martes, 23 de enero de 2018

Bautizo del Niño 2018

Con la Misa mayor del día del Bautizo del Niño, presidida por nuestro Obispo, en la mañana del 1 de enero... y, ya por la tarde, el rezo del Rosario, la renovación de las Promesas Bautismales y la posterior procesión y pedrea de caramelos, Palencia volvió a recibir el Año Nuevo junto al Niño.

lunes, 22 de enero de 2018

¿Qué pinta Dios hoy? Imágenes y metáforas para comunicar la fe

Fernando Cordero, ss.cc.
Ed. San Pablo

El autor nos ayuda a crear entornos en los que surjan preguntas en torno a la creencia en Dios hoy en día, y ofrece respuestas, orientaciones, citas, pensamientos, experiencias... que dan cercanía y autenticidad a lo que se nos presenta. Además, muestra las inquietudes y temas de hoy: desde la misión compartida, pasando por las redes sociales o el WhatsApp... para un lector con ganas de sorprenderse y aprender. El libro, sin duda, ayudará a dar respuesta a esa pregunta tan importante de «¿qué pinta Dios hoy?».

Fernando Cordero es religioso de los Sagrados Corazones, periodista, director de la revista 21 y pastoralista en el Colegio Padre Damián SS.CC. de Barcelona

Para el año que comienza

Que crezca nuestra FE

Una fe que sea encuentro con Dios. Que es respuesta libre a ese encuentro. Que es entrega a Dios. Una fe que sea sencilla, no de elucubraciones y discursos. Una fe que sea vital, y cambie nuestra vida, que se demuestre en nuestra vida. Una fe que nos lleve al compromiso. Al compromiso diario.
 
Que crezca nuestra ESPERANZA

Para no caer en el desaliento ante el mal, los problemas y las dificultades de la vida. Para no bajar los brazos y pensar que no hay nada que hacer, que todo es inútil. Una esperanza que no sea ingenuidad o idealismo. Una esperanza que no espere del cielo... sin poner por nuestra parte los medios necesarios.
 
Que crezca nuestra CARIDAD
 
Para amar más a Dios y a nuestros hermanos en Dios. Para que nuestro amor sea como el de Dios, sólido y firme, como la roca de la que nos habla el Evangelio. Para que sea siempre nuevo, fresco y bello. Para que sea, como el amor de Dios, perpetuo, que no se acabe, no se canse, no tenga límites.
Un amor que sea sincero y puro... no un amor de apariencias. Un amor al servicio del necesitado, que socorra al que lo  necesite, consuele al triste, que ofrezca y acepte el perdón. Un amor que sea universalidad... para amar a todos, sin distinciones. Y un amor delicado y sensible... pendiente de las pequeñas cosas.

Y que todo esto lo vayamos sintiento crecer con alegría. Con la ALEGRÍA DEL EVANGELIO.

domingo, 21 de enero de 2018

21 de noviembre de 2017 - III Domingo del Tiempo Ordinario

⚫ Jon 3, 1-5. 10 Los ninivitas habían abandonado el mal camino
Sal 24 Señor, enséñame tus caminos
1 Cor 7, 29-31 La representación de este mundo se termina
Mc 1, 14-20 Convertíos y creed en el Evangelio

La conversión y la fe en el Evangelio es el centro de la liturgia de la Palabra de este domingo. Así, la 1 Lectura nos narra que los ninivitas se convirtieron de su mala vida y creyeron en Dios. Y en el Evangelio Jesús nos llama a la conversión y a creer en la Buena Noticia porque está cerca el reino de Dios y la apariencia de este mundo se termina (cf. 2 Lectura). Y como modelos de conversión se nos presenta a Simón, Andrés, Santiago y Juan, que dejaron lo que era su seguridad -sus barcas, sus redes- y se arriesgaron a seguir a Cristo. Qué Él nos instruya en sus sendas (Salmo).

sábado, 20 de enero de 2018

Donante de sangre

Cuando esto escribo bajo el más bello y fecundo ambiente de Navidad. Villancicos, estrellas iluminadas, miles de figuras infantiles y flores, muchas flores también iluminadas. En casi todas las ciudades y pueblos “importantes” faltan los verdaderos signos de la Navidad, que debería ser todo lo contrario.
 
Ambiente navideño preparando cenas y más cenas. Organizando campañas para obtener dinero, alimentos, regalos... y también juguetes más o menos usados. Ambiente navideño en la prensa, charlas para los niños y “mimos” para los ancianos en sus Residencias.
 
Me gustó mucho el Pregón de Prensa escrito por el Presidente de la Federación Regional de Castilla y León, Jesús F. Murias Granell. Supo unir la Gota de Sangre con la Felicidad de la Navidad, unión en servicio y generosidad. Que en Navidad es cuando más se necesita la sangre, por haber accidentes y porque los donantes están de vacaciones.
 
Me gustó mucho el comentario del Presidente Nacional Martín Manceñido, al comentar el lema del Día Mundial, 14 de junio: “Donar sangre. Donar ahora. Donar a menudo”.
 
Son muchos, muchísimos los testigos que no han dicho y repetido la frase de Víctor, cuando el médico le dijo que su enfermedad le impedía seguir donando sangre. Víctor quería seguir donando, como ayuda a los enfermos y como una necesidad que sentía en ayuda al que estaba con falta de salud.
 
El himno del Donante de Sangre Español dice así:
 
“La caridad lleva al ser humano
a donar su sangre con amor
llenando de esperanza al hermano
que sufre en el lecho del dolor”.
 
Y sigue la canción:
 
“La sangre es la bandera
que nos une por igual
es la enseña verdadera
de una raza universal”.
 
Víctor quería socorrer al hermano en las enfermedades donando su sangre, cómo socorría a los pobres dándoles parte del sueldo de sus horas extraordinarias. Hay muchas necesidades, como hay muchos modos y maneras de ejercitar la caridad. ¿Eres donante de sangre? ¡Que lo seas con frecuencia!


Germán García Ferreras




miércoles, 17 de enero de 2018

¿Y cómo puedo encontrar a Dios?

[DOCAT 9] A Dios uno se lo encuentra cuando Él se nos manifiesta o, dicho con otras palabras, se nos revela. Ciertamente tenemos por naturaleza una idea de Dios y podemos reconocer mediante la reflexión que hay Dios. Sin embargo, cómo es Dios exactamente, cuáles son sus pensamientos y planes, esto se escapa a nuestra razón. De ahí que Dios tenga que decirnos cómo es Él. No lo hace enviándonos una idea, un libro o un sistema político, sino haciéndose hombre. Dios se ha revelado intefra y definitivamente en Jesucristo: Dios se ha hecho hombre para que el hombre comprenda quién es Dios. Jesús es el lenguaje de Dios.

En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [36-38]

¿Qué nos muestra Dios de sí cuando nos envía a su Hijo?

[YOUCAT 9] En Jesucristo Dios nos muestra toda la profundidad de su amor misericordioso.
Por medio de Jesucristo el Dios invisible se hace visiblre. Se hace hombre como nosotros. Esto nos enseña hasta dónde alcanza el amor de Dios. Lleva toda nuestra carga. Anda todos los caminos con nosotros. Está en nuestro abandono, nuestro dolor, nuestro miedo ante la muerte. Está allí donde no podemos avanzar más, para abrirnos a la Vida.
 
En el Catecismo de la Iglesia Católica: [65-66, 73]

martes, 16 de enero de 2018

Oramos por la Unidad de los Cristianos

«Fue tu diestra quien lo hizo, Señor, resplandeciente de poder» (Ex 15, 16) es el lema para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2018 que se celebra del 18 al 25 de enero.
 
Esta Semana, recuerdan los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales de la CEE -de la que forma parte nuestro Obispo D. Manuel- en su mensaje, «es ocasión propicia para que conozcamos mejor el diálogo de la Iglesia católica con las Iglesias y Comunidades eclesiales sobre la doctrina de la fe, llevado adelante con gran esfuerzo y dedicación».
 
Es tambien una buena ocasión «para conocernos mejor, porque los cristianos hemos de afrontar juntos el reto de una sociedad que, siendo cristiana en sus orígenes, se aleja de la tradición cristiana de fe». Y es, sobre todo, «ocasión propicia, para intensificar la oración por la unidad visible de la Iglesia, porque esta unidad sólo puede dárnosla Dios, que es misericordioso, como don que cause nuestra alegría, librándonos de las cadenas que condicionan y atan nuestra libertad de hijos de Dios».
 
Los Obispos esperan que en los actos de oración que hagamos juntos los cristianos, se testimonio «lo mucho que compartimos en la fe; y la caridad de Dios que ya nos une» y que esto se pueda plasmar en algún acto social conjunto.
 
Así iremos rompiendo unas cadenas invisibles que nos mantienen en tantas ocasiones esclavos de prejuicios y sin voluntad para poner de nuestra parte lo que Dios nos pide: «un corazón arrepentido de nuestras faltas y pecados y abierto a llegada de su gracia reconciliadora».

“El Evangelio es una lección de vida”

El pasado 18 de diciembre en Cáritas Diocesana de Palencia se vivió una jornada muy especial... con la visita de Rafael del Río, presidente de Cáritas Española de 2005 hasta el pasado mes de febrero de 2017, cuando fue nombrado para sucederle Manuel Bretón Romero. Esta visita ha servido para tomar contacto con el nuevo equipo de Cáritas Diocesana de Palencia y tener también un tiempo de encuentro con nuestro Obispo.
 
No siempre se tiene la ocasión de tener juntos al anterior y actual Presidentes de Cáritas Española, y por ese motivo concedieron a Iglesia en Palencia la siguiente entrevista:


¿Con qué Caritas se encontró Rafael del Río y con qué Caritas se ha encontrado Manuel Bretón?

MANUEL: Han sido 12 años de mucha intensidad los que ha vivido Rafael como Presidente, han sido 12 años de un desarrollo impresionante de Cáritas tanto en el nivel confederal como en la cooperación internacional. Lo hemos hablado muchas veces... él se encontró con una Cáritas en embrión... y yo me he encontrado una Cáritas completamente estabilizada, con una Confederación que va por el mismo camino, tranquila. Yo me he encontrado con una Cáritas “de dulce”.
 
RAFAEL: Los primeros años fueron difíciles. Cáritas vivía momentos complicados, la Confederación estaba poco unida, e incluso con déficit económico. En aquel momento serían unos 46.000 los voluntarios que había y en estos momentos somos casi 84.000. Ha habido una clara evolución, que ha acompañado a las circunstancias sociales que nos ha tocado vivir.
 
Manuel y yo llevamos mucho tiempo trabajando juntos... estando él en la Cáritas Castrense, que la crea él... y el trabajo conjunto ha sido necesario para esta transición en lo que ya es una nueva etapa. Manuel era ya un hombre muy conocido en Cáritas y en los Servicios Generales.
 
En estos doce años han pasado muchas cosas: el gran golpe de la crisis con una gran presencia de necesidades puntuales... hasta el momento actual donde, según los informes que maneja Cáritas, asistimos a una “cronificación” de la pobreza. ¿Cómo se han vivido en Cáritas estos doce años de intenso trabajo y compromiso?
 
RAFAEL: Con mucha preocupación... porque muchas veces no podíamos llegar a todos los sitios desde donde demandaban nuestra ayuda... pero con la inmensa suerte de que la sociedad española es tremendamente generosa y nos ha ayudado muchísimo. Hemos tenido una ayuda importantísima para poder ir paliando, en la medida que hemos podido, la problemática que nos iba surgiendo.
 
Pero también es verdad, como indicabas, que ha habido un sector de nuestra sociedad cuya pobreza se ha cronificado. Es verdad. Antes de la crisis ya teníamos un gran número de pobres que siguen siendo pobres... y el número ha aumentado. Para estos ha habido crisis, pero no ha habido recuperación. Y la recuperación es muy lenta.
 
Por eso, cuando la gente opina que ya estamos mucho mejor... y digo que es verdad. Pero mirando a los pobres, mirando la pobreza... no es verdad. Sigue habiendo mucha problemática y nosotros nos vemos en la obligación de atenderla.
 
La Campaña de Navidad de Cáritas ha girado en torno a la frase “Sé parte”. ¿Por qué es importante “ser parte” y no “mantenernos al margen”?
 
MANUEL: Todos somos conscientes de ello: hay que ser comunidad. Hay que dar la oportunidad a las personas, a la sociedad... de que colabore en este nuevo momento que se nos presenta, y hacerles saber que necesitamos su apoyo.
 
No se debe olvidar nunca que Cáritas está para lo que está y que si ha funcionado en estos años de inmensa labor de muchas personas y de la sociedad en su conjunto. Queremos sigan siendo parte.
 
Tampoco debemos olvidar que Cáritas está en todas partes del mundo. En España son 70 las Cáritas Diocesanas y cada una con su realidad concreta. En una Confederación que trabaja al unísono. Y el nivel internacional... en el que Cáritas Española es un modelo a seguir. Y esto lo he podido ver en primera persona en Haití, en Etiopía, en Senegal... Cáritas Española es un referente importantísimo.

Algunas veces se oye, o alguien lo sugiere... ¿Es incompatible “luchar por la justicia” con “anunciar el Evangelio”?

MANUEL: En absoluto.
 
RAFAEL: En absoluto. El Evangelio es justicia. El Evangelio es una lección de vida. Y para mi... desde el Evangelio se exige que haya justicia. Y, de hecho, el lema de Cáritas es que “Cáritas trabaja por la justicia”. Es totalmente compatible. Y es totalmente deseable que en el mundo haya justicia.



lunes, 15 de enero de 2018

Las familias, custodios de la vida

En su alocución de la Fiesta de la Sagrada Familia, el Papa Francisco invitó a reflexionar sobre la experiencia vivida por María, José y Jesús, mientras crecen juntos como familia en el amor recíproco y en la confianza en Dios. «La expresión de esta confianza -afirmó el Pontífice- es el rito realizado por María y José con la ofrenda del hijo Jesús a Dios: “Llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor” (Lc 2, 22), como exigía la ley de Moisés. Los padres de Jesús van al templo para confirmar que el hijo pertenece a Dios y que ellos son custodios de su vida y no los propietarios».

Este gesto, precisó el Papa, indica que solamente Dios es el Señor de la historia individual y familiar; y que todo nos viene de Él y por ello, toda familia está llamada a reconocer tal primacía, cuidando y educando a los hijos a abrirse a Dios que es la fuente misma de la vida. «Por aquí pasa el secreto de la juventud interior, testimoniado paradójicamente en el Evangelio - señaló el Santo Padre- por una pareja de ancianos, Simeón y Ana. El viejo Simeón, en particular, inspirado por el Espíritu Santo dice a propósito del niño Jesús: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción [...] así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos” (vv. 34-35)».

No destruirás la Tierra

Desde que hombres y mujeres comenzaron a ganar el pan con el sudor de su frente (o sea, desde siempre) han vivido curvados hacia la tierra. Han buscado el carbón y el petróleo para iluminarse, mover máquinas y calentarse; han sembrado y recogido en sus graneros; han arañado la superficie y horadado las entrañas del planeta azul, donde Dios nos puso con abundantes, pero limitados recursos...
 
Es así como cayeron las primeras gotas de sudor (y quizá también las primeras lágrimas) que se mezclaron con la sangre de una tierra malherida que comenzaba ya a quejarse de los expolios y depredaciones humanas. Porque el hombre es un animal depredador y con escasos signos de arrepentimiento. El hombre ofrece muy poca confianza al resto de los seres creados. Es curioso, pero la sabiduría del Génesis nos presenta al primer asesino (un tal Caín) escarbando también en la tierra para encontrar algo con lo que “asesinar a su hermano”, hasta dar con una quijada de asno (suponemos, pensando bien, que el pobre animal moriría de muerte natural). Pero, por más que se diga, hay un “deporte” que el hombre cada vez ha ido practicando con más esmero y diligencia: matar al hermano y sustraer lo ajeno contra la voluntad de su dueño...
 
Encontramos al ser humano, en la historia del devenir, siempre husmeando como los topos. El hombre ha buceado para arrancarle a las profundidades marinas sus tesoros; ha taladrado el azul del cielo para pasearse por él, metido en innumerables artefactos que, alguna vez, se caen de pura fatiga, generando muertos; ha poblado de máquinas contaminadoras las carreteras y las ciudades. Y es así como el hombre ha entendido el progreso. O sea, reductivamente. Ha interpretado mal el mandato divino de “someter y dominar” el mundo, olvidando otro mandato que también recoge el Génesis y que el hombre ha procurado menos: el de “cuidar y respetar” lo que le ha sido dado. Cultivar la tierra diligentemente, pero también razonable y solidariamente. No, depredadoramente.
 
Pero en esta voluntad de conquista, el pillastre humano ha hecho de todo. Para más ofensa a Dios, ha levantado hipócritamente los ojos al cielo para pedirle el agua que malgastaba y los bienes que luego acaparaba. Así que parece que nuestro destino es el de atacar la tierra y rezarle al cielo. Ya digo, con hipocresía y sin demasiados signos de arrepentimiento.
 
Pues bien, en estas estábamos (y en estas seguimos) cuando apareció una encíclica (”Laudato si”) de un Papa llamado Francisco, como el de Asís, para decirnos que o nos espabilamos y cambiamos de manera de proceder o nos vamos a la ruina en poco tiempo. Pero, para esto, tenemos que rebajar humos y vivir de otra manera. Con más sencillez y responsabilidad. Debemos malgastar menos y adelgazar más. Algo, por otra parte, saludable, que no nos vendría mal a algunos (y a algunas), ya que eliminaríamos toxinas y colesteroles.

El hombre, como ha dicho el Papa (siguiendo a Cristo, que dijo lo mismo) o cambia el corazón (y se convierte) o se busca la ruina. Sólo el hombre, si no se deja arrastrar por el mal, puede descubrir que está llamado a contaminar y derrochar menos. Y también, a cambiar de hábitos: a purificar y reciclar más. Muchos ya lo hacen. Solo nosotros, los humanos, podemos transformar el mundo y conducirlo en la dirección correcta, ya que solo el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios Creador. Un Dios bueno y generoso sin medida que nos regala un año más. ¡Bendito sea! ¡Que el año 2018 sea feliz y... lluvioso!

Eduardo de la Hera Buedo

domingo, 14 de enero de 2018

14 de enero de 2018 - II Domingo del Tiempo Ordinario

1 Sam 3, 3b-10. 19 Habla, Señor, que tu siervo escucha
Sal 39 Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad
1 Cor 6, 13c-15a. 17-20 ¡Vuestros cuerpos son miembros de Cristo!
Jn 1, 35-42 Vieron dónde vivía y se quedaron con él

La disponibilidad ante la llamada del Señor se nos muestra en la 1 Lectura con las palabras de Samuel: «Habla, Señor, que tu siervo te escucha»; y también en el Salmo: «Aquí estoy, para hacer tu voluntad». Este contenido vocacional aparece también en el Evangelio, cuando dos discípulos de Juan el Bautista, una vez que este les mostró a Jesús como el Cordero de Dios, lo siguieron y se quedaron con Él aquel día. Si no mostramos a Cristo a los demás, ¿cómo van a seguirlo? La 2 Lectura nos presenta un ejemplo concreto: ¿cómo vamos a convencer del valor de la castidad cristiana si no anunciamos primero que nuestros cuerpos son miembros de Cristo y templos del Espíritu Santo?

“Laudato Sí” Color, y mensaje unidos por arte

Desde el día 15 de enero hasta el final de mes los grupos de escolares de Educación Primaria serán los principales destinatarios de la Exposición “Laudato sí” de la artista palentina “ALPE” en el claustro de San Bernabé de la capital. Esta Exposición fue inaugurada el pasado 19 de diciembre.
 
Las 24 pinturas al temple que se muestran son obra de Marta y Olivia, dos niñas de San Sebastián, dirigidas por la religiosa jesuitina Mary Cruz Báscones, nacida en Oteros de Boedo pero criada en Báscones de Ojeda.
 
Pretenden ser un canto de alabanza a toda la creación, y la vez una invitación a cuidar la naturaleza y el mundo, nuestra casa común, gran regalo de Dios, siguiendo el mensaje del Papa Francisco.
 
Una exposición para rezar y agradecer a Dios con su lenguaje colorido todo lo que nos ha regalado y a la vez ayudar a otros a que puedan expresar sus sentimientos de admiración y alabanza y ser a la vez un medio de cuidar la ecología en toda su integridad.
 
Los colores vivos, gestos, símbolos y plasticidad cautivan a todos, identificándose el espectador con el lenguaje sencillo de los mensajes cortos y claros de la exposición. “Laudato sí” es un sentirse niño y animado por la belleza de todo lo que nos rodea.

Es la tercera vez que “Alpe” expone en Palencia. La primera fue en año 2008, en el claustro de la S.I. Catedral, con el tema “Cantar de los cantares”, y obras realizadas en cerámica vitrificada. La segunda, en el año 2014, en el claustro del hospital de san Bernabé, con el mensaje “Anunciando el Reino de Dios”, y la presente con el título “Laudato sí”.

sábado, 13 de enero de 2018

La Catedral de San Antolín

La primera vez que uno se adentra en la catedral de San Antolín de Palencia se empequeñece ante la majestuosidad que se alza ante su mirada. Se muestra rotunda, silenciosa, llena de historias suspendidas en una atmósfera que nadie puede sustraerse. Sus rincones, altares, y capillas, sus luces proyectadas a través de las vidrieras, arrojan historia, arte, vivencias.

Es expresión del gótico, con elementos visigóticos y románicos, elementos decorativos renacentistas, barrocos y neoclásicos. Referente de la historia del cristianismo en Palencia a lo largo de su historia milenaria: desde la Escuela Episcopal de tiempos del obispo Conancio (S.VII), la escuela de la Propaganda Católica que tanta importancia social tuvo a principios del siglo pasado, hasta nuestros días. Este es su secreto: la fe que la levantó, sostiene y proyecta como proyección evangelizadora. Es continente visible del misterio de lo invisible, signo de la belleza, la grandeza y la permanencia de Jesucristo.
 
La catedral de San Antolín es la cátedra del obispo, una catedral viva, con su actividad cultual, pastoral y cultural diaria, su historia al descubierto, con los personajes que la visitaron y la enriquecieron, sus rincones aún desconocidos, sus proyectos. Una catedral cercana, una casa de puertas abiertas, para que quien quiera adentrarse, perciba el orbe divino en medio de la urbe humana.

Las sociedades urbanas modernas necesitan edificios representativos que les den relieve y originalidad y lleguen a identificarlas. La Seo Palentina es referente para la ciudad y ha tenido y tiene un importante papel religioso, cultural y social. Palencia, que recibe honores, prebendas y numerosos privilegios de los reyes a través de sus obispos y cabildo, acomoda a las nuevas circunstancias su sede espiritual más importante y también centro álgido de la ciudad. Ve la necesidad de sustituir la catedral románica por otra más grande y en consonancia con el nuevo estilo de vida, más propenso a la vanagloria y encumbramiento espiritual y temporal.
 
Después de un largo periodo de dudas y agitadas controversias, el obispo Juan II, de acuerdo con el cabildo, decide iniciar una nueva sede catedralicia el 1 mayo de 1.321, primer año de su episcopado. La única gran catedral castellana iniciada en esta centuria. En 2021 celebraremos el séptimo centenario de su iniciación.

Las transformaciones arquitectónicas no fueron muy notables en la catedral en los siglos del barroco pero sí se verificaron algunas notables actuaciones tendentes a transformar la imagen de varias capillas dotándolas de nuevas ornamentaciones que contribuyeron a generar una imagen más acorde con los nuevos tiempos estéticos.

Se desconoce cuándo se apostó por llamarla “La Bella Desconocida”. Hoy es un tópico dicho adjetivo. En los últimos años la catedral palentina ha ido adquiriendo un renombre nacional por información boca a boca de los visitantes y por Internet y Facebook, Twitter e Instagram. Con el Proyecto Cultural Catedral de Palencia “La Bella Reconocida” promovido por la Junta de Castilla y León, el Cabildo y el Ayuntamiento, se ha dado un nuevo impulso para que la Seo deje de ser desconocida, y sea admirada y “Reconocida”.

En “Iglesia en Palencia” se va a hacer un breve recorrido histórico-artístico de los cambios de advocación y o nombre de varias capillas de la catedral y las razones que los motivaron. Son diez y seis las capillas con funciones, contenidos y estilos muy variados, aunque no todas han sufrido cambios de nombre o advocación.

Amador Valderrábano

Nuestros sacerdotes

Como es habitual en estas fechas, la Delegación Diocesana para el Clero, encargada de animar en nuestra Diócesis todo lo referente a la formación integral de los sacerdotes, ha enviado una carta a los sacerdotes palentinos informando de diferentes asuntos.
 
Entre estas informaciones, la Delegación hace una “fotografía sociológica” de la realidad de nuestro presbiterio diocesano. Así, podemos saber que a fecha de 31 de diciembre de 2017:
 
⚫ Residen en la Diócesis 185 sacerdotes diocesanos:
 
- 6 ... de 30 a 39 años.
- 10 ... de 40 a 49 años.
- 15 ... de 50 a 59 años.
- 45 ... de 60 a 69 años.
- 58 ... de 70 a 79 años.
- 44 ... de 80 a 89 años.
- 7 ... de 90 a 99 años.
 
⚫ La media de edad de los sacerdotes residentes en la Diócesis está en 70,32 años.
 
⚫ De los 185 sacerdotes, 109 están en activo y 76 ya jubilados.
 
⚫ De entre los 109 en activo, 60 sacerdotes ya tienen cumplidos los 65 años; 49 sacerdotes tienen menos de 65 años.
 
⚫ Durante 2017 no tuvimos ninguna Ordenación Sacerdotal en nuestra Diócesis.
 
⚫ Fallecieron, a lo largo de 2017, estos 15 sacerdotes de la Diócesis: Jesús Mª Daza Martínez (23 de enero, 86 años), Julio Mediavilla González (17 de febrero, 86 años), Jesús Fernández Gutiérrez (31 de marzo, 75 años), Pedro Paredes Romo (31 de marzo, 77 años), Gaudencio Andrés Noriega (12 de abril, 89 años), Gaspar Borregán Mozo (24 de abril, 80 años), Melchor Caminero Calvo (6 de mayo, 90 años), Antonio García Rueda (13 de mayo, 86 años), Andrés Quijano Llorente (17 de mayo, 84 años), Ursicinio Peláez Gutiérrez (4 de junio, 88 años), Pablo Becerril Olivares (17 de agosto, 84 años), Mariano Sevilla Montes (19 de agosto, 89 años), Feliciano Pérez Moreno (4 de noviembre, 78 años), Laureano Pérez Francisco (14 de noviembre 86 años) y Elpidio García Cosgaya (28 de diciembre).

De cara al año 2018

⚫ Cumplirán los 65 años: Ángel Aguado Martínez, Ton Antonio Broekman, Tirso Castrillo Amor, Juan José Martínez González, Jesús María Prieto Manzanal y Román Tejedor Vián.

⚫ Cumplirán los 75 años: Jesús Escudero Ortiz, Ricardo Gómez Laso, Aproniano Gutiérrez Espina, Eduardo de la Hera Buedo, Emilio Martínez Aguado, Ángel Pérez Torices y Eulogio Poza San Juan.
 
⚫ Bodas de Diamante (60 años de Ordenación / 1958): Ginés Ampudia Caballero, Eliseo Escudero Herrero, Erfidio Gómez Caminero, Luis González Herrero, Raimundo Niño Martín, José Pérez García, Eutiquiano Saldón Valiente, Amador Valderrábano García y Mederico Vicente Renedo. Y además, Epifanio Rodríguez (incardinado en Valladolid).
 
⚫ Bodas de Oro (50 años de Ordenación / 1968): José María Conde Asensio, Gaspar Castaño Mediavilla, Lucas Martín Rodríguez, Emilio Martínez Aguado, Elpidio Ruiz Herrero, Artemio Salvador Barriuso y César Eudosio Serna Serna. Y además, Lucio Vicente Baños (incardinado en Madrid).

⚫ Bodas de Plata (25 años de Ordenación / 1993): Isidro César Ayuso Rodríguez, Juan Carlos Martínez Mayordomo, Gaspar Pérez Cerrato y Miguel Pérez García.

Felices Las Edades del Hombre, en Aguilar 2018

El anuncio que hizo el Secretario General de la Fundación Las Edades del Hombre, Don Gonzalo Jiménez, el día 21 de julio de 2016, que Aguilar de Campoo iba a ser la villa palentina que albergaría la Exposición XXIII de Las Edades del Hombre en 2018, me llenó de alegría y felicidad. A la Diócesis y provincia de Palencia volvían “Las Edades del Hombre”. Después de 18 años, con el vivísimo recuerdo, satisfacción y admiración de la muestra celebrada en 1999 en la S.I. Catedral con el título “Memorias y Esplendores”, la iglesia de Santa Cecilia y la colegiata de San Miguel de Aguilar volverán a acoger una nueva edición con el título “Mons Dei” y el epílogo “Eclessia Dei”.
 
El día 25 de noviembre de 2017, en la feria de Muestras “INTUR” de Valladolid se presentó el cartel publicitario, se anunciaron las sedes, el tema y se hizo público que yo sería el Comisario de la muestra. Sentí una doble alegría y satisfacción. Primero por la diócesis, por Aguilar y su comarca, y en segundo lugar porque en ella yo había estado ejerciendo de sacerdote catorce años. Para mí era algo así como un premio.
 
Fue en Aguilar donde encontré una parroquia viva, joven y emprendedora; con gentes campurrianas muy trabajadoras, con profundas raíces cristianas, cultas y amantes de su historia y patrimonio. Yo, allí, recogí el testigo de otros sacerdotes, y junto con mi inolvidable amigo D. Arturo Criado, y con D. Lucas Martín, comencé a organizar el museo parroquial, el archivo, la restauración de retablos, tallas, libros, sacristía, sala capitular, etc. Aguilar me dio mucho pastoralmente hablando y desde el punto de vista cultural, mucho amor a su historia y a su arte. Ahora me toca devolver algo. Por eso en este comienzo del año nuevo quiero felicitar a todos los aguilarenses.
 
Las Edades del Hombre en Aguilar son una oportunidad única para mostrar su riqueza, su belleza, su arte e historia y sobre todo la calidad de sus vecinos. Aguilar es la sede, el centro, pero Las Edades del Hombre abarcan a toda la montaña palentina, a toda la diócesis. Yo, ya estoy trabajando, en unión con la propia Fundación Las Edades del Hombre, y con mi equipo de la Delegación Diocesana de Patrimonio de Palencia en la selección de las piezas que se exhibirán, en los textos que ayuden a vivir y comprender el relato, en las rutas que hagan posible visitar todo el entorno. Estoy trabajando también en la restauración de piezas, y sobre todo en poner mucha ilusión en la tarea que seguiré teniendo en el año 2018.
 
Este nuevo año 2018 es muy especial para Aguilar y para los palentinos, y todos debemos arrimar el hombro para que la muestra sea no sólo un éxito en todos los sentidos, sino que marque un antes y un después y sea recordada por su calidad y excelencia. Sé que todas la Instituciones, desde la Junta de Castilla y León, Diputación, Ayuntamiento, Parroquia, Diócesis estamos trabajando para lograr un buen producto. El mejor. Yo trabajaré para que “Mons Dei” llegue al corazón de todos, y sirva para que nos sintamos muy orgullosos de nuestra iglesia que ha sabido engendrar y cuidar tanta belleza artística, y sigue trabajando para nuestro pueblo.
 
Decir ya Mos Dei es decir Aguilar de Campoo. Decir 2018 es decir ir a Aguilar y su comarca. Decir Las Edades del Hombre es recordar el románico palentino, y Palencia en general.

Las Edades del Hombre en Aguilar de Campoo 2018, debe de ser punto de encuentro obligado. Yo quiero brindar con todos los aguilarenses en estos primeros días del año 2018 por el éxito de Las Edades. Feliz muestra y feliz 2018. Hace ya unos años dije: Aguilar se merece unas Edades, hoy digo Las Edades del Hombre en Aguilar serán las mejores.
 
José Luis Calvo Calleja
Comisario de Las Edades del Hombre en Aguilar

viernes, 12 de enero de 2018

Fallecimientos de D. Elpidio García y D. Andrés Quijano

El pasado 28 de diciembre falleció el sacerdote D. Elpidio García Cosgaya, natural de Riosmenudos. Su funeral se celebró en la Catedral y sus restos se enterraron en su localidad natal.
 
D. Elpidio se ordenó sacerdote en 1958. Comenzó su labor pastoral como ecónomo de Resoba y coadjutor de Cervera. Más tarde, continuó en Olleros de Pisuerga, Valoria de Aguilar y Lomilla. Párroco de Valoria, simultáneo de Corvio, capellán de las clarisas de Aguilar, párroco de Matamorisca y Matalbaniega, párroco de Cabria y administrador parroquia de Nestar y Cordovilla de Aguilar. En 2005 fue nombrado canónigo de la S.I. Catedral. Descanse en Paz, D. Elpidio.

Recientemente conocíamos el fallecimiento de D. Andrés Quijano Llorente, sacerdote diocesano, natural de San Salvador de Cantamuda, ordenado sacerdote en 1959. Comenzó su labor pastoral en Pino de Viduerna y en Ayuela y Tabanera de Valdavia. En 1970 fue coadjutor en la parroquia de la Santa Cruz en Cádiz y más tarde, desarrolló su labor pastoral en Sevilla como coadjutor de Nuestra Señora de la Anunciación y párroco de San Francisco Javier. Residió los últimos años en la casa sacerdotal del Sevilla, donde falleció el 17 de mayo. D.E.P, D. Andrés.

Celebramos la Fiesta de San Maneul González

El pasado 4 de enero, en el día de su fiesta, celebramos la vida y obra de San Manuel González. Nuestro Obispo presidió la Eucaristía en la Capilla del Sagrario de nuestra Catedral, donde reposan los restos de San Manuel.

«Cuando llegué a Villamuriel, se volcó todo el pueblo y ahora quiero ser yo quien devuelva esa ayuda y acogida que nos realizaron» Idalmis, natural de Cuba

La Jornada Mundial del Emigrante nos invita a acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados y es una obligación de todos los que nos sentimos creyentes y tenemos el Evangelio como camino a seguir. La situación actual que vivimos con las personas que huyen de sus países en guerra, de la miseria, de la inseguridad o de la falta de futuro nos tiene que hacer pensar, y empatizar con ellos, porque cualquiera de nosotros podría pasar por esa misma situación. Sólo poniéndose en la piel del otro, podremos entender y acompañar a estas personas.

En la Parroquia de Villamuriel esta situación la han vivido en muchas ocasiones, ahora ha descendido la población inmigrante pero sigue habiendo muchas familias que llegan a nuestra tierra, cargadas de ilusiones y esperanza y con un gran peso de tristeza, miedo e inseguridad. 

En Iglesia en Palencia hemos hablado con Idalmis Hernández, una mujer valiente, natural de Cuba que llegó a Villamuriel con su marido y su hijo después de pasar por muchísimas dificultades. Les contamos su historia de vida, que podría ser la historia de cualquiera de nosotros de haber nacido en otro punto del planeta.

Idalmis cursó los estudios de profesora en su país, su marido, ingeniero, vino a España a relizar un máster, pero debido a las dificultades que tuvieron para salir de la isla, cuando llegaron a España, el plazo del máster había concluido. Sin embargo, tuvieron suerte porque desde el principio pudieron conseguir trabajo. El marido de Idalmis trabaja de repartidor y ella, en una empresa de limpieza. Pero hasta conseguir esta estabilidad de la que ahora disfrutan, tuvieron que vivir momentos difíciles.

Viniendo de Madrid sufrieron un accidente. Idalmis tuvo que estar en la UVI, su hijo, Naib también permaneció ingresado pero «gracias al párroco de Villamuriel -por entonces Ángel Aguado- y a los vecinos pudimos salir adelante», comenta emocionada y agradecida Idalmis.

«Ellos nos acogieron, nos escucharon y me ayudaron a cuidar de mi hijo. Los niños del colegio se iban turnando para acompañar a mi hijo, los profesores le ayudaron mucho y gracias a ello, no perdió el curso. Aun conservo una sábana que colgaba del edificio donde ponían ‘Bienvenido Naib’. Se volcó todo el mundo y ahora soy yo la que quiero devolver a mis vecinos toda esa ayuda y acogida que nos realizaron» recuerda Idalmis.

«A través del grupo social de la parroquia colaboro en lo que se necesita, acompañando a los ancianos, repartiendo comida a las familias que más lo necesitan, en la parroquia toda la comunidad inmigrante somos una gran familia. Y gracias a los trabajos que tenemos aquí, podemos ayudar a nuestras familias que no pudieron salir de sus países. En Europa, los padres ayudan a sus hijos, nosotros ahora ayudamos a nuestros padres. Y eso compensa y merece todos los sacrificios que hemos hecho y que seguimos haciendo», concluye Idalmis.

El testimonio de esta mujer debe ayudarnos a tomar la realidad de los emigrantes y refugiados con otra perspectiva, la mirada de la fortaleza, valentía y sufrimiento que viven estas personas que tienen que abandonarlo todo.

Natalia Aguado León

jueves, 11 de enero de 2018

Cervera es solidaria

El pasado 23 de diciembre la Parroquia de Cervera de Pisuerga, con especial implicación de los jovenes de la catequesis de confirmacion, organizó el ya tradicional mercadillo navideño. En este mercadillo se venden productos de Comercio Justo y objetos de donaciones particulares. Asimismo se rifó una cesta y se repartió un caldo preparado por la Asociación de Amas de Casa.

La Belleza de la Navidad en los Códices

Del 26 al 30 de diciembre en la Capilla de las reliquias de nuestra Catedral se han expuesto dos códices propiedad del sacerdote palentino, Luis Ángel Montes. Los dos códices son el Libro de las Perícopas del emperador San Enrique II y el Sacramentario del emperador San Enrique II. La idea de exponer estos dos libros surge de la necesidad de recordar que la Navidad además de Bondad y Verdad, es Belleza. Y estos dos códices son un buen ejemplo de ello. En este sentido, ambos códices han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Junto a los dos códices, se proyectó un video elaborado por el Hno. de San Juan de Dios, Marcos Liria. Asimismo, el profesor y sacerdote Luis Á. Montes impartió una meditación sobre la Navidad para insistir en la necesidad de recuperar la Navidad, no profanar ni desnaturalizar la Navidad, y centrar este tiempo en la esencia del cristianismo, ser hijos de Dios y ser hermanos, ser conscientes del gran regalo de amor que el Padre nos hace dándonos al Hijo.

Patrimonio restaurado

El pasado 20 de diciembre Mons. Manuel Herrero y Ángeles Armisén, Presidenta de la Diputación, acompañados por el delegado diocesano de Patrimonio, José Luis Calvo, y los diputados Carmen Fernández, del área de Cultura y delegado del servicio, Javier Villafruela, se acercaron al Seminario Menor San Juan de Ávila de Palencia para saludar a los restauradores titulados, que desde principios de noviembre trabajan en labores de recuperación de obras de arte de nuestro rico y amplio patrimonio cultural, pinturas, esculturas y obras textiles.

Los bienes a restaurar se seleccionan de mutuo acuerdo por ambas instituciones, atendiendo a criterios de importancia, interés general, necesidades, estados de conservación y dispersión geográfica.
 
La iniciativa se fraguó en 2014, y desde aquellas primeras intervenciones y las dos posteriores se han recuperado un total de 115 obras escultóricas, pictóricas y textiles procedentes de 74 localidades, gran parte de las cuales se pudieron observar en las tres ediciones de la exposición Patrimonio Restaurado.
 
Ahora mismo se está trabajando en 14 piezas de 10 municipios para recuperar; 3 textiles; 7 pinturas y 4 esculturas; y se espera que al final de los trabajos del taller el número de piezas recuperadas sea similar a las de la última edición y que superen las cuarenta.
 
Las obras en las que se está trabajando son:
 
Textiles: Dalmática Funeraria. S. XVI (Población de Campos) ⧫ Dalmática. S. XVI (Lomas de Campos) ⧫ Dalmática. S. XVI (Lomas de Campos)

Esculturas: Inmaculada. S. XVI (Quintanilla de la Cueza) ⧫ San Jerónimo. S. XV (Paredes de Nava) ⧫ Crucificado (Frechilla) ⧫ Teotokos. S. XIII (Muñeca)
 
Pinturas: Virgen con Niño. S. XVI. (Seminario Menor de Carrión de los Condes) ⧫ San Jerónimo. S. XVII (Museo Diocesano. Palencia) ⧫ Oración del Huerto. S. XVI (Quintanilla de la Cueza) ⧫ Inmaculada. S. XVII. (Museo Diocesano. Palencia) ⧫ Oración del Huerto. S. XVI (Alba de Cerrato) ⧫ Descendimiento. S. XVI (Alba de Cerrato) ⧫ Inmaculada. S. XVII (Aguilar de Campoo).

Ante la Jornada Mundial del migrante y del refugiado

Estamos estrenando año, y con él, nuevos propósitos, deseos, proyectos y sueños. Para que todos ellos puedan ir haciéndose realidad valoramos necesario ser conscientes del momento y el lugar en el que nos encontramos.
Vamos a situarnos un poco, estamos en la provincia de Palencia con muchas virtudes, con sus dificultades y problemas. Nos centramos un poco en dos grandes problemas que nos acompañan: despoblación y envejecimiento, son nuestro pan de cada día; basta pasear por cualquier pueblo de nuestra provincia y contemplar esta dura realidad.
Nuestros gobernantes y políticos a veces pelean y discuten sobre esta realidad, pero los resultados que nos encontramos no parecen suficientes. Y sino, intentemos responder a estas tres preguntas ¿cuántas escuelas se han ido cerrando en los últimos años? ¿cuántos niños y niñas nacen en la mayoría de nuestros pueblos? ¿Qué personas están permitiendo que en algunas plazas siga el bullicio y la alegría de la infancia aunque sea en lenguas diferentes? ... ¿Nos suena?
Aquí os invito a que nos paremos un poquito e intentemos quitarnos las orejeras que tantas ocasiones dificultan ver todo lo que rodea el camino o la realidad. Y frente al miedo “al desconocido” ponemos las riquezas de una cultura diferente; frente al “no los entiendo”, una sonrisa, es lenguaje universal. Vivimos momentos difíciles condicionados en muchos casos por prejuicios y estereotipos que nos sitúan frente “al diferente” como alguien al que temer (peligroso, a veces inculto, incluso llegamos a situarles como si estuvieran en un escalón inferior). Y no digo ya el color de su piel o si viven una religión diferente a la nuestra, entonces necesitamos ponernos unos cuantos trajes o escudos protectores.
Hoy -como alternativa a esos trajes o escudos- brindamos una oportunidad, reconociendo el valor que la mayoría de los migrantes tiene para salir de su país, alejarse de su familia, vivir en una cultura y con una lengua nueva en muchos casos y todo por buscar una salida o dar a sus familias una posibilidad de mejora y libertad. La situación en sus países de origen les obliga a superar mayores dificultades a las que aquí se encuentran y tienen que afrontar.
Creo que es importante frente a todo lo anterior no olvidar que todas y todos somos seres humanos. Vivimos momentos donde es necesario volver a poner humanidad en la realidad y las personas con que estamos para desde ahí construir una realidad diferente, más justa y más humana. Sin olvidar que lo que hagamos a los que caminan con nosotros -sobre todo si son los descartados- se lo hacemos a ÉL.
Nuestra sociedad actual se caracteriza por este descarte. Todo lo diferente o que nos puede cuestionar lo echamos fuera para que no moleste. Así, el papa Francisco en la “Laudato si” nos habla de los descartados sociales como parte de nuestra política económica social y cultural. Es el momento en el que como cristianos y como iglesia damos un paso y ante el descarte ponemos oportunidades y humanidad, es decir HUMANIZAMOS nuestra tierra, provincia, diócesis e iglesia grande. 

Quiero aprovechar la oportunidad que me brinda Iglesia en Palencia para invitaros a hacer realidad el lema de la Jornada Mundial del migrante y del refugiado: ACOGER, PROTEGER, PROMOVER e INTEGRAR en nuestro entorno más próximo.

Javier Fernández Calle
Secretariado para las Migraciones

Cursos de la Escuela Diocesana de Tiempo Libre

Hasta el lunes 22 de enero está abierto el plazo de inscripción para los cursos de que se ofertan desde la Escuela Diocesana de Tiempo Libre, que en esta ocasión son los siguientes: “Curso de Monitor de Ocio y Tiempo Libre”, “Curso de Coordinador de Ocio y Tiempo Libre” y “Curso de especialidad en Jóvenes con Necesidades Especiales”.

Cabe señálar que para los dos últimos se necesita tener el título de “monitor”.
 
Los cursos de “monitor” y “coordinador”se desarrollarán en modalidad semipresencial, con formación en la Casa de la Iglesia y en el albergue de Santa María en Astudillo. El curso de “especialidad” es presencial y se celebrará en la Casa de la Iglesia.
 
La formación tendrá lugar a partir del mes de febrero y en algunos casos se prolongará hasta el mes de abril.

Para más información y formalizar las inscripciones:

Mail: edtlpalencia@gmail.com
l Tfno: 979 70 20 22 / 610 646 356
Twitter: @EDTLPalencia
Facebook: www.facebook.com/edtl.palencia.3

Cursos organizados por el Centro de Orientación Familiar de la Diócesis


Intenciones del Apostolado de la Oración para el mes de enerp

General: Por los inmigrantes y refugiados, para que sea reconocida su dignidad, sean acogidos con generosidad y atendidos adecuadamente en sus necesidades espirituales y materiales.

Por la Evangelización: Para que, en los países asiáticos, los cristianos, como también las otras minorías religiosas, puedan vivir su fe con toda libertad.

¿Cuál es la finalidad de “Las Edades del Hombre”?

Si Dios quiere, próximamente, hacia mayo, se abrirá en Aguilar de Campoo una edición más de la exposición Las Edades del Hombre, con el título y tema de “Mons Dei”, la Montaña de Dios. Y qué mejor lugar para la misma que nuestra montaña palentina y Aguilar como una de las poblaciones de la misma.

Este acontecimiento que tendrá como centros expositivos la iglesia románica de Santa Cecilia y el templo parroquial de San Miguel, y como complemento una corona de iglesias románicas de la zona, “Ecclesia Dei”, la Iglesia de Dios.
 
Esta exposición, que estará abierta hasta mediados de noviembre, ha despertado mucho interés, y es lógico, no sólo entre la población aguilarense y de su zona, sino también en toda nuestra provincia palentina y las otras de Castilla y León, ferias de turismo, medios de comunicación, etc. Todos hemos visto cómo se han movilizado, juntamente con la Fundación Las Edades del Hombre, la Iglesia de Palencia, las autoridades de la Diputación provincial, el Ayuntamiento de Aguilar y otros de la zona, los empresarios, particularmente los hosteleros.
 

Sin duda alguna, un evento como este, como muchas acciones humanas, tiene muchos aspectos en los que detenernos: sociales, políticos, culturales, artísticos, históricos, económicos, religiosos y más concretamente cristianos, católicos y espirituales, por citar solo algunos. Todos tienen su importancia y no se deben obviar ni descartar. Pero cometeríamos un gran error si olvidáramos que la finalidad primaria y fundamental es establecer el diálogo entre la fe y la cultura. Para eso nació la fundación y para eso sigue viva después de más de veinte años y varias exposiciones tanto en Castilla y León como en otras naciones.
 
La Iglesia en Castilla y León, a través de la Fundación Las Edades del Hombre, cuyos patronos son los obispos de las Diócesis de Castilla y León, ha querido y quiere resaltar y subrayar esa relación intrínseca tanto a la cultura como a la fe, porque una cultura que suprima la dimensión creyente, espiritual o religiosa de la misma está mutilando al hombre, como una fe que no se haga cultura, que no se inculturalice, que no se encarne no es plena. Y en particular la fe cristiana que tiene como eje fundamental que el Verbo de Dios se hizo carne y acampó entre nosotros, compartiendo no únicamente nuestra naturaleza humana sino también nuestra historia concreta con sus avatares, peripecias, alegrías, esperanzas, tristezas y angustias, nuestra vida y muerte para hacernos compartir su divinidad.
 
Nada mejor que recurrir al Concilio Vaticano II para tener una recta compresión de estas dos dimensiones. «Es propio de la persona humana no poder acceder a la verdadera y plena humanidad más que a través de la cultura, es decir, cultivando los bienes y valores de la naturaleza. Por consiguiente, siempre que se trata de la vida humana. Naturaleza y cultura están en la más íntima conexión.
 
Con la palabra “cultura” se indica, en sentido general, todo aquello con lo que el hombre afina y desarrolla sus múltiples cualidades espirituales y corporales, pretende someter a su dominio, por el conocimiento y el trabajo, el orbe mismo de la tierra; hace más humana la vida social, tanto en la familia como en toda la sociedad civil, mediante el progreso de las costumbres e instituciones; finalmente, en sus obras expresa, comunica y conserva a lo largo de los siglos las grandes experiencia y aspiraciones espirituales, para que sirvan de provecho a muchos, más aún, a todo el género humano» (Concilio Vaticano II, GS, 53).
 
El mismo Concilio reconoce que el concepto de cultura tiene un aspecto histórico y social y que la palabra cultura adquiere muchas veces un sentido sociológico y etnológico, por lo que se habla de diversidad de culturas. «Pues las distintas condiciones de convivencia, y las diferentes formas de conjugar los bienes tienen su origen en el diverso modo de utilizar las cosas, de realizar el trabajo, de expresarse, de practicar la religión, de comportarse, de establecer leyes e instituciones jurídicas, de desarrollar las ciencias y las artes y de cultivar la belleza» (Ib).
 
La cultura actual y los que prenden configurarla con diversos medios de poder quieren relativizar y obviar la dimensión espiritual y creyente del ser humano, y más concretamente, en nuestra Europa, de la fe cristiana. También aquí en España, y prueba de ella es la desnaturalización de la Navidad como fiestas de invierno, o la misma Cabalgata de Reyes. Sin duda lo que pretenden, a veces, en virtud de una falsa tolerancia, es renegar de las raíces cristianas. Pero pretender eso es ir a la muerte, es caminar a la muerte, porque un árbol que renuncie a sus raíces, tarde o temprano, cae y muere.
 
Esta exposición quiere proclamar que el hombre sin Dios no es él mismo, y que el Dios cristiano sin el hombre no es tal, no es auténtico; que fe y cultura son dos hermanas inseparables.



miércoles, 10 de enero de 2018

EJERCICIOS ESPIRITUALES PARA SACERDOTES

Organizados por la Diócesis de Palencia

⚫ Del 4 (a las 20:00h) al 9 de febrero (con la comida), en la Casa de Espiritualidad de los Misioneros del Verbo Divino (Dueñas). Dirigidos por Dña. Mª Ángeles de los Ríos Mora (Fundadora en 1983 del Movimiento Eclesial “Mambré”, del grupo “Nuovahumanitas”). Los que deseen participar deben llamar a Emilio Martínez, al Obispado (Tfno: 979 706 913).
 
En la Archidiócesis de Burgos
 
⚫ Del 2 al 6 de abril, en las Benedictinas de Aranda. Director: D. Argimiro Martín Benito, Director Espiritual en el Colegio Español de Roma.
 
⚫ Del 27 al 31 de agosto, en Silos. Director: Mons. Antonio Algora, Obispo Emérito de Ciudad Real.
 
En la Diócesis de Zamora
 
⚫ Del 8 al 12 de enero, en la Casa de Ejercicios de Zamora. Director: Mons. Ángel Pérez Pueyo, Obispo de Barbastro.
 
Regionales (Villagarcía de Campos)
 
⚫ De 26 de agosto al 1 de septiembre, en la Casa de Espiritualidad de los Jesuitas de Villagarcía de Campos (Valladolid). Director: D. Agustín Sánchez Manzanares, Director Espiritual del Seminario de Orihuela.

«Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados»


«El emigrante que reside entre vosotros será para vosotros como el indígena: lo amarás como a tí mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto. Yo soy el Señor vuestro Dios». Lev 19, 34

Todos sabemos que el Papa Francisco siente muy profundamente el dolor de los refugiados, inmigrantes, desplazados forzosos y víctimas de trata. En este sentido ha creado un nuevo Dicasterio para el Servicio Humano Integral que, de principio, dirige él directamente. Con él en el timón y abanderados por el Evangelio sin fronteras, la Iglesia, cada uno de nosotros, hemos de capacitarnos interiormente y con las debidas herramientas sociales a hacer frente a los desafíos que nos plantea la realidad migratoria. Este año el lema de la Campaña Mundial nos abre un camino espiritual y social que hemos de recorrer y que sintetiza en cuatro verbos: «Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados». Vamos a profundizar un poco en cada uno de ellos.

Acoger: El verbo acoger no necesita mucha traducción, podemos decir que es sinónimo de hospitalidad. Y hospitalidad es hacer más amplio el “nosotros” que pronunciamos. Un nosotros que hoy tiene colores diferentes, sentires diferentes y hasta formas litúrgicas diferentes.

Y cuando hablamos de acogida no nos referimos simplemente a cualquier acogida, nos referimos a la acogida que rompe distancia, en la que no hay asimetría en el encuentro, sino reciprocidad, es la buena acogida en la que no te sientes simplemente atendido, sino cuidado y agasajado.
 
La acogida tiene un ida y vuelta: yo te acojo y tú me devuelves una riqueza que no tenía, tu persona, tu vida, tu amistad, tus puntos de vista...; un tú diferente me es devuelto y eso me enriquece.
 
Si nos situamos ahora en una acogida al inmigrante y refugiado, la acogida significa ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino.

Algunas propuestas concretas: Visados por motivos humanitarios / No a las expulsiones colectivas / Alojamientos dignos / Seguridad personal y acceso a los servicios básicos / Corredores humanitarios.
 
Proteger: Un segundo verbo que se nos manifiesta también con claridad. Es curioso; si miras su equivalente en imágenes en Google te encuentras con que aparece una variedad de pomadas y otros recursos relacionados con el cuidado personal.

¿Será que la protección tiene que ver con la debilidad, la vulnerabilidad, el curar las heridas, con los peligros, con los daños...?

Protegemos cuando resguardamos a alguien de algún peligro, cuando curamos las heridas nacientes, cuando estamos atentos a la debilidad humana y su finitud en la vida. Pero proteger es también “amparar, favorecer y defender”.

Proteger a los inmigrantes y refugiados significa conjugar una serie de acciones en defensa de los derechos y de la dignidad de los inmigrantes y refugiados, independientemente de su estatus migratorio.
 
Algunas propuestas concretas: Dar informaciones veraces antes de dejar el país / Acceso equitativo a la justicia adecuada / Asistencia consular l Derecho a tener consigo los documentos de identidad / Libertad de movimiento en los países de acogida / Posibilidad de trabajar. 
Promover: Aquí sí que encontramos cantidad de sinónimos: impulsar, favorecer, apoyar, organizar, promocionar, crear, fundar, inspirar... Si la traducimos del latín, promovere, significa “mover o empujar hacia delante”.

La promoción es una palabra que se utiliza en cualquier ámbito de la vida, mucho en el laboral y publicitario. Tiene que ver con unos intereses que creemos importantes, con unos objetivos que nos mueven a actuar o con unas necesidades que se resuelvan.

La promoción tiene un sentido ascendente y positivo. No te sitúa en el punto de origen, sino en un destino, no te deja estancado, sino que te dinamiza. Exige de nosotros un trabajo de acción.
 
Promover a los inmigrantes y refugiados significa trabajar, tanto con ellos como con las comunidades que se les acoge, a que se les dé la posibilidad de realizarse como personas en todas sus dimensiones: religiosa, social, cultural.
 
Algunas propuestas concretas: Profesar y practicar la propia fe / Cursos formativos, lingüísticos y de ciudadanía activa / Inserción socio laboral / Reagrupación familiar.

Integrar: Según el diccionario de la Real Academia Española integrar significa hacer que una persona o una cosa se incorpore a algo para formar parte de ello. También podemos definirla como completar un todo con las partes que hacen falta, bien objetos o personas. De esta manera podemos hablar de la integración escolar, familiar, social, incluso económica y científica. Ahondando en el término podemos decir que lo contrario de integración es separación o discriminación.

La integración de los inmigrantes y refugiados nos pone en el plano de las oportunidades de enriquecimiento cultural generadas por la presencia de los emigrantes y refugiados.
 
La integración no es una asimilación, que induce a suprimir o a olvidar la propia identidad cultural. El contacto con el otro lleva, más bien, a descubrir “su secreto” a abrirse a él para aceptar sus aspectos válidos y contribuir así a un conocimiento mayor de cada uno.
 
Muchas veces oímos eso de que “los inmigrantes no se integran”, y pareciera que los inmigrantes son culpables de su propia situación personal. Unido a esto Europa está abriendo un camino de exclusión y racismo a la realidad de la movilidad humana.
 
Sin embargo, el Papa Francisco insiste en trabajar juntos en construir la cultura del encuentro, la única capaz de construir un mundo más justo y fraterno.
 
Construir una comunidad no asimilacionista, ni multicultural, sino intercultural significa comprometerse en un proceso mutuo de encuentro para lograr un nosotros nuevo y diferente.
 
Algunas propuestas concretas: Nuevo sentido de la ciudadanía / Vías de regulación extraordinaria / Programas y proyectos de inserción social / Cultura del encuentro / Ayudas a la inserción laboral en su patria.

Estrella M.ª Merchán Salas.
Directora del Departamento de Inmigración de la Comisión Episcopal de Migraciones (CEE)

lunes, 1 de enero de 2018

Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz


Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz. 1 de enero 2018

Con un deseo de «paz a todas las personas y a todas las naciones de la tierra» se inicia el Mensaje del Papa Francisco para la 51 Jornada Mundial de la Paz -que celebraremos el próximo 1 de enero de 2018- y que lleva por título “Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz”.

Una paz que es una aspiración profunda de todas las personas, asegura el Papa, señalando que «es el deseo especialmente de aquellos que más sufren por su ausencia». Con esta premisa el Papa recuerda, de manera particular, a los más de 250 millones de migrantes en el mundo que buscan un lugar «donde vivir en paz».

En el Mensaje, el Papa envía un abrazo misericordioso «a todos los que huyen de la guerra y del hambre, o que se ven obligados a abandonar su tierra a causa de la discriminación, la persecución, la pobreza y la degradación ambiental». Con este espíritu de misericordia, el Pontífice evidencia que acoger al otro exige un «compromiso concreto, una cadena de ayuda y de generosidad, una atención vigilante y comprensiva, la gestión responsable de nuevas y complejas situaciones que, en ocasiones, se añaden a los numerosos problemas ya existentes, así como a unos recursos que siempre son limitados.

El Santo Padre exhorta entonces a los gobernantes a ejercitar «la virtud de la prudencia» necesaria para que sepan acoger, promover, proteger e integrar, estableciendo medidas prácticas que, «respetando el recto orden de los valores», ofrezcan a los ciudadanos los bienes materiales y espirituales necesarios, garantizando en las comunidades el desarrollo armónico.

El Papa Francisco reitera que conflictos armados y violencia organizada siguen causando el desplazamiento de las poblaciones, pero no es ésta la única causa: porque las personas, dice el Papa, también migran «por el anhelo de una vida mejor» y con el deseo de dejar atrás la «desesperación» de un futuro imposible de construir. Quien no puede disfrutar del derecho de construir su propio futuro, «no puede vivir en paz», asegura.

El Papa habla claramente de quienes fomentan «el miedo hacia los migrantes, en ocasiones con fines políticos» denunciando que en vez de construir la paz, siembran violencia, discriminación racial y xenofobia. Y contrastando esta actitud, invita a mirar las migraciones globales con mirada llena de confianza, como oportunidad para construir un futuro de paz, para todos.

Compasión, no sin prudencia

La compasión, abrir nuestros corazones a los hermanos y hermanas que buscan un lugar seguro para vivir en paz, es esencial, pero no suficiente. Como ha dicho repetidas veces el Papa, la compasión debe ir acompañada de la prudencia, entendida como “el discernimiento capaz de gobernar las acciones humanas”. Acoger verdaderamente a los demás requiere un compromiso concreto y formas efectivas de apoyo para lograr la integración.

La vida familiar es un ejemplo óptimo. Cada miembro de la familia tiene necesidades reales. Los padres deben saber cómo distinguirlas de los caprichos. Los padres “prudentes” responden a las necesidades asignando los recursos sobre esta base. Si los recursos son insuficientes, cambian sus objetivos: no bloquean ni expulsan a los miembros que tienen demasiadas necesidades.

El tema del Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año, es decir, migrantes y refugiados, es parte del cuidado de la casa común que el Papa ha propuesto con tanto vigor y eficacia en la Laudato si’. Los gobernantes tienen la responsabilidad de gestionar situaciones complejas y cambios rápidos, y de asignar recursos limitados. Como en una familia, necesitamos que sean tan compasivos como prudentes, capaces de atención y de cuidado. Deberían tomar medidas prácticas para acoger, proteger, promover e integrar: es su deber hacerlo, dentro de los límites permitidos por el bien común rectamente entendido, así como favorecer la incorporación a la sociedad de los nuevos miembros. Por eso deben tener ante sus ojos las necesidades de todos los miembros de la familia humana y el bienestar de cada persona. Al mismo tiempo, “los inmigrantes no deben olvidar que tienen el deber de respetar las leyes, la cultura y las tradiciones de los países que los acogen”.

Y sí... hay muchos aspectos que pueden -y deben- tratar los gobernantes. Pero también hay una clara invitación a considerar a los migrantes y refugiados como hombres y mujeres que buscan, llevan y construyen la paz.

El misterio es precisamente éste: lo que se les ha denegado en el país de origen, los migrantes ayudan a construirlo allí donde llegan. Ese misterio lo experimentan aquellas comunidades, cristianas o no cristianas que brindan acogida y construyen integración. Con palabras proféticas, el Papa Francisco nos recuerda en el Mensaje que tenemos la capacidad transformar en “talleres de paz nuestras ciudades, a menudo divididas y polarizadas por conflictos que están relacionados precisamente con la presencia de migrantes y refugiados”.