sábado, 30 de abril de 2016

¿Qué es una bendición?

¿Qué es una bendición? (484)
Es una oración que pide la bendición sobre nosotros. Toda bendición procede únicamente de Dios. Su bondad, su cercanía, su misericordia son bendición. La fórmula más breve de la bendición es «El Señor te bendiga» [2626-2627].
 
Todo cristiano debe pedir la bendición de Dios para sí mismo y para otras personas. Los padres pueden trazar sobre la frente de sus hijos la señal de la cruz. Las personas que se aman pueden bendecirse. Además el presbítero, en virtud de su ministerio, bendice expresamente en el nombre de Jesús y por encargo de la Iglesia. Su oración de bendición es especialmente eficaz por medio del Sacramento del Orden y por la fuerza de la oración de toda la
Iglesia.

Desde la Diócesis se está preparando un viaje para participar en la JMJ. ¿Te apuntas?

¿Qué es lo que necesitas para participar en la JMJ de Cracovia? 
Muchas ganas de compartir la fe con los jóvenes de otros países.
Tener entre 18 y 35 años.
Enviar un email a:
jmj2016@diocesispalencia.org
500€ (precio muy ajustado).
Cuenta de la Diócesis: IBERCAJA
ES46-2085-4933-7303-3070-2424
Concepto: “JMJ y nombre y apellidos del donante”.

viernes, 29 de abril de 2016

Un Libro: La Biblia Joven

La Biblia Joven
Ed. Verbo Divino

 
Esta edición de la Biblia, en palabras de Mons. Ruiz Martorell (Obispo de Huesca y Jaca) es «joven en su contenido, joven en su formato, joven en sus destinatarios y perennemente joven en su origen». Una Biblia para acompañar a los jóvenes en su iniciación cristiana que toma el texto de la traducción de la “Sagrada Biblia. Versión oficial de la CEE”.
 
Presenta introducciones al Antiguo y el Nuevo Testamento y a cada uno de los 73 libros bíblicos; 750 textos complementarios para comprender y actualizar el mensaje de la Biblia; maás de 200 páginas de preliminares y apéndices con materiales didácticos: vocabulario bíblico, índices temáticos, lecturas bíblicas, lectio divina, cronología bíblica, unidades didácticas...

jueves, 28 de abril de 2016

Vidas Ejemplares

La Hna. Mª Asunción Fernández Sáez nació el 4 de agosto de 1934 en Malpartida de Plasencia, provincia de Cáceres. Ha muerto el 26 de febrero a los 81 años. A los pocos días llegó la noticia de Roma, sobre la canonización de D. Manuel González, acontecimiento que ella tanto deseaba y por el que tanto había trabajado.

Sus padres fueron Don Antonio Fernández, primera autoridad en la enseñanza en Palencia y Doña Asunción Sáez. Tuvieron nueve hijos. Ingresó en la Congregación de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret el 22 de agosto de 1952. terminó la carrera de magisterio y su profesión la realizó el 10 de abril de 1955.

Como religiosa vivió siempre en Palencia, trabajando el apostolado de la Congregación y sobre todo, se dedicó a a ser apóstol de la vida y doctrina del Hermano Rafael (San Rafael Arnáiz).

La hermana Mª Asunción tiene bien merecido el título de apóstol del Hermano Rafael, trapense de Venta de Baños. La Comunidad trapense la había cedido una habitación en la hospedería del monasterio para que trabajase divulgando los escritos y doctrina del santo trapense.

Fue la mano derecha del trapense P. Alberico Feliz, especialista en todo lo referente a nuestro santo trapense. Los dos prepararon un libro con la doctrina del Hermano Rafael, ilustrando sus páginas con dibujos maravillosos hechos por ellos mismos. Libro que ofrecieron a San Juan Pablo II cuando vino a España.

El trabajo en los escritos del santo trapense la llevó a conocer mucho mejor la vida y doctrina de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, de los que era singular discípulo el Hermano Rafael.

En los muchos viajes que hice con ella de Palencia a La Trapa y de La Trapa a Palencia la conversación giraba siempre en torno a la doctrina de los dos santos místicos del Carmelo descalzo. Son muchos los dibujos de nuestro santo ilustrando los versos de San Juan de la Cruz.

Por los años 60 hubo en España una gripe muy mala que llamaron asiática. La padecieron muchas hermanas de la comunidad, entre ellas Mª Asunción, a consecuencia de la estreptomicina que tuvieron que ponerla, perdió totalmente los oídos no pudiendo ponerla ni siquiera audífonos, sino después de muchos años.

La sordera no fue impedimento para trabajar muchísima y relacionarse con varios obispos, siendo colaboradora con el secretario particular de Monseñor Rafael Palmero cuando estuvo de obispo en Palencia. Además del trabajo extraordinario en la publicación de los escritos del Hermano Rafael también dedicó muchas horas y días en preparar los tres tomos de las Obras de Don Manuel González, fundador de las Nazarenas y Marías de los Sagrarios.

En este trabajo de los escritos del Beato Don Manuel contó con la colaboración singular del P. Tomás, carmelita descalzo y. actualmente, el mejor teresianista en la Iglesia y en el Carmelo. Su amistad con el P. Tomás fue muy eficaz para que conociese en profundidad la vida y doctrina de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. 

Germán García Ferreras

miércoles, 27 de abril de 2016

Diez consejos para dormir bien

Con la que está cayendo (y la que dicen que se prepara) es probable que usted duerma mal. ¡O, quién sabe, puede usted ser un afortunado que no le despierte ni un regimiento de artillería! Si es así, enhorabuena. Pero en todo caso, lea estos consejos, por si le sirven.

  • 1  No olvide (sobre todo si tiene preocupaciones) que descansar bien es muy importante, ya que el sueño permite a nuestro cuerpo reponer energías. Por dormir no nos cobran todavía, aunque todo se andará...
  • 2 Lo mejor es ir a la cama, cuando estamos cansados. Si llega la noche y está usted como una regadera o acaba de ver un telediario terrorífico, lo mejor es que coja su perro y salga a pasear. El paseo relaja y prepara el camino al sueño.
  • 3 Hay que evitar, antes de acostarse, estimulantes como el tabaco, el alcohol, el café y las discusiones familiares. ¿Estuvo usted de fiesta, y llegó tarde? Deje pasar al menos dos horas, antes de enfundarse en su manta de Palencia.
  • 4 Ni cenar mucho ni ir a la cama con el estómago completamente vacío. Los extremos se tocan. ¿Cómo quiere dormir usted con esa cena abundante a base de morcilla y jijas que acaba de meterse en el cuerpo?
  • 5 Mejor es utilizar la cama solo para dormir. Si se lee, esperar a que venga el sueño; si se reza, también. No hablar por teléfono. No discutir ni levantar la voz antes de ir a dormir. Repito: televisión, poca, la justa. Mejor, si adormece.
  • 6 Crear alrededor un ambiente agradable que estimule la llegada del sueño: temperatura suave (ni frío ni excesivo calor), oscuridad total, ningún ruido. Pero si usted tiene una ventana que mira a la calle e intenta dormir un fin de semana, encomiéndese a san Morfeo, patrono de los insomnes.
  • 7 Si usa cascos para las orejas (algo muy corriente hoy), ni se le ocurra acudir al rock duro para dormir. Música suave. Los partidos de fútbol, sígales en su momento. Si usted es forofo de un solo club, corre el riesgo de estar toda la noche pegado a los cascos, y cuando quiera darse cuenta, ya suena el despertador para ir a trabajar. Mejor ser forofo de varios clubs a la vez. Y del Palencia, siempre.
  • 8 Cansar el cuerpo. Por eso después de una sesión prolongada de ordenador, no intente usted dormir, porque el sueño huirá y se meterá en su programa para no salir en toda la noche. Es algo muy experimentado. El sueño está reñido con Internet. Así que si se le extravía en la pequeña pantalla de su ordenador, no intente buscarlo. Es inútil, se esconderá y no le verá usted más.
  • 9 Si alguna noche no consigue atrapar el sueño, piense que no es cuestión de voluntad. Levántese de la cama, no se enfade, e inicie un ejercicio físico suave. Pero no permanezca en la cama, dando vueltas. Hágalo así por caridad hacia su pareja, si es que está casado. Y si no, hágalo por caridad hacia usted mismo. No ponga la televisión ni vuelva a los cascos, por favor. Levántese y lo dicho, ejercicio suave.
  • 10 Las siestas prolongadas, hacen que el sueño por la noche desaparezca. Así que ojo, mejor no meterse en la cama después de comer. Horas fijas para acostarse y levantarse. Intente mantenerlas.
Si a pesar de estos elementales consejos, usted no consigue dormir, vaya a su médico-especialista del seguro. En todo caso, no se equivoque de puerta, y entre en el despacho del Inspector de Hacienda, porque perderá usted el sueño para siempre.

Eduardo de la Hera

Domingo, una voz que clama en el desierto

El obispo de Osma y Domingo de Guzmán, quieren -como hemos visto- liberarse de sus “cargas” eclesiásticas en la diócesis castellana, para dedicarse a la santa predicación. El Papa Inocencio III no les ha dispensado, sobre todo a Diego de su oficio, necesario en aquel cabildo que estaba fraguando su reforma.

Es cierto que la reforma gregoriana, ha empezado a dar frutos: hay un clero un poco más formado, las abadías atienden a la población y se sienten más independientes en las cosas temporales, lo que ayuda a un mejor resultado de las cosas espirituales. Pero junto a esto, sigue la idea de la conversión por las armas, que pocos y nefastos resultados ha dado. “Casi todo el universo sabe cuánto ha trabajado la Iglesia, por medio de sus predicadores y de sus cruzados, para eliminar a los herejes y las bandas de aventureros en la provincia de Narbona y regiones circunvecinas”. Con esta naturalidad se expresa el IV Concilio de Letrán, y lógicamente el resultado no ha sido positivo. Los cátaros o albigenses se hacen más fuertes y están más arropados por el pueblo llano... que ve en los enviados del Papa y de los obispos, a sanguinarios guerreros en busca de botín, o lejanos pastores, rodeados de un boato y una riqueza, que hace que el mensaje evangélico no sea escuchado y menos aún vivido. El panorama que se presenta a Domingo es “cómo predicar en el desierto”, con una salvedad: en el desierto no encontrara los enemigos que tiene delante: guerra, hambre, odio, venganza...

Domingo y Diego vuelven a Castilla, siguiendo los mandatos del Papa. En Montpellier, conocen a Arnaldo de Amaury, abad del monasterio de Cîteaux, y a los legados pontificios, monjes reformados del monasterio de Fotfroide, Pedro de Castelnau y el maestro Raúl. Además del miedo de quien sale de la seguridad del cenobio para enfrentarse al problema doctrinal y político, e incontables cartas con instrucciones, consejos y alientos del mismo Inocencio III, estos monjes no cuentan con más ayuda que la ofrecida por Domingo y Diego. El mismo Diego ve una salida en renunciar al obispado oximense, que el papa no ha aceptado, ingresar como monje cisterciense y unirse a los legados papales, llevando así a cabo su intención de predicar. El “desierto” donde predicar se amplia, pues aunque se han conseguido cambios en la fachada de la Iglesia, su estructura interna está atacada por todo tipo de males: relajación de costumbres, simonía, falta de formación del clero... Los legados pontificios, pronto se convertirán arrogantes señores con cartas de poder que tirarían por tierra los mejores deseos de muchos buenos varones apostólicos como Domingo y Diego.

Fray Luis Miguel García Palacios, O.P.
Subprior del Convento de San Pablo

martes, 26 de abril de 2016

Cordial felicitación de la Orden de San Agustín

Hoy, martes, 26 de abril de 2016, la Fiesta de Nuestra Madre de Buen Consejo, ha sido anunciado que el Santo Padre Francisco ha nombrado a nuestro hermano, Manuel Herrero Fernández, OSA, de la Provincia de España, Obispo de la Diócesis de Palencia, España.

En el nombre de toda la Orden deseo expresar mi más cordial felicitación al Obispo electo, Mons. Manuel Herrero Fernández, en el momento en que ha sido llamado a servir a la Iglesia en el episcopado, e invito a todos a ofrecerle nuestra ayuda fraterna y nuestras oraciones al comenzar este nuevo ministerio.
 
El Prior General
P. Alejandro Moral Antón

Breve reseña biográfica de D. Manuel Herrero Fernández, OSA

Serdio

El obispo electo de Palencia nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente (Cantabria). Entró en el seminario menor San Agustín de Palencia (1957-1963). Realizó los cursos de Filosofía y los primeros de Teología en el Monasterio Agustino de Santa María de La Vid, la Vid y Barrios (Burgos) (1963-1964). Los completó en el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid y luego en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid (1972-1974).

Emitió su profesión simple el 27 de septiembre de 1964 y la solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, provincia del Santísimo Nombre de Jesús de España. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970 por Mons Anastasio Granados, Obispo de Palencia.
 
Inició su ministerio sacerdotal como formador en el colegio seminario agustino de Palencia (1970-1971).
 
Después se trasladó a Madrid donde fue: director espiritual del colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo (1971-1974); párroco de Ntra. Sra. de la Esperanza que, desde 1978, se funde también con la Parroquia Santa Ana (1974-1984); delegado del vicario de religiosas, Vicaría III (1976-1984); miembro de la comisión provincial de estudios (1977-1979); prior de la comunidad de Santa Ana y La Esperanza (1978-1983); y arcipreste de Ntra. Sra. de la Merced, Vicaría III (1977-1984).
 
En Santander desempeñó los cargos de: primer párroco de San Agustín y profesor del seminario diocesano de Monte Corbán (1985-1995); delegado episcopal de Cáritas y Acción Social (1985-1989); y delegado episcopal de Vida Consagrada (1989-1995). De nuevo en Madrid, fue consejero provincial de Pastoral Vocacional y coordinador de la comisión provincial de Pastoral Vocacional; además de profesor de Pastoral en los centros teológicos agustinos de El Escorial y de los Negrales (1995-1999); y vicario parroquial de San Manuel y San Benito (1997-1999). Regresó de nuevo a Santander, donde continúa en la actualidad, como vicario general de pastoral (1999-2002) y párroco de S. Agustín (1999-2014).
 
Actualmente es profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, desde 1999; vicario general y moderador de la curia, desde 2002; y párroco de Nuestra Señora del Carmen, desde 2014. Del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 fue administrador diocesano de Santander.

Parroquia de Nuestra Señora del Carmen (Barrio Pesquero, Santander)

Sea bienvenido y bien hallado. Que el Señor le llene de bendiciones.



Hoy nuestro Papa Francisco, ha designado Obispo -para esta porción del Pueblo de Dios en Palencia- al Vicario General de la Diócesis de Santander, D. Manuel Herrero Fernández OSA (Orden de San Agustín), que será ordenado en nuestra Catedral de Palencia el sábado 18 de junio a las 12.00h por el Nuncio de Su Santidad en España.

La Iglesia de Palencia le recibe como se acoge al Buen Pastor, para con él contribuir unidos a la edificación del Cuerpo de Cristo. Por amor a todos, buscaremos con él evangelizar (laicos, consagrados y sacerdotes) intentando responder a las preguntas más profundas de cada uno de nosotros y a las necesidades de este tiempo, siempre “dispuestos para toda buena obra” (2 Tim 2, 21).

Nuestras comunidades cristianas que estaban con expectación esperando este día, le reciben hoy con los brazos abiertos y acogedores, como se acoge al Apóstol, que viene en el nombre del Señor. Hemos sido bendecidos, después de un año, con un deseado Pastor. Sabemos de su cercanía, de sus cualidades y de su entrega pastoral. Con él, seguiremos acomodando convenientemente las diversas formas de apostolado a las necesidades actuales, atendiendo a las condiciones humanas, no sólo espirituales y morales, sino también sociales, demográficas y económicas [Christus Dominus, 17]

Son muchos los horizontes abiertos, mucho el apostolado por realizar. Él, con sus comunidades cristianas y sus sacerdotes irán abriendo caminos, manifestando con su vida y su ministerio episcopal la paternidad de Dios: la bondad, la solicitud, la misericordia, la dulzura y la autoridad moral de Cristo, que ha venido para dar la vida y para hacer de todos los hombres una sola familia, reconciliada en el amor del Padre [Apostolorum Successores, 1].

D. Manuel esta es su casa, su familia, su pueblo. Esta es su Iglesia, la misma que hace unos 80 años apacentó su tocayo, el bueno de D. Manuel González, al que usted deberá presentar el día de su canonización, ante el Papa Francisco.

Sea bienvenido y bien hallado. Que el Señor le llene de bendiciones.
 
Antonio Gómez Cantero, Administrador Diocesano
Palencia, 26 de abril de 2016

Saludo a la Iglesia y a la sociedad de Palencia



Queridos hermanos y hermanas:

Hoy, día 26 de abril, fiesta de Nuestra Señora, Santa María, la Madre del Buen Consejo y de San Isidoro, se hace público mi nombramiento como obispo de Palencia.
Antes de nada expreso mi más profunda gratitud a Dios, Padre, Hijo y Espírito Santo, por la vida, la fe, la vocación a la vida consagrada y al ministerio ordenado, por su misericordia y fidelidad. Mi gratitud al Papa Francisco por la confianza inmerecida que ha puesto en mi humilde persona, a la vez que expreso mi más íntima comunión y obediencia con quien es el Obispo de Roma y Sucesor de San Pedro, el que nos confirma en la fe y nos preside en la caridad.

Al aceptar el servicio episcopal con temor y temblor, consciente de que lo que soy, lo soy por la gracia de Dios, y a pesar de mis pecados, lo primero que deseo es pediros un gran favor: que me acompañéis con vuestra oración para que pueda ser presencia humilde entre vosotros del Buen Pastor; yo, a mi vez, os recuerdo a todos ante el Señor.
Con estas letras deseo acercarme a vosotros, los diocesanos de la Iglesia de Dios que peregrina por tierras palentinas, con mi saludo. Saludar es desear salud, salvación, plenitud de amor, de alegría y de vida nueva que nos regala Jesucristo Resucitado. Y eso es lo que os deseo de corazón.
Un especial saludo y mi abrazo a D. Antonio Gómez Cantero, que lleva al frente de la Diócesis como Administrador Diocesano un año, sirviéndola con entrega y dedicación. Saludo a todas las comunidades cristianas de la Diócesis, a las parroquias, comunidades de consagrados...; todos formamos el Pueblo de Dios, la Iglesia-familia de Dios.
Saludo a los sacerdotes que seguís entregando vuestra vida al Señor trabajando en su viña y mies con generosidad digna de todo reconocimiento y gratitud; quiero ser para vosotros padre, hermano, compañero y amigo. Un saludo particular a los sacerdotes misioneros que manifestáis la apertura de esta Diócesis a otras Iglesias.
Saludo al diácono permanente que nos recuerda al que lavó los pies a los discípulos.
Saludo a los seminaristas que en el Seminario vais madurando la llamada de Dios y vuestra respuesta 
generosa y total.
Saludo a los miembros de vida consagrada; formáis parte de la Iglesia de Palencia y en ella sois imprescindibles. La Iglesia de Palencia no sería la que es sin vuestra presencia, oración, servicio y frutos de santidad. Envío un especial saludo a los contemplativos y contemplativas que desde los monasterios nos señaláis al Único necesario.
Os saludo a todos vosotros, los fieles laicos, asociados en movimientos, grupos, cofradías... o no asociados que tenéis la gran misión de transformar la sociedad haciendo presente el Reino de Dios. Especialmente saludo a las familias que lleváis a cabo la misión de vivir la alegría del amor y servir a la transmisión de la vida y la fecundidad social y eclesial a los niños, jóvenes, ancianos. Un saludo a los habitantes y a sus autoridades de la ciudad, de nuestros pueblos de Tierra de Campos, el Cerrato, los Páramos, los Valles y la Montaña. Mi saludo a los parados, los jóvenes en dificultad, a los trabajadores del campo o la industria, a los medios de comunicación social, a autónomos y empresarios que luchan por mantener y crear trabajo. Un saludo fraterno a los miembros de otras iglesias y confesiones cristianas y a los no creyentes.
Voy a Palencia con el anhelo de servir siguiendo el ejemplo del Buen Pastor y de los pastores que han servido a nuestra Iglesia. A Mons. D. Esteban Escudero y a los que le han precedido, les saludo en el Señor y les expreso el testimonio de nuestra gratitud. Voy para integrarme totalmente en la Iglesia de Palencia, hombro con hombro, codo con codo, corazón con corazón, para llevar el Evangelio de la alegría y la alegría del Evangelio a nuestros hermanos y hermanas, especialmente a los que sufren, enfermos, ancianos, parados, a los que están solos, desamparados, explotados y deprimidos, familias y jóvenes en dificultad, peregrinos..., a todos.
Los tiempos son recios e inciertos, es verdad, pero junto a las dificultades están las oportunidades. Con vosotros quiero ser testigo del Señor y llamar al corazón de todos para que dejemos entrar en nuestra vida personal y cultura, en todos los ámbitos de la existencia, al que es el Rostro misericordioso del Padre, Jesucristo.
No tengo ningún plan pastoral especial ni consigna alguna, sino sumarme, desde mi pobreza y humildemente, a lo que se viene haciendo en Palencia, en comunión con las Iglesias de la Provincia Eclesiástica de Burgos, la Iglesia de la Región del Duero, la Conferencia Episcopal Española y en comunión con el Papa.
Abriéndoos mi corazón os digo que hoy tengo sentimientos encontrados. Por una parte, un poco de pena por dejar la Iglesia de Santander y mi tierra de Cantabria en la que he nacido a la vida y a la fe, tengo mi familia, hermanos, paisanos, compañeros y amigos, y en la que he ejercido el ministerio colaborando con distintos grandes pastores, en el Colegio y la Parroquia San Agustín, la Parroquia de Ntra. Sra. del Carmen, del Barrio Pesquero, la Guardería y Escuela Infantil “Marqués de Valterra”, el Colegio Miguel Bravo, La Salle, el Seminario de Monte Corbán y en el Obispado, y actualmente con quien vosotros conocéis bien, nuestro querido D. Manuel Sánchez Monge. Por otra parte, alegría, porque voy a una tierra e Iglesia que es desde siempre muy querida por mí y a la que me siento unido por muchos vínculos. En Palencia, en la Escuela Apostólica de San Agustín, me educaron durante 6 años y entre los educadores estaba el P. Nicolás Castellanos, Obispo Emérito de Palencia; después fui miembro de la Comunidad de PP. Agustinos con el P. Nicolás de prior, fui ordenado sacerdote en Madrid por el Obispo de Palencia, D. Anastasio Granados, (q.e.p.d), y di los primeros pasos como agustino y sacerdote en la ciudad y provincia de Palencia. Voy a una Iglesia que, como decía San Teresa de Jesús, está formada por «palentinos, toda gente de la mejor masa y nobleza que yo he visto» (Fundaciones, 26). A vosotros voy confiando en la misericordia de Dios y en la vuestra.
Orad por vuestro próximo Obispo pidiendo la asistencia del Espíritu Santo, «don en sus dones espléndido», para que con vosotros sea cristiano y para vosotros obispo-servidor, que no solo presida sino que pro-exista, os conozca, os ame, viva, me entregue totalmente por vosotros y a vosotros. Desde ahora no me pertenezco sino que os pertenezco: mis días, mi salud, mi carácter, mis luces y sombras, mi miseria, cuanto soy y cuanto tengo os pertenece.
Desde ahora me encomiendo especialmente a Santa María, la Virgen Madre de Dios y nuestra, en sus diversas advocaciones de la Calle, del Brezo y de tantas advocaciones queridas y entrañables que riegan la devoción mariana en nuestra Diócesis; a San Antolín, nuestro patrono; al Beato Manuel González, que próximamente será canonizado; y a todos los santos y beatos palentinos.
Cordialmente en Cristo.
Manuel Herrero Fernández, OSA
Obispo Electo de Palencia

El sacerdote agustino P. Manuel Herrero, OSA, nuevo Obispo de Palencia


La Santa Sede ha hecho público, a las 12.00 h. de hoy,  martes 26 de abril, que el papa Francisco ha nombrado al agustino P. Manuel Herrero Fernández obispo de la diócesis de Palencia. Así ha sido comunicado por la Nunciatura Apostólica en España a la Conferencia Episcopal Española (CEE). El P. Manuel Herrero Fernández, O.S.A, es en la actualidad vicario general de Santander.

La diócesis de Palencia está vacante por traslado, como auxiliar de Valencia, de Mons. Esteban Escudero Torres. Está al frente de la misma, como administrador diocesano,  D. Antonio Gómez Cantero.

lunes, 25 de abril de 2016

Violencia Filio-Parental

«Los hijos, Señor, son pedazos de las entrañas de sus padres, y así se han de querer, o buenos o malos que sean, como se quieren las almas que nos dan vida; a los padres toca el encaminarlos desde pequeños por los pasos de la virtud, de la buena crianza y de las buenas y cristianas costumbres, para que, cuando grandes, sean báculo de la vejez de sus padres y gloria de su posteridad».

Miguel de Cervantes


La violencia de los hijos e hijas hacia sus padres, y sobre todo hacia sus madres, es un fenómeno que surge recientemente en nuestra sociedad, en los inicios del año 2000. Son numerosas las denuncias presentadas por padres que sufren maltrato de sus hijos. La Pastoral Penitenciaria Española, a través de la Sección de Justicia Juvenil, es conocedora y está implicada en esta realidad.

Se trata de la violencia filio-parental. Es aquella donde el hijo/a actúa intencional y conscientemente, con el deseo de causar daño, perjuicio y/o sufrimiento en sus progenitores, de forma reiterada, a lo largo del tiempo, y con el fin inmediato de obtener poder, control y dominio sobre sus víctimas para conseguir lo que desea, por medio de la violencia psicológica, económica y/o física.

En general, se trata de adolescentes varones en casi un 80%, frente al 20% de las chicas. La violencia ejercida por unos y otras se suele desarrollar en familias aparentemente normalizadas, de clase media-alta, con suficientes medios económicos y posibilidades educativas y culturales; son las edades comprendidas entre los 14 y los 17 años donde más predomina y las víctimas mayoritariamente son mujeres. Madres.

¿Qué perfil psicológico? La búsqueda del propio interés, a costa de lo que sea: los otros son un instrumento para satisfacer sus deseos; la idea de que ellos son los únicos; la no aceptación de las normas que regulan la convivencia; la familia la consideran un alojamiento con todas las ventajas y ninguna norma que cumplir; la socialización la realizan con sus colegas que, muchas veces, viven los mismos conflictos. Normalmente, estos adolescentes crecen en un entorno donde nadie es capaz de poner coto a sus apetencias y delimitarles los márgenes de lo permitido, donde los padres no saben o no se encuentran en situación de decir “no” e imponer sus criterios.

¿Las instituciones sociales? La escuela es una institución poco reconocida socialmente y, cuando los padres se acercan a ella es para defender a ultranza a sus hijos y sus comportamientos inadecuados, desautorizando la labor del profesor. Para muchos de estos adolescentes la calle lo es todo: familia, escuela, trabajo y falsa escapatoria a su situación. La calle es su lugar de socialización.

¿Qué hacer? Se trata de un problema social y complejo, producido por muchas causas. En la Pastoral Penitencia consideramos fundamental colaborar con la sociedad en el trabajo de prevención: la educación en valores y el acompañamiento de los chavales y sus familias.

Pastoral Penitenciaria
Área de Pastoral Social

domingo, 24 de abril de 2016

24 de abril de 2016 V Domingo de Pascua

  • Hch 14, 21b-27 Contaron a la Iglesia lo que Dios había hecho por medio de ellos 
  • Sal 144 Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío, mi rey 
  • Ap 21, 1-5a Dios enjugará las lágrimas de sus ojos 
  • Jn 13, 31-33a. 34-35 Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros
La novedad del Evangelio
Dios es permanentemente novedad. Hace todo nuevo: al hombre, a la vida, al tiempo, al mundo. El tiempo pascual constituye la máxima novedad. Jesús enseña la novedad de su mandamiento que deben observar sus discípulos (Ev). Pablo narra cómo el Evangelio, la buena Noticia, es acogido por los pueblos (1 Lect). El fruto de la salvación consiste en un cielo nuevo y una nueva tierra, sin muerte ni dolor (2 Lect).

sábado, 23 de abril de 2016

San Jorge. Su fiesta se celebra el 23 de abril

Talla en madera policromada. S. XVI-XVII. Autor anónimo. Museo Diocesano. Procede de la desaparecida población de San Jorde.
Nació Jorge -o Georgio- hacia el 270 en Capadocia (Turquía) hijo de un pagano oficial del ejército romano y de una cristiana. Esta, muerto su marido, volvió a su ciudad natal, donde Jorge fue educado cristianamente. A los treinta años era tribuno romano y fue destinado a Nicomedia como guardia personal de Diocleciano, que en el 303 decretó persecución contra todos los cristianos. Jorge se negó a ofrecer sacrificios a los dioses paganos y por ello fue torturado y decapitado el 23 de abril del 303. Muchos testigos quedaron impactados por su fe y fortaleza y se animaron a convertirse... entre ellos la misma emperatriz Alejandra y una anónima sacerdotisa pagana.

Sus restos fueron trasladados a Lydda, y pronto se le veneró como santo mártir. El Emperador Constantino le levantó una iglesia en Lydda, que fue destruida en 1010 por los musulmanes y reconstruida por los cruzados en 1191 que difundieron su culto por Europa. Este último templo fue arrasado por Saladino en el S. XII y en 1872 fue levantada la actual basílica.

Fue canonizado en 494 por Gelasio I, y en el decreto incluyó la frase, “junto aquellos, cuyos nombres son justamente reverenciados, pero cuyos actos son sólo conocidos por Dios”. Esta afirmación fue motivo de atribuirle historias, milagros, leyendas, y victorias llenas de fantasía y dudosa veracidad. Entre ellas, “la leyenda del dragón” que se aposentó junto a la fuente que proveía a la ciudad de Nicomedia. Los ciudadanos, al ir a recoger agua tenían que apartarle, y para ello le ofrecían diariamente un sacrificio entre las jóvenes de la ciudad. Cuando resultó seleccionada la princesa local, su padre intercedió para salvarla, pero no lo consiguió. Cuando estaba a punto de ser devorada por el dragón apareció San Jorge montado a caballo, mató a la bestia y liberó a la princesa. Como consecuencia de hecho tan maravilloso todos los habitantes de la ciudad se convirtieron al cristianismo y declararon al mártir su patrón.

El arte le representa a caballo matando al dragón, la princesa a su lado y muchas veces también aparece el padre. En la diócesis existió un pueblo dedicado al santo: San Jorde, junto al actual Sotillo de Boedo, y del cual sólo se conservan las ruinas de su iglesia parroquial.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía: Antonio Rubio

Oración

Dios de poder y misericordia, que infundiste tu fuerza al mártir san Jorge para que pudiera soportar el dolor en el tormento, concede a los que hoy celebramos su victoria vivir defendidos de los engaños del enemigo, bajo tu protección amorosa.

Cervantes... y la Misericordia

«El labrador estaba admirado oyendo aquellos disparates, quitándole la visera, que ya estaba hecha pedazos, de los palos, le limpió el rostro que lo tenía cubierto de polvo; y apenas le hubo limpiado, cuando le conoció y le dijo: señor Quijano -que así se debía de llamar cuando él tenía juicio, y no había pasado de hidalgo sosegado a caballero andante- ¿quién ha puesto a vuestra merced de esta suerte? Pero él, seguía con su romance a cuanto le preguntaba. Viendo esto el buen hombre, lo mejor que pudo le quitó el peto y espaldar, para ver si tenía alguna herida; pero no vió sangre ni señal alguna. Procuró levantarle del suelo, y no con poco trabajo le subió sobre su jumento, por parecerle caballería más sosegada. Recogió las armas hasta las astillas de la lanza, y liolas sobre Rocinante, al cual tomó de la rienda, y del cabestro al asno, y se encaminó hacia su pueblo».

No es difícil encontrar en este pasaje del Capítulo V de El Quijote el eco de la Parábola del Buen Samaritano, de la misericordia con el prójimo... de la intención de Alonso Quijano, al cambiar su nombre y ser nombrado caballero en el Capítulo III... «para poder como se debe ir por todas las cuatro partes del mundo buscando las aventuras en pro de los menesterosos»... de “ir por todo el mundo haciendo el bien a todos”.

En la vigencia de este número de Iglesia en Palencia celebraremos el IV Centenario de su fallecimiento. El fallecimiento de un hombre que en la portada de El ingenioso hidalgo D. Quijote de la Mancha, dirigida al Duque de Bejar en 1605, incluyó un lema en latín que dice: «Spero lucem post tenebras» ... espero la luz tras las tinieblas, espero el Reino después del exilio. Pero el Reino empieza en este mundo... «partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos. Entonces surgirá tu luz como la aurora» (Isaías, 58, 7-8). En toda la Biblia gravita la esperanza y en todo el Quijote gravita la esperanza, que es confianza.

Así que sigamos confiando y esperando. Y saliendo al camino buscando aventuras en pro de los menesterosos.

PD: Otra frase de D. Miguel: «Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas».

Domingo Pérez

La distancia entre la letra y el espíritu

La distancia entre la letra y el espíritu[158] La solemne proclamación de los derechos del hombre se ve contradicha por una dolorosa realidad de violaciones, guerras y violencias de todo tipo: en primer lugar los genocidios y las deportaciones en masa; la difusión por doquier de nuevas formas de esclavitud, como el tráfico de seres humanos, los niños soldados, la explotación de los trabajadores, el tráfico de drogas, la prostitución: «También en los países donde están vigentes formas de gobierno democrático no siempre son respetados totalmente estos derechos». Existe desgraciadamente una distancia entre la «letra» y el «espíritu» de los derechos del hombre a los que se ha tributado frecuentemente un respeto puramente formal. La doctrina social, considerando el privilegio que el Evangelio concede a los pobres, no cesa de confirmar que «los más favorecidos deben renunciar a algunos de sus derechos para poner con mayor liberalidad sus bienes al servicio de los demás» y que una afirmación excesiva de igualdad «puede dar lugar a un individualismo donde cada uno reivindique sus derechos sin querer hacerse responsable del bien común».

jueves, 21 de abril de 2016

Cofrades palentinos con los cristianos perseguidos en Tierra Santa

El P. Artemio Vítores (a la derecha)
en una procesión con sus hermanos franciscanos
La Cofradía Penitencial Ntro. Padre Jesús Nazareno Y Ntra. Madre la Virgen de la Amargura de Palencia ha recaudado 500€ en los actos solidarios que llevaron a cabo en el marco del Aniversario del Voto Concepcionista. Lo recaudado se destina a los cristianos perseguidos en Tierra Santa y por ello, han hecho llegar este donativo al franciscano palentino P. Artemio Vitores que se encuentra en Tierra Santa quien agradece este apoyo: «En nombre de los franciscanos de Tierra Santa os agradezco el donativo de 500 €, que hemos recibido a través de la entidad bancaria. Gracias, de corazón, por vuestro amor y ayuda hacia Tierra Santa y por vuestra colaboración con la misión de los franciscanos. Alegráis el corazón de los pobres de nuestro tiempo» y continúa: «Al ayudar a los pobres estáis ayudando también a los Santos Lugares que guardan las memorias más sagradas del paso de nuestro Señor y de su Santísima Madre por esta Tierra bendita. Esta Tierra que no sólo es la cuna del cristianismo, sino también la fuente de nuestra vida y espiritualidad cristiana. Por eso los franciscanos llamamos a Tierra Santa “la perla de las misiones”. Vuestra generosidad es un estímulo para la misión de los franciscanos y para seguir trabajando a favor de estas personas con escuelas, casas, becas...».
 
                                                                ********************* 
Esta aportación solidaria forma parte de uno de los fines de las cofradías que es el de practicar actos de caridad sobre todo con los más necesitados, sin excepción ni distinción.

miércoles, 20 de abril de 2016

Mons. Melgar, nuevo Obispo de Ciudad Real

Mons. Gerardo Melgar, Obispo de Ciudad Real
El pasado 8 de abril, la Santa Sede anunció el nombramiento de Mons. Gerardo Melgar como Obispo de Ciudad Real. Mons. Melgar es natural de Cervatos de la Cueza.

Un año antes, el 6 de mayo de 2015 el Papa Francisco nombró a Mons. Manuel Sánchez Monge(natural de Fuenets de Nava), obispo de Santander. A ambos obispos palentinos les deseamos una fecunda tarea pastoral en sus diócesis.

Niños de Acción Católica General

El 16 y 17 de abril se reunieron en el Seminario Menor, 115 niños y 25 acompañantes del Sector Infancia de la Acción Católica General.

Durante este encuentro eligieron a Adriana Cabezudo Nieto, como nuevo representante de Niños de la ACG; y el domingo, celebraron Marcha por la Dignidad, hasta la parroquia de San Antonio donde se celebró la Eucaristía.

El Sector de Infancia de Acción Católica General lo forman niños y niñas de 6 a 14 años y está presente en numerosas diócesis. La ACG es un proyecto que nace de la parroquia con la misión de evangelizar a todas las personas.

martes, 19 de abril de 2016

Catequistas

El pasado 9 de abril se celebró en Valladolid el encuentro regional de catequistas en el que participaron 400 catequistas procedentes de las nueve diócesis que conforman lo que se conoce como Iglesia en Castilla: Burgos, Osma-Soria, Palencia, Segovia, Ávila, Ciudad Rodrigo, Salamanca, Zamora y Valladolid. El tema central que se abordó fue  ‘La iniciación cristiana y el sacramento del perdón’. Intervino el teólogo José Ramón Flecha, profesor emérito de Teología Moral de la UPSA.

Convivir y Compartir la Fe. Peregrinos de la Misericordia

Seminaristas de la región del Duero y la Rioja en Carrión junto con las Agustinas de la Conversión 
Los seminaristas de la Región del Duero y la Rioja nos reunimos dos veces al año: una antes de comenzar el curso, en septiembre, y otra por primavera. Este año Palencia ha sido la diócesis elegida para este encuentro que se ha celebrado del 8 al 10 de abril.

En el mismo hemos participado unos 50, entre formadores y seminaristas. El viernes por la tarde comenzaban a llegar a la casa de ejercicios de los misioneros del Verbo Divino en Dueñas, los seminaristas de las 10 diócesis (Ciudad Rodrigo, Salamanca, Zamora, Ávila, Segovia, Valladolid, Palencia, Burgos, Osma-Soria y Calahorra y la Calzada-Logroño). Con las vísperas dábamos comienzo a este breve pero intenso encuentro. Después de la cena, nos poníamos en camino hacia Palencia, para realizar una visita nocturna a la Catedral. Todos quedaron impresionados por el tamaño y la belleza de la seo.

El sábado, el teólogo Don Eloy Bueno, profesor en la Universidad de teología del norte de España, en Burgos impartió la formación que giró en torno a la misericordia, en el marco de este año jubilar. Una primera charla de reflexión teológica daba paso a una segunda sobre las consecuencias de esta vivencia de la misericordia en la vida pastoral. Las charlas terminaron con un coloquio de los seminaristas con el ponente. Por la tarde, nos pusimos pronto en marcha, pues teníamos unos 80 km hasta llegar a la Villa Romana de la Olmeda, cerca de Saldaña. Sobre las cinco de la tarde comenzábamos todo el grupo una visita guiada al complejo. La magnífica conservación de los mosaicos y el detallado conocimiento de la villa en sus orígenes nos sorprendieron a todos. Desde el yacimiento bajamos a Carrión de los Condes para rezar vísperas en la parroquia, junto con la comunidad parroquial y la orden religiosa de las Agustinas de la Conversión, que atienden el albergue de la parroquia.  Antes de las vísperas, pudimos visitar el monasterio de San Zoilo, antiguo seminario menor de Palencia y en sus orígenes abadía cluniacense. Al final de la tarde regresamos a Dueñas para cenar. Los que todavía tenían fuerzas fueron a pasear por Dueñas.

El domingo comenzaba con las laudes dominicales. Depués trabajos por grupos los vivido el sábado y cada grupo expuso sus conclusiones. A las 11 de la mañana nos poníamos en camino hacia la catedral de Palencia para la Eucaristía. Antes de celebrar la misa, una hermana nazarena nos explicó, ante el sepulcro de su fundador, la vida y espiritualidad del Beato Manuel González, quien en poco tiempo será canonizado por el Santo Padre. A las 12 en punto, en el altar mayor de la catedral, el Administrador diocesano, Don Antonio Gómez, presidía la misa de clausura del encuentro.

Estos encuentros suponen una gran oportunidad de poder compartir visiones y experiencias pastorales entre los seminaristas de la zona castellana y riojana, además de poder aprovechar para rezar juntos y fortalecer lazos de amistad. Damos gracias a Dios por estos días de convivencia y formación. Pidamos a Dios la gracia de ser cada año más en este encuentro.

Seminaristas de Palencia

lunes, 18 de abril de 2016

Pliego Especial Exhortación del Papa Francisco "Amoris Laetitia" (La Alegría del Amor)

«Amoris laetitia» - «La alegría del amor», la Exhortación apostólica post-sinodal «sobre el amor en la familia», con fecha no casual del 19 de marzo, Solemnidad de San José, recoge los resultados de dos Sínodos sobre la familia convocados por Papa Francisco en el 2014 y en el 2015, cuyas Relaciones conclusivas son largamente citadas, junto a los documentos y enseñanzas de sus Predecesores y a las numerosas catequesis sobre la familia del mismo Papa Francisco. Asimismo -como ya ha sucedido en otros documentos magisteriales- el Papa hace uso también de las contribuciones de diversas Conferencias episcopales del mundo y de citaciones de personalidades significativas.

La Exhortación apostólica impresiona por su amplitud y articulación. Esta se subdivide en nueva capítulos y más de 300 párrafos. Se abre con siete párrafos introductivos que ponen en plena luz la conciencia de la complejidad del tema y la profundización que requiere. Se afirma que las intervenciones de los Padres en el Sínodo han compuesto un «precioso poliedro» [AL 4] que debe ser preservado. En este sentido, el Papa escribe que «no todas las discusiones doctrinales, morales o pastorales deben ser resueltas con intervenciones del magisterio». Por lo tanto para algunas cuestiones «en cada país o región se deben buscar soluciones más inculturadas, atentas a la tradiciones y a los desafíos locales». De hecho, «las culturas son muy diversas entre sí y todo principio general (...) tiene necesidad de ser inculturado, si quiere ser observado y aplicado» [AL 3]. Este principio de inculturación resulta verdaderamente importante incluso en el modo de plantear y comprender los problemas que, más allá de las cuestiones dogmáticas bien definidas del Magisterio de la Iglesia, no puede ser “globalizado”.

Pero sobre todo el Papa afirma inmediatamente y con claridad que es necesario salir de la estéril contraposición entre la ansiedad de cambio y la aplicación pura y simple de normas abstractas. Escribe: «los debates que se dan en los medios de comunicación, en las publicaciones y aún entre ministros de la Iglesia, van desde un deseo desenfrenado de cambiar todo sin suficiente reflexión o fundamentación, hasta la actitud de pretender resolver todo aplicando normativas generales o extrayendo conclusiones excesivas de algunas reflexiones teológicas» [AL 2].

                                               ********************************

 I

A la luz de la Palabra El Papa articula su reflexión a partir de la Sagrada Escritura en el primer capítulo, que se desarrolla como una meditación sobre el Salmo 128, característico de la liturgia nupcial tanto judía como cristiana. La Biblia «está poblada de familias, de generaciones, de historias de amor y de crisis familiares» [AL 8] y a partir de este dato se puede meditar cómo la familia no es un ideal abstracto sino un «trabajo artesanal» [AL 16] que se expresa con ternura [AL 28] pero que se ha confrontado también con el pecado desde el inicio, cuando la relación de amor se transforma en dominio [cfr. AL 19]. Entonces la Palabra de Dios «no se muestra como un secuencia de tesis abstractas, sino como una compañera de viaje también para las familias que están en crisis o en medio de algún dolor, y les muestra la meta del camino» [AL 22].

 II

La realidad y los desafíos de la familia A partir del terreno bíblico el Papa considera la situación actual de las familias, poniendo «los pies sobre la tierra» [AL 6], recurriendo ampliamente a las Relaciones conclusivas de los dos Sínodos y afrontando numerosos desafíos, desde el fenómeno migratorio a las negociaciones ideológicas de la diferencia de sexos (“ideología del gender”); desde la cultura de lo provisorio a la mentalidad antinatalista y al impacto de la biotecnología en el campo de la procreación; de la falta de casa y de trabajo a la pornografía y el abuso de menores; de la atención a las personas con discapacidad, al respeto de los ancianos; de la desconstrucción jurídica de la familia, a la violencia contra las mujeres. El Papa insiste sobre lo concreto, que es una propiedad fundamental de la Exhortación. Y son las cosas concretas y el realismo que ponen una substancial diferencia entre teoría de interpretación de la realidad e “ideologías”.

Citando la Familiares consortio Francisco afirma que «es sano prestar atención a la realidad concreta, porque “las exigencias y llamadas del Espíritu resuenan también en los acontecimientos mismos de la historia”, a través de los cuales “la Iglesia puede ser guiada a una comprensión más profunda del inagotable misterio del matrimonio y de la familia”» [AL 31]. Por lo tanto, sin escuchar la realidad no es posible comprender las exigencias del presente ni los llamados del Espíritu. El Papa nota que el individualismo exagerado hace difícil hoy la entrega a otra persona de manera generosa [cfr. AL 33]. Esta es una interesante fotografía de la situación: «se teme la soledad, se desea un espacio de protección y de fidelidad, pero al mismo tiempo crece el temor de ser atrapado por una relación que pueda postergar el logro de las aspiraciones personales» [AL 34]. 

La humildad del realismo ayuda a no presentar «un ideal teológico del matrimonio demasiado abstracto, casi artificialmente construido, lejano de la situación concreta y de las posibilidades efectivas de las familias reales» [AL 36]. El idealismo aleja de considerar al matrimonio tal cual es, esto es «un camino dinámico de crecimiento y realización». Por esto no es necesario tampoco creer que las familias se sostienen «solamente insistiendo sobre cuestiones doctrinales, bioéticas y morales, sin motivar la apertura a la gracia» [AL 37]. Invitando a una cierta “autocrítica” de una presentación no adecuada de la realidad matrimonial y familiar, el Papa insiste que es necesario dar espacio a la formación de la conciencia de los fieles: «Estamos llamado a formar las conciencias no a pretender sustituirlas» [AL 37]. Jesús proponía un ideal exigente pero «no perdía jamás la cercana compasión con las personas más frágiles como la samaritana o la mujer adúltera» [AL 38].

 III

La mirada puesta en Jesús: la vocación de la familia Está dedicado a algunos elementos esenciales de la enseñanza de la Iglesia a cerca del matrimonio y la familia. La presencia de este capítulo es importante porque ilustra de manera sintética en 30 párrafos la vocación de la familia según el Evangelio, así como fue entendida por la Iglesia en el tiempo, sobre todo sobre el tema de la indisolubilidad, de la sacramentalidad del matrimonio, de la transmisión de la vida y de la educación de los hijos. Son ampliamente citadas la Gaudium et spes del Vaticano II, la Humanae vitae de Pablo VI, la Familiares consortio de Juan Pablo II.

La mirada es amplia e incluye también las «situaciones imperfectas». Leemos de hecho: «El discernimiento de la presencia de las semina Verbi en otras culturas (cfr Ad gentes, 11) puede ser aplicado también a la realidad matrimonial y familiar. Fuera del verdadero matrimonio natural también hay elementos positivos presentes en las formas matrimoniales de otras tradiciones religiosas’, aunque tampoco falten las sombras» [AL 77]. La reflexión incluye también a las «familias heridas» frente a las cuales el Papa afirma -citando la Relatio finalis del Sínodo 2015- «siempre es necesario recordar un principio general: “Sepan los pastores que, por amor a la verdad, están obligados a discernir bien las situaciones” (Familiares consortio, 84). El grado de responsabilidad no es igual en todos los casos, y puede haber factores que limitan la capacidad de decisión. Por lo tanto, al mismo tiempo que la doctrina debe expresarse con claridad, hay que evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las diversas situaciones, y hay que estar atentos al modo en que las personas viven y sufren a causa de su condición» [AL 79].

Luis Argüello, Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Valladolid

El 14 de abril, el Papa Francisco nombró al sacerdote -actualmente vicario general de Valladolid- Luis Javier Argüello García como obispo auxiliar de la archidiócesis de Valladolid.

El nuevo obispo auxiliar nació el 16 de mayo de 1953 en Meneses de Campos (Palencia) y fue ordenado sacerdote el 27 de septiembre de 1986.

Pensamientos correctores

Paloma que anida en uno de los árboles del Claustro del Palacio Episcopal
En el claustro del Obispado hay dos cipreses. En uno de ellos ha anidado una pareja de palomas. La hembra y el macho se turnan incubando pacientemente los huevos, mientras los contemplamos, cara a cara, desde una de las ventanas del primer piso. No soy el único que todos los días cuando llego por la mañana me acerco a ver cómo va la cosa. Con cierto gozo, todos esperamos que pasen los 18 días necesarios para ver asomar debajo del ala la cabecita de uno de los pichones.

Preservar la vida es una de las grandes preocupaciones de la humanidad justamente hora que parece que tocamos la divinidad con los dedos, idolatrando la técnica y la ciencia. Nunca como ahora tenemos que defender lo que antes, de una manera natural, habíamos resguardado con un mimo casi sagrado.

Las sociedades poderosas han determinado preparar silos para almacenar semillas de todas las especies. “La bóveda del fin del mundo” excavada en una montaña de las islas noruegas de Svalbard, en el Ártico, albergará un ‘arca de Noé’ vegetal con millones de semillas de todo el planeta para asegurar su conservación en caso de catástrofe natural o humana. Por otra parte, el proyecto “Arca Congelada” (2004) del Instituto de Genética de la Universidad de Nottingham, pretende preservar el ADN, a 80º bajo cero, de especies animales en peligro de extinción y a las que sobreviven en cautividad, convirtiéndose en el mayor banco genético del mundo.

También es noticia que un grupo de investigadores de Greenwich, Warwick y Surrey han comenzado el “Proyecto Perséfone”, dedicado a la creación de un “arca interestelar”, una nave espacial autosuficiente, que pueda llevar a los seres humanos a buscar un nuevo mundo para colonizar en caso de que la Tierra se vuelva inhabitable por el cambio climático o por una guerra nuclear o biológica. Rachel Armstrong, diseñadora del proyecto y profesora de la Universidad de Greenwich decía: «Se trata de poner a prueba nuestra noción de sostenibilidad». Y, Steve Fuller, el sociólogo del equipo, manifestó: «Necesitamos la naturaleza para sobrevivir, así que ¿cómo nos la podemos llevar con nosotros?».

Pero no sé si nos hemos dado cuenta, en todo esto parece que falta una semilla: la del AMOR. Ahora que casi todo se hace con fines lucrativos y desde el orgullo de la supervivencia de la especie humana... todas son arcas de Noé sin permiso de Dios, es decir verdaderas Torres de Babel. Si la creación del universo, si la creación del varón y la mujer, es fruto del amor de Dios, todo diseño de supervivencia, sin el amor nos llevará al fracaso, porque donde no anide el amor, crecerá la mala yerba del orgullo y por tanto el descarte del más débil.

El utilitarismo se nos ha metido hasta los tuétanos, todo lo que no responde a nuestras expectativas lo descartamos... se abandona en el almacén de lo inservible. Lo que nos estorba, lo que aparentemente no nos sirve, lo que no encaja dentro de nuestros proyectos lo descartamos. Creamos pensamientos correctores para poder tranquilizar nuestras conciencias intentando ser lo más políticamente correctos. Pero en que almacén arrinconamos a los niños que les hemos impedido salir a la luz, dónde los ancianos que les negamos los lazos del cariño, donde los enfermos terminales, donde la humanidad herida y las personas excluidas, donde la destrucción de la naturaleza... ¿Y hacemos proyectos para conservar en otra galaxia a todo ser vivo y a la humanidad? Perdonad que me de la risa.

En la Capilla Sixtina, el gran Miguel Ángel, dibuja a un Dios volcado hacia un hombre inerte, esforzándose por tocar su índice para darle la vida. A nosotros nos toca no desconectarnos de ese dedo creador de la vida, sólo por un acto de amor.

Antonio Gómez Cantero
Administrador Diocesano

Presentado el IV Encuentro Nacional de Jóvenes de Hermandades y Cofradías

El pasado 15 de abril, en el Obispado de Palencia, se presentó de manera oficial el IV Encuentro Nacional de Jóvenes de Hermandades y Cofradías, que se celebrará en nuestra ciudad del 28 al 30 de octubre. Un Encuentro en el que se prevé una participación de entre 800 y 1.200 jóvenes, según manifestó del Comité Organizador, Víctor Lafuente.
 
El Encuentro -que lleva por lema “Toma tu cruz y sígueme”- integrará durante estos días aspectos festivos, formativos, vivenciales y litúrgicos en una programación ya perfilada, pero que se irá concretando en los próximos meses.
 
Así, la víspera del Encuentro habrá una Vigilia de Oración Juvenil y, ya el día 28, tras una Jornadas de Puertas Abiertas en las Cofradías y Hermandades de Palencia y un Pasacalles de las Bandas de Cornetas y Tambores se procederá al Acto Inaugural.
 
El día 29 habrá, entre otros contenidos, Mesas redondas y coloquios, y un Vía Crucis Extraordinario -en la Plaza de la Inmaculada- en el que estarán presentes 17 pasos de la Semana Santa palentina.
El día 30, tras la Santa Misa y la lectura de las conclusiones por parte del Comité Organizador se conocerá la ciudad que acogerá el Encuentro en 2017.



 

domingo, 17 de abril de 2016

17 de abril de 2016 IV Domingo de Pascua

  • Hch 13, 14. 43-52 Sabed que nos dedicamos a los gentiles 
  • Sal 99 Somos su pueblo y ovejas de su rebaño 
  • Ap 7, 9. 14b-17 El Cordero será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas 
  • Jn 10, 27-30 Yo doy la vida eterna a mis ovejas
El Pastor y los pastores
El domingo pasado, el Evangelio hablaba de los pescadores, hoy de los pastores. El presente domingo se llama el Domingo del Buen Pastor. Jesús se presenta como el buen Pastor y las ovejas escuchan su voz y le siguen (Ev). Pablo y Bernabé anuncian el evangelio a los paganos, llamados también a la salvación (1 Lect). Una inmensa multitud de toda raza, lengua y nación está ante el trono y alaba al Señor (2 Lect).

Apostar por una Economía que genere Vida

El equipo de Pastoral Social celebró el pasado 2 de abril la última de las Jornadas de Formación Social con la presencia del sacerdote José Manuel Aparicio quien ofreció pautas e intentó dar respuesta a la pregunta: ¿Cuál es la economía que mata y que nos mata?

Aparicio se centró en exponer los fundamentos -como, por ejemplo, la propiedad privada-  de la forma de entender la economia por parte de la Iglesia para hacer ver que según como se entiendan estos se pueden traducir en dinámicas económicas que generan vida o que generan dificultad.

El concepto de economía en la doctrina social de la iglesia puede centrarse en tres parámetros globales que son: «si los bienes materiales dejan de ser medios para la consecución de la felicidad y se convierten en objetivos, la economía empieza a matar»; «si se olvida el carácter relacional de la persona y se olvida la obligación que tenemos de relación y de responsabilidad sobre otros y la economía se convierte no en una herramienta de desarrollo colectivo sino simplemente personal, esa economía mata»; y, retomando las claves de Benedicto XVI «cuando la economía se separa de la ética, esa economía también mata».

En cuanto a las pautas que ofreció para la distribución justa de los bienes, aludió al concepto de la austeridad. Aseguró que «hace años este concepto no se hubiese podido pronunciar porque sonaría a trasnochado, pero después de la crisis vivida en el 2007, la austeridad se convirtió en una de las banderas de planteamientos políticos y económicos. La Austeridad consiste en el aprendizaje a vivir con los recursos necesarios. En mi opinión -afirmó Aparicio- es una visión profundamente liberadora entender que los bienes que vamos a adquirir son medios para un fin mayor. La austeridad consiste en comprender que la satisfacción que vamos a obtener a través de los bienes materiales es limitada y a partir de ahí es una oportunidad para la redistribución. Son conceptos que suponen una forma de generar una cultura y una perspectiva distinta. Recuperar esa austeridad es nuestro reto».

Europa se enfrenta hoy a una de las más graves crisis humanitarias desde el final de la Segunda Guerra Mundial

Declaración conjunta de Su Santidad Bartolomé, Patriarca Ecuménico de Constantinopla, de Su Beatitud Jerónimo, Arzobispo de Atenas y de Toda Grecia y del Santo Padre Francisco.
Campo de refugiados de Moria, Lesbos. 16 de abril de 2016.

Nosotros, el Papa Francisco, el Patriarca Ecuménico Bartolomé y el Arzobispo de Atenas y de Toda Grecia Ieronymos, nos hemos encontrado en la isla griega de Lesbos para manifestar nuestra profunda preocupación por la situación trágica de los numerosos refugiados, emigrantes y demandantes de asilo, que han llegado a Europa huyendo de situaciones de conflicto y, en muchos casos, de amenazas diarias a su supervivencia. La opinión mundial no puede ignorar la colosal crisis humanitaria originada por la propagación de la violencia y del conflicto armado, por la persecución y el desplazamiento de minorías religiosas y étnicas, como también por despojar a familias de sus hogares, violando su dignidad humana, sus libertades y derechos humanos fundamentales.

La tragedia de la emigración y del desplazamiento forzado afecta a millones de personas, y es fundamentalmente una crisis humanitaria, que requiere una respuesta de solidaridad, compasión, generosidad y un inmediato compromiso efectivo de recursos. Desde Lesbos, nosotros hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que responda con valentía, afrontando esta crisis humanitaria masiva y sus causas subyacentes, a través de iniciativas diplomáticas, políticas y de beneficencia, como también a través de esfuerzos coordinados entre Oriente Medio y Europa. 

Como responsables de nuestras respectivas Iglesias, estamos unidos en el deseo por la paz y en la disposición para promover la resolución de los conflictos a través del dialogo y la reconciliación. Mientras reconocemos los esfuerzos que ya han sido realizados para ayudar y auxiliar a los refugiados, los emigrantes y a los que buscan asilo, pedimos a todos los líderes políticos que empleen todos los medios para asegurar que las personas y las comunidades, incluidos los cristianos, permanezcan en su patria y gocen del derecho fundamental de vivir en paz y seguridad. Es necesario urgentemente un consenso internacional más amplio y un programa de asistencia para sostener el estado de derecho, para defender los derechos humanos fundamentales en esta situación que se ha hecho insostenible, para proteger las minorías, combatir la trata y el contrabando de personas, eliminar las rutas inseguras, como las que van a través del mar Egeo y de todo el Mediterráneo, y para impulsar procesos seguros de reasentamiento. De este modo podremos asistir a aquellas naciones que están involucradas directamente en auxiliar las necesidades de tantos hermanos y hermanas que sufren. Manifestamos particularmente nuestra solidaridad con el pueblo griego que, a pesar de sus propias dificultades económicas, ha respondido con generosidad a esta crisis.

Juntos imploramos firmemente por fin de la guerra y la violencia en Medio Oriente, una paz justa y duradera, así como el regreso digno de quienes fueron forzados a abandonar sus hogares. Pedimos a las comunidades religiosas que incrementen sus esfuerzos para recibir, asistir y proteger a los refugiados de todas las confesiones religiosas, y que los servicios de asistencia civil y religiosa trabajen para coordinar sus esfuerzos. Hasta que dure la situación de necesidad, pedimos a todos los países que extiendan el asilo temporal, ofrezcan el estado de refugiados a quienes son idóneos, incrementen las iniciativas de ayuda y trabajen con todos los hombres y mujeres de buena voluntad por un final rápido de los conflictos actuales.

Europa se enfrenta hoy a una de las más graves crisis humanitarias desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Para afrontar este desafío serio, hacemos un llamamiento a todos los discípulos de Cristo para que recuerden las palabras del Señor, con las que un día seremos juzgados: «Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme... Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis» (Mt 25, 35-36. 40).

Por nuestra parte, siguiendo la voluntad de Nuestro Señor Jesucristo, decidimos con firmeza y con todo el corazón de intensificar nuestros esfuerzos para promover la unidad plena de todos los cristianos. Reiteramos nuestra convicción de que «la reconciliación (entre los cristianos) significa promover la justicia social en todos los pueblos y entre ellos... Juntos queremos contribuir a que los emigrantes, los refugiados y los demandantes de asilo se vean acogidos con dignidad en Europa» (Charta Oecumenica, 2001). Deseamos cumplir la misión de servicio de las Iglesias en el mundo, defendiendo los derechos fundamentales de los refugiados, de los que buscan asilo político y los emigrantes, como también de muchos marginados de nuestra sociedad.

Nuestro encuentro de hoy se propone contribuir a infundir ánimo y dar esperanza a quien busca refugio y a todos aquellos que los reciben y asisten. Nosotros instamos a la comunidad internacional para que la protección de vidas humanas sea una prioridad y que, a todos los niveles, se apoyen políticas de inclusión, que se extiendan a todas las comunidades religiosas. La situación terrible de quienes sufren por la crisis humanitaria actual, incluyendo a muchos de nuestros hermanos y hermanas cristianos, nos pide nuestra oración constante.
 
Lesbos, 16 de abril de 2016
Ieronymos II, Francisco, Bartolomé I

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones Nativas: "Te mira Compasión"

El 17 de abril -IV Domingo de Pascua- celebraremos la Jornada Mundial de Oración por la Vocaciones Nativas. Una Jornada dedicada a la oración y la cooperación económica con los jóvenes que son llamados a la vocación sacerdotal o religiosa en los Territorios de Misión.
El Jesús resucitado se presenta hoy como el Buen Pastor que conduce el rebaño a los pastos de vida eterna. Esta imagen del Buen Pastor nos ayuda a esta Jornada de Oración por las Vocaciones, que se celebrará bajo el lema “te mira con pasión”. En el Año de la Misericordia tenemos muy presente esa mirada de Cristo, que es capaz de cambiar la vida de quien la acoge. Oremos intensamente por las vocaciones, sobre todo por las de especial consagración, al sacerdocio y a la vida religiosa, y también por las vocaciones nativas de los países de misión.

Muy a menudo las vocaciones que surgen en los Territorios de Misión tienen serias dificultades para seguir adelante en su formación por problemas económicos.
La Obra Pontificia de San Pedro Apóstol -una de las Obras Misionales Pontificias (OMP)- a través de esta Jornada y de otras iniciativas sostiene anualmente 75.563 seminaristas y 6.707 novicios y novicias en su primer año canónico.

sábado, 16 de abril de 2016

Del You Cat:¿Se puede ser cristiano sin creer en la Resurrección de Cristo?

¿Se puede ser cristiano sin creer en la Resurrección de Cristo? (105)

No.

«Si Cristo no ha resucitado, van es nuestra predicación y vana también nuestra fe» (1Cor 15,14) [631, 638, 651].

El acontecimiento de la Muerte y la Resurrección de Cristo es el corazón del cristianismo, el punto central que sostiene nuestra fe, el impulso poderoso de nuestra certeza, el viento fuerte que aleja todo miedo y toda inseguridad, toda duda y todo cálculo humano. [Benedicto XVI, 19-X-2006].

viernes, 15 de abril de 2016

Un libro: "Vestir al desnudo"

Vestir al desnudo. Autora: Antonietta Potente. Ed. San Pablo

¿Qué tiene que ver el vestido con la misericordia? El libro ofrece una revisión sobre el vestido y la desnudez poniendo el énfasis en el compromiso con la dignidad del prójimo. Quien no lleva vestido, como metáfora de la dignidad, nos pide algo a cambio, la justicia que le corresponde a cada persona. Vestir al desnudo, reconociendo su dignidad, no consiste en ofrecer lo que «nos sobra», ni en preguntarnos qué podemos dar, sino en comprometernos en el destino de los demás como hizo el samaritano del evangelio.

Antonietta Potente -teóloga y religiosa dominica- ha dedicado media vida a las misiones en Bolivia. Es una de las voces más originales del panorama católico italiano.

jueves, 14 de abril de 2016

Palencia presente en la Exposición de las Edades del Hombre "AQUA" en Toro

La Diócesis de Palencia estará presente en la exposición Aqua de las Edades del Hombre con cinco obras: Una pila bautismal de Población de Campos, un Pontifical del Museo Diocesano, el Bautismo de San Hipólito de Támara, una Naveta de la S.I Catedral y un Juego de Aguamanil de Ampudia. 

La muestra se celebra este año en Toro (Zamora).



miércoles, 13 de abril de 2016

Bautizado por Juan en el Jordán

El Bautizo de Jesús marca un momento histórico en su vida y en la de todos los cristianos. El inicio de la etapa pública de Jesús comienza con un gesto que implica la limpieza, la pureza y el renacimiento a una vida nueva para todos los que se acercaban a Juan. Y es cierto que para todos los que hemos vivido el sacramento del Bautismo este supone un momento de conversión, de transformación y Jesús en su bautismo nos hace ver precisamente esto.

El texto del bautismo [Mt. 3], nos deja claro la importancia del momento para los participantes.

«¿Eres tú él que vienes a mí?». Pregunta Juan a Jesús. Juan era un personaje importante, un profeta para el pueblo y esta pregunta hace que Jesús sea puesto en su lugar por Juan, por encima de él, dando lugar a todas las palabras que siguen.

«Deja eso ahora. Conviene que cumplamos lo que Dios ha dispuesto». ¿Jesús necesita el perdón de los pecados? El reconocimiento del pecado es fundamental en el bautismo de Juan pero Jesús no tiene pecado, pide a Juan que cumpla con la voluntad de Dios, esto es la liberación del pecado de la humanidad. Jesús se somete a la voluntad de Dios, viene a anunciar y a ofrecer esa liberación del pecado en la que el ser humano está inmerso.

«Como lo he visto, doy testimonio de que él es el Hijo de Dios». Esta es la fe que proclaman las primeras comunidades cristianas. Jesús es el Hijo de Dios. Los testimonios de lo que sucedió en el bautismo dan fe de la divinidad de Jesús como el Hijo de Dios, lo han visto y lo han oído, es una forma de expresar la experiencia de Dios, de su manifestación, no solo lo oyen, no solo lo ven, sino las dos cosas, como en el Antiguo Testamento.

Y por último «En ti me complazco». Dirigida a Jesús, empujón definitivo para que su vida cambie por completo, para que pase de estar oculto a manifestarse, de vivir el Reino de Dios a proclamarlo sobre Israel e invitar a todos a vivirlo. A cumplir la voluntad de Dios. A obedecerle.

Profesores de Religión de la Diócesis