domingo, 5 de marzo de 2017

5 de marzo de 2017 I Domingo de Cuaresma

  • Gén 2, 7-9; 3, 1-7 Creación y pecado de los primeros padres
  • Sal 50 Misericordia, Señor, ­­­hemos pecado 
  • Rom 5, 12-19 Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia 
  • Mt 4, 1-11 Jesús ayuna cuarenta días y es tentado.

La Cuaresma se enraíza en los cuarenta días y cuarenta noches en que, llevado por el Espíritu al desierto, Jesús fue tentado por el diablo. No se dejó llevar por aquellas tres tentaciones que afectaban directamente a su misión como Mesías (Ev). Contrasta su obediencia a la voluntad de Dios como la desobediencia de Adán y Eva en el paraíso cuando se quisieron constituir en criterio supremo del bien y del mal, por encima de Dios (1 Lect). Así entró en el mundo el pecado y la muerte; pero por la obediencia de un solo hombre, Jesucristo, donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia (2 Lect).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada