15) Jesús nos dice “convertíos y creed en el Evangelio”. Esta misma frase nos dice el sacerdote el Miércoles de Ceniza. La Cuaresma es tiempo de conversión, de volver al Señor, de abandonar nuestra vida de pecado.

El profeta Jonás fue enviado por Dios a Nínive. Sus habitantes vivían en el pecado y Dios le encargó predicar para que se convirtiesen. Él se negó al principio, pero finalmente. Los ninivitas se vistieron de sayal, se cubrieron la cabeza de ceniza y se convirtieron al Señor. Hoy, Jesucristo, nuevo Jonás, nos convoca a una conversión sincera y a aceptar su Evangelio vitalmente. La vuelta a Dios comporta la ruptura con el pecado, y el arrepentimiento de las malas obras; algo así como una vuelta a casa, la casa de la Misericordia del Padre Bueno. El libro de Jonás narra cómo la predicación del profeta suscitó la fe y la penitencia. Hoy, “los nuevos Jonás” nos convocan durante la Cuaresma a una vuelta a Dios. Los ninivitas cambiaron de vida y la ciudad no fue arrasada. Ninive, capital del antiguo imperio asirio, es un símbolo de nuestras ciudades que dan la espalda a Dios. Él tiene paciencia, no se cansa de esperar, pero todo tiene un límite. Una ciudad dominada por el pecado es una ciudad que camina hacia su aniquilamiento. Como Nínive,  nuestra sociedad, necesita profetas que nos convoquen al cambio radical para poder celebrar el amor compasivo de Dios. El Jonás de hoy debe denunciar el mal y las injusticias de nuestro mundo y debe anunciar que Dios, siempre misericordioso, espera a todos con los brazos abiertos en el sacramento de la reconciliación.

No abundan las representaciones de Jonás por ser uno de los profetas menores. En la Diócesis le encontramos en pintura al óleo del siglo XVI, en la predela del retablo de la parroquia de San Facundo y San Primitivo de Cisneros, y en un alto relieve en un retablo de la iglesia de Capillas, y en Pedraza de Campos. El profeta Jonás nos recuerda que la conversión debe de ser una actitud permanente en la vida de todo cristiano.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad. Por tu inmensa compasión borra mi culpa, lava del todo mi delito limpia mi pecado. Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado; contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces.


martes, 13 de febrero de 2018



Hasta el 26 de febrero puede visitarse la Exposición de Artesanía de Manos Unidas. Una muestra que cuenta con numerosos objetos realizados por los voluntarios de la organización. Lo recaudado en la misma, se destinará a un proyecto de cooperación en Costa de Marfil.


La enfermedad en la Sagrada Escritura

El próximo viernes, 16 de febrero, la Hospitalidad Diocesana de Lourdes acogerá una nueva charla en su sede. En esta ocasión el tema a tratar será “El sentido de la enfermedad a través de la Sagrada Escritura”, y el encargado de profundizar en esta cuestión será el sacerdote Eduardo Calvo, Consiliario de la Hospitalidad.

Esta charla está abierta al público en general y comenzará a las 19.00 en la sede de la Hospitalidad (C/ Gil de Fuentes, 12).




lunes, 12 de febrero de 2018

Ángel de la Torre, nuevo Deán de la Catedral

La Sala Capitular de la Catedral acogió, el 10 de febrero, la toma de posesión como Deán-Presidente del Cabildo Catedralicio de Ángel de la Torre. Durante los cinco años que dure su responsabilidad -que pueden renovarse- nuestra Catedral vivirá importantes acontecimientos como las obras de rehabilitación integral o el 700 Aniversario del inicio de su constrcción en 2021.


Mons Dei. La Montaña de Dios

La edición de Las Edades del Hombre que va desarrollarse en la villa norteña de Aguilar de Campoo lleva por título Mons Dei. ¿Qué quiere decir esta expresión? Es una expresión latina que significa Monte de Dios, o Montaña de Dios. En la elección del nombre, además del Secretario de la Fundación Las Edades del Hombre y los técnicos, han tenido parte los sacerdotes que estaban entonces en Aguilar. Enamorados ellos de la Montaña Palentina propusieron este nombre que después fue aceptado por la Fundación.

Castilla y León, es verdad, es en la mayor parte de su territorio una meseta rodeada de montañas. Nuestra provincia de Palencia, además de cerros como los del Cerrato y oteros, tiene una hermosa montaña con grandes cimas como el Espigüete, el Curavacas y Peña Redonda, por citar las más altas, que cobijan las zonas de Guardo, la Peña, Cervera, La Pernía, el Valle de Santullán y Aguilar de Campoo. En ellas nacen los principales ríos que riegan nuestras tierras. Contamos con grandes montes de distintas clases de árboles como pinos, rebollos, robles, encinas, brezo, etc. Antes se extraía el carbón de sus entrañas.
 
¿Por qué este nombre? Mucha gente que se ve atraída por las alturas, por la belleza, por la aventura, por los peligros, por la grandiosidad de las montañas, huyendo, muchas veces, del mundanal ruido. ¡Cómo cambia desde las alturas la visión de los ríos, las casas, los árboles, los animales, las personas, etc.! Desde los valles se ven algunas realidades, pero, a veces, los árboles no nos dejan ver el bosque ni el bosque nos deja ver los árboles. Enfrascados y enredados en las cosas de cada día no sabemos percibir la bondad, la armonía sinfónica, la belleza de la naturaleza, la grandeza y la pequeñez del hombre. En la vida ordinaria, y más en las ciudades, no sabemos lo que es respirar aire puro a pleno pulmón, beber aguas frescas y cristalinas que brotan y manan de sus veneros. Necesitamos subir para darnos cuenta que no sólo de pan vive el hombre, que buscar a toda costa el poder, la fama, el dinero, el placer y las cosas materiales ni nos hace más humanos ni más felices.
 
En casi todas las culturas los montes tienen algo que atrae, como lo afirma las diversas ciencias sobre la religión. En las religiones primitivas las montañas son los lugares donde habitan o se manifiestan las deidades o el misterio, donde se encuentran el cielo y la tierra. En algunas religiones determinas montañas son el eje de la tierra y del mundo y a las que el hombre asciende cuando quiere encontrarse o consultar la divinidad como en el Monte Hira o el Sinaí. Allí el hombre experimenta su pequeñez, la belleza, la grandeza de lo creado, la diversidad, la fecundidad,
 
En las Santas Escrituras se habla de muchas montañas o montes. El Monte Moria, el Horeb, el Sinaí, Sión, el Garizín, el Monte de los Olivos, el Gólgota, el Tabor... El pueblo de Israel experimentará la presencia misericordiosa del Dios de la Alianza que le acompaña en la vida diaria y sus avatares y peripecias. Dios no está encerrado en ningún espacio o lugar, pero hay determinados espacios y lugares que son más propicios para abrirnos a Él, detectar su huella.
 
Jesús es para los cristianos el espacio, el lugar y la carne donde Dios manifiesta que está con nosotros. En él habita la plenitud de la divinidad. Él se retira solo a las montañas a orar, a dialogar con el Padre para descubrir y después llevar a la práctica la voluntad del Padre. En el Gólgota se revelará como el Dios Amor que se entrega hasta morir por todos.
 
«Cristo, nuestro Señor, no sólo en cuanto Dios... más también según que es hombre, es un monte y un amontonamiento y preñez de todo lo bueno y provechoso, y deleitoso, y glorioso que en el deseo y en el seno de las criaturas cabe, y de mucho más que no cabe. En Él está el remedio del mundo y la destrucción del pecado y la victoria contra el demonio; y las fuentes y mineros de toda gracia y virtudes que se derraman en nuestras almas y pechos, y los hacen fértiles, en Él tienen su abundante principio; en Él tienen sus raíces , y de Él nacen y crecen con su virtud , y se visten de hermosura y de fruto las hayas altas y los soberanos cedros y los árboles de mirra (como dicen los Cantares) y del incienso: los apóstoles y los mártires y profetas y vírgenes» (Fray Luis de León, Los nombres de Cristo). Esto es lo que, a mi entender, lo que encierra la expresión del título.
 
Necesitamos encontrarnos con Dios, con su palabra, con la grandeza de su misterio; necesitamos subir con Pedro a la montaña del Tabor y decir: «¡Qué bueno que estemos aquí!» (Lc 9, 28-36). Necesitamos ascender a Cristo para descubrir el misterio del hombre. Después hay que bajar a la vida, con ilusiones renovadas y espíritu nuevo. Necesitamos elevarnos, subir al Monte para encontrarnos con el misterio que nos envuelve, pues en Dios «vivimos, nos movemos y existimos» (Hch 17, 28).

De Dios, de Jesucristo y del hombre nos hablará la exposición Mons Dei de Las Edades del Hombre.

domingo, 11 de febrero de 2018

Cinco años



Cuando esto escribo se cumplen cinco años de un gesto que difícilmente podré olvidar mientras viva. A media mañana el Papa Benedicto XVI decía estas palabras a los Cardenales reunidos en Consistorio: «Queridísimos hermanos, Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino». Y añadía poco después: «Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales».
 
El desconcierto inicial -no éramos capaces de adivinar si esto había sucedido antes en algún momento de la Historia de la Iglesia- fue tornando en profundo agradecimiento a un Papa anciano que ya no se sentía cono las fuerzas necesarias para conducir la barca de Pedro.
 
Es curioso... Aquel día, y los siguientes... aparecieron en las redes sociales muchas “encuestas” como esta... que ante la pregunta de ¿Cuál es el futuro que le espera a la Iglesia católica?, ofrecían las siguientes posibilidades: “Todo continuará igual que hasta ahora”; “Los cardenales del cónclave escogerán a un papa que tendrá mano dura para resolver los escándalos eclesiásticos”; “Es el fin de la Iglesia debido a que en los últimos años han salido a la luz muchos errores y cada vez pierden más fieles”; “No soy católico, me da igual lo que pase”; y, “Se cumplirá la profecía de San Malaquías: el próximo papa será el último de la Iglesia y por consiguiente será su final”.
 
Todas erraron. Nada fue igual. Los cardenales escogieron a un Papa que nos dice que no tenemos que tener miedo a la ternura. La Iglesia tiene futuro, asume sus errores y se pone en camino de conversión y de encuentro, en salida. A los no católicos no les da igual lo que pase en la Iglesia. Y no estamos ante el final. Estamos abiertos al futuro.

No tengo otro sentimiento que el de agradecimiento. Al Papa Benedicto XVI. Al Papa Francisco. Y al Espíritu Santo... que sigue actuando y nos sigue sorprendiendo. Aunque, en un primer momento nos descoloque y no entendamos nada.

Txomin Pérez

11 de febrero de 2018 - VI Domingo del Tiempo Ordinario

- Lev 13, 1-2. 44-46 El leproso vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.
- Sal 31 Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación.
- 1 Cor 10, 31 - 11, 1 Sed imitadores míos como yo lo soy de Cristo.
- Mc 1, 40-45 La lepra se le quitó, y quedó limpio.

En tiempos de Jesús, la lepra, aparte de una grave enfermedad, era un motivo de aislamiento y algo que hacía al hombre impuro. Un leproso, saltándose las leyes, se acercó a Jesús y le suplicó que lo curara. Y Jesús lo hizo tocándole la cabeza. No es la lepra la que nos hace a nosotros impuros, sino nuestros pecados. Llenos de fe, debemos acercarnos a Jesús para que nos limpie, de modo especial en el sacramento de la penitencia. Por otra parte, la oblación de la eucaristía también nos purifica y nos renueva (cf. oración sobre las ofrendas). En ella está la fuente de donde brota la vida verdadera (cf. oración después de la comunión).


sábado, 10 de febrero de 2018

Éxito de la Semana de Cine Espiritual

Una edición más, la Semana de Cine Espiritual ha cosechado un gran éxito entre el público adulto y los escolares de los centros palentinos. La variedad de las películas y su apuesta por un cine de calidad, con historias llenas de pasión por la vida y el ser humano han conseguido que esta cita tenga una gran aceptación en la Diócesis. 


Jornada Mundial del Enfermo



Las familias de los enfermos son el objetivo para la Jornada Mundial del Enfermo, que celebrará la Iglesia el próximo 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes.

Con la misma se pretende, entres, reclamar la atención sobre el importante papel que la familia tiene en la atención al enfermo, y dar a conocer las necesidades que le surgen en la situación de enfermedad. Además, es importante promover la ayuda a las familias, en las parroquias y hospitales, a fin de que puedan desempeñar ese papel insustituible en la atención al enfermo.

Con este motivo, la Hospitalidad Diocesana de Lourdes y el Secretariado de Pastoral de la Salud nos invitan, el próximo 11 de febrero a las 19.30 a la Eucaristía en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Calle y a la Oración Mariana con procesión de antorchas que se celebrará al acabar la Santa Misa.

***************************************

OTRAS FECHAS A RECORDAR:
 
SECRETARIADO DE PASTORAL DE LA SALUD
 
4 de Mayo -  JORNADA DE PASTORAL DE LA SALUD
 
19 h. Conferencia
Descanso
20 h. Encuentro
21 h. Despedida
(Se informará sobre los contenidos)

6 de Mayo - Celebración de la PASCUA DEL ENFERMO

Presidida por el Sr Obispo
Parroquia de Sta. María Estela a las 13 horas


viernes, 9 de febrero de 2018

Comparte lo que importa

Millones de personas hoy pasan hambre... y 2.000 millones más se calcula que la pasarán en 2050. Es preciso hacer profundos cambios. Pues, tal como aseguraba el Papa Francisco en la I Jornada Mundial de los Pobres, la pobreza «nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignorancia y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada».

Las cifras del hambre en el mundo son alarmante, y así lo refleja el informe “El estado de lo seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo”, editado por FAO en 2017 con datos de 2016.

- 815 millones de personas padecen hambre en el mundo, 11 % más que el año anterior. Casi 520 millones de personas en Asia, más de 243 millones en África y más de 42 millones en América Latina y el Caribe, sufren hambre.

- 489 millones de personas que sufren hambre viven en países en conflicto y 122 millones son niños menores de 5 años.

- El 22,7 % de la población del África subsahariana sufre el hambre.

- La desnutrición infantil crónica afecta a 155 millones de niños menores de 5 años. Casi 1 de cada 4 niños menores de 5 años sufre retraso en el crecimiento.

- En el mundo, más de un tercio (33 %) de las mujeres en edad fértil sufren anemia (613 millones de mujeres entre 15 y 49 años).

- Más de 15,3 millones de personas han sido desplazadas por crisis alimentarias desencadenadas por conflictos. El 56 % de la población en conflicto vive en zonas rurales y depende de la agricultura.

- En los últimos 60 años, el 40 % de las guerras civiles han tenido relación con los recursos naturales. Desde el año 2000, cerca del 48 % de los conflictos civiles se han desarrollado en África y, en 27 de cada 30 conflictos, ha sido esencial la cuestión de la tierra.




Compartir lo que importa implica tomar conciencia y aceptar la propia responsabilidad. No podemos conformarnos con decir: «otro lo hará»

Durante los últimos tres años, MANOS UNIDAS ha profundizado en el drama del hambre en el mundo y en la urgencia de nuestra implicación para combatirlo. Terminamos el año pasado con una muy mala noticia. Según datos de la FAO, el número de personas hambrientas había aumentado en 2016 hasta los 815 millones; casi 40 millones más que las estimaciones revisadas para 2015. Las razones argumentadas fueron los impactos del cambio climático y de los conflictos violentos sobre la vida de los más empobrecidos. Como quiera que sea, la vulneración del derecho humano a la alimentación es un escándalo insoportable contra el que tenemos que luchar.
 
El hambre no es una fatalidad, sino la consecuencia de unas estructuras, unas relaciones y unos comportamientos que generan desigualdad y exclusión. Todos los bienes que Dios ha puesto en la tierra están para garantizar la vida digna a quienes habitamos hoy el planeta y a las futuras generaciones. Sin embargo, la avaricia de unos, la complicidad de otros y la indiferencia de muchos están poniendo en peligro al propio planeta y han traído consigo un mundo injusto, donde unos cuantos privilegiados disfrutamos de mucho más de lo que necesitamos y multitudes no tienen alimento que llevarse a la boca.
 
Como en los dos años anteriores, MANOS UNIDAS sigue plantándole cara al hambre, sembrando buenas semillas que hagan crecer una vida más justa y fraterna; semillas que son recursos, capacidades, responsabilidades y solidaridad. Sigue también plantándole cara al hambre mediante el compromiso con el bien común, con la distribución justa de la riqueza, con el reconocimiento de la inestimable contribución de los pequeños agricultores y pescadores en la ardua tarea de alimentar al mundo y con la promoción de un consumo responsable y sostenible. En definitiva, sigue comprometida en promover una cultura del cuidado en vez de una cultura del descarte.
 
Este año quiere dar un paso más y COMPARTIR propuestas alternativas y experiencias concretas de cambio que nos hagan creer en la posibilidad real de un mundo sin hambre. Compartir bienes y compartir experiencias son dos caras de una misma moneda, la de la construcción de un mundo donde nadie se quede atrás y donde la familia humana pueda superar la vulnerabilidad y vivir en condiciones dignas.
 
«Comparte lo que importa». Compartir lo que importa implica tomar conciencia y aceptar la propia responsabilidad, pero también denunciar, educar y sensibilizar en la necesidad de asumir cambios en los estilos de vida si queremos que el mundo cambie.
 
Como dijo el Papa Francisco en su discurso a la FAO en el último Día Mundial de la Alimentación: «Estamos llamados a proponer un cambio en los estilos de vida, en el uso de los recursos, en los criterios de producción, hasta en el consumo, que en lo que respecta a los alimentos, presenta un aumento de las pérdidas y el desperdicio. No podemos conformarnos con decir “otro lo hará”».

Compartir lo que importa es poner en común nuestra vida, nuestros bienes y nuestro compromiso por un mundo mejor, donde cada persona pueda vivir feliz y en condiciones dignas. 





PROYECTOS ACOGIDOS POR PALENCIA EN LA CAMPAÑA 59 - AÑO 2018

Ambohijatovo (Madagascar): Mejora de las instalaciones educativas en una escuela rural ⧫ 26.443 € ⧫ Asumido por el Servicio Educativo.
 
Bouaké (Costa de Marfil): Mejora de las condiciones en un internado de chicas ⧫ 60.055 € ⧫ Asumido por la Exposición de Artesanía y el Arciprestazgo de Palencia.
 
Allokokro (Costa de Marfil): Rehabilitación de una escuela ⧫ 54.475 € ⧫ Asumido por el Arciprestazgo del Brezo y el Arciprestazgo de Pisuerga Norte.
 
Ambohitompoina (Madagascar): Mejora de unas instalaciones educativas en zona rural ⧫ 36.801 € ⧫ Asumido por el Arciprestazgo de Campos y el Arciprestazgo del Cerrato.
 
Tomina (Bolivia): Afianzamiento del liderazgo juvenil para el desarrollo comunitario ⧫ 35.898 € ⧫ Asumido por el Arciprestazgo de Camino de Santiago y el Arciprestazgo del Valle.
 
TOTAL: 213.672€

 




Comparte lo que importa

En 2016, Manos Unidas inició un plan de trabajo a tres años con el objetivo de “plantarle cara al hambre” y reforzar el derecho a la alimentación de las personas más pobres y vulnerables del planeta.
Luchar contra el hambre es nuestra misión. El hambre es el resultado de la injusticia. Así lo afirmaba el papa Juan Pablo II en la encíclica Sollicitudo Rei Socialis: «Una de las mayores injusticias del mundo contemporáneo consiste precisamente en esto: en que son relativamente pocos los que poseen mucho, y muchos los que no poseen casi nada. Es la injusticia de la mala distribución de los bienes y servicios destinados originalmente a todos».
 
Oxfan nos dice que en 2016, las 62 personas más ricas del mundo poseían en 2015 la misma riqueza que 3600 millones de personas.
 
Durante el 2018, y con el lema “Comparte lo que importa” en Manos Unidas continuaremos trabajando para poner en común experiencias, iniciativas y propuestas que nos ayuden a vivir la solidaridad.

Seguiremos plantando cara al hambre con buenas semillas que hagan crecer una vida más justa y más fraterna: semillas en forma de recursos, capacidades responsabilidades y solidaridad. Continuaremos plantando cara al hambre a través de nuestro compromiso con reducción del despilfarro alimentario y con una producción agrícola destinada al consumo humano, sostenible y responsable. Así mismo impulsar un paso más y proponer alternativas de desarrollo sostenible que nos permitan avanzar en la erradicación del hambre en el mundo.
 
Explicación del cartel de la Campaña 59

Con el lema COMPARTE LO QUE IMPORTA, nuestra campaña muestra un teléfono móvil con forma de regadera, una herramienta cotidiana que se utiliza para transformar el paisaje árido del Sur en un frondoso huerto familiar con pozos de agua y árboles de mangos, berenjenas, tomates pimientos y coliflores.

Nos pasamos la vida compartiendo. Comparte lo que importa. Este texto que acompaña al lema y al diseño gráfico es una invitación a que nos sumemos a la lucha de Manos Unidas, a que nos interesemos por las causas del hambre. Y a descubrir los proyectos de desarrollo que se realizan en América, Asia y África gracias a tantísimas personas. El texto es también, una invitación a seguir colaborando con aportaciones económicas o mediante el voluntariado. Compartamos lo importante para acabar con el hambre en el mundo, comprometámonos con Manos Unidas.

Francisco San Gregorio
Voluntario de Manos Unidas


jueves, 8 de febrero de 2018

Es preciso escuchar



«Es preciso escuchar: escuchar a los parados, que no pueden sustentar el presente y menos el futuro de sus familias; a los pueblos originarios, frecuentemente olvidados y cuyos derechos necesitan ser atendidos y su cultura cuidada, para que no se pierda parte de la identidad y riqueza de esta nación. Escuchar a los migrantes, que llaman a las puertas de este país en busca de mejora y, a su vez, con la fuerza y la esperanza de querer construir un futuro mejor para todos. Escuchar a los jóvenes, en su afán de tener más oportunidades, especialmente en el plano educativo y, así, sentirse protagonistas del Chile que sueñan, protegiéndolos activamente del flagelo de la droga que les cobra lo mejor de sus vidas. Escuchar a los ancianos, con su sabiduría tan necesaria y su fragilidad a cuestas. No los podemos abandonar. Escuchar a los niños, que se asoman al mundo con sus ojos llenos de asombro e inocencia y esperan de nosotros respuestas reales para un futuro de dignidad. Y aquí no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia. Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir».
 
Palabras del Papa Francisco a las autoridades, sociedad civil y cuerpo diplomático de Chile  el pasado 16 de enero.
 
Escuchar: condición sine qua non... para cualquier cosa noble que nos propongamos. Para avanzar con otros, en cualquier faceta de la vida. Y requisito indispensable si, en ese camino, queremos ir con los que peor lo pasan, caminan más despacio, o acumulan sufrimiento: parados, pueblos explotados, migrantes, jóvenes, ancianos, niños.
 
Todos lo necesitamos, pero muchos lo necesitan de una manera especial. Necesitan que haya alguien que preste atención a lo que piensan, a lo que sienten, a lo que desean, a lo que sufren...
 
Todos estamos rodeados de gente que necesita atención. Y ahí es donde podemos tomar la decisión de ponernos a escuchar. Escuchar lo que otro tenga que decir, sin prisas, sin juzgar, sin importar que lleve o no la razón... Para prevenir conflictos y malos entendidos. Para estrechar relaciones. Para apreciar qué hace único al otro, cómo siente, cómo piensa, cómo afronta la vida, porqué es como es... Para crecer juntos.


Txomin Pérez


miércoles, 7 de febrero de 2018

¿Qué significa preservar la creación?

[DOCAT 257] El imperativo de «preservar la creación» no puede significar que nosotros los cristianos tengamos que cuidar de la naturaleza igual que se guarda un objeto delicado. La naturaleza es un orden abierto que se desarrolla evolutivamente, y no un almacén de objetos que hay que conservar sin tocar. Únicamente después de que se hayan descrito de modo preciso las cosas de la naturaleza merecedoras de ser conservadas desde el punto de vista teológico, ecológico, económico, estético o cultural, solo entonces se podrá llegar a reflexiones con sentido acerca de qué es lo que hay que proteger, cómo y por qué mantenerlo.
En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [166, 180, 461, 465-468]

¿Cómo se debe comportar el hombre con los animales y otras criaturas?

[YOUCAT 57] El hombre debe honrar al Creador en las criaturas y tratarlas con cuidado y responsabilidad. Los hombres, los animales y las plantas tienen el mismo Creador, que por amor los llamó a la existencia. Por ello el amor a los animales es profundamente humano.
Si bien le está permitido al hombre aprovechar y comer plantas y animales, no le está permitido, sin embargo, torturar a los animales o mantenerlos de forma impropia a su especie. Esto contradice la dignidad de la Creación tanto como la explotación de la tierra a causa de una codicia ciega.
En el Catecismo de la Iglesia Católica: [344, 354]


Celebramos la Jornada de la Vida Consagrada

El pasado 3 de febrero, los religiosos de nuestra Diócesis celebraron la Jornada de la Vida Consagrada con un encuentro de oración y convivencia que tuvo lugar en la casa de las Misioneras Hijas del Corazón de María. En dicho encuentro estuvo presente nuestro Obispo que pudo compartir una jornada festiva con los religiosos.


martes, 6 de febrero de 2018

Corrosión: combatir la corrupción en la Iglesia y en la sociedad



P. Turkson y V. Alberti
Ed. Palabra

«El cardenal Turkson explora los diferentes paisajes en los que nace y se insinúa la corrupción, desde la espiritualidad del hombre hasta sus construcciones sociales, culturales, políticas y hasta criminales, refiriendo estos aspectos también a lo que más nos interpela: la identidad y el camino de la Iglesia». Del prefacio del Papa Francisco.
 
El cardenal Peter Turkson ha sido Arzobispo de Cape Coast, Presidente de la C.E. de Ghana y del Pontificio Consejo Justicia y Paz. En 2016, Francisco le designó primer prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Vittorio V. Alberti, filósofo, es oficial de la Santa Sede en citado Dicasterio.


Madre Iglesia y la Cultura



La fiesta de Santo Tomás de Aquino, patrono de las universidades, ha llegado puntual y, como viene ocurriendo de un tiempo a esta parte, ha pasado sin pena ni gloria en el ámbito universitario. Aunque solo sea por llevar la “memoria histórica” un poco más lejos de donde lamentablemente la tenemos anclada hoy, convendría refrescar algunas ideas. De sobra sé que la historia de la relación Iglesia-cultura no se puede encerrar en un modesto artículo. Pero permítanme decir algunas cosas al respecto.
La Iglesia se ha colocado siempre al lado de la cultura. Ella influyó en la aparición de muchas de las grandes universidades públicas de Europa. Y, ya en el siglo XVI, también de América (recuérdense las “reducciones” de los jesuitas en Perú, ahora que un Papa jesuita ha estado allí). Poco a poco, andando el tiempo y siempre al lado de misioneros audaces, nacieron otras universidades en Asia y Oceanía. Ciertamente, la Iglesia nunca se desentendió de la cultura. Tampoco olvidó que las letras y conocimientos debían llegar a los pobres y no sólo a los privilegiados. En España, por poner un ejemplo, tuvimos al padre Manjón y sus escuelas del Ave María. En Italia apareció un providencial sacerdote, don Milani, maestro de maestros: o sea, maestro del buen hacer de los pedagogos...

Al traer a la memoria la presencia de la Iglesia en la cultura, podríamos hablar de la Sorbona de París que surgió gracias también al buen hacer de un sacerdote humilde, Roberto de Sorbon. La universidad de Bolonia, nacida también en el seno de la Iglesia católica, vino al mundo a través de una pequeña escuela en la que se aprendía un poco de todo. Gracias al fraile Graziani, llegó a ser un importante centro de enseñanza. Los Papas, en este tiempo, cooperaban en el sostenimiento de las universidades, y en Bolonia se establecieron muy pronto estudios de medicina, filosofía y astronomía. Doce mil escolares había ya en el siglo XIV; ahora hay más de cien mil...
 
Pero volviendo a España, ¿en qué ámbito nace la universidad, si no es en el de la Iglesia? No hace falta que vayamos a Salamanca ni a Alcalá de Henares con el Cardenal Cisneros que la fundó (por cierto su centenario ha pasado con más pena que gloria). De momento nos quedamos en Palencia. En una rotonda, próxima a la Universidad de la Yutera, se recuerda que la universidad nació en España con unos “estudios generales”, implantados por un obispo palentino, llamado don Tello Téllez de Meneses.  ¿Por qué no se habla, hoy, abiertamente del papel de la Iglesia en el devenir de la cultura?
 
Que no vuelva a ocurrir como cuando Benedicto XVI, invitado a la Sapienza de Roma, sufrió un “escrache”, hace ahora diez años, por parte de algunos laicistas (torcidamente informados) quienes vinieron a decir que el Papa nada tenía que hacer allí. La cúpula del Borromini, allí mismo en su capilla, debió de ponerse colorada de vergüenza.
 
Con el paso de los años la cultura se fue independizando de la tutela de madre Iglesia. Era como una hija que se iba de casa, aunque siempre volvía. A veces regresaba un poco respondona e insolente; pero madre Iglesia la miraba orgullosa y decía: “Es mi hija, ¿saben ustedes?, y yo la amamanté; sin mi tutela no hubiera llegado lejos”.
 
Hoy, sin embargo, la hija ya no reconoce a la madre. Se ha independizado totalmente. ¿Se acuerda la hija de la casa en que nació? Pero dejo en el aire una pregunta todavía más inquietante: ¿Se acuerda la madre de la hija que engendró?
 
Porque sería muy triste si el desconocimiento fuera mutuo.

Eduardo de la Hera Buedo

La Capilla de las Reliquias



A la actual Capilla de las Reliquias se le han dado varios nombres: originariamente fue de las Reliquias, después del Monumento y del Tesoro, y actualmente, de nuevo, de las Reliquias.
 
Está adosada a la fachada occidental de la catedral, una fachada inacabada que ha sufrido un sinnúmero de vicisitudes. Es una construcción de planta octogonal a la que se accede desde los pies de la catedral en el extremo oeste de la nave del Evangelio, mediante un arco que en su inicio estaba previsto para componer simétricamente los accesos principales a la catedral. El defecto mayor de la construcción lo constituye su situación, que hipotecó definitivamente el acabamiento de la fachada principal, pero se trata de un elemento brillante en sí mismo, con su cubierta restaurada recientemente. Por otro lado, laa capilla es uno de los escasos ejemplos de arquitectura dieciochesca de la zona, arquitectura de raíz madrileña y culta.
 
A finales del siglo XIX y principios del XX se criticó con dureza esta pequeña edificación. En 1955 se llegó, incluso, a plantearse su derribo.
 
Durante la época barroca una de las preocupaciones del Cabildo fue que existiera en la catedral un lugar en el que se ubicar las reliquias. Nuestra catedral Palencia estuvo catalogada como una catedral muy importante, viva y dinámica, entre otras cosas, por las reliquias que poseía. Así, surgieron varias propuestas sobre donde debía levantarse. Se habló de abrir un espacio junto a la capilla de San Fernando, pero se desecharon estos planteamientos. Se decidió al final que se levantara a los pies del templo.
 
En esta época la Iglesia palentina es materialmente poderosa y dado que las necesidades de culto estaban suficientemente cubiertas, así como las obras de mantenimiento, el 20 de julio de 1735, se aprobó iniciar las obras de construcción de la capilla. Le fue adjudicada al maestro de cantería José de Puente. El maestro dorador que intervino en las labores de dorado de las yeserías y participó en las tareas de policromía de los retablos fue Juan Barreda.
 
Concluidas las obras, la capilla acogió gran parte de las reliquias, que estuvieron colocadas en un retablo que posteriormente se trasladó a la capilla de la Inmaculada, donde permaneció más de un siglo.
 
En el siglo pasado las filtraciones de agua ocasionaron pérdidas irreversibles en la decoración. Tras quince años cerrada, la capilla ha sido recuperada después de acometer unos trabajos de restauración los años 2009-2010, que han propiciado uno de los conjuntos decorativos más bellos de la catedral.
 
Tras la restauración, se ha vuelto a llamar de las Reliquias. En el interior frente a la puerta de entrada, se ha colocado un bello retablo con tecas de plata que contienen reliquias y que, juntamente con las que se guardan en la capilla de san Jerónimo, constituyen un preciado tesoro de la catedral.
 
Decoran las paredes cuatro cuadros; dos con algunos rasgos de la vida de San Juan Nepomuceno, los otros dos pueden representar algunas escenas de la vida de San Antolín.
 
En el centro, se conserva la sepultura de D. Juan de Herrera, obispo de Sigüenza (1726) y presidente del Consejo de Castilla, antes Deán de la catedral de Palencia. Gracias a la Fundación de Patrimonio de Castilla y León y al Cabildo, bajo la dirección del arquitecto Fernando Díaz Pinés, la capilla ha recuperado la totalidad del conjunto policromado de la bóveda, la azulejería y las pinturas murales.

Amador Valderrábano

La Misa





Insiste el Papa Francisco, con el tema de la Misa en sus catequesis de los miércoles. Empezó el 20 de diciembre de 2017 y terminó diciendo: «retomaremos el tema en la próxima catequesis». Repite el Papa que se equivocan los cristianos que consideran la misa como una de las muchas oraciones.
 
La Misa es fundamental en la vida de la fe cristiana. Siempre que se pueda, debe celebrarse como sacerdote o como simple fiel cristiano. Y su celebración exige estar al principio y no salir de la iglesia hasta que el sacerdote despida a la Comunidad Cristiana.
 
Tiene esta expresión tan simpática y realista: «No es buena costumbre mirar el reloj y decir: “llego a tiempo, llego después del sermón y así cumplo el precepto”».
 
Quiere el Papa que se guarden bien los silencios y que la señal de la cruz se haga con devoción. A los padres les dice: «Por favor, enseñad a los niños a hacerse bien la señal de la cruz».
 
¿Cómo vivía y celebraba la misa nuestro Víctor? Tenemos testimonios admirables de él mismo y de su esposa y amistades. Algunos vecinos le recuerdan mucho y con admiración.
 
Víctor tuvo que venirse a vivir a tierras palentinas, cuando los médicos le impidieron, por su enfermedad, seguir con el trabajo de Madrid. Su mujer, Asunción, había recibido en herencia, una casa en Velillas del Duque, a pocos kilómetros de Saldaña. Víctor podía cumplir mucho mejor como cristiano en el pueblo, mejor dicho, en los pueblos que rodean Velillas. Y también el clima del campo era más favorable para su salud.
 
Velillas del Duque está rodeado de varios pueblos, todos ellos de tierra de labranza y con pocos habitantes, por lo que el párroco atendía varios, indicando cada día a qué pueblo iría al siguiente. Víctor se enteraba en la misa del domingo y... nos dice: «Para oír misa tengo que ir casi todos los días a un pueblo que está a 3 kilómetros de distancia; lo hago aunque llueva y nieve; por la carretera voy rezando rosarios. Con este en la mano y los automovilistas dicen al verme: “vaya tipo más raro”».
 
Los pueblos que recorría eran: Villarmienzo, Quintanilla de Onsoña, Portillejo de la Olma y Ventodrigo. Al ir a misa nunca aceptaba la invitación de automovilistas, porque se iba preparando para la Eucaristía y huía de las conversaciones que pudieran terminar en murmuraciones o críticas.
 
Le gustaba mucho cantar en la misa y en las funciones religiosas. Todo lo contrario de lo que sucede con los hombres que, por lo general, llegan tarde, se marchan antes de la despedida del sacerdote y de cantar, ni hablar. Bueno, sí que hay alguna que otra excepción conforme sea la formación cristiana.
 
Víctor disponía de la llave de la iglesia y, cuando no había misa en Velillas del Duque, él siempre tenía tiempo para hacer “su visita” al Sagrario, además de la misa en la que había participado en otro de los pueblos vecinos.


Germán García Ferreras


lunes, 5 de febrero de 2018

Jesús Escudero, Hijo Predilecto de la Ciudad de Palencia

El 1 de febrero, víspera de Nuestra Señora de la Calle, Palencia distinguió a Jesús Escudero  como Hijo Predilecto de la ciudad. El canónigo de nuestra Catedral, al recoger el honor extendió el agradecimiento a la Coral Vaccea y a nuestra Seo, pues «sin ellas no hubiera sido posible esta gratificante tarea de sensibilizar a los palentinos sobre la música coral».


Nos acercamos a Vida Ascendente


Lucilo Payo y Ángel Manuel González (de Vida Ascendente de Palencia) con Álvaro Medina del Campo (Presidente Nacional de Vida Ascendente) y nuestro Obispo

Ángel Manuel González, es el actual presidente de Vida Ascendente de la diócesis de Palencia. Próximos a la fecha de los patronos del Movimiento, San Joaquín y Santa Ana, queremos conocer más a fondo esta realidad eclesial:

¿Qué es Vida Ascendente?
 
Es un Movimiento de Apostolado seglar de personas jubiladas y mayores, reconocido y aprobado por la Conferencia Episcopal española. Es un Movimiento de seglares, dirigido por seglares.
 
¿Por qué se caracterizan?
 
Su fin es la evangelización de las personas, del ambiente y de las estructuras sociales. La acción corresponde libremente a sus miembros, bien individualmente o en pequeños grupos flexibles y libres. El fin primordial es el de formar cristianos laicos capaces de insertarse en las realidades temporales de la vida de la Iglesia y de transmitir valores cristianos a la sociedad.
 
¿Qué fines tienen?
 
Vida Ascendente pretende que las personas mayores dejen de ser miembros pasivos en la sociedad y en la Iglesia, y se conviertan en miembros activos de las mismas. Hoy los mayores y jubilados son muy numerosos, y más es nuestra diócesis de Palencia, con tendencia clara a seguir aumentando. Dedicamos nuestro cariño, afecto e ilusión, para que vivan su mayoría de edad con júbilo, enseñándoles envejecer con la alegría que da conocer a Jesús en profundidad, tratando de desmenuzar el Evangelio, haciendo que puedan seguir sintiéndose y siendo útiles a la sociedad y a la Iglesia y para que nunca un mayor se sienta solo.
 
Vida Ascendente pretende orientar a estos mayores para que sus vidas encuentren un sentido lógico y satisfactorio siendo útiles a la sociedad, a la Iglesia y a sí mismos aportando sus conocimientos, sus experiencias y su mucho tiempo en bien de los demás, y como ejemplo para los más jóvenes.
 
¿Cómo funciona en la Diócesis?
 
Estamos en bastantes parroquias de la capital, en residencias de mayores y en los pueblos como Venta de Baños y Carrión de los Condes. Estamos trabajando para que salgan mas grupos en otros pueblos. Nos reunimos una vez a la semana o cada 15 días. Y tenemos al mes un día de convivencia y romería en mayo a la Virgen.
 
¿Cuándo es su fiesta?
 
El día 2, pero al ser las Candelas y la Patrona de la ciudad, lo haremos el próximo día 7 de febrero, con una Eucaristía a la 1 de la tarde, que celebraremos en la Capilla de las religiosas de María Inmaculada (Servicio Doméstico), que presidirá el Consiliario Diocesano D. Diego Redondo y con el que concelebraran los distintos sacerdotes Consiliarios de los Grupos de nuestro Movimiento. Luego celebraremos una fraternal comida en el restaurante La Cantara. A estos actos quedan invitadas las personas que quieran asistir y deseen acercarse a nuestro Movimiento.


Cómo contactar:

Ángel Manuel González (Presidente): 650 349 469
Diego Redondo (Consiliario): 610 786 460
www.vidaascendente.es
APP para móvil: “Vida Ascendente”


Jesucristo, plenitud del Hombre y sus Edades

Así lo confiesa, llena de gozo, la fe de la Iglesia Católica: «El Verbo de Dios, por quien todo fue hecho, se hizo carne de modo que, siendo Hombre perfecto, salvara a todos y recapitulara todas las cosas. El Señor es el fin de la Historia humana, el punto en el que convergen los deseos de la historia y la civilización, centro del género humano, gozo de todos los corazones y plenitud de sus aspiraciones» (GS, 45).
 
Y así lo expresan las distintas ediciones de Las Edades del Hombre. Aquí quiero presentar unos torpes rasgos sobre Jesucristo. Deseo que tú y yo veamos a Jesús, leamos los Evangelios, le conozcamos, le admiremos, nos enamoremos de él siguiéndole e imitándole en unión con toda la comunidad cristiana.
 
Respecto a su aspecto físico, no tenemos datos sobre si era alto o bajo, gordo o delgado, guapo o feo, de buena salud o mala, etc. Era hombre, uno de tantos. De niño jugaría con los demás niños; crecía en sabiduría y en gracia ante Dios y los hombres. Lloró ante la tumba de su amigo Lázaro, ante la viuda de Naím, se alegró, tenía su ironía, se angustió ante la muerte, ante la suerte futura de Jerusalén, etc. Sintió hambre y sed; se cansó y supo buscar unos días de descanso; fue sensible al dolor, hasta sudar como gotas de sangre y pedir que pasara el cáliz.
 
Era miembro de una familia, la integrada por Él, María y José. No se casó, pero no despreciaba el matrimonio ni a la mujer, sino todo lo contrario. Era trabajador. Se sabía miembro del pueblo judío, conocedor de la historia de su pueblo y sus anhelos, de las Escrituras Santas, de las fiestas y sus ritos.
Era un buen creyente que se sabía ante todo Hijo amado y ponía al Padre y su voluntad por encima de todo, de familia, de gustos personales, de planes y proyectos, aunque entrañara cruz. El «Abbá»- Dios era lo primero en su vida; todos los días oraba, de día y de noche, en la alegría y en la pena, en público y en privado, suplicando por sí, por discípulos, por todos, alabando y dando gracias. El Espíritu Santo le impulsaba a hacer. Sabía que la muerte no tiene la última palabra, sino el Padre que es Amor, Verdad y Vida. Fue siempre libre y responsable, no se dejó alagar ni manejar por nadie.
 
Amaba con corazón humano y era amado, aunque también sufría al verse odiado, calumniado, abandonado y crucificado; no devolvía nunca mal por mal, incluso teniendo detalles con el que le entregó; amó hasta el extremo.

La naturaleza toda, la lluvia, la predicción del tiempo por el celaje, los pájaros, las palomas, las serpientes, el campo y las operaciones en el campo, el ganado, a las ovejas, las flores, las espinas, el agua, las fuentes, los ríos, la mostaza, los árboles, no eran desconocidos por él.
Comía y bebía, era observador de las cosas del hogar, de cómo se hace el pan, del valor de la sal, de dónde se pone una lámpara, de lo que hacía una mujer cuando se le pierde una moneda; era listo, las cazaba al vuelo; sabía leer en el interior; no se dejaba engañar y sabía si venían de buena fe o con malas intenciones.

Era una persona abierta a todos, sin marginar a nadie: a los judíos, a los varones, a las mujeres, a los oficialmente proscritos y pecadores, como los leprosos, recaudadores de la hacienda romana, prostitutas, a los extranjeros como los samaritanos, la siro-fenicia, algunos griegos que se acercaron a él, y hasta los soldados del Imperio Romano, como el centurión; incluso a Poncio Pilato, con el que dialogó. No así con el cínico Herodes que lo que quería era reírse de él y ante el que guardó silencio total.

Su corazón se abría de par en par ante los marginados, a los enfermos, endemoniados, necesitados, hambrientos, desnudos, leprosos, niños, mujeres; lleno de misericordia con la gente que andaba como ovejas sin pastor, a los publicanos, a las prostitutas. Aunque era inocente, pasó por culpable; fue solidario con todos, hasta ponerse en la fila de los que iban a bautizarse en el Jordán. Se comprometió con su pueblo luchando contra el mal, abriéndole los ojos para vislumbrar el futuro.

Tenía amigos, como Lázaro, Marta y María e iba su casa descansar; con sus discípulos la relación era cordial, sincera, paciente, de amigo. Sabía disculpar, perdonar y perdonaba a los amigos, como a Pedro, incluso a los que le crucificaron. Confiaba en las personas y las corresponsabilizaba de su misión. Le gustaba estar con la gente sencilla y humilde.

Era dialogante, generoso, valiente, justo, no violento sino amante de la paz, sincero, crítico con los poderes que no sirven al pueblo, transparente, sencillo, críptico en ocasiones. Tenía fama, pero no se dejó engañar por ella. Era pobre: nació, vivió y murió pobre. Sus palabras abrían y abren horizontes nuevos e insospechados. Fue hombre encuentros que rompía barreras, fronteras y protocolos sociales, legales, morales, religiosos y políticos. Entendió su vida como un servicio humilde de amor, hasta lavar los pies sucios de sus discípulos y dar la vida por todos. 

En resumen: Todo lo hizo bien. Pasó haciendo el bien y luchando contra el mal por amor a Dios y a sus hermanos los hombres. Es el Hombre perfecto y la plenitud el Hombre.
 

domingo, 4 de febrero de 2018

4 de febrero de 2018 - V Domingo del Tiempo Ordinario

- Job 7, 1-4. 6-7 Me harto de dar vueltas hasta el alba.
- Sal 146 Alabad al Señor, que sana los corazones destrozados.
- 1 Cor 9, 16-19. 22-23 Ay de mí si no anuncio el Evangelio.
- Mc 1, 29-39 Curó a muchos enfermos de diversos males.

En este domingo contemplamos a Jesús como el «Señor que sana los corazones destrozados, que venda sus heridas» (cf. salmo responsorial). En el Evangelio se nos narra cómo curó a muchos enfermos de diversos males. Después se levantó de madrugada y se puso a orar. Y desde ahí salió a predicar a las aldeas cercanas, pues para eso había venido. Nosotros estamos llamados también a evangelizar, aunque muchas veces nos cueste; pero recordemos lo que nos dice san Pablo: «¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio!» (2 lect.). Que viviendo unidos a Cristo, por la oración y especialmente en la eucaristía, fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo (oración después de la comunión).