jueves, 2 de marzo de 2017

Un Misal renovado para toda la comunidad

Lex orandi, lex credendi. Este adagio latino puede ser traducido por “lo que se reza es lo que se cree”. En las celebraciones litúrgicas, oramos nuestra fe, para que se actualice, y también para que se comunique a los demás. Por eso, el MISAL -libro litúrgico que recoge las oraciones para celebrar la santa Misa- es un instrumento de excepcional importancia para la vida de fe de la Iglesia. La nueva edición -la tercera en español desde el concilio Vaticano II- es una ocasión óptima para que pastores y fieles conozcan mejor el tesoro oracional presente en cada Eucaristía. 

La instrucción Liturgiam authenticam de 2001 solicitaba a las Conferencias Episcopales una revisión delicada de las traducciones de los textos litúrgicos oficiales en latín a las diversas lenguas nacionales. Con ese deseo de una mayor fidelidad a los textos originales -fruto del cual se fraguó la Biblia de la Conferencia Episcopal Española- arrancó hace años la preparación de una nueva edición del Misal romano en castellano que acaba de ver la luz. A partir del 4 de marzo por la tarde, toda la Iglesia en España se dispondrá a inaugurar con el primer domingo de Cuaresma los nuevos textos litúrgicos. La Misa sigue siendo la misma, pero descubriremos cambios importantes.

“PRO MULTIS”

Sin duda, la modificación más significativa se encuentra en la fórmula de la consagración. El «Tomad y bebed todos de él (...) que será derramada por vosotros, y por todos los hombres...» dará paso al nuevo «que será derramada por vosotros, Y POR MUCHOS, para el perdón de los pecados...». Esta expresión procede del texto bíblico aparecido en los evangelios de Marcos y Mateo, traducido al latín con el “pro multis”, y que en castellano se había formulado con una expresión no del todo precisa.

MÁS CAMBIOS

En la nueva edición ya aparecen los textos propios de los santos más recientemente canonizados -hasta el 2015- por lo que entran cuatro memorias obligatorias y dieciséis memorias libres. Se encontrarán 37 nuevas oraciones, el prefacio propio de santa María Magdalena -apóstol de los apóstoles- y nuevos formularios para santos monjes y monjas. También aparecen dos nuevas misas votivas: de la Divina Misericordia y de san Juan Bautista. Las misas “por diversas necesidades” han sido reestructuradas, y los nombres de las fiestas marianas han sido unificados: en todos los casos se tratará de la Bienaventurada Virgen María... del Monte Carmelo, del Pilar, de la Almudena... En el prefacio dominical del “día del Señor” se ha abreviado una expresión dudosa con la siguiente formulación: «...la humanidad entrará en tu descanso».

ASPECTOS FORMALES

En la nueva edición se ha buscado compaginar varios criterios de gran importancia: en primer lugar, la dignidad de lo que se contiene. En segundo, la practicidad de su uso. No es un libro de museo, sino para ser utilizado cotidianamente. En tercer lugar, su durabilidad. Estas guías maestras se han concretado en la edición presente de múltiples modos. 

La estampación de la cruz dorada en la cubierta de portada -con el crismón en el centro-, junto con las letras en el lomo, y el icono trasero del cordero -idéntico al que ilustra los nuevos leccionarios- ha querido mostrar la distinción de los libros dentro de una misma línea de edición.

Que la nueva edición venga dentro de un estuche que lo protege, que las cintas separadoras hayan sido cortadas en calor para evitar que se deshilachen, o las 36 lengüetas sean más resistentes, responden al deseo de que las comunidades usen por muchos años el mismo misal sin necesidad de recambios.

El nuevo volumen -que consta de 1370 páginas- incluye 19 ilustraciones. La más ricamente ornamentada la encontramos al comienzo de la plegaria eucarística primera o canon romano. El resto, al inicio de cada tiempo litúrgico y de cada sección del Misal. Las imágenes, que han sido elaboradas ad hoc para la nueva edición, buscan ayudar a la oración y a la devoción de los celebrantes.


DEL “PRO MULTIS” AL “POR MUCHOS”

De la carta de SS Benedicto XVI al presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Abril 2012.

«... el paso del “pro multis” al “por todos” no era en modo alguno una simple traducción, sino una interpretación, que seguramente tenía y sigue teniendo fundamento, pero es ciertamente ya una interpretación y algo más que una traducción.

... soy consciente de que (el cambio de traducción) representa un reto enorme para todos aquellos que tienen el cometido de exponer la Palabra de Dios en la Iglesia ... Ellos (los fieles) se dirán: Pero Cristo, ¿no ha muerto por todos? ¿Ha modificado la Iglesia su doctrina? ... por este motivo (...) se decidió que esta traducción fuera precedida de una esmerada catequesis (...) Hacer preceder la catequesis es la condición esencial para la entrada en vigor de la nueva traducción».

La Iglesia ha tomado esta fórmula -“por muchos”- de los relatos de la institución en el Nuevo Testamento. Lo dice así por respeto a la palabra de Jesús, por permanecer fiel a él incluso en las palabras.


CANTAD AL SEÑOR
Otra de las novedades importantes de esta tercera edición del Misal es el apartado musical. El criterio subyacente es que el canto ennoblece las celebraciones. Pero no se trata de insertar más cantos a la Misa, sino de “cantar la Misa”. Para ello, el nuevo volumen va acompañado inseparablemente de 3 cd´s con grabaciones de toda la Eucaristía: desde el saludo inicial y la proclamación de las lecturas, hasta la bendición final, pasando por los 103 prefacios incluidos en el Misal. «Cantar es propio de quien ama», que diría San Agustín.


Por decreto del Presidente de la Conferencia Episcopal Española esta edición del Misal entrará en vigor a partir de las Misas vespertinas del domingo I de Cuaresma (el sábado 4 de marzo de 2017), y su uso será obligatorio a partir de ese momento en todas las Misas que se celebren en lengua española en las diócesis de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada