jueves, 30 de marzo de 2017

Un libro indispensable

San Manuel González García: un hombre de Cristo para el pueblo y del pueblo para Cristo constituye la versión abreviada de una tesis doctoral que muchos esperan. Esta edición divulgativa ha sido preparada para el público general. Comprende un repaso histórico de la vida y obra de san Manuel con documentación inédita, no incluida en las biografías oficiales anteriores.

Tiene como objetivo principal eliminar las dudas sobre las circunstancias políticas y sociales que propiciaron el destierro de Málaga, resaltando el sentido de compromiso que tenía el Obispo para con su diócesis y el aprecio de muchos sacerdotes y fieles. Describe las diversas etapas de su salida, desde la quema del Palacio Episcopal acaecida el 11 de mayo de 1931, el traslado a Gibraltar, su regreso a Ronda, su espera en Madrid, las motivaciones personales que le movieron a escoger la nueva diócesis en Palencia, hasta su muerte en Madrid.

Con el objetivo de aclarar la duda acerca de su vinculación afectiva y moral con la sede episcopal malacitana, la segunda parte del libro describe los símbolos arquitectónicos del Seminario Diocesano de Málaga. El análisis revela aspectos importantes sobre la cultura y el pensamiento de san Manuel. Cada espacio, estructura, o figura está pensada con fin pedagógico. Recrea de manera plástica el fundamento de la fe, que es Cristo, y otros aspectos de su carisma eucarístico reparador.

La tercera y última parte es la más novedosa. Basándose en estudios anteriores sobre la experiencia mística y el proceso redaccional de san Juan de la Cruz, analiza la experiencia fundante de Palomares del Río, plasmada en un texto publicado catorce o quince años después que recoge tres voces: puerta, mirada y corazón. Convertidos en símbolos literarios, articulan la experiencia de Dios y la dinámica espiritual que conduce a la unión con Dios en clave de entrada y salida por la puerta, entrecruzamiento de las miradas y transformación del corazón humano a imitación de Cristo.

El Rvdo. Dr. Antonio Jesús Jiménez Sánchez es malagueño. Hizo su licenciatura en Filosofía y Letras, sección Historia. Luego realizó estudios teológicos en la Universidad de Navarra y en el Seminario de Málaga, vinculado a la Universidad de Cartuja de Granada, que culminó con el título de Bachiller en Teología. Completados sus estudios, recibió el Orden Sacerdotal el 19 de junio de 2010. Actualmente es postulador para la causa de los santos de la diócesis malacitana. El 23 de noviembre de 2015 defendió su tesis doctoral en Historia con el título Vida y obra del obispo de Málaga, Beato don Manuel González García: Revisión histórica y Aproximación literaria, que recibió la máxima calificación de sobresaliente Cum Laude, con mención europea. Historiador de vocación, ha presentado comunicaciones en varios foros. Destacan sus estudios sobre las religiosas concepcionistas, religiosidad popular y sobre relaciones de género. Actualmente pertenece al grupo de investigación Crisol-Malaguide de la Universidad de Málaga. 

El 8 de septiembre de 2016, en Palencia, hizo su ofrenda como Discípulo de San Juan, rama masculina de la Unión Eucarística Reparadora fundada por san Manuel González.

* El libro está disponible en la Librería de las Nazarenas.

martes, 28 de marzo de 2017

La Biblia y el móvil

«Durante los cuarenta días de la Cuaresma, como cristianos estamos invitados a seguir las huellas de Jesús y a hacer frente a la batalla espiritual contra el maligno con la fuerza de la Palabra de Dios. No con nuestra palabra: no sirve. La Palabra de Dios: aquella que tiene la fuerza para derrotar a Satanás. Para ello hay que familiarizarse con la Biblia: leerla menudo, meditarla, asimilarla. La Biblia contiene la Palabra de Dios, que siempre es actual y eficaz. Alguien dijo: ¿qué pasaría si tratamos la Biblia como tratamos a nuestro teléfono móvil? Si la lleváramos siempre con nosotros, o al menos el pequeño Evangelio de bolsillo, ¿qué sucedería? Si nos volviéramos cuando nos la olvidamos: tú te olvidas el teléfono celular... “¡úh! ¡No lo tengo, vuelvo a buscarlo!”. Si la abriéramos varias veces al día; si leyéramos los mensajes de Dios contenidos en la Biblia como leemos los mensajes del teléfono... ¿qué sucedería? Claramente la comparación es paradójica, pero hace reflexionar. De hecho, si tuviéramos la Palabra de Dios siempre en el corazón, ninguna tentación podría alejarnos de Dios y ningún obstáculo podría desviarnos del camino del bien; sabríamos vencer las sugerencias cotidianas del mal que está en nosotros y fuera de nosotros; seríamos más capaces de vivir una vida resucitada según el Espíritu, acogiendo y amando a nuestros hermanos, especialmente a los más vulnerables y necesitados, y también a nuestros enemigos».

¿Qué pasaría? ¿Qué sucedería? Estas preguntas nos hacía el Papa Francisco en el Ángelus del 5 de marzo... en el I Domingo de Cuaresma

El Papa Francisco nos pregunta, utilizando un ejemplo que todos podemos entender... y nos plantea una situación a la que muchos tenemos que responder.

Domingo Pérez

lunes, 27 de marzo de 2017

La Canonización

Doce años han transcurrido desde que el cardenal Hugolino colocó en la tierra el cuerpo Santo Domingo. Inmediatamente surgió un culto público en torno a su tumba. Pero los frailes no sólo no lo han aprobado, sino que lo han extinguido. Hugolino, ya Papa Gregorio IX, se lo reprochará duramente. Sin embargo, la emoción con que los frailes testigos de su vida depusieron en el proceso de canonización, no permite pensar en un desinterés. Cree el Padre Vicaire, que los frailes quisieron evitar cualquier atisbo de lucro, muy del uso de la época, estas cosas hubieran horrorizado a fray Domingo.

En medio de un extraordinario clima de fervor, y gracias a la ardiente palabra de un predicador popular, que conmueve a Bolonia entera, el dominico Juan de Vicenza, se reaviva el culto popular a Santo Domingo, y se convierte en un verdadero incendio. Quedan despejadas las objeciones de los dominicos. Se obtiene de la Iglesia el permiso para la traslación de las reliquias a un nuevo sepulcro el 24 de mayo de 1233. Abierta la tumba, sale de ella un perfume de una suavidad y de una intensidad totalmente sobrenaturales, que invaden a toda la innumerable concurrencia. Ante este milagro esplendoroso el entusiasmo no conoce límites, y lleva hasta Roma a las autoridades civiles y religiosas de Bolonia, para obtener la canonización.

La canonización, pronunciada por Gregorio IX el 3 de julio de 1234, no se debe solamente a estos sucesos. Ellos dieron origen al texto del proceso que preparó esta declaración: nueve declaraciones conmovedoras de los frailes de Bolonia, y una treintena del sur de Francia. Nos han proporcionado también el Librito que compuso Jordán de Sajonia, poco antes de la traslación de los restos. Privados de estos documentos, hubiéramos sabido muy pocas cosas sobre la verdadera personalidad del santo fundador y de sus primeros hermanos. Hombres y mujeres sencillos que escucharon sus palabras o que vivieron con fray Domingo, frailes y prelados llenos de doctrina y de gobierno, han hablado con sencillez bajo juramento, sin más interés que el de la verdad, pero sin que les faltara el cariño y el tierno recuerdo de quien quieren llamar santo.

Fray Luis Miguel García Palacios, O.P.
Subprior del Convento de San Pablo

domingo, 26 de marzo de 2017

26 de marzo de 2017 IV Domingo de Cuaresma «Lætare»

  • 1 Sam 16, 1b. 6-7. 10-13a David es ungido rey de Israel 
  • Sal 22 El Señor es mi pastor, nada me falta 
  • Ef 5, 8-14 Levántate de entre los muertos y Cristo te iluminará 
  • Jn 9, 1-41 Él fue, se lavó, y volvió con vista.

Cristo se hizo hombre para conducirnos a los peregrinos en tinieblas al esplendor de la fe (cf. prefacio). Es lo que se expone en el Evangelio: todos nacemos privados de la luz de la fe y la gracia de Dios por el pecado original. Lo mismo que el primer hombre fue creado del barro de la tierra, Cristo hizo barro con su saliva, lo untó en los ojos del ciego y le mandó lavárselos con agua, y el ciego vio. En el bautismo Cristo nos vuelve a crear. Y, como el ciego, en la Cuaresma tenemos que seguir renunciando a cuanto nos impide decirle a Cristo con toda verdad: «Creo en ti, Señor».

sábado, 25 de marzo de 2017

¿Qué significa «bien común»? y ¿Cómo se puede desarrollar el «bien común»?

¿Qué significa «bien común»?
[DOCAT 87] El «bien común» es, según el Concilio Vaticano II, «el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de su miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección» (GS, 26). El fin del hombre es cumplir «el bien», y el de la vida social es el bien común: «El bien común se puede considerar como la dimensión social y comunitaria del bien moral» (CDSI 164). El bien común señala tanto el bien de todo hombre, como el bien de todo el hombre. El bien común necesita ante todo de un contexto de orden estatal que funcione, tal y como lo dispone el Estado de derecho, ya que en él se deberán satisfacer los fundamentos naturales de la vida. En este marco tienen cabida los derechos humanos a la alimentación, la vivienda, la salud, el trabajo y la educación; junto a estos ha de reinar además la libertad de opinión, reunión y religión. En este punto coinciden las demandas del bien común con los derechos universales del hombre.
En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [164]

¿Cómo se puede desarrollar el «bien común»?
[YOUCAT 327] El «bien común» se da allí donde se respetan los derechos fundamentales de la persona y donde las personas pueden ejercer en libertad su desarrollo espiritual y religioso. El bien común significa que las personas pueden vivir en libertad, paz y seguridad. En los tiempos de la globalización el bien común debe buscar un alcance mundial y contemplar los derechos y obligaciones de toda la humanidad.
En el Catecismo de la Iglesia Católica: [1907-1912, 1925, 1927]

jueves, 23 de marzo de 2017

Convivencia para Matrimonios

El 26 de marzo, se celebra en la Diócesis una convivencia espiritual dirigida a matrimonios, una oportunidad para vivir este tiempo de Cuaresma y profundizar en la vida de Fe de los matrimonios.

Dirige el encuentro el degado de Laicos y responsable del área de Familia, César Vicente. A las 10:30h en las Nazarenas (Ctra. de Burgos).

miércoles, 22 de marzo de 2017

Música solidaria con Manos Unidas

La Banda de Música y la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Palencia ofrecen el 23 de marzo un concierto solidario a favor de Manos Unidas.

Las entradas pueden adquirirse en la sede de Manos Unidas al precio de 5€, y lo recaudado se destinará a los proyectos de cooperación de Manos Unidas. 

Aquellas personas que no puedan asistir, existe la posibilidad de adquirir la Fila 0 La actuación comenzará a las 19:30h en el Conservatorio.

martes, 21 de marzo de 2017

Nombramientos

Recientemente nuestro Obispo D. Manuel ha nombrado a D. Eloy Fernández Tejerina Vicario Parroquial en la U.P. de Cervera de Pisuerga.

lunes, 20 de marzo de 2017

Un Libro: Dios mío, Dios mío, ¿porqué me has abandonado?

Dios mío, Dios mío, ¿porqué me has abandonado?
Luis Ángel Montes Peral
Ed. San Pablo
 
La pasión de san Marcos ofrece con sencillez y verdad la memoria fehaciente del último día de la vida de Jesús de Nazaret. Impresiona conocer los momentos finales de la existencia expropiada de un hombre excepcional, que murió por la humanidad entera e hizo de su vida una entrega incondicional a los demás. Sus últimas palabras nos conmueven de una manera especial porque el evangelista incluso tuvo el detalle de conservarlas en su idioma original, tal como fueron gritadas por el Crucificado. Esas palabras han querido ser el título el nuevo libro del sacerdote palentino Luis Ángel Montes.

domingo, 19 de marzo de 2017

19 de marzo de 2017 III Domingo de Cuaresma

  • Éx 17, 3-7 Danos agua que beber 
  • Sal 94 Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón» 
  • Rom 5, 1-2. 5-8 El amor ha sido derramado en nosotros por el Espíritu que se nos ha dado 
  • Jn 4, 5-42 Un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna
En la primera lectura, el pueblo de Israel en el desierto pide agua para beber y Moisés la hace brotar de una roca. Se anuncia así el agua que brotará del costado de Cristo abierto por la lanza del soldado: quien la beba, por la fe en Cristo y por el bautismo «se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna» (Ev). Esa agua significa el amor de Dios derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado; amor que llevó a Cristo a morir por nosotros, pecadores (2 Lect).

Carta a un amigo y a los hermanos y amigos lectores en el Día del Seminario - 19 de marzo de 2017

- ¡Qué, Manuel! ¿Vas a hablar y escribir sobre el seminario?
- Sí, ¡cómo no! Debo y quiero hacerlo.
- Pero, qué vas a decir, si no tenemos seminario en la Diócesis de Palencia.
- ¿Quién te ha dicho que no tenemos Seminario? Sí que tenemos. Por eso voy a hablar y escribir.

Hace unos días tuvimos esta conversación, ¿lo recuerdas? Y aquí me encuentro hablándote y escribiendo sobre nuestro Seminario y sobre la Vocación.

Para empezar por lo primero, tenemos tres seminaristas: René, Álvaro y Daniel, que el pasado 25 de febrero fueron instituidos en los ministerios de acólitos y de lectores. Los tres han estudiado en el Seminario de la Archidiócesis de Madrid; René, después de terminar el curso pasado, ahora está viviendo con el sacerdote responsable de la Unidad Pastoral de Frómista en un tiempo de práctica pastoral; Álvaro y Daniel terminarán en junio sus estudios eclesiásticos en Madrid. He hablado con ellos y, si Dios quiere, en el otoño serán ordenados de Diáconos.

También tenemos perspectivas de futuro. Cuando participé en la Peregrinación a Lourdes y visité los campamentos de verano de la Diócesis, cuando celebro el Sacramento de la Confirmación en las distintas parroquias o presido la Eucaristía Dominical en algunos pueblos sustituyendo a los párrocos, no dejo de proponer a los adolescentes y jóvenes la pregunta sobre la vocación. Algunos me han dicho que sí, otros que no saben, otros que no y, otros me dicen que nunca se lo había preguntado nadie o que no lo han pensado, pero que lo pensarán. Actualmente hay un grupo pequeño al que estamos acompañando sus párrocos y Aurelio, Delegado de vocaciones, para ayudarles a discernir su vocación y la respuesta.

Tenemos, además, la perspectiva de futuros diáconos permanentes, casados y no casados. El Consejo Presbiteral ha visto bien que en nuestra Iglesia se instituya y fomente este ministerio, y ya hay unas personas que próximamente iniciarán su formación. 

Tenemos muchas personas, laicos, laicas, monjes y monjas, religiosos y religiosas, miembros de vida consagrada y sacerdotes que todos los días oran y piden al Dueño de la mies que mande obreros a su mies, y Dios, que no es sordo, sin duda escucha y escuchará.

Tenemos muchos jóvenes nobles y generosos en la Iglesia y en la sociedad palentina, que buscan su futuro y su felicidad no sólo pensando en ellos sino en los demás, especialmente en los más necesitados, que saben o intuyen que han venido a este mundo llamados por Dios, -algunos dicen “por alguien” o “por algo”-, para crecer como personas, trabajar para los demás y para sí, ser felices en el matrimonio, en la soltería, en el servicio eclesial, político, sindical, social y cultural y hacer un mundo más humano, justo y fraterno. ¿Por qué no ayudarles a caer en la cuenta de que es Dios quien les llama al amor y a la vida, a servir a los hombres como diáconos o a ser sacerdotes y contribuir así a anunciar la alegría del Evangelio y que otros y ellos mismos sean felices? He comprobado que rara es la familia palentina en la que no ha habido o hay algún sacerdote o religioso al que no se recuerda con cariño, gratitud y cierta sana envidia. Unos han estado o están fuera, en misiones; otros desarrollan su misión aquí, en nuestros pueblos, villas y ciudades, en la Montaña, Tierra de Campos, el Camino, el Cerrato, la Vega o la Ciudad. Nuestra Iglesia ha sido y es generosa como pocas y debemos sentirnos orgullosos. ¿Cómo no continuar esta característica que nos identifica?

¿No te parece que tenemos perspectivas de futuro para confiar en Dios y en los jóvenes?

Tenemos, además, los edificios: el Seminario Mayor de San José, en la calle Cardenal Almaraz, y el Seminario Menor de San Juan de Ávila, en la carretera de León. Aunque la conservación de los edificios no es lo principal ni mucho menos, la simple imagen del edificio vacío nos hace preguntarnos qué hacemos por las vocaciones al ministerio.

Como ves, ¿cómo no voy a hablar y escribir sobre el Seminario, si tenemos perspectivas de futuro?
Y, de paso, te comento el lema del día del Seminario. ¡Qué bonito e interpelante es! Dice: “¡CERCA DE DIOS Y DE LOS HERMANOS”! ¿Te has fijado en él?

Todos los cristianos estamos llamados a distinguirnos por estar cerca de Dios y de los hermanos, especialmente de los pobres y necesitados, de los que más sufren soledad, enfermedad, abandono... compartiendo lo que somos y tenemos. Pero no lo hacemos por simple altruismo, sino por amor, porque nos sentimos amados.

Queremos estar cerca porque amamos a Dios y a nuestro hermano, porque Dios Padre está cerca de nosotros, en Él nos movemos, somos y existimos; estar cerca porque su amor nunca nos abandona y, aunque nosotros le demos la espalda, siempre espera nuestra vuelta para abrazarnos y hacer fiesta; estar cerca porque el Hijo de Dios, se ha acercado tanto que se ha hecho hombre por nosotros y con nosotros; Jesús, Dios con nosotros y el Hombre nuevo, comparte alegrías y penas, salud y enfermedad, vida y muerte para hacernos partícipes de su amor y vida, de su divinidad y gloria; estar cerca porque el Espíritu del Padre y de Jesús, su Hijo, mora, habita en nosotros y nos hace sentir su compañía, amor, alegría, consuelo y aliento que despierta esperanza de un mundo nuevo. 

Los diáconos y sacerdotes somos los que, siguiendo el ejemplo de Jesús, el Buen Pastor y en comunión con Él, después de escuchar su voz y responder a su llamada y confianza, queremos estar cerca de los hermanos para hacerles sentir y experimentar, no sólo saber, por medio de nuestros encuentros y servicios, que Dios ama, acoge y acompaña a todos y a cada uno, con nuestro nombre, apellidos y circunstancias, que no abandona nunca, que busca siempre nuestro bien temporal y eterno.
El Seminario es una institución diocesana donde se forman, viven y conviven, estudian, aprenden, oran y celebran fraternamente, en un ambiente de la familia eclesial, los que, siguiendo la llamada de Jesús y estando “CERCA DE DIOS”, quieren estar y gastar su vida como Él “CERCA DE LOS HERMANOS”. 

Entonces, querido amigo y también todos los que leeréis esta carta ¿cómo podéis apoyar a nuestros seminarios de Palencia? ¿Cómo sentir con el Seminario y cómo ayudar a los seminaristas presentes y futuros? Señalo cuatro modos:

Primero: ORANDO AL PADRE para que despierte las conciencias de nuestros jóvenes, escuchen la llamada de Jesús que invita a ir hacia Él y se planteen su vida desde la cercanía a Dios y a los hermanos; dicho de otra manera, que se planteen vivir desde la llamada de Dios para servir a los hermanos particularmente como sacerdotes.

Segundo: Siendo todos nosotros CRISTIANOS EJEMPLARES, que estamos cerca de Dios y de los hermanos; que esto se note, sea visible e interpelante para gozo nuestro y de todos.

Tercero: HABLANDO Y PROPONIENDO LA VOCACIÓN AL DIACONADO Y AL SACERDOCIO como un camino para ser feliz y hacer felices a los demás, a nuestros hijos, nietos, amigos, compañeros, a los niños y jóvenes en los centros educativos, por todos los medios habidos y por haber, en las catequesis, encuentros de grupos, eucaristías y homilías.

Y cuarto: COLABORANDO CON EL SEMINARIO con el interés, el afecto y con nuestra aportación económica en la colecta del Día del Seminario el Domingo 19 de marzo. Así ayudaremos en la formación de los presentes y futuros seminaristas y en las actividades que se realizan desde la Pastoral Vocacional y Juvenil. 

Ya ves, querido amigo, que tenemos perspectivas de futuro y un camino que recorrer. Te invito a invito a todos, porque lo necesitamos, a orar conmigo a la Virgen María y a San José, su esposo y patrono de los seminarios, miembros del primer seminario de la historia, el de Nazaret, donde se educó nuestro Gran Sacerdote y Pastor, Jesús, a San Antolín, diácono y mártir, nuestro patrono, y a San Manuel González, seminarista, diácono, sacerdote y obispo, que trabajó tanto por las vocaciones y el seminario, para que intercedan por nosotros y seamos bendecidos con nuevas, muchas y buenas vocaciones y que el Señor nos mire con misericordia a los miembros de esta Iglesia de Palencia y a todos los palentinos.

+Manuel Herrero, OSA
Obispo de Palencia



Para conocer lo que hacen y viven nuestros seminaristas
En la web
https://semipalencia.wordpress.com
En Facebook https://www.facebook.com/seminariodepalencia
En Twitter @SemiPalencia




Oración
Dios Padre, que con el ejemplo de tu Hijo nos enseñas que no hay verdadero amor sin la entrega generosa de la propia vida, ayuda a aquellos que se preparan en nuestros seminarios a ser pastores según tu corazón, cercanos a ti, y cercanos a los hombres nuestros hermanos.

Que sean en medio de nuestra sociedad tus ojos y tus manos, para ver, curar y acompañar a tantos que quedan heridos en el camino.

Que no falten en tu Iglesia jóvenes dispuestos a servirte según tu voluntad, que con su vida y su palabra muestren a los demás tu amor misericordioso.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Amén.

sábado, 18 de marzo de 2017

Charlas Cuaresmales

Del 20 al 22 de marzo se celebran en nuestra diócesis las tradicionales Charlas Cuaresmales que este año centran su atención en “El Esplendor del Amor, el amor oblativo de Jesucristo en la Cruz, como modelo del amor vocacional y matrimonial”. 

El obispo de la Diócesis, Mons. Manuel Herrero inaugurará estas charlas con la ponencia titulada: “Señor, ¿Qué quieres que haga?” Será el lunes 20 de marzo a las 19:30h en el salón del centro cultural de la Diputación (Pza. Abilio Calderón).

Al día siguiente, el profesor de Sagradas Escrituras y Cristología, Luis Ángel Montes pronunciará la conferencia “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.

Y el día 22, clausurará las charlas cuaresmales el Arzobispo emérito de Barcelona, Cardenal Luis Martínez Sistach con la ponencia: “La alegría del amor en la familia”.

Todas las charlas se desarrollan en el centro cultural de la Diputación (Pza. Abilio Calderón) a partir de las 19:30h. Abiertas al público hasta completar aforo.

Jornada de Teología
Por otro lado, el miércoles 22 de marzo, por la mañana se celebra la Jornada de Teología, dirigida de modo especial a los sacerdotes, pero abierta también a religiosos y laicos comprometidos.
Durante esta jornada se profundizará en la exhortación apostólica Amoris Laetitia, un escrito de gran trascendencia, ya que el presente y el futuro tanto de la Iglesia como de la sociedad, dependen en gran medida de familias bien estructuradas, seguidoras de Jesucristo y su evangelio, que presten su colaboración en el tejido social del mundo actual. Para presentar esta exhortación se cuenta con un ponente de primer orden, que asistió a los dos sínodos como invitado especial por parte del Papa Francisco, se trata del arzobispo emérito de Barcelona, cardenal Luis Marínez Sistach.

viernes, 17 de marzo de 2017

La Amoris Laetitia centra el Encuentro de Villagarcía de Campos

Del 5 al 8 de marzo se ha celebrado en Villagarcía de Campos el XXXVI Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes. Durante este encuentro se abordó la preparación al matrimonio desde las perspectivas pastorales de la exhortación Amoris laetitia. Se trata de una reunión anual que se estableció para generar una conciencia de comunidad y marcar unas orientaciones pastorales comunes para todas las diócesis participantes, en la que a lo largo de estos 35 años se han tratado materias como la enseñanza, las unidades pastorales, la catequesis, la liturgia, el patrimonio cultural, la iniciación cristiana o la caridad, entre otros. 

En esta ocasión, tras las dos ediciones anteriores dedicadas a dar respuesta a la vigorosa llamada del Papa a la salida misionera, la conversión pastoral y el anuncio alegre del Evangelio. El estudio, debate y la oración conjuntas versaron este año sobre la exhortación apostólica Amoris laetitia, centrando su mirada en el camino de preparación al matrimonio (los capítulos VI y VII de la segunda exhortación postsinodal de Francisco). Como subraya el Santo Padre, “la pastoral familiar debe ser fundamentalmente misionera, en salida, en cercanía, en lugar de reducirse a ser una fábrica de cursos a los que pocos asisten”. En los diferentes arciprestazgos se ha venido trabajando la Amoris laetitia para vivir un impulso evangelizador en torno a la familia y en las propuestas de mejora de la preparación al matrimonio. En el encuentro participaron más de 130 personas.

La rama presumida

Había, una vez, un árbol frutal en un monte elevado. Su tronco era fuerte. Ramas verdes en primavera y doradas en otoño extendían sus brazos hacia el cielo y los dirigían ufanas hacia la tierra. Buscaban, sin duda, la admiración de los viandantes.

Pero había una rama especialmente presumida. Un rayo de sol se escapaba, sin permiso del astro-rey, para coquetear con ella cada día, al caer la tarde. El tronco nada decía. Dejaba hacer a sus ramas, sabiendo que sin ellas apenas era árbol.

Por lo demás, -como todos los árboles, aun los más pequeños- aquel era un árbol bueno, bello, callado y sabio. Tenía muchos años. Los pájaros hacían allí sus nidos, las ardillas sus madrigueras, pero él nunca se quejaba. Hundía sus raíces en el suelo para absorber el jugo de la madre tierra, y poder así alimentar a todas sus criaturas, no menos que a sus emperifolladas ramas. Cuando soplaba el viento, el tronco resistía, pero las ramas, siempre más débiles y quejumbrosas, se inclinaban y hacían mucho ruido para llamar la atención de alpinistas y pastores que por allí pasaban.

Todo iba bien. Hasta que, un día cualquiera, la rama presumida, levantó la voz y la moduló especialmente para ser oída: “¡No hay derecho! ¿Os habéis fijado? A mí siempre me toca recibir todas las bofetadas, especialmente cuando el viento sopla fuerte. Todos me envidian porque soy hermosa y me visita el rayo de sol; pero los crueles maderistas se fijan mucho en el tronco (a mí ni me miran), los poetas pasan distraídos y los turistas sólo miran por su teléfono móvil para hacer fotos. ¡Esto no es vida!”.

Y encizañaba constantemente: “Compañeras, manifestaos contra ese tronco inútil y viejo que nada dice y se aprovecha de nosotras. Vamos a ver, compañeras, ramas nobles que me escucháis, ¿de quién son las flores y los frutos? ¿Son del tronco? ¡Son nuestros! El tronco nos explota a todas horas. Cuando hace frío, le abrigamos; cuando hace calor le cubrimos; cuando hace viento no se acatarra, somos nosotras las del resfriado. Además, ¿quién tiene que soportar el hacha de la poda? ¿A quién roban esos ladrones humanos, los frutos del otoño? ¡A nosotras, compañeras!”.

Algunas ramas ya empezaban a aplaudir, haciendo mucho ruido con sus hojas. Otras seguían dormidas, escuchando sólo el canto de los pájaros a quienes todo aquello les tenía sin cuidado. La rama no es que fuera revolucionaria; le importaba muy poco la lucha solidaria; ella solo se buscaba a sí misma; quería llamar la atención.

“¿Por qué todo el mundo se fija en el tronco? ¡Hasta los enamorados escriben sus nombres con letras bonitas, dentro de un corazón grande que pintan, y que sólo existe en sus sueños! ¡Pero esto se acabó! ¡Me divorciaré de éste árbol tonto!”.

Y, un día de fuerte huracán, la rama presumida aprovechó un aullido del viento para dar un estironcito y ¡zas!, se desgajó del árbol. ¡Ay, que feliz se sentía! Al fin era libre. “Libre, compañeras; soy libre, me voy con el rayo de sol” -gritaba fuerte.

Reía como una loca, pero el árbol lloraba. De la herida abierta al desgajarse la rama, caían unas lágrimas silenciosas y amargas.

Pero todo cambió. Ya en el suelo, la rama se dio cuenta de que le faltaba aire para sus pulmones. Quería respirar y no podía. Sus hojas empezaban a perder color, se arrugaban y caían muertas. Entonces fue cuando se dio cuenta de que, desgajada del tronco, ya no era árbol. No valía nada. Sólo era leña, para ser quemada. Entonces quiso llorar, y no pudo. Ninguna lágrima. Se había secado. No era ni siquiera rama. Llamó al rayo de sol; pero no la reconocía. Andaba de fiesta con otras ramas.

Así fue el final de la rama respondona y presumida, que no se dio cuenta de que todos somos necesarios en el gran árbol de las cuatro estaciones de nuestra vida.

Eduardo de la Hera

jueves, 16 de marzo de 2017

Palencia en Reconciliare. Las Edades del Hombre en Cuéllar

El 24 de abril se inaugurará, en la localidad segoviana de Cuéllar, la nueva edición de Las Edades del Hombre, que lleva por título Reconciliare.

El recorrido expositivo discurrirá por las Iglesias de San Andrés, San Martín y San Esteban, y podrá contemplarse como una consecuencia del Año Jubilar de la Misericordia representando plásticamente la necesidad que nuestro mundo tiene de reconciliación.

Palencia estará presente en esta Exposición con 6 obras.
El Buen Pastor (Porte-
zuela de Sagrario).
Tomás de Sierra.
S. XVIII. Iglesia de
Santa María.
Fuentes de Nava
Moisés. Manuel Baha-
monde (escultor)
y Baltasar Fernández
dorador). Finales
S. XVIII -Ppios S. XIX.
Iglesia parroquial de
Santa María. Dueñas
Crucifixión del Señor
Pedro Berruguete. 1495
Museo Diocesano
Plato petitorio con la
Tentación de Adán
y Eva. Finales S. XV - Ppios. S. XVI. Museo
Diocesano. Donación
de la Cofradía de Áni-
mas del Santo Pradillo
Moisés. Felipe Vigarny
y taller. 1505-1506.
Catedral de Palencia
Magdalena ungiendo
los pies de Cristo
Juan de Valmaseda.
Segundo cuarto del S.
XVI. Iglesia parroquial
de Santa María
Magdalena. Población
de Campos

Mes de la Parroquia en San Antonio

Ya han comenzado los actos del “Mes de la Parroquia” en la Parroquia de San Antonio de la capital palentina, que este año lleva por lema “El mundo es nuestra casa”.

Y precisamente este fue el título de encuentro de formación que animó David Rubio, el 11 de marzo.

Las próximas citas serán:

16 de marzo a las 20.00. “Espacio de Oración”.

24 de marzo a las 19.30. Charla en el CEAS José María Nieto con el título “Educar a los hijos en el uso y consumo de las cosas”.

26 de marzo a las 13.00. Juegos para todas las edades en la Plaza de la Parroquia.

Y por fin, el 2 de abril se celebrará el Día de la Comunidad, con la Eucaristía (12.00), Tapa Solidaria (13.00) y el X Festival de Teatro Solidario (17.30).

Los seminaristas menores de Toledo peregrinan hasta la Caetedral de Palencia

Durante el último fin de semana de febrero 34 jóvenes, de edades comprendidas entre los 14 y 18 años, pertenecientes al Seminario Menor “Santo Tomás de Villanueva” de Toledo, peregrinaron, acompañados de sus 5 formadores, sacerdotes, hasta la Catedral de Palencia y veneraron el sepulcro de San Manuel.

En su recorrido a pie desde Valladolid, pernoctaron en Corcos del Valle (Valladolid), y Ampudia, hasta llegar a Palencia el lunes 27 de febrero. Fueron acogidos por la Escuela de Monaguillos “San Juan Pablo II” de la Catedral y por las Auxiliares Parroquiales e hicieron noche en el Seminario Menor Diocesano.

Tras la Eucaristía y la veneración de las reliquias de San Manuel visitaron el Museo regentado por las Nazarenas, fundadas por él, y visitaron el centro histórico de Palencia.

¡Qué bien!

¿Ayunar hoy? Una tradición con hondas raíces en la Iglesia y que ahora, en cuaresma, se pone en práctica en muchas de nuestras parroquias y comunidades. A veces las tradiciones necesitan traducciones, y una buena traducción del ayuno puede ser vivir con sencillez, de una manera modesta y digna. Y con la plenitud que da ese modo de vivir.

En nuestras sociedades no todo son bendiciones para la cultura del consumo, del éxito individual o de las apariencias. La intuición y la experiencia nos están diciendo a mucha gente normal y corriente que no por tener para derrochar o para tener lo último estamos por dentro mejor, que la verdadera calidad pasa también por una vida vivida con otro tipo de ilusiones y satisfacciones. Aunque no es un fenómeno de masas, cada vez son más las personas que intentan poner en el día a día el gusto de los estilos de vida sencillos. No son personas extraordinarias. No necesariamente tienen grandes planteamientos, no siempre lo razonan, a veces simplemente lo viven. Les nace ser así o deciden ser así y sienten que les va bien.

Qué bien nos vienen esas personas que experimentan cómo las relaciones amistosas, cariñosas, generosas o solidarias, les llenan la vida más que las últimas ofertas de los escaparates. Esas personas que prefieren vaciar el corazón de tantas cosas innecesarias y llenarlo de la riqueza de la cercanía y de las relaciones humanas.

Qué bien nos vienen las personas que se van adentrando por los caminos de la paz interior, de la aceptación propia y de la de los que les rodean y viven con necesidad de menos cosas. O de esas otras que prefieren saborear el valor de lo que tienen antes que vivir movidos por la ansiedad de consumir. Es mucha la gente que se da cuenta de que estamos más necesitados de silencio y profundidad que de cosas.

Qué bien nos vienen esas personas que se valoran a sí mismas más por lo que son que por lo que tienen. Su seguridad no es vivir con mucho. Su confianza pasa por sus convicciones y creencias, por sus valores humanos, por su fe, por su fuerza interior y la de las personas que quieren. Porque no andan escasos de estas vivencias no corren a llenarse de apariencias.

Qué bien nos vienen las y los que tienen desarrollada la capacidad de admiración. Saborean los múltiples regalos que la vida, la naturaleza, los otros... les proporcionan. Su vida, sin grandes cosas, les sabe a plenitud. Disfrutan mucho más que aquellos que, estando rodeados de los más variados obsequios de la vida, no se enteran, parece que nada tienen, que Dios y la vida y los otros aún les deben casi todo.

Qué bien nos vienen esas personas que viven en el respeto y el cuidado de la naturaleza, sin sentirse los dueños de ella, que ven como la cosa más normal del mundo reciclar y hacerlo correctamente, que reducen consumos innecesarios y no desperdician la comida, la ropa o la luz. Que, conscientes de las inmensas desigualdades y de la mucha gente no tiene para comer, “viven sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”.

Algo de esto nos dice el papa Francisco en la encíclica Laudato si’ cuando nos propone un cambio de vida hacia mayor sencillez. Lo hace después de reflexionar sobre los grandes problemas ecológicos, sobre sus repercusiones actuales en los más pobres y futuras en todos, y sobre la responsabilidad que en ellos tenemos en nuestras sociedades derrochadoras. Suyas son estas palabras:

«La espiritualidad cristiana propone un modo alternativo de entender la calidad de vida, y alienta un estilo de vida profético y contemplativo, capaz de gozar profundamente sin obsesionarse por el consumo. Es importante incorporar una vieja enseñanza, presente en diversas tradiciones religiosas, y también en la Biblia. Se trata de la convicción de que “menos es más”».

Delegación de Pastoral Social

miércoles, 15 de marzo de 2017

Santa María Luisa de Marillac. Su fiesta se celebraba tradicionalmente el 15 de marzo. Desde el año 2016 se celebra el 9 de mayo

Santa María Luisa de Marillac. Escultura en madera, tallada y policromada. Residencia de La Milagrosa, de las Hijas de la Caridad (Palencia).
Nació en 1591 en Francia, en una familia noble que le dio una educación esmerada. Su madre murió cuando ella tenía 14 años, y un año después decidió ingresar en el convento de las Capuchinas, pero la disuadieron por su delicado estado de salud. Muerto su padre se casó con secretario de la reina de Francia María de Médicis. Fue una esposa cristiana modelo, que amó profundamente a su hijo y le inculcó una sólida fe amasada con el ejemplo.

A los 34 años enviudó y decidió consagrar su vida a Dios y a los pobres. Tuvo como directores espirituales a San Francisco de Sales y San Vicente de Paúl. Con el primero despachó muchas veces en París. Y con San Vicente de Paúl trabajó durante treinta años, convirtiéndose en su más fiel y perfecta discípula. San Vicente de Paúl había fundado grupos de mujeres que se dedicaban a ayudar a los pobres, atender a los enfermos e instruir a los ignorantes, y Santa María Luisa recorrió Francia visitando las asociaciones de caridad, llevando gran cantidad de ropas, medicinas y amor a los más pobres. El 25 de marzo de 1633 hicieron votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia cuatro jóvenes, naciendo las Hijas de la Caridad.

Falleció el 15 de marzo de 1660 tras una larga y dolorosa enfermedad, pero dejando un testimonio de caridad, fe y esperanza cristiana admirables. Fue sepultada en la Iglesia casa madre, en la Rue du Bac en París, donde reposan sus restos. Desde Francia se extendieron las Hijas de la Caridad por el mundo llegando a contar con más de 33.000 religiosas y 3.500 casas.

Las Hijas de la Caridad llegaron a Palencia en 1861. Se hicieron cargo del hospital de San Bernabé, en 1908; del colegio de Villandrando, en 1936; del Hospital de San Telmo, en 1959; del Comedor de Jesus Obrero, en 1960 y de la Clínica de la Cruz Roja. También estuvieron presentes en Baltanás, Paredes de Nava y Villada y se mantienen en Astudillo, Carrión y Cisneros, en la Residencia La Milagrosa, y en la comunidad de Villandrando en la calle los Fresnos del barrio de San Juanillo.

El arte la representa con un libro en la mano y una niña a su lado, representando la caridad.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía. Antonio Rubio

Oración

Tú nos has revelado que
toda la ley se comprende
en el amor a ti y al prójimo;
concédenos, que, imitando
a Santa Luisa de Marillac
podamos ser un día
contados entre los elegidos
de tu reino.

Beatificación de un sacerdote palentino

El próximo 25 de marzo, la Diócesis de Almería acogerá la Beatificación de un gran número de hermanos nuestros incluidos en la Causa «José Álvarez Benavides y de la Torre y 114 compañeros muertos en odio a la fe»... los conocidos como “los mártires de Almería”. Entre ellos estará un sacerdote palentino, D. Mariano Morate Domínguez.

Mariano Morate Domínguez
Nacido en la ciudad bañada por el río Carrión, fue bautizado en la Iglesia Parroquial de san Miguel. A su vocación sacerdotal unió la intelectual, cursando brillantes estudios en los Seminarios de Palencia y Salamanca. Doctorado en Teología por la Universidad de Salamanca, hizo lo propio en la Universidad Pontificia de Comillas en la disciplina de Derecho Canónico.

Fue ordenado presbítero el diecinueve de septiembre de 1908. En 1911 recibió su primera misión pastoral, como Coadjutor de la Iglesia filial de santa María de Becerril de los Campos.

Los dos años siguientes fue Cura Ecónomo de Villasavariego de Ucieza. En 1913 regresó al Seminario de su ciudad natal como profesor y, en 1925, tomó posesión como canónigo de la Catedral palentina.

A Almería llegó en 1933, al permutar su canonjía. Además de sus obligaciones en la Catedral, se hizo cargo de dar clases en el Seminario. Cuando se inició la Persecución Religiosa contaba con cincuenta y un años.

Un seminarista de la época recuerda lo acontecido: «Se sentó en un banco de hierro que había en la plaza, frente a la misma puerta del Seminario. Al salir don Ángel Alonso Escribano, siervo de Dios y operario diocesano y yo, don Ángel le dijo: “Don Mariano ¿es que se va a quedar ahí sentado?”. Él contestó: “Yo no conozco a nadie. Sí me han de martirizar, lo mismo me da a mí que sea aquí que en otra parte. Aquí a nadie pongo en peligro de ser perseguido”. Y allí se quedó; allí lo cogieron y allí comenzó su calvario hasta su muerte. Era un sacerdote ejemplar y bondadosísimo. Aún ahora parece que lo estoy viendo. Yo le quería mucho por su afabilidad y gratitud; por todo te decía: “gracias”».

La fecha de su martirio fue el 30 de agosto de 1936, en el paraje conocido como el Barranco del Chisme, en la localidad almeriense de Vícar.

Asimismo, el próximo 6 de mayo, en Girona, otros dos palentinos serán beatificados. En este caso se trata de dos Misioneros del Sagrado Corazón, dentro del grupo de los “Mártires de Canet”: Abundio Martín Rodríguez, MSC, nacido el 14 de abril de 1908 en Villaescusa de Ecla; y Jesús Moreno Ruiz, MSC, nacido el 13 de enero de 1915 en Osorno la Mayor. A ambos, y a sus compañeros el martirio les llegó en Serinyà (Girona) el 29 de septiembre de 1936.

Escuela Diocesana de Tiempo Libre

Un año más el Equipo de la Escuela Diocesana de Tiempo Libre reanuda su actividad poniendo en marcha dos cursos que quieren satisfacer la demanda de algunos grupos de nuestra Diócesis y desde la realidad que viven los jóvenes:

Curso de Monitor de tiempo libre

• 24, 25 y 26 de marzo en el Albergue de los Salesianos (Astudillo). Se realizará de manera intensiva, en régimen de pensión completa.
• 6, 7, 8 y 9 de abril en la Casa de la Iglesia (Palencia), con comida incluida.
• 10, 11, 12 y 13 de abril en el Albergue de los Salesianos (Astudillo). De manera intensiva, en régimen de pensión completa.
En los últimos años los alumnos han venido diciendo que es mejor esta modalidad. Así se favorece también, que algunos universitarios que están estudiando fuera de Palencia, puedan realizar los diversos cursos.

Curso de Especialidad: Jóvenes con Necesidades Especiales

• 6, 7 y 8 de abril en la Casa de la Iglesia (Palencia), con comida incluida.
• 10, 11, 12 de abril en el Albergue de los Salesianos (Astudillo). Se realizará de manera intensiva, en régimen de pensión completa.

Para contactar con el Escuela Diocesana de Tiempo Libre

Casa de la Iglesia.
C/ San Marcos (Pasaje Seminario)
34001 - Palencia
Lunes y viernes de 10:00 a 13:30h.
Martes, miércoles y jueves de 17:00 a 19:30h.

Tfno: 979 702 022
Mail: edtlp@yahoo.es
En Facebook: https://www.facebook.com/edtlp
En Twitter: @EDTLPalencia

martes, 14 de marzo de 2017

Santa Matilde. Su fiesta se celebra el 14 de marzo

Santa Matilde. Talla en madera, policromada, S. XVIII, autor anónimo. Museo Diocesano de Palencia
Hija de la condesa Dietrich de Westafila y del príncipe danés Reinhild, nace en 895 en Engern (Alemania) Fue educada en el convento de Erfut por su abuela y abadesa hasta el momento de casarla con el príncipe Enrique, hijo del Duque Otto de Sajonia. A los tres años de casada, nació su primogénito, también llamado Otto. En el 919 Enrique heredó el Ducado de Sajonia, y más tarde el trono de Alemania al morir el Rey Conrado, su tío, sin descendencia.

El rey Enrique, marido de Matilde, sobresalió por ser un valiente y victorioso soldado. Sus súbditos le atribuían sus éxitos, en parte por las continuas oraciones de su esposa. Matilde era muy querida entre el pueblo por su humildad, paciencia, caridad con los pobres y vivencia de la fe. Al enviudar con 41 años y cinco hijos quiso ingresar en un monasterio, pero las contiendas entre sus hijos Otto y Enrique por heredar el trono se lo impidieron. Tras la intervención de Matilde, hicieron las paces y Otto fue nombrado emperador y Enrique fue nombrado Duque de Baviera.

Otto acusó a su madre de repartir entre los pobres los bienes que le pertenecían y de esconder parte del tesoro real. La investigación reveló que lo vendido fueron sus propias joyas, pero sifrió por la acusación de su propio hijo. Lo sobrellevó con paciencia y resignación cristiana y se retiró a la residencia campestre donde había nacido. Solo volvió a la Corte para hacerse cargo de la regencia mientras Otto marchó a Roma para ser coronado emperador por el Papa.

Al final de su vida se retiró a un monasterio benedictino fundado por ella, donde murió el día 14 de marzo de 968. Fue enterrada junto con su marido en Quedlimbug. Santa Matilde nos enseña a ser caritativos y sabernos comportar ante los problemas familiares.

El arte la representa vestida de benedictina, con hábito negro, grandes mangas, y con una corona en su cabeza o a sus pies, y repartiendo limosna. En los monasterios benedictinos es frecuente encontrar representaciones de Santa Matilde. En San Zoilo (Carrion de los Condes) se halla representada en el claustro y en el Museo diocesano hay una preciosa talla procedente de dicha abadía.

Texto: José Luis Calvo
Fotografías: Antonio Rubio

Oración
Señor, tú nos has revelado que toda la ley se compendia en el amor a Ti y al prójimo, concédenos que, imitando la caridad de Santa Matilde, te sirvamos en nuestros hermanos.

lunes, 13 de marzo de 2017

6 de agosto de 1221, La “Transfiguración” de Fray Domingo (y III)

A los pocos años de Fray Domingo, su sucesor Beato Humberto de Romans, introdujo en el “Prototipo Litúrgico”, por el que se establecía y unificaba la liturgia para toda la Orden, que en el rezo de Completas, después de la Salve Regina, con la que tradicionalmente concluía el oficio monástico y por extensión el de la toda la Iglesia, se incluyera esta oración extraída del relato de la muerte ha llegado hasta nuestros días por gracia de los testigos en el proceso de canonización del bienaventurado Domingo.

¡Oh admirable esperanza!
La que diste,
a la hora de la muerte
a los que te lloraban.
Prometiéndoles
que después de tu tránsito,
vendrías en ayuda
de los hermanos.
¡Cumple, oh Padre,
lo que prometiste
socorriéndonos
con tus plegarias!

Fray Domingo había agotado todas tus energías en la extensión del Evangelio, había predicado y exhortado a tiempo y a destiempo, sin desfallecer en la carrera, superando toda clase de dificultades, con el único fin de anunciar a toda la creación la maravillas del Señor. Domingo muere extenuado, débil y pobre, sin una habitación en su querido convento de Bolonia, sin un hábito para su sepultura, pues le prestarán uno en mejor uso. Domingo se ha ido “trasfigurando” poco a poco, día a día, desde aquella fuerte experiencia en Palencia, con la oración, el estudio y la vida común, pilares de su obra, la Orden de Frailes Predicadores.
El día en que celebramos la Transfiguración del Señor, Domingo de Guzmán el andariego y sembrador de la Palabra, el hombre sonriente y alegre, incluso en las dificultades, el hombre fuerte que vio la luz en Castilla, fuerte como sus torres y murallas, el hombre que junto al río Carrión se hizo el hombre de la compasión, concluye su propia trasfiguración para decir: «Predicamos a Cristo con quien me he crucificado».

Fray Luis Miguel García Palacios, O.P.
Subprior del Convento de San Pablo

domingo, 12 de marzo de 2017

12 de marzo de 2017 II Domingo de Cuaresma

  • Gén 12, 1-4a Vocación de Abrahán, padre del pueblo de Dios 
  • Sal 32 Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti 
  • 2 Tim 1, 8b-10 Dios nos llama y nos ilumina 
  • Mt 17, 1-9 Su rostro resplandecía como el sol.
Por la cruz a la luz. Este fue el mensaje que Jesús dio a sus discípulos en la Transfiguración, después de haberles anunciado su Pasión y Muerte en la cruz. Y el Padre lo revela como su Hijo predilecto a quien debemos escuchar. Así, alimentados con su Palabra, contemplaremos gozosos la gloria de su rostro (cf. Orac. colecta). La primera y segunda lectura, por su parte, nos hablan de la llamada que Dios nos hace a una vida santa, lo que supone dejar lo que haga falta con tal de seguir esa llamada. Abrahán, nuestro padre en la fe, se nos propone como modelo, saliendo de su tierra fiándose totalmente de Dios.

sábado, 11 de marzo de 2017

¿Qué significa el principio de solidaridad? ¿Dónde se muestra la solidaridad de los cristianos con las demás personas?

¿Qué significa el principio de solidaridad?
[DOCAT 100] El principio de solidaridad realza en la persona humana su dimensión social. Nadie puede vivir en solitario, todos dependemos de los demás. Esto no se traduce tan solo en una ayuda puramente práctica, sino que tiene que ver también con tener a alguien cerca para hablar y con crecer junto a los demás en el intercambio de ideas, argumentos, necesidades y deseos, lo cual ayuda a desarrollar por completo la personalidad.
«La solidaridad es en primer lugar que todos se sientan responsables de todos» (Benedicto XVI. Caritas in veritate, 38)
En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [192]

¿Dónde se muestra la solidaridad de los cristianos con las demás personas?
[YOUCAT 332] Los cristianos se comprometen a favor de estructuras sociales justas. A ello pertenece el que todos los hombres tengan acceso a los bienes materiales y espirituales de esta tierra. Los cristianos también se preocupan de que se respete la dignidad del trabajo humano, a lo que corresponde un salario justo. También la transmisión de la fe es un acto de solidaridad con todos los hombres.
La solidaridad es el signo práctico en el que se reconocen los cristianos. Pues ser solidario no es únicamente un mandato de la razón. Jesucristo, nuestro Señor, se ha identificado plenamente con los pobres y los más pequeños (Mt 25, 40). Negarles a ellos la solidaridad supondría rechazar a Cristo.
En el Catecismo de la Iglesia Católica: [1939-1942, 1948]

jueves, 9 de marzo de 2017

Profesionales Cristianos

Carlos García de Andoin interviene en el Foro de Profesionales Cristianos
El 10 de marzo, Profesionales Cristianos de la Diócesis celebra la XIV edición de su Foro.En esta ocasión intervendrá Carlos García de Andoin con la conferencia “Profesionales Cristianos: una presencia evangélica cultural”. El encuentro comenzará a las 19:30h en el Salón de actos de la UNED (C/ La Puebla, 6).

miércoles, 8 de marzo de 2017

La Misericordia en San Juan de Dios

La fiesta de San Juan de Dios la celebramos cada año el día 8 de marzo. Este día podría, también, recordar o significar el Día de la Hospitalidad. Juan de Dios fue un gran hospitalario. Fundador y mantenedor de hospitales.

Los santos no son ni se les representa especialmente con formas o  figuras de cartón, yeso, madera, bronce. Los santos son personas respetables que han pensado, que han tenido ideas claras y precisas. También: altos sentimientos y sensibilidad. Los santos, algunos santos, además de tener ideas y sentimientos, los han formalizado por escrito. Las cartas que escribieron algunos santos, personas en el tiempo y en el espacio, vienen a resultar como la plasmación del sentir y vivir de estos seres humanos significativos y representativos. Modélicos. Son escritos que equivalen a su personalidad más destacada y elocuente. Estos escritos, especialmente las cartas, plasman lo más intrínseco y emotivo de su personalidad. 

Juan de Dios escribió, designó y envió algunas cartas. No sabemos cuántas están perdidas y otras, seis, se conservan y están ampliamente publicadas y difundidas. Tenemos constancia de que escribió al menos dos  cartas a su Maestro san Juan de Ávila, pues conocemos las respuestas que éste le remitió: “A Juan de Dios, el de Granada”.

Juan de Dios, el misericordioso, le dice por carta a Luis Bautista, un joven andaluz: “Tened siempre caridad, que donde no hay caridad no hay Dios, aunque Dios en todo lugar está”. Al noble caballero malagueño Gutierre Laso le dice Juan de Dios por carta: “Tengo más de ciento cincuenta personas que mantener y todo lo mantiene Dios cada día”. “Todo sea para servicio de Nuestro Señor Jesucristo y de Nuestra Señora la Virgen María”. Y en otra carta le dice Juan de Dios al mismo caballero: “Habéis de saber que son tantos los pobres que aquí se allegan, que yo mismo muchas veces estoy espantado cómo se pueden sustentar, mas Jesucristo lo provee todo y les da de comer, porque solamente de leña es menester siete y ocho reales cada día”... “Son muchos los pobres -insiste- que se llegan a esta casa de Dios”. Y continúa informando de costos para alimentación, vestidos, etc. A la Duquesa de Sesa, residente en Córdoba capital y provincia, le dice: “Es muy grande la caridad que de su casa he recibido”... Y le precisa, diciendo: “Así como el agua mata al fuego, así la caridad al pecado”. Y en otra carta, tercera a la Duquesa de Sesa, le  informa: “quiero daros parte de todos mis trabajos y necesidades y angustias que cada día se me recrecen, y además ahora, y de cada día mucho más, así de deudas como de pobres, que vienen muchos desnudos y descalzos y llagados y llenos de piojos que ha menester un hombre o dos que no hagan mas que escaldar piojos en una caldera hirviendo; y este trabajo será de aquí adelante todo el invierno hasta el mes de mayo que vendrá”. Y retornando a la primera carta a la duquesa de Sesa, compendia: “Si mirásemos cuán grande es la misericordia de Dios, nunca dejaríamos de hacer el bien mientras pudiésemos”. Juan de Dios siempre tuvo lugar y tiempo para ejercer y proclamar la misericordia.

Hno. Cecilio Eseverri

martes, 7 de marzo de 2017

La Virgen de Rocamador

Vamos a acercarnos en esta ocasión a la excepcional escultura de la Virgen de Rocamador. Una pieza del siglo XII tallada en piedra que hoy se venera en la Parroquia de San Marco, en el barrio de Pan y Guindas.

Según la tradición la primitiva ermita de Rocamador -un pueblo francés cercano a Burdeos- fue dedicada a la devoción de la Virgen María, por un monje llamado Roque Amador. Este monje hacía penitencia entre unas rocas. Junto al sepulcro de este monje -que pasaría a ser conocido como San Amador el de las Rocas- se construyó un cenobio y de allí surge la advocación mariana de la Virgen de Rocamador.

La devoción se extiende por Europa y en Palencia, en el barrio de la Puebla, fuera de los muros de la ciudad se construye una ermita dedicada a la Virgen. Anejo a la ermita, también según la tradición, Rodrigo Díaz de Vivar, levantado en 1067 un hospital para leprosos en el solar que hoy es la Iglesia de San Lázaro. Y en este hospital, se daba culto a la imagen de la Virgen de Rocamador.

Con el paso del tiempo la ermita desaparece y la Virgen de Rocamador en el año 1980 es trasladada al Museo Diocesano, y, con la fundación de la Parroquia de San Marco es trasladada a ella, para recibir de nuevo veneración.

lunes, 6 de marzo de 2017

“La venganza se sirve fría”

Se dice por ahí que “la venganza y el cangrejo de río, se sirven en plato frío”. ¿Usted no lo había oído? Pues se dice, se escribe y -lo que es peor- se practica.

O sea, que si yo entiendo bien este desdichado refrán, lo que se nos quiere decir es que la venganza es algo normal; pero que tenemos que aprender a servirla como un plato aparentemente atractivo, bien cocinado y... ¡con veneno disimulado! Sobre todo, poniendo distancia, en frío, no actuando en el momento del supuesto agravio.

Vivimos tiempos retorcidos, maquiavélicos, de venganzas frías, sordas y traperas. En vez de aconsejarnos y ayudarnos para desterrar, en aras de la paz social, las venganzas y odios que tantos ríos de sangre provocan, lo que se nos dice es que hay que ser listos y saber cocinar fríamente los platos de la revancha, antes de ofrecerlos. Algo así como una receta de “master-chef”. Todo, bien servido. En mesa elegante. Con manteles bordados y cubertería de plata, para que el enemigo pique mejor el anzuelo. ¿Así se piensa resarcir la justicia agraviada? ¿Es esto lo que se lleva hoy? ¿Venganzas frías, como el gazpacho en el verano?

En los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, se habló mucho, después de aquellas dos terribles guerras mundiales, de la “guerra fría” entre Estados Unidos y la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Hoy -según dicen- norteamericanos y rusos son amigos. Aunque no demasiado; se espían con el rabillo del ojo. Pero vuelven todas las guerras: las frías y calientes; vuelve la guerra a plazos y la guerra a traición; vuelven las amenazas y el plato frío de la venganza a cualquier hora.

La pauta la marcan, en lo más cotidiano y familiar, los clubes de fútbol, los partidos políticos (aunque estos utilizan mucho la daga florentina) y los macarras finos de la “jet society”. Porque otra cosa estos señores no sabrán hacer, pero en llevarse dineros ajenos y administrar sus particulares odios, son pioneros.

Nos dejó dicho Jesucristo: “Habéis oído que se dijo ‘¡venganza!’, ‘¡ojo por ojo!’; pero yo os digo ‘perdonad’, ‘no seáis rencorosos’, ‘no devolváis mal por mal’...”. O lo que es lo mismo: “Arreglad vuestras diferencias por caminos de diálogo”. Y una razón de sentido común: “Si amáis a los que os aman, ¿qué hacéis de extraordinario?”. Bien por el Maestro. Aunque poco hemos aprendido...

¿Pero cómo se ama al enemigo? ¿No nos sobra ya con amar a los amigos? ¿Hay alguna receta?

Sí, hay una: se debe empezar por “desarmarlo”. Tu enemigo quiere que te armes y que embistas. Lo mismo que él hace contigo. No caigas en la trampa que él te tiende; no hagas tú lo mismo. ¡Detente ante el insulto, y no respondas! Quien sabe administrar el silencio ante la injuria, quien devuelve bien por mal... está colaborando a levantar el edificio de una civilización que se llama la civilización del amor, la civilización de la verdadera justicia. ¡Esta es la civilización cristiana! Lo mejor de la Iglesia se ha construido así, con el evangelio del perdón...

Pero, en fin, hoy algunos listillos nos quieren convencer de que ¡adelante con la venganza! Eso sí, que no se note demasiado, que no sea sangrienta ni salpique, que no se administre como una bebida caliente. Se nos dice que “la venganza se toma fría”, y que no es necesario acalorarse para asestarle a otro un golpe bajo. 

La venganza -hay que proclamarlo alto- no se sirve ni se toma de ninguna manera: ni en caliente, ni en frío. 

La venganza es un veneno mortal.

Eduardo de la Hera

domingo, 5 de marzo de 2017

5 de Marzo, Día de Hispanoamérica: «Vayan, sin miedo, para servir»

El 5 de marzo celebramos el Día de Hispanoamérica, una jornada en la que la Iglesia renueva su compromiso misionero y su vocación de llegar «hasta los confines de la Tierra» anunciando a Cristo, único mediador entre Dios y los hombres, modelo de humanidad plena y reconciliada, hasta que su Palabra reine en cada hogar y en cada corazón del mundo. 

El lema de este año son las palabras que dijo el Papa Francisco en la JMJ de Río: «Vayan, sin miedo, para servir». Nuetsra diócesis de Palencia cuenta con 12 sacerdotes diocesanos al servicio de la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana).

5 de marzo de 2017 I Domingo de Cuaresma

  • Gén 2, 7-9; 3, 1-7 Creación y pecado de los primeros padres
  • Sal 50 Misericordia, Señor, ­­­hemos pecado 
  • Rom 5, 12-19 Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia 
  • Mt 4, 1-11 Jesús ayuna cuarenta días y es tentado.

La Cuaresma se enraíza en los cuarenta días y cuarenta noches en que, llevado por el Espíritu al desierto, Jesús fue tentado por el diablo. No se dejó llevar por aquellas tres tentaciones que afectaban directamente a su misión como Mesías (Ev). Contrasta su obediencia a la voluntad de Dios como la desobediencia de Adán y Eva en el paraíso cuando se quisieron constituir en criterio supremo del bien y del mal, por encima de Dios (1 Lect). Así entró en el mundo el pecado y la muerte; pero por la obediencia de un solo hombre, Jesucristo, donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia (2 Lect).

sábado, 4 de marzo de 2017

Dos Libros: "Orar en Cuaresma con el Papa Francisco" y "Apasionados por Cristo con el Papa Francisco"

Para orar en Cuaresma
Ed. San Pablo

 
Dos pequeños folletos que invitan a la meditación gracias a la profundidad y sencillez de sus textos, tomados de los discursos, homilías, mensajes y celebraciones del Papa Francisco, y a la belleza de las fotografías que los acompañan.
 
Orar en Cuaresma con el Papa Francisco es una invitación a dar gracias a Dios por la compañía constante de Jesús en nuestras vidas, por la cruz, por la esperanza, por la misericordia y por habernos dado a María como Madre.
 
Apasionados por Cristo con el Papa Francisco ayuda a los hombres a reflexionar sobre la cruz, símbolo del sufrimiento convertido en acto de amor. «Ante la cruz de Jesús -dice el Papa- vemos casi hasta tocar con las manos la medida en la que somos amados eternamente».

viernes, 3 de marzo de 2017

Devoramos el Planeta

Parroquias de la Diócesis y grupos de alumnos de centros escolares ya han presentado sus trabajos para participar en la VIII edición del certamen de Clipmetrajes de Manos Unidas. Este año los vídeos de 1 minuto centran su atención en la manera en la que devoramos el planeta. Desde Manos Unidas se nos recuerda que producimos mucha más comida de la que necesitamos para alimentar a toda la población mundial, pero 800 millones de personas pasan hambre. 

La producción de alimentos está pensada para un mercado global en el que muchas personas, incapaces de adquirirlos, quedan al margen del sistema, condenadas a sufrir hambre. Este punto constituye la paradoja del hambre: gigantesca producción agropecuaria y millones de hambrientos y subalimentados. Estamos ante un problema ético, de justicia. Desde Manos Unidas nos animan a participar en este certamen porque nuestro punto de vista puede cambiar el mundo.


Los Amigos de Jesús siguen creciendo

El pasado 18 de febrero se celebró un nuevo encuentro del grupo de Postcomunión “Amigos de Jesús”. Una iniciativa promovida por la delegación de Catequesis de la diócesis dirigida a los niños y niñas que ya han recibido el Sacramento de la primera Comunión y que quieren seguir vinculados a sus parroquias y continuar creciendo y madurando su vida de Fe.

El encuentro se desarrolló en la residencia de los Padres Guanelianos y en el mismo participaron una veintena de niños acompañados por sus catequistas.

jueves, 2 de marzo de 2017

Bocadillo Solidario

Muchos de los centros escolares de la capital y provincia se unen a la campaña contra el hambre de Manos Unidas y celebran el Día del Ayuno Voluntario con un Bocadillo solidario.

De esta manera, toda lLa comunidad educativa se une a esta iniciativa y lo recaudado lo destinan a proyectos de cooperación de Manos Unidas.

En esta ocasión, nos envían desde el colegio Santo Ángel una fotografía con alumnos que participan en esta jornada. 

En nombre de Manos Unidas... ¡muchas gracias!

Un Misal renovado para toda la comunidad

Lex orandi, lex credendi. Este adagio latino puede ser traducido por “lo que se reza es lo que se cree”. En las celebraciones litúrgicas, oramos nuestra fe, para que se actualice, y también para que se comunique a los demás. Por eso, el MISAL -libro litúrgico que recoge las oraciones para celebrar la santa Misa- es un instrumento de excepcional importancia para la vida de fe de la Iglesia. La nueva edición -la tercera en español desde el concilio Vaticano II- es una ocasión óptima para que pastores y fieles conozcan mejor el tesoro oracional presente en cada Eucaristía. 

La instrucción Liturgiam authenticam de 2001 solicitaba a las Conferencias Episcopales una revisión delicada de las traducciones de los textos litúrgicos oficiales en latín a las diversas lenguas nacionales. Con ese deseo de una mayor fidelidad a los textos originales -fruto del cual se fraguó la Biblia de la Conferencia Episcopal Española- arrancó hace años la preparación de una nueva edición del Misal romano en castellano que acaba de ver la luz. A partir del 4 de marzo por la tarde, toda la Iglesia en España se dispondrá a inaugurar con el primer domingo de Cuaresma los nuevos textos litúrgicos. La Misa sigue siendo la misma, pero descubriremos cambios importantes.

“PRO MULTIS”

Sin duda, la modificación más significativa se encuentra en la fórmula de la consagración. El «Tomad y bebed todos de él (...) que será derramada por vosotros, y por todos los hombres...» dará paso al nuevo «que será derramada por vosotros, Y POR MUCHOS, para el perdón de los pecados...». Esta expresión procede del texto bíblico aparecido en los evangelios de Marcos y Mateo, traducido al latín con el “pro multis”, y que en castellano se había formulado con una expresión no del todo precisa.

MÁS CAMBIOS

En la nueva edición ya aparecen los textos propios de los santos más recientemente canonizados -hasta el 2015- por lo que entran cuatro memorias obligatorias y dieciséis memorias libres. Se encontrarán 37 nuevas oraciones, el prefacio propio de santa María Magdalena -apóstol de los apóstoles- y nuevos formularios para santos monjes y monjas. También aparecen dos nuevas misas votivas: de la Divina Misericordia y de san Juan Bautista. Las misas “por diversas necesidades” han sido reestructuradas, y los nombres de las fiestas marianas han sido unificados: en todos los casos se tratará de la Bienaventurada Virgen María... del Monte Carmelo, del Pilar, de la Almudena... En el prefacio dominical del “día del Señor” se ha abreviado una expresión dudosa con la siguiente formulación: «...la humanidad entrará en tu descanso».

ASPECTOS FORMALES

En la nueva edición se ha buscado compaginar varios criterios de gran importancia: en primer lugar, la dignidad de lo que se contiene. En segundo, la practicidad de su uso. No es un libro de museo, sino para ser utilizado cotidianamente. En tercer lugar, su durabilidad. Estas guías maestras se han concretado en la edición presente de múltiples modos. 

La estampación de la cruz dorada en la cubierta de portada -con el crismón en el centro-, junto con las letras en el lomo, y el icono trasero del cordero -idéntico al que ilustra los nuevos leccionarios- ha querido mostrar la distinción de los libros dentro de una misma línea de edición.

Que la nueva edición venga dentro de un estuche que lo protege, que las cintas separadoras hayan sido cortadas en calor para evitar que se deshilachen, o las 36 lengüetas sean más resistentes, responden al deseo de que las comunidades usen por muchos años el mismo misal sin necesidad de recambios.

El nuevo volumen -que consta de 1370 páginas- incluye 19 ilustraciones. La más ricamente ornamentada la encontramos al comienzo de la plegaria eucarística primera o canon romano. El resto, al inicio de cada tiempo litúrgico y de cada sección del Misal. Las imágenes, que han sido elaboradas ad hoc para la nueva edición, buscan ayudar a la oración y a la devoción de los celebrantes.


DEL “PRO MULTIS” AL “POR MUCHOS”

De la carta de SS Benedicto XVI al presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Abril 2012.

«... el paso del “pro multis” al “por todos” no era en modo alguno una simple traducción, sino una interpretación, que seguramente tenía y sigue teniendo fundamento, pero es ciertamente ya una interpretación y algo más que una traducción.

... soy consciente de que (el cambio de traducción) representa un reto enorme para todos aquellos que tienen el cometido de exponer la Palabra de Dios en la Iglesia ... Ellos (los fieles) se dirán: Pero Cristo, ¿no ha muerto por todos? ¿Ha modificado la Iglesia su doctrina? ... por este motivo (...) se decidió que esta traducción fuera precedida de una esmerada catequesis (...) Hacer preceder la catequesis es la condición esencial para la entrada en vigor de la nueva traducción».

La Iglesia ha tomado esta fórmula -“por muchos”- de los relatos de la institución en el Nuevo Testamento. Lo dice así por respeto a la palabra de Jesús, por permanecer fiel a él incluso en las palabras.


CANTAD AL SEÑOR
Otra de las novedades importantes de esta tercera edición del Misal es el apartado musical. El criterio subyacente es que el canto ennoblece las celebraciones. Pero no se trata de insertar más cantos a la Misa, sino de “cantar la Misa”. Para ello, el nuevo volumen va acompañado inseparablemente de 3 cd´s con grabaciones de toda la Eucaristía: desde el saludo inicial y la proclamación de las lecturas, hasta la bendición final, pasando por los 103 prefacios incluidos en el Misal. «Cantar es propio de quien ama», que diría San Agustín.


Por decreto del Presidente de la Conferencia Episcopal Española esta edición del Misal entrará en vigor a partir de las Misas vespertinas del domingo I de Cuaresma (el sábado 4 de marzo de 2017), y su uso será obligatorio a partir de ese momento en todas las Misas que se celebren en lengua española en las diócesis de España.