viernes, 17 de noviembre de 2017

Encuentro de las delegaciones de Misiones de la región del Duero

Los delegados diocesanos de Misiones de la Región del Duero se dieron cita, el pasado 9 de noviembre, en Zamora para evaluar la última campaña del Domund y programar acciones conjuntas para el presente curso pastoral.

Capilla Hospitalaria

Hace escasos días se estrenaba Capilla Hospitalaria, una web que creada desde Jóvenes San Juan de Dios para poder orar juntos por las realidades del mundo que hoy más lo necesitan. Una manera de conectar nuestros sentimientos con los de todos los hombres y mujeres de la tierra y presentárselos a Dios en una oración común. En cada una de las temáticas se encontrará un texto bíblico, una canción, una oración y un espacio para que dejar una petición o Acción de Gracias.

Todas las peticiones son recogidas por los Hermanos de San Juan de Dios y presentadas en la oración comunitaria.

Para orar por la Iglesia, por los jóvenes, por las familias, por los sin techo, por los parados, por los refugiados, por nuestros difuntos, por los niños, por los ancianos, por los presos, por la paz, por los pobres, por los misioneros, por los enfermos, por las vocaciones, por los inmigrantes. Para orar con María, con los mártires, con San Juan de Dios con San Benito Menni. Para dar gracias.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Encucentro de las delegaciones de medios de la Iglesia en Castilla

El pasado 6 de noviembre miembros de la Oficina de Comunicación de la Diócesis de Palencia participaron en un encuentro que sirvió para avanzar en la coordinación comunicativa de las Diócesis de Castilla y León. En el encuentro también participó el Obispo auxiliar de Valladolid, Mons. Luis Argüello.

¡Aviso importante para todos los niños y niñas de nuestra Diócesis!


Y si quieres saber... manda un email a palencia@omp.es

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Se me ocurre

El pasado domingo 12 de noviembre celebrábamos el Día de la Iglesia Diocesana... Festejábamos que “Somos una familia contigo”. Osea... contigo, que estás leyendo esto. Y nuestro Obispo nos preguntaba: “¿Cómo vivir más y mejor nuestro ser familia? Pregúntalo y actúa”.

Si no tienes claro qué puedes hacer, pero tienes ganas, se me ocurre que puedo hacer un listado. Hay un montón de cosas que puedes, que podemos, hacer los laicos y laicas. Por si vale para dar ideas. Para algunas hará falta una mínima formación... pero para otras solo hace falta tu compromiso. Y seguro que hay un montón de posibilidades más... que yo desconozco.

Se me ocurre, y es lo más importante, que puedes participar en la Eucaristía de tu parroquia y compartir tu fe con otros, celebrar tu fe con otros.

Se me ocurre que puedes plantearte ser catequista de niños, de jóvenes que se estén preparando para la Confirmación, o de parejas que piensen casarse. También puedes acompañar grupos de niños, jóvenes, adultos, ancianos... de tu parroquia o de algún movimiento que haya en tu parroquia...

Y si no te ves capacitado para acompañar un grupo, sí puedes ser miembro de un grupo. Para crecer y formarte como cristiano y como persona. Para celebrar y compartir tu fe y tu vida.

Se me ocurre que igual se te da bien la música... y en tu parroquia hay un coro.

También hay gente que colabora “llevando las cuentas y la economía” de la comunidad parroquial. Y toda ayuda es poca. Y hay personas que participan en el “Consejo Pastoral de la Parroquia”... pensando y planificando con los sacerdotes la vida parroquial.

Es importantísima la labor de Cáritas en las parroquias, no hace falta que te lo explique. Una mano comprometida siempre viene bien. Y tampoco hace falta que te explique la gran labor que realizan los voluntarios de Manos Unidas en nuestras parroquias. Serás bienvenido.

Y como en todas las casas...  y a veces no sabemos valorarlo... muchas veces lo importante es tener a mano a alguien que entienda de “electricidad” y sepa cambiar un enchufe. En todas las casas, y también en la parroquia... se estropean los enchufes. Y como en todas las casas... hay veces que lo que se necesita es coger una escoba y una fregona... para que todo esté limpio. Para que nuestra casa esté que dé Gloria verla.

Y como en todas las casas... habrá momentos en que alguien se ponga enfermo. Y hay que hacer por ir a visitarle, por ir a pasar un rato con él. Para estar junto al enfermo y acompañar en la enfermedad.
Seguro que hay muchas más posibilidades. Piensa un poco para buscar tu sitio. Y habla con el sacerdote de tu parroquia.

Domingo Pérez

Obituario

El pasado 4 de noviembre falleció el sacerdote diocesano D. Feliciano Pérez Moreno. Nacido en Villamediana el 29 de diciembre de 1938, fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1963.

D. Feliciano realizó los estudios de Derecho Canónico en Pamplona, comentó su labor pastoral como coadjutor de Saldaña, capellán del Valle de Saldaña, simultáneo de Villarmienzo, vicerrector del Seminario Menor de Carrión, capellán de las religiosas de la Providencia y profesor en distintos institutos. Continúo como Simultáneo en Valdeolmillos, párroco de Paredes de Nava, Juez del tribunal Eclesiástico de la Diócesis, administrador parroquial de Villalumbroso, párroco solidario de Nuestra Señora de la Calle, defensor del Vínculo adjunto, defensor del Vínculo y delegado diocesano de Liturgia. 

Su funeral se celebró en la Iglesia parroquial de Santa Columba en Villamediana.
 
D. Feliciano, Descanse en Paz

Somos una gran familia contigo

Queridos hermanos y hermanas:

El pasado domingo, 12 de noviembre, celebrábamos el Día de la Iglesia Diocesana, de nuestra Iglesia Diocesana de Palencia.

Algunos no comprenden qué es la Iglesia Diocesana. El Concilio Vaticano II dice que «la diócesis es una porción del Pueblo de Dios que se confía a un obispo para que la apaciente con la colaboración de su presbiterio. Así, unida a su pastor, que la reúne en el Espíritu Santo por medio del Evangelio y la Eucaristía, constituye una Iglesia particular» (CD, 11).

Dicho de otra manera menos técnica, quizás, es la familia de Dios aquí. Dios Padre, que nos ama tanto que nos ha entregado a su Hijo Jesús, nuestro hermano, y nos regala su Espíritu, su amor, su fuerza, su vida, nos ha hecho sus hijos y, por lo tanto, somos hermanos entre nosotros. Pero no podemos ni debemos cerrarnos: viviendo en la verdad y en el amor mutuo y fraterno, tenemos que atraer a otros para que experimenten felizmente con nosotros la alegría de sabernos familia.

Nuestra Iglesia-familia de Palencia estrena este año un Plan de Pastoral nuevo, para cinco años, que después se desarrollará en programaciones anuales. Este Plan tiene un título retador: “LA ALEGRÍA DE CREER Y CREAR EN ESTA TIERRA DE PALENCIA”.

LA ALEGRÍA, porque debe ser la nota de los cristianos, la alegría de creer; el Evangelio es Buena Noticia, lo ha sido, lo es y lo será. Dios es amor y nos ama con amor de Padre y entrañas de Madre. Desde el anuncio del ángel a María, diciéndole: alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo (Lc 1, 28), hasta las apariciones de Jesús Resucitado a los suyos, que les dice: Alegraos (Mt 26, 9).

DE CREER, es decir, de cimentar nuestra vida en el motivo de nuestra alegría, en Jesús, porque sabemos que nada ni nadie nos podrá apartar de su amor.

Y CREAR, porque, siendo débiles y pecadores, él confía en nosotros y nos invita a colaborar con él para que su reino se haga realidad visible, tangible y sea la alegría de todos, especialmente de los sencillos, humildes y pequeños. Él nos dice: id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación (Mc 16, 15).

EN ESTA TIERRA DE PALENCIA. Sí, aquí en Palencia, capital y provincia, ciudades, pueblos y barrios; en esta tierra donde nuestros mayores, movidos por la fe, nos dejaron monumentos y obras que son testigos de su fe, donde han surgido tantos misioneros, sacerdotes, religiosos, y laicos comprometidos y donde hoy nosotros tenemos que anunciar, celebrar , orar y vivir el Evangelio de la Alegría.

Tú también eres miembro de esta familia. Como cada uno, tienes a Dios por Padre, y a la comunidad cristiana, a la Iglesia, por madre; a Jesucristo, el Hijo Primogénito de Dios, y a cada cristiano por hermano; al Espíritu Santo como si fuera la sangre común que nos da vida y nos hace vivir y nos vincula en el amor. Fuiste engendrado, como nosotros, en el seno de la Iglesia doméstica de tus padres; fuiste alumbrado en día del bautismo, día en que naciste a la vida de Dios; somos alimentados por la Palabra de Dios y la Eucaristía; crecemos conociéndonos, ayudándonos, enseñándonos, pasando ratos de tertulia alegre juntos, perdonándonos unos y otros, etc. Tú tienes derecho a hacer oír tu voz y participar en la marcha de tu familia, saber qué se hace, saber con qué bienes se cuenta, cuánto entra, en qué se emplea, etc. Tú también tienes parte en la herencia común, Dios mismo, que nos abre su corazón como morada feliz eterna.

¿Cómo vivir más y mejor nuestro ser familia? Pregúntalo y actúa. Te sugiero que en estos días des gracias a Dios, a la Iglesia, a tus padres y padrinos, aunque hayan fallecido, a los sacerdotes, catequistas, a los demás cristianos que te han ayudado a creer y crecer. Que no alejes de la Iglesia, tu familia. Que mires a los otros como hermanos. Que seas activo en la misma preguntándote qué puedes hacer por esta tu y mi familia; que responsablemente colabores en lo que puedas, desde la oración hasta el servicio a los enfermos, ancianos, a los más necesitados y pobres de cerca y de lejos. Que no dejes de participar en la Eucaristía de los domingos y fiestas, pues te echaríamos de menos y te perderías la alegría de encontrarnos como familia, comiendo y bebiendo en la mesa del Señor, la mesa de la Palabra y la Eucaristía. Que colabores también económicamente, en la medida que puedas, a mantener nuestra familia y sus actividades, pues muchos lo pasan mal, y nuestra casa -los templos- precisan mantenimiento. Que invites a otros, una y otra vez y no te canses si te dicen varias veces que no, a participar en esta familia. No falles. Nos harías más pobres, te echaríamos de menos, estaríamos más tristes sin ti, y tú también serías más pobre, más triste y solo sin tu familia.

No lo olvides: SOMOS UNA GRAN FAMILIA CONTIGO.

+Manuel Herrero Fernández, OSA
Obispo de Palencia

lunes, 13 de noviembre de 2017

Un libro: Un canto al amor Amaos como yo os he amado

Un canto al amor. Amaos como yo os he amado
Vicente Borragán. Ed. San Pablo
 
Vivir para amar, amar para vivir. Este libro nos ayuda a valorar y analizar la importancia de las cosas y compararlo con el motor del mundo que es el amor. Amar con toda el alma de una forma incondicional y amar a nuestro prójimo como auténticos cristianos nos hace comprender el signifi cado de la palabra amor y entender lo que Dios siente por nosotros. «Dios» y «amor» son dos conceptos absolutamente inseparables, porque él es amor.

Vicente Borragán Mata, dominico, hizo sus estudios de Teología y Sagrada Escritura en la Universidad de Santo Tomás (Roma) y en la Escuela Bíblica de Jerusalén. Es profesor de Biblia en los Institutos de Filosofía y Teología de los Padres Dominicos.

domingo, 12 de noviembre de 2017

12 de noviembre de 2017 XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

  • Sab 6, 12-16 Quienes buscan la sabiduría la encuentran 
  • Sal 62 Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío 
  • 1 Tes 4, 13-18 Dios llevará con él, por medio de Jesús, a los que han muerto 
  • Mt 25, 1-13 ¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!
Estamos terminando las semanas año litúrgico y las lecturas nos van orientando hacia el final de la historia del mundo y la vuelta gloriosa del Resucitado. El libro de la Sabiduría nos invita a buscar, encontrar y a poseer la auténtica sabiduría (1 Lect). Hoy, con la parábola de las doncellas, se nos invita a prepararnos para entrar en el banquete eterno. Jesús saca la lección: «velad, porque no sabéis el día ni la hora» (Ev). Pablo presenta una catequesis sobre la suerte de los difuntos y los acontecimientos del fin del mundo (2 Lect).

¿Quieres colaborar? ¿En qué puedes colaborar?

1 ¿Conoces la historia de tu parroquia? ¿Cuándo se construyó? ¿Quién la construyó? ¿Su historia? ¿Los primeros sacerdotes? ¿Los primeros catequistas? El primer bautizo, la primera boda... Hay mucha historia por descubrir y tú formas parte de esa historia. La parroquia nos acompaña en los momentos más importantes y también más cotidianos de nuestra vida.

2 ¿Conoces cuántos grupos hay? Niños, jóvenes y adultos tienen, al menos, una hora semanal en la parroquia, y van conociendo cada día mejor a Jesucristo. Forman su fe porque hoy es más necesario que nunca dar razón de nuestra esperanza. ¿Por qué creo? ¿Para qué creo?

3 Quizá, acaso, perteneces a una parroquia muy pequeña, pero esto sirve para una gran parroquia y, también, para una que no lo es tanto. ¿A cuántas personas visita el sacerdote a la semana? ¿O el grupo de Cáritas? ¿Y las personas que acompañan a los enfermos?

4 Y todo esto, ¿para qué? A lo mejor tú puedes colaborar en alguna actividad en tu parroquia. Puedes dar catequesis, visitar a personas mayores, recibir también catequesis y profundizar en la fe...

5 Quizá eso de sentarte en una reunión no va contigo. Hoy, por ejemplo, hay templos que, desgraciadamente, no se pueden abrir. Los sacerdotes no pueden llegar a todo, y es importante que haya templos abiertos donde poder rezar, donde encontrarse diariamente en silencio y orar... Tú podrías ofrecerte para estar pendiente del templo y de sus visitantes una hora al día, o a la semana, o cuando puedas. Será un gran y valioso servicio.

6 ¿Tampoco? ¿Rezar? Fíjate qué importante. Rezar por tu parroquia, por los niños que van a recibir la primera comunión este año; los jóvenes que recibirán el sacramento de la confirmación; los que se van a casar; o por los que han fallecido... Rezar para que la parroquia sea en medio de tu barrio o de tu pueblo un lugar de puertas abiertas, un lugar de misericordia y de esperanza.

7 Colaboradores voluntarios de Cáritas, de Manos Unidas... ¡Hay tanto por hacer! ¡Tanta necesidad material y espiritual! ¡Tanta falta de consuelo y de esperanza! La mayor de las virtudes es la caridad. En nuestra parroquia tenemos que vivir con fortaleza en la fe, con seguridad en la esperanza y con constancia en el amor. Hacer de la parroquia un lugar cercano, cálido... Una parroquia de puertas abiertas.

8 Igual que en nuestras casas, también la casa de nuestra familia en la fe tiene unos gastos mensuales: luz, agua, teléfono, limpieza de salas de catequesis, calefacción... Quizá se necesita alguna reforma: tejados, u otras obras de mantenimiento. ¿Te has interesado alguna vez por esta cuestión? ¿Conoces el presupuesto anual? ¿Conoces los gastos y los ingresos? ¿Qué se puede estar necesitando? También es nuestra casa y las necesidades de nuestra familia.

9 En el tema económico también puedes ayudar. Con mucho o con poco. Esporádicamente o mensualmente, trimestralmente, semestralmente o anualmente. Además, ahora es una gran oportunidad, porque desde enero de 2016 los donativos a cualquier institución, asociación u oenegé van a desgravar más por ley; esto mismo se aplica, por supuesto, a las donaciones que realices a la parroquia y a la diócesis.

sábado, 11 de noviembre de 2017

¿Por qué no es suficiente la justicia por sí sola? y ¿Qué es la caridad?

¿Por qué no es suficiente la justicia por sí sola?
 
[DOCAT 111] El amor caritativo es más que justicia, pues el amor es «paciente» y «benigno» (1 Cor 13, 4); para que la sociedad se pueda humanizar, la justicia ha de fundirse con la misericordia, con la compasión. La vida social no se puede regular únicamente con un justicia social, pero tampoco solo con la legal, pues no hay legislación que pueda promover el bienestar humano recíproco. La justicia legal solamente puede sancionar los ataques a la dignidad humana, pero no puede crear nada de manera positiva. La caridad libera una fuerza creativa para el bien común, es decir, para el bien global de todos los hombres. Se trata de contar con estructuras justas que dejen espacio a la misericordia. Sin embargo, la justicia, a diferencia de la misericordia, es una exigencia básica. La caridad solo puede ser pedida, mientras que la justicia se puede exigir.

En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [206-207]

¿Qué es la caridad?
 
[YOUCAT 309] La caridad es la virtud por la que nosotros, que hemos sido amados primero por Dios, nos podemos entregar a Dios para unirnos a él y podemos aceptar a los demás por amor a Dios, tan incondicional y cordialmente como aceptamos a nosotros mismos.
 
En el Catecismo de la Iglesia Católica: [1822-1829, 1844]

martes, 7 de noviembre de 2017

El Museo Diocesano acogía el pasado 24 de octubre la presentación del CD “Improvisaciones”, cuyo autor es el palentino Germán Valverde. Y lo curioso de este trabajo es su génesis, desarrollo y fin.

En septiembre de 2016, María de Alvear, recibía el Premio Nacional de Música de manos de los Reyes, en una ceremonia que tuvo lugar en la Catedral de Palencia. Tras almorzar en un restaurante, Lauro Blanco, miembro de la Asociación Tadeo Ortega se acercó a felicitarla y le invitó a descubrir una joya, el órgano ibérico de Capillas. Y allí, la compositora al escuchar tocar a Germán Valverde y al contemplar la belleza que alberga la iglesia de San Agustín de Capillas, quedó impresionada y en sus propias palabras “percibió el milagro por el que Dios le regalaba una perla”.

De Alvear quiso llevarse consigo un pedazo de esta belleza y la forma en la que lo consiguió fue editando el CD “Improvisaciones” con el apoyo de Javier Monteverde (Estudios Cezanne) del que se han realizado 500 ejemplares.

María de Alvear quiere que la música del órgano ibérico y el rico patrimonio con el que contamos en nuestras iglesias de Castilla, traspasen fronteras y sean un referente cultural. Perlas que Dios nos regala.

María de Alvear, reside en Colonia, hija de padre español y madre alemana. Sus composiciones son fruto de la interacción entre diferentes culturas musicales, ha trabajado los ritmos étnicos de los nativos americanos, africanos, rusos o escandinavos.

Además del Premio Nacional de Música, cuenta con el Premio Bernd Alois Zimmermann.

Natalia Aguado León

lunes, 6 de noviembre de 2017

Enfermero

¡Qué palabra tan bonita, tan humana y mucho más cristiana! ¿Cuántas veces leería Víctor los primeros versículos del capítulo 9 de San Lucas, el evangelista? Dicen así: «Jesús, habiendo convocado a los doce, les dio poder y autoridad sobre los demonios y también para curar enfermedades; y les envió a predicar el reino de Dios y a sanar enfermos». Y les dijo: «No toméis nada para el camino, ni bastón, ni alforjas, ni pan, ni dinero, ni tengáis dos túnicas. En la casa en que entréis, quedaos hasta vuestra partida. Y donde no os reciban, salid de aquella ciudad y sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos». Salieron, pues, y recorrieron las aldeas, anunciando la buena nueva y curando enfermos.

Y si Víctor leía continuamente los escritos de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, mucho más leía los evangelios, pues lo que él quería era ser otro Cristo y ser fiel discípulo suyo anunciando su Mensaje.

¡Enfermero! No sólo cuando gozaba de salud, si no también cuando ya era víctima de duras enfermedades. No sólo recorriendo los pueblos vecinos de Velillas del Duque, si no también en los hospitales de Madrid, perteneciendo a la Congregación de San Felipe Neri.

¡Enfermero! Con una preparación extraordinaria en el espíritu y en el tratamiento humano. Que para el cristiano, ser enfermero es una obligación gozosa, como ser misionero. Nuestra fe cristiana tiene esas dos exigencias como respuesta a las palabras de Jesús: «Tuve hambre, estuve enfermo y necesitaba agua para beber».

¡Enfermero! Que sabe tratar con amor y gran delicadeza. Sonriendo y siempre acudiendo a las necesidades del que sufre en el cuerpo y en el espíritu.

Acompañado de su amigo Daniel Colorado, se ponían el hábito y recorrían los hospitales de Madrid, sobre todo el Gregorio Marañón. Nos cuenta su esposa: “Viviendo en Velillas del Duque, fuimos un día al pueblo donde él había nacido, Quintanadiez de la Vega; y al llegar a su pueblo se enteró que había un vecino que se estaba muriendo, que años antes había sido muy amigo suyo. Fue a visitarlo y a charlar con él, pues no era muy practicante como cristiano. Pidió le dejaran a solas con él y después de un rato salió de la habitación. ¿Conclusión? Que pidió la confesión, comulgó y recibió la Unción de Enfermos”.

Durante varios años perteneció a la Congregación de San Felipe Neri. Tenían como apostolado la visita a los enfermos en los hospitales o en las casas. Fue director de la Congregación y en un Congreso en Zaragoza les habló dándoles unas conferencias.

Tenemos cantidad y cantidad de anécdotas de Víctor con relación a su apostolado con los enfermos. ¿Terminamos con un interrogante? ¿Cómo trato a los enfermos de mi familia, de mis amigos y a los enfermos que están solos en los hospitales? Porque, por desgracia, hay muchos enfermos en los hospitales que no tienen familia o está muy lejos, incluso en el extranjero. ¿Llega ahí mi apostolado como enfermero, como cristiano? ¿Leo el evangelio de San Lucas capítulo 9 y otros?

Germán García Ferreras

domingo, 5 de noviembre de 2017

5 de noviembre de 2017 XXXI Domingo del Tiempo Ordinario

  • Mal 1, 14b-2, 2b. 8-10 Os habéis separado del camino recto y habéis hecho que muchos tropiecen en la ley 
  • Sal 130 Guarda mi alma en la paz, junto a ti, Señor 
  • 1 Tes 2, 7b-9. 13 Deseábamos entregaros no solo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas 
  • Mt 23, 1-12 Ellos dicen, pero no hacen

El profeta Malaquías, como Jesús, critica duramente a los escribas y fariseos, a las clases dirigentes de su tiempo por su hipocresía y el modo interesado de realizar su ministerio. El profeta, en el siglo V a.C., lanza un duro ataque a los sacerdotes de su época, por lo mal que realizan el culto y el mal ejemplo que dan en su vida. Buscan su propia gloria en vez de la de Dios (1 Lect). Jesús reprocha a los escribas y fariseos su afán de ostentación y de no cumplir lo que enseñan (Ev). Pablo refleja en la segunda lectura el aprecio que tiene por la comunidad de Tesalónica y les recuerda que no les ha transmitido palabras de hombre sino la Palabra de Dios (2 Lect).

sábado, 4 de noviembre de 2017

Manos Unidas

Con una Eucaristía, el 25 de octubre, Manos Unidas despedía al hasta entonces consiliario, Antonio García, y daba la bienvenida al nuevo, D. José Maria de Valles.

«Nosotros tomamos parte» Memoria anual de Cáritas Española

Cáritas destinó 358 millones de euros a crear oportunidades de vida digna para más de 3,5 millones de personas dentro y fuera de España. Y las aportaciones de los donantes privados superan el 75% de los fondos invertidos por la Confederación Cáritas en todo el país. 

Estos son algunos de los datos que se desprenden de la Memoria anual de Cáritas Española -que se presentó el pasado 25 de octubre- y que ofrece un retrato real de cómo una buena parte de la sociedad está “tomando partido por las personas y sus vidas”, y por combatir las realidades de injusticia que afectan a millones de familias excluidas en nuestro país y en muchas regiones de todo el mundo.

En el conjunto de las acciones de lucha contra la pobreza desarrolladas en 2016, sobresalen los esfuerzos realizados en los capítulos de Acogida y Asistencia. De cada 100 € invertidos en 2016, Cáritas destinó 22,4 € -más de una quinta parte- a programas de Acogida y Asistencia. A este apartado se dedicaron 80,3 millones de euros. 

Esto evidencia la importancia que tienen en el conjunto de la acción de las Cáritas Diocesanas y Parroquiales los esfuerzos destinados a garantizar el acceso de las personas más vulnerables a derechos básicos como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Diálogo interreligioso

Del 23 al 25 de octubre, se han celebrado las Jornadas de Relaciones Interconfesionales. En este encuentro se ha profundizado en “temas actuales del diálogo interreligioso. El diálogo con el judaísmo“.

Entre otras ponencias, el director del Instituto Ratisbonne de Jerusalén, P. Elio Passeto, nds, presentó el diálogo judeo-cristiano desde la perspectiva cristiana y el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub Caro, presentó la perspectiva judía. También se contó con la intervención del secretario de la Pontificia Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo, P. Norbert Hofmann, sdb. La directora de la Fundación Pluralismo y Convivencia, Rocío López González, ofreció una ponencia sobre las minorías religiosas en España y la fundación pluralismo y convivencia, del Ministerio de Justicia.

En estas Jornadas participó nuestro Obispo, Mons. Manuel Herrero, como miembro de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales, y Daniel Trigueros, Delegado diocesano de Diálogo Interreligioso.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Castrillo de Don Juan

Hasta Castrillo de Don Juan se acercó nuestro Obispo, el pasado 22 de octubre, para presidir la Eucaristía de Acción de Gracias por la Beatificación de Isaac Carrascal Campos, hijo del pueblo y martir claretiano que fue beatificado la víspera en Barcelona.

La Ermita de los Ángeles brilla en Grijota

El 21 de octubre, nuestro el Obispo bendijo las obras realizadas en la ermita Ntra. Sra. de los Ángeles de Grijota, que se han centrado en el arco, muros, tejado e iluminación. 

En el acto también estuvo presente la presidenta de la Diputación, el alcalde de Grijota, autoridades y numerosos fieles que disfrutaron de la belleza de su ermita. 

En palabras de su párroco, Onésimo del Campo estas obras significan “una gran alegría y un gozo inmenso porque se llevaba años viendo las grietas en el arco y con la nueva iluminación parece más grande”. Asimismo, agradece la generosidad de los vecinos que han aportado cerca de 9.000€ para sufragar los costes de esta reforma.



La Ley... ¿qué es la Ley y que Ley obliga?

Estamos viviendo días convulsos en España a causa del deseo de la independencia que algunos quieren para Cataluña.

Al igual que desde hace unas semanas todo el mundo pide diálogo, diálogo, etc., hay muchos que aludimos a la ley, que se cumpla la ley, etc. Al que no quiere un diálogo de sordos o auténtico le tachan de intransigente y no demócrata, y al quiere el imperio de la ley le llaman dictador, persona no dialogante. También es verdad que cada uno solemos escoger la ley que nos agrada, y saltarnos aquella que nos desagrada y usar la ley para tirársela al otro.

¿Qué es la ley?
Sin duda, toda persona se guía o debe guiarse por los valores. No me refiero a los valores que cotizan en el mercado del Ibex 35, ni el resto de los valores de la Bolsa. Me refiero a los valores morales. El valor es aquella realidad que una persona o un grupo estima porque le aporta satisfacción auténtica, es deseado porque posibilita el desarrollo personal o grupal, responde a los deseos más íntimos del ser humano y del grupo y, lógicamente, es preferido frente a otros posibles medios o acciones. Así hablamos de la felicidad, la familia, la vida, el honor, la fraternidad, la verdad, la paz, la igualdad, la libertad, el amor, la justicia, los bienes materiales, los bienes eternos, etc. Los distintos valores llevan a la pluralidad de culturas.

Los valores de las diversas culturas varían. La ley es una expresión de la escala de valores que un grupo, una sociedad, una nación admite y quiere que rija su vida en común para que esta sea posible y responda a las necesidades profundas. La ley después tendrá que ser asumida libre y responsablemente por la conciencia rectamente formada.

Santo Tomás decía que la ley supone ordenación de la razón, dirigida al bien común, y promulgada por el que tiene a su cargo la comunidad. Dos, por tanto, son las notas: ordenación racional que hace relación a la dignidad del ser humano, es decir, serán justas si se ajustan a la dignidad humana y la favorecen, y el bien común, que mira al bien de cada uno, al bien del hombre integralmente considerado, y al de toda la comunidad. Y una tercera nota: promulgada por el que tiene la autoridad legítima, no el que tiene el poder que lo puede haber obtenido por la fuerza, el engaño, la opresión, sino la autoridad legítima que viene del reconocimiento y el respaldo del pueblo.

Un sistema legal debe buscar siempre lo que racionalmente es bueno para reconocer realmente, no sólo en el papel, la dignidad humana. No lo que en este momento esté de moda, o imponga una ideología o un grupo de presión del signo que sea. También debe buscar siempre el bien de todos, no de unos pocos, los “privi-legiados” -(ley privada)-, sin preferencias de personas, y, de haberlas, deben ser para las más necesitadas y desfavorecidas, las descartadas de la sociedad por la injusticia de los demás, las minorías excluidas por razón de raza, de religión, condición o color o por lo que sea.

La ley primera, no escrita y que todos los hombres llevamos en el interior, es la de: “trata a los demás como quieres que ellos te traten”, o “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Este principio es el que debe regir toda la conducta del hombre y de los pueblos.

Una expresión será los Diez Mandamientos, o, mejor, las Diez Palabras que recogen en síntesis la alianza entre Dios y su pueblo. Una más sintética es la nos ofrece el Señor: “Amarás al Señor, tu Dios, y con toda la mente, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente. Este es el mayor y primer mandamiento. El segundo es semejante a este: amarás al prójimo como a ti mismo” (Mt 22, 37-39). San Agustín dirá: “Ama y haz lo que quieras, porque de esta raíz no puede salir sino el bien”.
Las leyes pueden ser injustas moralmente hablando cuando no respetan la dignidad del hombre, que es también trascendente; serán injustas también, si no respetan el bien común o cuando han sido dadas por un poder que se excede en sus competencias. Entonces habrá que cambiarlas. Pero si la ley es justa, hay que respetarla y hacerla respetar. Sin ley no podemos vivir en sociedad; de otro modo imperaría la ley de la selva, donde el grande se come al chico, no es posible la convivencia y donde la vida de cada uno y de todos está permanentemente en peligro, sobre todo la de los más pequeños e indefensos.

El que quiera entender que entienda.

+Manuel Herrero Fernández, OSA
Obispo de Palencia

jueves, 2 de noviembre de 2017

Conmemoración de los Fieles Difuntos. Su fiesta se celebra el 2 de noviembre

Juicio final. Óleo sobre lienzo. Diego Valentín Díaz, 1632. Iglesia Nuestra Señora del Castillo. Torremormojón.
Al día siguiente de haber celebrado la solemnidad de Todos los Santos -los mejores hijos de la Iglesia que gozan ya con Dios en el cielo- reza por Todos los Difuntos para que puedan llegar al cielo limpios y purificados. Esta tradición de rezar por los muertos se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, pero la fiesta litúrgica se inició en el 988, cuando el abab Odilón de Cluny, mandó que los monasterios cluniacenses celebrasen tras las vísperas del 1 de noviembre el oficio de difuntos. Ya en el S. XI la Iglesia instituyó el día 2 de noviembre para conmemorar a todos los difuntos y rezar por ellos.

La misa de “réquiem aeternam” revela dos tendencias: La primera, que se remonta a la iglesia primitiva, vibra de júbilo y manifiesta el mensaje consolador de la resurrección de la carne. La segunda, que nace en la Baja Edad Media, fija la atención en el pecado y está saturada de angustiosa solicitud por las ánimas benditas, cuya liberación solicita. Esta tendencia nos pinta la muerte y el juicio con pinceladas sombrías, resaltando la secuencia del “Dies irae”, descripción poética del Juicio Final.

En casi todas las parroquias de la diócesis existieron “cofradías de ánimas” que encargaron retablos, organizaban y pagaban el culto, se dedicaban a la tarea de ayudar y enterrar con su caridad a los más pobres y asistir a los funerales de sus hermanos cofrades.

Durante la noche del 1 al 2 de noviembre en los pueblos se tocaba a difunto, pidiendo oraciones por su eterno descanso y recordando nuestro destino final. El Día de los Difuntos, los clérigos rezaban responsos ante las tumbas ubicadas en los templos y en los cementerios. La comunidad cristiana siempre colocó cruces en las tumbas, frases o símbolos alusivos a la Resurrección. Hoy en día se acude a depositar flores en su recuerdo.

Entre los retablos de la Diócesis dedicados a las Benditas Ánimas destacan los de las parroquias de Becerril de Campos, Herrera de Valdecañas, Pedraza, Fuentes de Nava, todos ellos de los siglos XVII y XVIII.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía: Antonio Rubio

Oración
O Dios gloria de los fieles
y vida de los justos, no-
sotros, los redimidos por
la muerte y resurrección de tu Hijo, te pedimos que acojas con bondad a tus fieles difuntos, y pues creyeron y esperaron en Ti merezcan
alcanzar los gozos de la
eterna bienaventuranza.

Fiesta de San Luis Guanella

El pasado 24 de octubre, la Villa San José vivió un día muy especial, con la celebreción de la Fiesta de San Luis Guanella.

La Catequesis nos implica a toda la Comunidad Cristiana

El pasado 21 de octubre celebrábamos en la Diócesis el envío diocesano de nuestros catequistas. Aprovechando esta cita, conversamos en el programa El Espejo de la Iglesia con el Delegado de Catequesis, Pelayo González. Con él quisimos saber cuál es el estado de salud de la catequesis, a lo que nos contestó que “la salud de la catequesis es la salud de la Iglesia en general”, de hecho, lo explicó de manera muy gráfica definiendo a “la catequesis como una especie de caja de resonancia de lo que pasa en la Iglesia en general”.

“Estamos viviendo un cambio de época, una cultura nueva, y esto afecta a todos los sectores y dimensiones de la vida, al ámbito educativo y por tanto al ámbito de la educación en la fe y de la catequesis. Y este cambio nos invita a repensar y renovar la catequesis y los modos de educar en la fe. Hay una inquietud, hay una búsqueda, una viveza en todos los que nos dedicamos a esta tarea y eso es sintonía de buena salud”, destacó Pelayo González

En cuanto a los retos que se deben afrontar a corto y medio plazo desde el área de Catequesis, Pelayo González afirmó que hay un gran reto en el que ya venimos avanzando que es “el cambio de mentalidad por parte de todos respecto a lo que es la catequesis, no solo una formación para preparar un sacramento, sino para iniciarse en un camino, en un estilo de vida”. Otro de los retos es “superar la idea de que la catequesis es solo tarea de los catequistas y del sacerdote, la catequesis es labor de todos los que están relacionado con los niños o jóvenes... familia, comunidad parroquial...”. Y un tercer reto al que hay que hacer frente es “ser conscientes de que la catequesis es mucho más que la simple hora de catequesis, engloba también a otros momentos vividos en comunidad, celebraciones...”.

“La catequesis es como una especie de caja de
resonancia de lo que pasa en la Iglesia en general”

Finalmente, recordó en su intervención que “la catequesis no sólo es saber la Fe, sino que tiene que ser una experiencia, una vivencia de lo que significa ser y vivir como un cristiano”. La catequesis es algo que nos implica a toda la Comunidad.

Cardenal Cisneros

El museo de San Pedro de Cisneros cuenta en en sus paredes con la obra “Retrato del Cardenal Cisneros” pintura al óleo del siglo XIX que ha sido restaurada en el taller creado mediante el convenio firmado entre la Diócesis y la Diputación de Palencia.

La restauración de la obra ha coincidido felizmente con el V centenario de la muerte del cardenal Cisneros en Roa (Burgos) y de la llegada a España de Carlos V, y además con todos los actos que el Ayuntamiento de Cisneros, solar del cardenal ha realizado en la villa de la Tierra de Campos.

Cisneros está sentado, vestido de Cardenal, con la Biblia políglota por él encargada a su lado, y en la parte alta derecha una recreación de la conquista de Oran en el norte de África.

El cuadro forma parte de la colección de obras de arte del museo parroquial de San Pedro de Cisneros donde se puede ver y disfrutar.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Me preocupan los de 12 años

Cuando esto escribo se acaba de declarar “la República Catalana, como Estado independiente y soberano”... y doy gracias a Dios porque mi hijo solo tenga tres años... y no entienda la actualidad. O a eso me agarro.

En un Parlamento ha saltado por los aires, y retransmitido por la televisión, el respeto a la Ley. Así que pudiera ser que estemos mandando un mensaje muy peligroso... a los de 12 años. Da lo mismo la Ley, dan lo mismo las normas. Nosotros mismos decidimos cuál es la Ley vigente... y si no nos gusta la cambiamos. O cogemos solo la parte que nos gusta para nuestro objetivo del momento. Y tampoco es necesario seguir los cauces para cambiar la Ley. Pues el objetivo es hacer mi santa voluntad.

Y se ha declarado “la república catalana, como Estado independiente y soberano”... con un voto secreto. Así que pudiera ser que también estemos mandando otro mensaje muy peligroso... a los de 12 años...: haz todo lo que esté en tus manos para no hacerte responsable de tus actos.

En resumen: No cumplas la Ley y no asumas las consecuencias de no cumplir la Ley.

A vuestra imaginación dejo el elucubrar las posibles consecuencias de que esto se hiciera norma en el hogar, en la escuela, en el parque...

Tenemos la tremenda responsabilidad de evitar que lo que no tiene ni pies ni cabeza se convierta en norma. Cada verá cómo traduce esto a los suyos, los propios. Y a los ajenos.

No tengo ni idea de cómo estará la situación cuando leas esto... y solo espero que empiecen a aparecer los “buenos ejemplos”... pues el mal ejemplo se extiende como la pólvora. Si tiene que sobrarnos algo en los días venideros... que sea la cordura y el trabajo constante por la convivencia y el Bien Común.

Domingo Pérez

Beatificación de los Mártires Claretianos

El pasado 21 de octubre, la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona acogió la ceremonia de beatificación de 109 mártires claretianos, en una ceremonia presidida el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Entre ellos se encuentran dos palentinos:
  • Isaac Carrascal Mozo: Nacido en Castrillo de Don Juan, el 11 de abril de 1896. Le llegó el martirio el 14 de octubre de 1936 en Castro Urdiales (Cantabria).
  • Vicente Vázquez Santos: Nacido en Villada, el 23 de agosto de 1915. Le llegó el martirio en 26 de julio de 1936 en Lérida.

Halloween como sucedáneo

El fenómeno de Halloween, tan extendido hoy entre nosotros (aunque ajeno a nuestra cultura), reaparece todos los años y vuelve por estas fechas, al caer la hoja, lo mismo que vuelven a la sartén los buñuelos de viento y los huesos de santo. Todo ello -¡vaya por Dios!- coincidiendo con la conmemoración cristiana de los Fieles Difuntos...

¿Y qué tiene que ver el fenómeno Halloween con esta cristiana conmemoración? ¿Qué tienen que ver los disfraces de monstruos con la muerte o con nuestros difuntos?

Nada. Halloween pretende ser un sucedáneo frívolo, mercancía inútil que nos venden desde USA. Piensen ustedes un poco y saquen conclusiones. Pocas cosas existen hoy que se intenten camuflar y disimular tanto como la muerte. Intento inútil. ¿Qué se pretende? ¿Evadirnos del pensamiento mortuorio con un juego? ¿Paganizar la celebración de los Fieles Difuntos, cristiana por tradición y devoción?

Halloween, bien mirado, es una fiesta bastante tonta que, tal vez no hace falta ni siquiera exorcizar, como a Drácula y sus compinches, los vampiros, sabiendo que no tiene más trascendencia que la de un montaje y su correspondiente reclamo para vendernos disfraces pasajeros: o sea, diversión y jolgorio para un carnaval anticipado.

Sólo que esta fiesta pagana irrumpe precisamente (no por casualidad) en estos días en que la tradición cristiana nos invita a honrar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Y aquí veo yo un punto de malicia, quizá un poco tontorrona y sin demasiada trascendencia; pero dado que algunos todo lo aprovechan para su capote ideológico y andan siempre reivindicando lo que no les pertenece, conviene levantar la voz y descalificar sin más a esos listos que se envuelven en la toga de la libertad de expresión a todas horas para colarnos slogans contra la Iglesia, “oscurantista y amiga de los muertos” (parece mentira, pero lo entrecomillo porque así lo he oído).

En todo caso, la buena gente sabe lo siguiente: pensar en la muerte sin depresiones, con la esperanza puesta en las promesas de Jesucristo, puede ser un ejercicio no sólo de sabiduría cristiana, sino también humana, ya que nos permite hacer recuento de nuestros días con la mirada puesta en lo que merece la pena.

Dicho esto, no creo que Halloween, deba alejarnos a los cristianos de la fe en aquel que dijo: “Soy la resurrección y la vida”. Pero si alguien pretendiera sustituir una respetable y social costumbre cristiana por una mascarada terrorífica que a nadie aterra (excepto al ritmo académico de los escolares), me parece que lo tiene difícil. Nada hay en la entraña del pueblo más asimilado que el recuerdo de sus difuntos.

¿Qué hay, por tanto, detrás o al fondo de Halloween? Sin duda, lo primero que se ve es un despliegue publicitario y comercial que a nadie debería engañar, y que sin embargo engaña a muchos y entontece a los más. Algo parecido ocurre con la Navidad a la que le cuelga otro horroroso montaje publicitario, aunque aquí al menos se juega con unos sentimientos nobles de paz y convivencia familiar (eso sí, muy dulzones, y todo ello regado con ríos del líquido espumoso).

Los humanos somos incorregibles. Pero lo que a no pocos indigna es que los listos de siempre se aprovechen de todo el mundo para hacer su agosto, su diciembre y ahora su noviembre. No hay mes ni fiesta pagana o cristina, que por bien no venga, y que algún beneficio o tajada comercial aporte. Increíble.

Hasta una fiesta, como Halloween, implantada (¿subvencionada?) desde hace unos años y ahora popularizada de tal manera que frena el ritmo de los colegios e invade las calles de máscaras que asustan a los menos y suscitan indiferencia en los más, nos hace perder el tiempo. Y tal vez a mí también, que estoy escribiendo esto.

Eduardo de la Hera

Los Santos, amigos de Dios y el Día de los Difuntos

Los santos se encuentran junto a Dios y están vivos. Éste es el sentido de la fiesta que celebramos el 1 de noviembre. Ellos no son indiferentes a la humanidad. Santa Teresa de Lisieux dijo: “Mi cielo consistirá en hacer el bien en la tierra”. Este es también el sentido de los milagros: son la prueba de la atención de un santo a sus hermanos los hombres. Por eso no nos sorprende que los milagros sean uno de los elementos necesarios para probar la santidad de una persona.

¿Quien es tu santo favorito?

¿San Francisco de Asís? ¿La beata Teresa de Calcuta? ¿Edith Stein? ¿San Pedro o san Pablo? ¿Santa Teresa de Jesús? ¿La Virgen María? ¿Teresita de Lisieux? ¿Damián de Molokai?
Intenta descubrir quién fue el santo o santa de quien tú llevas el nombre. ¿Cuándo vivió? ¿Qué hizo? ¿De quién es patrón? ¿Cuál es el símbolo que le caracteriza? ¿Cuál es su mensaje?

Día de los Difuntos

Desde el inicio del cristianismo, la Iglesia está convencida que los vivos deben rezar por los difuntos.
En este día se nos invita a los cristianos a participar en la eucaristía, este gran movimiento de solidaridad espiritual.

La multitud que acude los días 1 y 2 de noviembre al cementerio no es ajena al mensaje de esperanza de la Iglesia, aunque el recuerdo de los que ya no están pueda provocar en algunas personas tristeza y dolor. Recordar y rezar por nuestros seres queridos ya difuntos es parte de nuestra fe. Pero no olvidemos que ellos, en la comunión de los santos, pueden también interceder ante Dios por nosotros, ayudarnos en medio de nuestras dificultades terrenas y, en su día, ayudarnos a dar el paso definitivo hacia la vida con Dios.

Intenciones del Apostolado de la Oración para el Mes de Noviembre

  • General: Por los cristianos de Asia, para que, dando testimonio del Evangelio con sus palabras y obras, favorezcan el diálogo, la paz y la comprensión mutua, especialmente con aquellos que pertenecen a otras religiones 
  • Por la Evangelización: Para que el Señor conceda la verdadera paz y concordia entre los pueblos, y nunca se invoque el nombre santo de Dios para justificar la violencia y la muerte.

martes, 31 de octubre de 2017

ANTE LOS RECIENTES ACONTECIMIENTOS VIVIDOS EN CATALUÑA

Ante los recientes acontecimientos vividos en Cataluña, que suponen una grave quiebra del marco de convivencia del que gozamos los españoles, la Iglesia Católica en Palencia y su Obispo están con el Estado de Derecho y la Constitución vigente.

Elevamos nuestras oraciones para que, en este momento, todos conservemos el sentido común y la serenidad, y trabajemos por la unidad en la fraternidad de todos los españoles.
Palencia, a 27 de octubre de 2017

Nombramientos

Recientemente hemos conocido nuevos nombrameintos llevados a cabo por nuestro Obispo, que corresponden a: D. Luis María Rodríguez García, Arcipreste del arciprestazgo de Pisuerga Norte; D. José María Vega López, Director de la Casa Sacerdotal; y D. Deogracias Bustillo González, Representante del Sr. Obispo en el Patronato de la Fundación “San Bernabé y San Antolín”.

domingo, 29 de octubre de 2017

29 de octubre de 2017 XXX Domingo del Tiempo Ordinario

Éx 22, 20-26 Si explotáis a viudas y a huérfanos, se encenderá mi ira contra vosotros 
Sal 17 Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza 
1 Tes 1, 5c-10 Os convertisteis, abandonando los ídolos, para servir a Dios y vivir aguardando la vuelta de su Hijo 
Mt 22, 34-40 Amarás al Señor tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo

«Concédenos amar tus preceptos para conseguir tus promesas»  (Orac. colecta). Y sus preceptos son los mandamientos de la Ley de Dios que Jesús nos enseña a guardar en el Evangelio. Y se resumen en «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente» -el principal y primero- y «Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Y como modelo de ese amor, Cristo mismo que nos ha amado hasta dar su vida por nosotros. Y nosotros debemos amarnos unos a otros, como Él nos ha amado. Si esto falta, nuestro amor a Dios no es verdadero. La Eucaristía, en la que Cristo sigue entregándose por nosotros, es la fuente donde bebemos el amor de Dios.

jueves, 26 de octubre de 2017

¿Por qué ha dado Dios al hombre la posibilidad de hacer el mal? y ¿Qué es la libertad y para qué sirve?

¿Por qué ha dado Dios al hombre la posibilidad de hacer el mal?
[DOCAT 7] Dios creó al hombre para amar. Pero a nadie se le puede obligar a amar. Las personas deben ser libres para poder amar de verdad. De la misma manera que hay auténtica libertad, existe también la posibilidad de elegir equivocadamente. Los hombres pueden incluso destruir su propia libertad.

En el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: [331 ss.]
«Dios ha dado al alma la posibilidad de decidir por sí misma, de modo que Él no pueda actuar sobre ella sin su libre voluntad ni tampoco exigirle nada que ella no quiera». Maestro Eckhart (1260-1328), místico y maestro dominico.

¿Qué es la libertad y para qué sirve?

[YOUCAT 286] La libertad es el poder que Dios nos ha regalado para poder actuar por nosotros mismo; quien es libre ya no actúa determinado por otro.

Dios nos ha creado como seres libres y quiere nuestra libertad para que podamos optar de corazón por el bien, también por el supremo “Bien”, es decir, Dios. Cuando más hacemos el bien tanto más libres nos volvemos.

En el Catecismo de la Iglesia Católica: [1730-1733, 1743-1744]

martes, 24 de octubre de 2017

Nuevos recursos

La Subcomisión Episcopal de Catequesis de la CEE, acaba de publicar dos nuevos materiales de trabajo:

Una guía que acompaña al libro “Los primeros pasos en la fe” y está destinada a las familias y catequistas que acompañan en la primera infancia.
 
Unos recursos catequéticos para el catecismo “Testigos del Señor” que aportan a los catequistas materiales que ayudan al desarrollo de la catequesis. Incluye un cuaderno explicativo, 11 pósters con ilustraciones a doble página que recorren todo el catecismo y 52 tarjetas diseñadas en diversos colores para ayudar al desarrollo de las catequesis.

lunes, 23 de octubre de 2017

La importancia de los sellos

Pastoral Penitenciaria ha editado una hoja informativa con motivo de la reciente festividad de la Virgen de la Merced, con la finalidad de compartir algunos datos actuales de la realidad de las cárceles y de lo que hacen los miembros de Pastoral Penitenciaria en nuestra Diócesis.

Gracias a estas líneas conocemos que a fecha de 1 de septiembre en el centro de La Moraleja de Dueñas hay 903 personas reclusas, dos tercios son extranjeros sobre todo, marroquíes y rumanos.

Más allá de la frialdad de los datos, desde Pastoral Penitenciaria también nos acercan a historias de vida como por ejemplo, la compra de una prótesis (gracias a la colaboración de Cáritas, parroquias y personas anónimas) para un interno que había perdido la pierna por la explosión de una mina anti-persona en su país de origen. O cómo desde Pastoral Penitenciaria se asume el coste de los sellos del correo postal de las personas que no cuentan con recursos, para facilitar la comunicación regular con la familia.

Hay veces que en unas líneas podemos descubrir, valorar y agradecer la labor de personas que día a día se empeñan por mejorar la vida de los que tienen cerca y que lo han perdido todo. Un ejemplo de ello son los miembros de Pastoral Penitenciaria.

domingo, 22 de octubre de 2017

22 de octubre de 2017 XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

Is 45, 1. 4-6 Yo he tomado de la mano a Ciro, para doblegar ante él las naciones 
Sal 95 Aclamad la gloria y el poder del Señor 
1 Tes 1, 1-5b Recordamos vuestra fe, vuestro amor y vuestra esperanza 
Mt 22, 15-21 Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

Gracias a Ciro -un pagano- los israelitas pudieron volver a su tierra después de la cautividad de Babilonia (1 Lect). Dios va realizando sus planes de salvación incluso por medio de personas que no lo conocen o creen en Él. Por este motivo los cristianos rezamos por las autoridades y debemos cooperar en todo lo que sea bueno y justo, aunque a veces no sean creyentes. En esa línea Jesús nos dice en el Evangelio que demos al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Elegidos por Dios y movidos por el Espíritu Santo, hemos creído en el Evangelio. Demos gracias a Dios por ello (2 Lect).

DOMUND 2017: “SÉ VALIENTE: LA MISIÓN TE ESPERA”

El año pasado la Iglesia en España propuso para el Domund el lema “Sal de tu tierra”, evocando la persistente invitación del Papa Francisco a salir de uno mismo para ser enviado a otras periferias existenciales. Fruto de esta propuesta, contemplamos -con gratitud a Dios y a la Iglesia- a los miles de hombres y mujeres que han salido de nuestras comunidades cristianas a la misión, y permanecen en ella, fieles a su vocación. Son los misioneros repartidos por todo el mundo. Han salido de nuestras comunidades, pero su origen ha sido absorbido por la identificación con su destino, el pueblo al que han llegado y al que están entregando su vida.

Ese “salir” no ha sido fácil. Han sido años de formación. En principio, es una salida sin retorno o, al menos, de larga duración, porque la vocación del misionero es ad vitam, para toda la vida. Se precisa, pues, un amplio periodo de discernimiento y formación, no exento de dudas e incertidumbres, de tentaciones y argumentaciones para justificar la posibilidad de, al menos, dilatar la respuesta audaz y radical.

Sin miedo ni arrogancia

Esta es la razón por la que el Papa Francisco insistía el pasado mes de octubre en el valor de ser misioneros: «¡Hoy es tiempo de misión y es tiempo de valor! Valor para reforzar los pasos titubeantes, de retomar el gusto de gastarse por el Evangelio, de retomar la confianza en la fuerza que la misión trae consigo. [...] Se nos pide valor para abrirnos a todos, pero sin disminuir lo absoluto y único de Cristo, único salvador de todos. Se nos pide valor para resistir a la incredulidad sin volvernos arrogantes. [...] ¡Hoy es tiempo de valor! ¡Hoy se necesita valor!».

Esta exhortación al valor para salir e ir a la misión se la repetía a los voluntarios que habían colaborado en la organización y celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, el pasado verano. El Papa tuvo la espontaneidad de entregar el texto escrito preparado para la ocasión y mantener con ellos una amigable conversación. Para ser «la esperanza del futuro», les decía, es preciso hacer memoria del pasado y tener coraje para asumir el presente. «¿Qué tengo que hacer en el presente?», se preguntaba Francisco. «Tener coraje. Tener coraje. Ser valiente, ser valiente, no asustarse». Un buen rato estuvo glosando la necesidad de ser audaces para vivir apasionadamente el presente. Poco antes había caracterizado al joven «de sofá», en contraposición a la propuesta de la valentía y de la audacia.

Este ha sido el motivo que ha propiciado la decisión de presentar el DOMUND 2017 con el lema “SÉ VALIENTE: LA MISIÓN TE ESPERA”. Se trata de exhortar a las comunidades eclesiales, a los fieles cristianos, al Pueblo de Dios, a tener coraje para vivir la misión, entregando generosamente y con valor la fe recibida.

Valentía, ¿para qué?

Valentía para vencer algunas tentaciones que aparecen en el camino del creyente. Tentaciones con una gran capacidad de persuasión y que nacen ordinariamente de una fe lánguida y deficientemente fundamentada.

Valentía para vencer la visión secularizante que identifica la fe con la cultura de un pueblo. «Nuestra forma de ser y vivir está inspirada en la fe cristiana, pero en otros ámbitos territoriales es otra concepción religiosa la que ilumina el sentido de su vida; por tanto», se dice, «no es necesario ir a esos lugares para llevarles la cultura “cristianizada” de Occidente». Ante esta argumentación, es preciso tener la valentía de responder con la certeza de que la fe es más que una cultura, de que la Redención de Jesucristo es algo más que una simple liberación social.

Valentía no solo para dejar salir, sino para enviar a aquellos a quienes el Espíritu Santo llama a la misión. Las instituciones eclesiales, que antiguamente gozaban de recursos humanos para enviar a evangelizar, cooperando con otras Iglesias en su maduración, están experimentando la pobreza por la carencia de estos efectivos. Nace la tentación de justificar el cierre de puertas para que no salga nadie, con el pretexto de que aquí y ahora estamos urgidos igualmente por la misión. Es el individualismo que enmascara la pérdida de la dimensión universal de la fe. Pero, en el interior de cada comunidad cristiana y, de modo mucho más elocuente, en el de la diócesis, late con fuerza esa dimensión universal.

Valentía, en quien es llamado a la misión, para vencer aquellos argumentos disuasorios que le llevan a considerar que carece de las cualidades suficientes para ser misionero, al entender que estos son unos héroes. Es fácil sucumbir a esta tentación de la propia incapacidad para ir a la misión. A ello puede sumarse la presión de la opinión pública -en la que la dictadura del “se lleva”, el prestigio o el bienestar predomina sobre cualquier otra opción que suponga la renuncia y la entrega- y la percepción de que, entregándose, se pierde libertad.

Otras muchas situaciones se podrían describir para justificar la invitación al coraje que lanza el Papa. Ante estos condicionamientos externos e internos que dañan la respuesta a la misión, no cabe otra alternativa que la valentía de darse, como se descubre en varias imágenes del Evangelio.

Pastor, sembrador, pescador

El pastor reconoce que le han sido entregadas unas ovejas que no son suyas, pero que ha de cuidar como tales, hasta dar la vida por ellas. Se identifica de tal manera que las conoce por su nombre, las acompaña en su vida y las conduce a los buenos pastos. Unas veces va delante, abriendo camino para llevarlas a las majadas; otras, anda entre ellas, manteniendo un diálogo individualizado con cada una, o se retrasa para atender a las que caminan con mayor dificultad o tienen la tentación de rezagarse. Para ser buen pastor hace falta valor para salir de uno mismo y entregarse a los demás.

Vemos también valentía en el sembrador para lanzar a voleo la simiente que gratuitamente ha recibido. No le duele el desprendimiento, ni el desgarro de prescindir de aquellos granos sementeros; al contrario, tiene la alegría de que aquello que siembra con largueza se multiplicará en nuevos frutos. Es la imagen de la gratuidad, por la que el misionero no se queda con nada, se vacía. Y más aún: valentía para ser grano que el Sembrador esparce en una tierra para morir y ser transformado en una comunidad cristiana de creyentes que, a su vez, se conviertan en nueva semilla para nuevas siembras.
La misión es el mar por el que navega la barca de la Iglesia que guía el misionero con valentía y decisión. Sabe que su trabajo está en no pocas ocasiones sujeto a imprevistos, sorpresas e incluso riesgos. Así vive el evangelizador que, apoyado en la Providencia, se hace amigo de la intemperie. Tiene tal confianza en el Señor que no duda en subir a la barca, soltar amarras, bogar mar adentro y echar la red, aunque los pronósticos sociológicos y estadísticos anuncien que no es el momento ni el lugar adecuado. A pesar de ello, el misionero es valiente y se fía, en la confianza de que la pesca no se hará esperar.

Anastasio Gil
Director nacional de
Obras Misionales Pontificias

sábado, 21 de octubre de 2017

Una grande y muy determinada determinación

Pónganse en situación y dejen volar la imaginación. Trasládense a los caminos del Siglo XVI. A los medios de transporte del Siglo XVI. A los alojamientos para el viajero del Siglo XVI. A las condiciones de vida del Siglo XVI. A los ropajes del Siglo XVI. Métanse -si son capaces- en el cuerpo de una mujer del Siglo XVI. Y pónganse en actitud de caminar... aunque hoy lo haríamos en coche.

Ahora es muy fácil, solo hay que decirle al móvil... “llévame de tal sitio a tal sitio por la vía más rápida”... Hoy, Santa Teresa de Jesús -la “andariega”- lo hubiera tenido más sencillo. De “fundación a fundación”... el GPS le habría llevado a través de 4882 kilómetros. Por la vía más rápida... y anunciándole dónde hay gasolineras, dónde hay buenos sitios para comer y lugares para descansar. Y paradas donde se puede hacer una  buena foto.

Lo que les digo... 4882 kilómetros... si la Santa solo se hubiera dedicado a fundar. Desde aquel convento en Ávila en 1562, hasta el de Burgos en 1582, pasando por nuestra querida Palencia en 1580. Pero no solo se dedicó a fundar... así que, posiblemente esta “kilometrada” será mucho mayor.
Empresa ingente y admirable. Y les recuerdo que estamos en el Siglo XVI.

Les voy a ser sincero... yo me habría echado para atrás. Y si les soy sincero... no me vienen a la cabeza hombres y mujeres del Siglo XXI capaces un empeño de semejante magnitud. O quizás sí.

Santa Teresa tenía una cosa que muchas veces nos falta... y así se lo recordaba a sus hijas: «Digo que importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar al final, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabajase lo que se trabajare, murmure quien murmurare...».

Determinarse por el Señor. Estar dispuesto a recorrer el camino querido por Él. Hacerlo decididamente. Seguir a Jesús. Determinarse por Él. No es sencillo pero no es imposible. Un seguimiento exigente, pues no nos jugamos una parte de la vida, sino toda la vida. Se entrega la vida por el proyecto del Reino de Dios.

Domingo Pérez

viernes, 20 de octubre de 2017

San Caprasio. Su fiesta se celebra el 20 de octubre

San Caprasio. Escultura tipo Olot, S. XX. Iglesia parroquial de Baños de la Peña.
Sobre la vida de San Caprasio existen tres tradiciones: En la tradición francesa -la más fiable- se le identifica como el primer obispo de Agen, martirizado en el 303 durante la persecución de Diocleciano. Antes de convertirse fue soldado romano y desobedeció las leyes de adorar a los dioses paganos. El prefecto Daciano le pidió que renegase de la fe en Cristo y, como se reafirmó en ella, fue detenido, torturado y sentenciado a muerte. Cuando lo llevaban a ejecutar se encontró con su madre que le animó a mantenerse firme en la fe. Lo mismo hicieron Primo, Feliciano y Alberta, hermanos de Santa Fe. El prefecto los llevó al templo de Diana cazadora para que hiciesen una ofrenda a la diosa. Ante la negativa fueron decapitados el 20 de octubre. Allí se levantó un templo dedicado al santo obispo, hoy catedral de Agen (Francia).

La leyenda aragonesa, nos dice que fue pastor de la sierra de Guara y se hizo monje. Tiró su cachava tan lejos que fue a caer en la cercana sierra de Alcubierre. En ese mismo lugar brotó una fuente, donde se construyó una ermita. El santo ermitaño llego a ser obispo.

La leyenda castellana nos dice que fue un eremita griego que un día pecó con una bella pastora. Dios le condenó a vagar por el mundo hasta encontrar un lugar bucólico, pacífico y semejante al lugar donde había pecado... para construir un monasterio. Así, en Suellacabras (Soria) se levantó una iglesia en su honor.

Es titular de la parroquia de Baños de la Peña y patrón del pueblo. Es el único de toda la Diócesis que lo venera. Dado que Baños perteneció a la diócesis de León y todos los pueblos de su entorno están dedicados a santos mártires... como otras parroquias a San Martin, también galo, y cuyo culto se extendió por todo el Camino de Santiago.

En las antiguas pinturas y esculturas viste de obispo, (así fue la desaparecida talla, del S. XVI, de Baños de la Peña) con la palma en su mano. En las esculturas modernas viste de joven militar con la palma del martirio.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía: Antonio Rubio

Oración
Dios de poder y misericordia, que infundiste tu fuerza al mártir san Caprasio para que pudiera soportar el dolor del tormento, concede a los que hoy celebramos su victoria vivir defendidos de los engaños del enemigo bajo su protección amorosa

Una película

Red de Libertad
Pablo Moreno


La nueva película de Contracorriente Producciones que se estrena el 20 de octubre, está ambientada en la Francia de los inicios de la II Mundial y narra el encomiable trabajo de Helena Studler, la Hija de la Caridad que salvó la vida de miles de refugiados franceses al evitar que cayeran presos de las fuerzas nazis, entre otros, personajes tan ilustres como François de Mitterrand o el general Giraud. El proyecto surge con motivo de la conmemoración del 400 aniversario de la fundación de la familia Vicenciana, impulsada por Vicente de Paúl y Luisa de Marillac en 1617.

La presencia palentina en está película es abundante, con en el actor Raúl Escudero, el compositor de la banda sonora, Óscar Martín Leanizbarrutia y la soprano, Sonia Santoyo.

De La Trapa a Baviera

El pasado 11 de octubre se presentó en la Casa de la Iglesia el libro “Luz en la que Dios se revela”, obra del palentino Juan Antonio Torres.

Se trata de un comentario teológico y espiritual del Nunc Dimittis, el Cántico del anciano Simeón, (capítulo segundo del Evangelio de Lucas). Una obra de amena lectura a partir de las experiencias personales del autor como monje benedictino. Para ello, se ha valido del relato de un viaje desde su tierra natal palentina hasta el lugar donde vive, en Baviera; desde la Abadía de San Isidro de Dueñas hasta la Archiabadía de Santa Otilia, en el corazón de Europa, desde donde se contempla el declive del cristianismo en Europa.

Junto al material teológico, exegético y espiritual, se describen lugares que se sucedieron en este viaje, como San Isidro de Dueñas, Valvanera, Toulouse, Conques, Le Puy, Milán o Munich. La tesis central podría condensarse así: Jesús es la luz en la que Dios se revela como salvación para los hombres: ¿cómo interpretar su aparente desvanecimiento en la cultura europea?

La clave de comprensión de la obra se centra en la constatación del significado de la frase Luz para alumbrar a las naciones. Con esta expresión, el anciano Simeón se refiere a Jesús no simplemente como una luz que desvela una verdad oculta, sino como la luz en la que Dios se revela, siguiendo la tradición veterotestamentaria.