sábado, 31 de octubre de 2015

Un Libro: Me sedujiste, Señor y me dejé seducir

Me sedujiste, Señor y me dejé seducir
MM. Agustinas Recoletas
Palencia


Con motivo del Año dedicado a la Vida Consagrada y a la publicación de las obras completas de la fundadora, la Venerable Mariana de San José, las MM. Agustinas Recoletas de Palencia han editado este libro. Una obra sencilla, práctica, amena y alegre no tiene otra pretensión que, de forma bella, dirigirse a las jóvenes, y facilitar su vocación (al matrimonio, a la vida religiosa o...) dando a conocer a Jesús, ya que no se puede amar lo que no se conoce; y quien conoce a Jesús es imposible no amarlo, a la par que amarlo y no seguirlo...

Para adquirir el libro -que tiene un precio de 15 €- hay que dirigirse al Convento de la MM. Agustinas Recoletas.

jueves, 29 de octubre de 2015

Misionera

Lo ha dicho Mons. Blázquez, solemnemente y con una claridad extraordinaria. “Santa Teresa Patrimonio de la Humanidad”. Después de Hija de la Iglesia, es el título más grande y honroso. Un segundo título que responde al primero. Porque Santa Teresa, como cristiana era misionera y el espíritu misionero es universal: para todos y en todos los lugares y rincones del mundo.

En Camino de Perfección (Cap 1), leemos: “En este tiempo vinieron a mi noticia los daños de Francia y el estrago que habían hecho estos luteranos y cuanto iba en crecimiento esta desventurada secta. Me dio gran fatig4 y como si yo pudiera algo o fuera algo, lloraba con el Señor y le suplicaba remediase tanto mal. Me parecía que mil vidas pusiera yo para remedio de un alma de las muchas que allí se perdían”. Y en el Libro de las Fundaciones (Cap 1), cuenta una visita del fraile Alonso Maldonado, llegado de las Américas: “Me comenzó a contar de los muchos millones de almas que allí se perdían por falta de doctrina, y me hizo un sermón y plática animando a la penitencia, y se fue. Yo quedé tan lastimada de la perdición de tantas almas, que no cabía en mí. Me fui a una ermita con hartas lágrimas”.

Mons. Blázquez, en la clausura del Congreso Nacional Teresiano celebrado en Ávila, afirmaba: “no fue una santurrona, de hecho la horripilaban las beaterías, sino un gran personaje de la historia de la humanidad”. Sí, patrimonio espiritual de la Humanidad. Sus escritos de hace tantos años, son de suma actualidad. Como su vida nos enseña a vivir hoy. “Fue humilde y valiente para hablar alto y claro” dijo el Cardenal y arzobispo de Valladolid.

Y termino. Sí. Con este comentario teresiano, termino mi columna en honor a Santa Teresa de Jesús. Se concluye el V Centenario Teresiano y también finaliza mi nombramiento de secretario de la Comisión Diocesana. ¡Enhorabuena a las personas devotas de la Santa y a los lectores de sus escritos!
Me complace, muchísimo, saber que esta columna será ocupada por los PP. Dominicos, que nos contarán cosas muy interesantes de Santo Domingo en su Año Jubilar. Los Dominicos fueron grandes amigos de Santa Teresa y extraordinarios consejeros.

Germán García Ferreras

miércoles, 28 de octubre de 2015

Nómadas en el tiempo y en el corazón

La mujer desde que el mundo es mundo ha sido la guía del camino de la vida de su familia, de su entorno. Y ha pasado, a lo largo del tiempo, de ser guía y hasta diosa, a ser lo más mal tratado de la tierra. Sí, esa mujer, diosa, guía, madre, símbolo de fertilidad ha ido cambiando su rol y su modo de ser valorada en la sociedad.

Así lo vemos en la historia de la humanidad. Pero hoy nos vamos a poner en camino con esa mujer nómada, sí, nómada, que va por los caminos del mundo buscando una vida digna y, como siempre, no para ella, sino para su familia, para los suyos. Ella ha salido con el rostro lleno de lágrimas, el corazón roto pero sin mirar atrás, ha cruzado fronteras, ha surcado mares, ha caminado con los pies descalzos por el desierto, ha sido víctima de engaños y vejaciones. Pero ella, con paso firme y sentimientos de madre, hija, hermana, ha seguido su camino, con la mirada puesta en la meta, que no es otra, que encontrar una casa, un dinero que resuelva las deudas y posibilite una libertad para vivir como Dios manda.

Y ¿qué manda Dios? Manda que los seres humanos nos queramos, cada uno como él se quiere y quiere a Dios, que nadie sufra, que nadie mate a nadie, que la creación entera es de todos y para todos, que nadie se sienta solo, que somos fraternidad de Hijos de Dios.

La mujer inmigrante, nómada por excelencia, ha entendido muy bien qué significa esto.
La mujer que sale de su tierra en busca de un mundo mejor, ha dejado lo suyo y a los suyos y, sin mirar hacia atrás , ha comenzado a andar, contra viento y marea, contra los criterios deshumanizadores y contra los dictadores de la humanidad que no permiten ser lo que Dios manda.

Esta mujer que tiene el corazón lleno de ternura, de amor por los suyos, se enfrenta a una arena caliente que quema sus pies, que asfixia su respiración, que envejece su rostro, que la llena de sed. Pero no se detiene, no se deja tentar en el desierto y sigue su ruta, la del mundo mejor para que los de su corazón tengan dignidad. Una dignidad de vida, de, simplemente, seres humanos, una dignidad en el trato, en la comida, en el aseo, una dignidad en su plena humanidad.

Esta mujer desea, en muchos momentos, un oasis donde reclinar su cabeza, donde su corazón descanse y se renueve, donde las fuerzas se pongan al cien por cien y siga caminando con gozo para que, su gente, viva y viva bien.

Pero... ¿qué pasa? ¿qué se encuentra? ¿acaso con acogida, con las puertas abiertas, con trabajos dignos, con hombres y mujeres fraternos, que abren sus casas, que dan de comer al hambriento y de beber al sediento?

La madre Iglesia, representada en todos nosotros, ¿es ese oasis?

Al Señor, también inmigrante, a María y José les acogió un pueblo extranjero, supieron de todas estas hojas de ruta. Pero... ¿y nosotros? ¿Tenemos clara la hoja de ruta de Mt 25?

La hoja de ruta vivida por muchos cristianos sí va dando pasos, pero el desierto es tan inmenso que debemos encender las antorchas y avisar de que hay hermanas nuestras que nos necesitan y abrirles nuestra mente y nuestro corazón. Traen aire nuevo, culturas nuevas, fe renovada, todo lo que nos hace falta para romper fronteras y hacer un mundo diverso en colores y en igualdad de condiciones en el amor y la gratuidad, en la diversidad de confesiones pero un mismo Dios, unas personas que buscan el bien para todos.

Compartamos su corazón nómada y seamos mujeres tiernas y misericordiosas con corazón grande para ir por delante, como en toda la historia, y cantar con María un magníficat de alabanza a Dios y a los hermanos.

Pastoral Social.
Área de emigración y mujer

martes, 27 de octubre de 2015

Más bella que desconocida

Las visitas temáticas a la Catedral de Palencia están siendo bien acogidas por los palentinos y las personas de otras provincias que nos visitan para sumarse a esta iniciativa. Así, más de 250 personas han disfrutado de las lecciones de profesores de la Universidad de Valladolid que han intervenido en este proyecto. Los visitantes valoran muy positivamente el alto nivel de las explicaciones de los profesores y manifiestan su sorpresa al descubrir la belleza -desconocida para muchos- que encierra nuestra Catedral.

En las visitas se hace un breve recorrido por los lugares más emblemáticos y seguidamente se expone el tema señalado. Los temas tratados han sido la Cripta de San Antolín, la Capilla del Sagrario, el cuadro del Martirio de San Sebastián de El Greco, la Capilla Mayor y  la Arquitectura de la Catedral.
El 7 de noviembre a las 12,30, habrá una nueva visita sobre los Retablos de las capillas de Santa Lucía, San Gregorio y San Ildefonso, del S. XVI, con la intervención de Jesús Parrado del Olmo (Jefe del Dpt. de Arte de la U. de Valladolid). El importe de la visita es de 3 € para quien dispone de la tarjeta de la Catedral. Asimismo animo a los palentinos de la capital y provincia que adquieran la tarjeta por 10 € euros al año, que da opción para visitarla gratuitamente siempre que lo deseen , colaborando al mismo tiempo, al sostenimiento de la Catedral.

Amador Valderrábano García

domingo, 25 de octubre de 2015

25 de octubre de 2015 XXX Domingo del Tiempo Ordinario

  • Jer 31, 7-9 Guiaré entre consuelos a los ciegos y cojos 
  • Sal 125 El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres 
  • Heb 5, 1-6 Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec 
  • Mc 10, 46-52 Maestro, haz que pueda ver

Esclavitud y libertad, oscuridad y luz
El profeta anuncia un nuevo éxodo. El ciego de Jericó comienza un camino nuevo. Esclavitud y libertad, oscuridad y luz. Los hebreos, dispersos en el exilio (1 Lect), y el ciego de Jericó (Ev) confían en el Señor. Unos esperan retornar a su patria; el otro espera pasar de la oscuridad a la luz. La salvación que Dios prometió a Israel (1 Lect) llega a cumplimiento en Cristo (Ev), el sumo Sacerdote (2 Lect).

sábado, 24 de octubre de 2015

Del Youcat: ¿Cómo se logra la «pureza del corazón»?

¿Cómo se logra la «pureza del corazón»? (463)
La pureza del corazón, necesaria para el amor, se consigue en primer lugar mediante la unión con Dios en la oración. Donde nos toca la gracia de Dios, surge un camino para un amor indiviso. Una persona casta puede amar con un corazón sincero e indiviso. [2520, 2532].

Si nos dirigimos a Dios con intención sincera, Él transforma nuestro corazón. Nos da fuerza para corresponder a su voluntad y para rechazar pensamientos, fantasías y deseos impuros.

jueves, 22 de octubre de 2015

Pastoral de la Salud

La Escuela de Pastoral de la Salud inicia en este nuevo curso sus encuentros de formación. En esta ocasión, se va a celebrar un cursillo a cargo de los religiosos camilos en los que abordarán la Misericordia y compasión en el acompañamiento a la persona enferma. 

Bajo el título: “Ser Cristo para el enfermo, Ver a Cristo en el enfermo” los Religiosos Camilos impartirán este curso el 24 de octubre a partir de las 11h en la Casa de la Iglesia.

Los encuentros de la escuela de Pastoral de la Salud están abiertos al público en general y la entrada es gratuita.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Ropero Eucarístico

Las Misioneras Eucarísticas de Nazaret comienzan los trabajos del Ropero Eucarísticos en este nuevo curso 2015-2016. 

Una labor que llevan a cabo un grupo de mujeres todos los jueves desde las 17h hasta las 19:30h en la casa de las religiosas en la C/ Santo Domingo de Guzmán, 9. 

Con su trabajo sencillo y constante, día a día van confeccionando los ornamentos para el culto eucarístico que se destinarán a las parroquias más necesitadas y a los países de misión. Todas aquellas personas que deseen colaborar pueden hacerlo poniéndose en contacto con la Hna. Enriqueta tlf: 979 74 77 99.

martes, 20 de octubre de 2015

“La familia tiene carta de ciudadanía divina”

Estrenamos nuevo curso en el COF con ilusión y nuevos proyectos. Atentos a todo lo que nuestra Madre la Iglesia nos regala para este nuevo curso: el recién terminado Encuentro Mundial de las Familias, y el recién comenzado Sínodo de la Familia que durará hasta el próximo 25 de octubre. Hay mucho por hacer para acercar el Amor de Dios a las familias de nuestra diócesis, y tenemos la providencial oportunidad que nos brinda la Iglesia con estos acontecimientos. Escucharemos detenidamente para reconocer los signos de los tiempos y lo que quiere el Señor de nosotros.

El Papa nos decía en Philadelphia que la familia tiene carta de ciudadanía divina, y que «en las familias siempre hay Cruz [...] Pero después de Cruz hay resurrección. Porque el Hijo de Dios nos abrió ese camino. Por eso la familia es una fábrica de esperanza, de esperanza de vida y resurrección. Dios fue el que abrió ese camino. En la familia hay dificultades, pero esas dificultades se superan con amor. El odio no supera ninguna dificultad. La división de los corazones no supera ninguna dificultad. Sólo el amor es capaz. El amor es fiesta, el amor es gozo, el amor es seguir adelante».

En el COF, queremos ser esa compañía y esa ayuda que permita a las familias en dificultad, que estén viviendo Cruz, la ayuda que donde haya odio permita surgir la paz, permita surgir el amor, superar la división de los corazones. Para ello contamos con profesionales de la orientación y el acompañamiento familiar, que en estos ocho años de andadura del Centro han ido acompañando a las familias que nos han confiado sus dificultades y han logrado seguir adelante.

Si estás viviendo una dificultad en tu familia, puedes ponerte en contacto con nosotros en el 979 726 961 o 660 583 112, estamos deseando ayudarte.

Feliz curso para todos.

Carmen Mariscal
Coordinadora COF Diocesano

lunes, 19 de octubre de 2015

San Pedro de Alcántara. Su fiesta se celebra el 19 de octubre

Pintura al óleo, anónima, S. XVII. Monasterio Nuestra Señora de la Consolación, Calabazanos.
Juan Garabito nace en 1499 en Alcántara. Hijo de Pedro Garavito, gobernador de Extremadura, y de María Villena de Sanabria, ricos hidalgos, muy cristianos y queridos por su pueblo. Estudia en la Univ. de Salamanca y a los 15 años ingresa en los franciscanos. Tras el noviciado y los estudios eclesiásticos recibe el hábito de manos de su tío Fray Miguel, y adopta el nombre de Fray Pedro. Ordenado sacerdote en 1524, fue procurador, provisor, y provincial. Viajó por España, Francia, Italia y Portugal fundando conventos reformados, llamados “franciscanos descalzos”, en el Palancar, Villanueva del Fresno, Tabladilla, Jerez de los Caballeros, Valverde de Leganés, Aldea del Palo y Arenas de San Pedro.

Considerado el renovador del franciscanismo en España, es uno de los principales oradores del Siglo de Oro. Hacía severa penitencia todo el año y Cuaresma sólo se alimentaba de pan y agua. Solía caminar descalzo y sacaba tiempo para conjugar la oración y contemplación con la intensa actividad personal y epistolar. Carlos V le quiso como confesor, pero no aceptó al no querer ni fama y dinero. Amigo y consejero de Santa Teresa de Jesús, la tranquilizó en su angustia porque algunas personas le decían que sus visiones eran engaños del demonio. San Pedro, guiado por su propia experiencia, le dijo que sus visiones venían de Dios, y habló en favor de ella. La santa castellana  siempre le tuvo como maestro, confesor y guía espiritual.

Muere el 18 de octubre de 1562 en el convento de Arenas de San Pedro. La noticia se difundió rápidamente y se le aclamó como santo en su funeral. Reposa en San Pedro de Alcántara (Arenas de San Pedro, Ávila). Beatificado en 1622, fue canonizado por Clemente IX en 1689.

Se le representa enjuto, vestido de franciscano, con humilde hábito, un crucifijo en sus manos, y a veces acompañado de una calavera y otros símbolos de penitencia. Palencia conserva buenos retratos en las Franciscanas Clarisas de Calabazanos, en las Clarisas de Carrión y en las parroquias de Dueñas, Ampudia, Ruesga, Astudillo, y en la iglesia de San Francisco en la capital.

Oración
Señor y Dios nuestro, que hiciste resplandecer a San pedro de Alcántara por su admirable penitencia y altísima contemplación, concédenos, por sus méritos, que caminando en austeridad de vida, alcancemos más fácilmente los bienes del cielo. P. J.N.S Amén.

Los llantos de Davide

Tiene tres meses y es la sensación del Sínodo de la Familia. Este pequeñajo se llama Davide, y es el primer bebé que entra en el Aula del Sínodo. Davide es el primer “bebé sinodal” de la Historia. Sus padres Massimo y Patrizia son catequistas itinerantes del Camino Neocatecumenal, y han sido invitados por el Papa Francisco al Sínodo de los Obispos sobre la Familia en calidad de auditores.

Cada mañana, el matrimonio acude al Aula Nueva del Sínodo para participar de las sesiones llevando en el carrito a Davide. El primer día solo lloró una vez, “y yo salí rápidamente de la sala para atenderle”, dice la madre. En el segundo día lloró “cuando todos rezábamos antes de comenzar las intervenciones, en presencia del Papa”. Pero esto parece no molestar a los participantes, algunos de los cuales les ofrecen ayuda.

El 15 de diciembre de 2014, nos advertía el Papa Francisco... «los niños lloran, hacen ruido, van de un lado para otro... y a mí me molesta cuando en una iglesia un niño llora y la gente quiere que se vaya fuera. ¡No! ¡Es la mejor predicación! ¡El llanto de un niño es la voz de Dios! ¡Nunca, nunca echarles de la iglesia!». Bendito sea Dios. Y Benditos sean los llantos de Davide en el Aula del Sínodo. Y que vengan más llantos con la voz de Dios.

Y... «te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños» (Mt 11, 25).

Domingo Pérez

“Hacer la ola”

Un cantante español decía meses atrás algo como esto: “En España le hacemos la ola a cualquier música que venga de fuera”. Pero, ¿solo “hacemos la ola” a cualquier música?

A casi todo, amigo cantante, a casi todo le “hacemos la ola”. Sobre todo -como tú bien dices- si nos lo importan de fuera. Aquí todo lo que viene por tierra, mar y aire con la vitola extranjera es “lo mejor”: sobre todo, si la etiqueta es alemana, francesa o nórdica. Y si lo que nos llega viene de Norteamérica, ya ni te digo. Ellos siempre parece que están ahí para ofrecer calidad. Ellos investigan, ellos trabajan, ellos componen música, ellos hacen cine. Aunque luego vayamos a comprar a los chinos.

Es verdad que debemos aprender unos de otros. Pero también debemos aprender de los africanos, asiáticos y hasta de los antípodas, que deben de andar por Nueva Zelanda. No sólo hemos de aprender de unos pocos países, supuestamente avanzados.

¿Por qué a unos ciudadanos los miramos por encima del hombre, en plan chulo, y a otros los besamos por donde quiera que pisan? Frente a lo que viene de fuera, caben dos posturas: la de “todo es malo” (nosotros somos mejores) o la de “todo es una bicoca”. Ni lo uno ni lo otro. Las dos actitudes pueden ser “paletas”.

Durante años desconfiábamos de los modelos políticos, culturales y morales que nos llegaban de fuera. “Como en España, ni hablar” -decían los patriotas. España era la “reserva espiritual”. Es evidente que, durante bastantes años, nos educaron para “cerrar fronteras”. “¡Y cierra España!” -gritaban ufanos los gerifaltes del poder. Pero ahora cambiaron las cosas: a la madre España, ni agua. La Patria sufre desafección. Y las banderas españolas solo aparecen en ciertos campeonatos de fútbol.

Hace poco, Fernando Trueba, el de la película “Belle epoque”, decía que nunca se había sentido español (¡vaya, por Dios!), y que en una guerra él “estaría con el enemigo”. Con la boca decía esto y con la mano cogía el Premio Nacional de Cinematografía. Las películas de Trueba -reconozcamos que hace buen cine- han recibido en subvenciones (dinero público) más de 5 millones de euros. Juan Goytisolo, escritor peculiar, último premio Cervantes, reivindicaba al siniestro Conde don Julián, aquel traidor que en el año 711 abrió las puertas a la invasión árabe para vengarse del rey visigodo don Rodrigo. Albert Pla, cantautor catalán, nos sale diciendo que le da “asco ser español”. Y a Willy Toledo, actor de cine subvencionado, le da igual “lo que diga su pasaporte”. Nacho Duato, director artístico de la Compañía Nacional de Danza, tampoco se siente español. Y en este plan andamos. ¿Pero qué mosca tontorrona nos ha picado?

Así que ni cerrar filas en torno al terruño, ni tampoco olvidarnos de dónde hemos nacido, dónde estamos y cuál ha sido nuestra tradición: los valores que nos hacen ser quienes somos. Orgullosos de España, ¿por qué no? Y orgullosos de la Mancha, como don Quijote. Y orgullosos de Cataluña, pero sin renegar de España.

Contentos de la España una y plural, una y diversa, en que vivimos. No hace falta renegar del solar patrio para aprender de todos y de todo. Convivir es vivir abiertos unos a otros. Convivir es aunar y discernir. «Probadlo todo -decía san Pablo- y quedaos con los bueno». Y de entre lo bueno, elegid lo mejor. Pero san Pablo, ciudadano del mundo, nunca se olvidó de que había nacido en Tarso de Cilicia.

No caigamos, hermanos, en la tontería de “hacer la ola” a todo lo que viene de fuera, despreciando lo bueno que tenemos dentro, cerca, al lado. Avanzar sin complejos, sin negar nuestra propia identidad, pero asomados cada día al balcón que mira al mundo.

Eduardo de la Hera

domingo, 18 de octubre de 2015

Domund 2015: "Misioneros de la Misericordia"

El Domingo Mundial de las Misiones -que este año celebramos el 18 de octubre- es el día en el que toda la Iglesia reza y colabora económicamente en favor de la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras. Se celebra en todo el mundo el penúltimo domingo de octubre. En España se lleva trabajando desde 1926, y en 1943 asumió el nombre de Domund, por el que es conocida la jornada hasta hoy.

En el Domund se busca hacer una especial llamada a la colaboración económica de los fieles. Con los donativos -que se distribuyen, entre todos los misioneros del mundo, para que lleguen a todos los fieles del mundo- se construyen templos, se compran vehículos, se forman catequistas, se atienden proyectos sociales, sanitarios y educativos... Y también podemos, y debemos, colaborar rezando por los misioneros.
 
Obras Misionales Pontificias (OMP) es la institución que se encarga de fomentar la acción misionera de la Iglesia. Depende de la Congregación para la Evangelización de los pueblos -dicasterio de la Santa Sede-, y tiene implantación en 130 países. En cada diócesis, hay una delegación de OMP que trabaja en el ámbito local por y para los misioneros.

Nos cuenta Ana Gutiérrez (Misionera en Camerún)... «conociendo la vida de mis enfermos infectados de VIH me he dado cuenta de la importancia de no juzgar. Muchas veces nos preguntamos qué habrá hecho o qué vida habrá llevado para infectarse. Sin embargo, la mayoría de mis pacientes son mujeres y niños. Mujeres muchas de ellas contaminadas a causa de la infidelidad de sus maridos, y niños víctimas inocentes igualmente contaminados en el embarazo o el parto. Ser misionera de la misericordia implica acoger sin juzgar, escuchar sin prejuicios y acompañar el dolor no sólo físico sino en muchos casos moral y espiritual. Y como el Papa Francisco, me digo: ¿quién soy yo para juzgar?».

Alaitz González (Laica de los Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios) es Misionera en Tokio (Japón)... y su misión allí es «anunciar el Evangelio de la Misericordia, para lo cual la mayor parte de nuestro tiempo se va en escuchar a las personas, jóvenes, personas no cristianas, amigos que vienen a casa a tomar un té, escuchar sin juzgar, sin condenar, sin esquemas, respetando su cultura, costumbres, sin imponer...».

En Buenos Aires, como capellán voluntario en un hospital público, está Julián Nicolás. (Sacerdote de la OCSHA)... «cada día que estoy en el hospital es una nueva oportunidad que me da Dios para experimentar su amor misericordioso con todos, en especial con los más abandonados, como son los ancianos, los que viven en la calle...».

Cuando hace dos años se endurecieron los enfrentamientos en Mali, Jesús Mª. Martínez (Sacerdote de los Padres Blancos), decidió quedarse en Kati -atendiendo a la pastoral rural- como expresión de misericordia. Hoy lleva ya 52 años acompañando a este pueblo. «Yo estoy muy bien y feliz de vivir esto junto con la gente. A pesar de todo, están llenos de alegría y todo lo que tienen lo comparten conmigo. Así que Mali es para mi como un hijo, y cuando se tiene un hijo, no se abandona».

Esto es solo un ejemplo del testimonio de los más de 13.000 misioneros españoles -cerca de 500 palentinos- que hay repartidos por el mundo. España sigue siendo el país que más misioneros envía a la misión de la Iglesia... y hay paisanos nuestros en 140 países.

18 de octubre de 2015 XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

  • Is 53, 10-11 Cuando entregue su vida como expiación, verá su descendencia, prolongará sus años 
  • Sal 32 Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti 
  • Heb 4, 14-16 Acerquémonos con seguridad a trono de la gracia 
  • Mc 10, 35-45 El hijo del hombre ha venido para dar su vida en rescate por todos.

Enviados para servir
En la sociedad se buscan los primeros puestos y el dominio sobre los otros. Sin embargo, la lógica de Jesús va contra corriente. Él propone a los suyos un espíritu de servicio (Ev). Tres nombres se dan a Jesucristo: Siervo de Dios, sumo Sacerdote e Hijo del Hombre. El Siervo da su propia vida para justificar a muchos (1 Lect). Cristo ayuda a cuantos se acercan al trono de la gracia para alcanzar misericordia (2 Lect).

sábado, 17 de octubre de 2015

Talleres de Oración y Vida

Comienzan los talleres de Oración y Vida según el método del P. IGNACIO LARRAÑAGA

  • Salón parroquial de la Iglesia de SAN LÁZARO: Reunión de Apertura  Lunes, 19 de octubre 2015. Hora: A las 7 de la tarde
  •  Salón parroquial de la Iglesia de VIRGEN DE LA CALLE.Reunión de Apertura  Martes, 20 de octubre.Hora: A las 8 de la tarde
  • Salón parroquial de la Iglesia de SAN JOSÉ.Reunión de Apertura  Jueves, 22 de octubre. Hora: A las 5 de la tarde
  •  Aula del Colegio MARISTA CASTILLA:Reunión de Apertura Viernes, 23 de octubre.Hora: A las 5 de la tarde

Exposición: Santo Domingo de Guzmán

La sede de la Hermandad de Cofradías Penitenciales (Plaza de Los Zurradores) acoge hasta el 20 de octubre la exposición “Rutas castellanas de Santo Domingo de Guzmán”. Una iniciativa promovida por el Convento de los PP. Dominicos, la Asociación Cultural la Cañada del Arte y la Hermandad de Cofradías Penitenciales. El motivo de esta exposición es el prepararnos para el Año Jubilar Dominicano, pues en  2016 se celebran los 800 años de la aprobación de la Orden de los Dominicos, fundada por Santo Domingo de Guzmán.

En la muestra podrán contemplarse obras de Rosario Palacios, y de los Dominicos Fr. Alfonso Salas, Fr. Miguel Iribertegui (†) y Fr. Pedro Berceruelo (†). Estos artistas ofrecen iconografías nuevas de Santo Domingo y se centran en cuatro provincias: Burgos, donde nació, Palencia donde estudió, Segovia donde fundó el primer convento, y Osma-Soria donde estuvo de canónigo antes de ir a Francia, donde empezó su apostolado. El horario de visita es de martes a viernes, de 18 a 21 h. Sábados, de 12h a 14h y de 18h a 21 h. Domingos y festivos, de 11h a 14 h.

De la Doctrina Social: La presencia del fiel laico en campo social

[551] La presencia del fiel laico en campo social se caracteriza por el servicio, signo y expresión de la caridad, que se manifiesta en la vida familiar, cultural, laboral, económica, política, según perfiles específicos: obedeciendo a las diversas exigencias de su ámbito particular de compromiso, los fieles laicos expresan la verdad de su fe y, al mismo tiempo, la verdad de la doctrina social de la Iglesia, que encuentra su plena realización cuando se vive concretamente para solucionar los problemas sociales. La credibilidad misma de la doctrina social reside, en efecto, en el testimonio de las obras, antes que en su coherencia y lógica interna.

viernes, 16 de octubre de 2015

Tres nuevos Beatos palentinos

El 3 de octubre la Catedral de Santander acogió la Ceremonia de Beatificación de 16 religiosos cistercienses del monasterio de Cóbreces, (Cantabria), y dos monjas también cistercienses del monasterio de Fons Salutis de Algemesí, (Valencia). La Eucaristía fue presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y en la misma estuvo presente el Administrador Diocesano, Antonio Gómez Cantero.

El obispo de Santander, el palentino Mons. Sánchez Monge, invitó a encomendarse a estos nuevos beatos y que este es uno de los «acontecimientos más extraordinarios que ha vivido la Diócesis», al ser esta es la primera vez que celebra una misa de beatificación en Santander.

Los mártires beatificados se hallaban en el monasterio cisterciense de Cóbreces. Allí se dedicaban a las labores del campo y al trabajo en la fábrica de queso que todavía hoy posee la abadía. Está fábrica, como entonces, sigue empleando a numerosos vecinos del pueblo. Como relatan los testigos que les conocieron, los frailes de Cóbreces no tenían ningún tinte político, y en su mayoría murieron víctimas de la fe, ahogados en la bahía de Santander en el año 1936.

Estos 18 beatos elevan a 1544 el número de mártires de España beatificados hasta ahora, a los que se sumarán otros cuyas causas están todavía abiertas.

“Hay que vivirlo y saborearlo para entender la emoción que siento”

Pocas veces se tienen la oportunidad de conocer a un familiar directo de alguien que va camino de los altares y encima que coincida que sean de nuestra tierra.

En el programa “El Espejo” del pasado 2 de octubre tuvimos la suerte de poder hablar con el  P. Félix, religioso cisterciense de la Abadía de Santa María de Viaceli en Cóbreces y hermano de Fray Marcelino, uno de los mártires beatificados el pasado 3 de octubre en la Catedral de Santander. Cuando le preguntamos al P. Félix por cómo se siente y cómo vive él esta beatificación, le pudo la emoción y señaló que es algo indescriptible e indecible. El padre Félix aseguró que «cuando uno ve las cosas desde el punto de vista espiritual y piensa que a un miembro de su familia se le va a venerar como beato, la satisfacción y el honor que siento es algo que no puedo describir. Hay que vivirlo y saborearlo para entender la emoción que siento».

También declaró que la comunidad de Cóbreces vive como una gloria humana este acontecimiento porque «nos ha costado muchos años para llegar a este día», y recordó que «hemos demostrado que nuestros hermanos no murieron por motivos políticos sino por el testimonio de su fe viva».

Un día inolvidable, cargado de emoción y que nos recuerda la pasión de estos monjes cistercienses y monjas de Fons Salutis por vivir su fe con la gran coherencia y el gran amor que todos ellos sintieron a su vocación.

El padre Félix es el penúltimo de 13 hermanos y fray Marcelino era el primogénito. El día de la beatificación el P. Félix estuvo acompañado de otras dos hermanas que convivieron más años con Fray Marcelino.

El Padre Félix visitaba hace escasos días la localidad que les vio nacer, Espinosa de Villagonzalo porque recientemente fallecía otro de sus hermanos, también cisterciense.

***************************************************
Fr. Eustaquio García Chicote. (Támara de Campos, 1891). Hermano converso. De carácter firme y equilibrado, siempre responsable de los hermanos a él confiados. Manifestó un gran equilibrio espiritual y humano en las adversas situaciones de esos días.

Fr. Ezequiel Álvaro de la Fuente. (Espinosa del Cerrato, 1917). Hermano converso, profeso de votos temporales. Fue el más joven de los monjes asesinados. A pesar de su juventud llevó con gran entereza los vejámenes sufridos junto al resto de sus compañeros.

Fr. Marcelino Martín Rubio. (Espinosa de Villagonzalo, 1913). Monje de coro, novicio. Primeramente encarcelado y luego liberado; fue arrestado de nuevo y siguió la suerte de los demás hermanos. A través de las cartas dirigidas a una tía, monja cisterciense, se puede observar el proceso martirial de él y de todos sus compañeros. Abierto y alegre de carácter no ocultó su condición de religioso en el momento de su detención final.

Por su propio peso

Cuando el director de cine francés Xavier Beauvois presentó en el año 2010 su película “De dioses y hombres”, volvió a conmocionar a Europa, al despertarnos la memoria dormida de aquel martirio de los siete monjes trapenses, de nacionalidad francesa, del monasterio de Nuestra Señora del Atlas en Tibhirine, Argelia. Fueron secuestrados la noche del 26 al 27 de marzo de 1996, por una veintena de hombres, capitaneados por Djamel Zitouni, jefe de los Grupos Islámicos Armados (GIA), para intercambiarlos por prisioneros de las cárceles francesas. El gobierno de Francia guardó silencio, y el 21 de mayo un escueto comunicado de los criminales corroboró una muerte anunciada: «Hemos cortado las gargantas a los monjes». Sus cuerpos aparecieron nueve días después.

Quien haya visto la película, y alguna foto de los verdaderos monjes, verán que eligieron actores mimetizados en los parecidos físicos de aquellos mártires, de tal forma, que sentías adentrarte, como en medio de un documental, a la vida entregada de aquella comunidad que de una manera silenciosa testimoniaban su fe en Cristo desde la oración y el servicio gratuito a aquella comunidad rural. Nuestros siete monjes, orando, en las tareas agrícolas y ayudando a la gente, querían mostrar que el Amor de Dios se ofrece a todos y abre caminos que hacen posible la fraternidad entre pueblos, razas, culturas y religiones diferentes. «El amor es nuestro verdadero destino -decía el también trapense Thomas Merton- y no encontramos el sentido de la vida por nuestra cuenta, sino que siempre lo encontramos junto a alguien».
El 3 de octubre, en la Catedral de Santander, se beatificó a dieciséis monjes trapenses de la Abadía de Viaceli, de Cóbreces, Cantabria, y a dos monjas del monasterio Fons Salutis de Valencia. La documentación del proceso del martirio señala que entre los días 2 y 3 de diciembre de 1936, estos monjes fueron asesinados después de haber sido expulsados del monasterio y de haber sufrido vejaciones y ultrajes. Llevados a bordo de una barcaza fuera de la bahía de Santander, fueron arrojados al mar con pesados lastres atados a los pies. Todos eran españoles, de distintas provincias, tres de ellos palentinos: Fr. Eustaquio García, de Támara de Campos, 45 años; Fr. Marcelino Martín, de Espinosa de Villagonzalo, 23 años y Fr. Ezequiel Álvaro, de Espinosa de Cerrato, 19 años.

Como se espera de un monje, era gente sencilla, silenciosa, orante y trabajadora. En concreto, los de Cóbreces, eran trabajadores del campo y de la fábrica de queso que posee la abadía y que empleaba y emplea a los vecinos del pueblo. Y como relatan los testigos que les conocieron no tenían «ningún tinte político». Como todos los monjes, buscan la verdadera sabiduría y se niegan a sí mismos. Combaten la soberbia y el pecado con una humildad serena, con una simplicidad gozosa y con una fecunda obediencia. Saben que son peregrinos y buscan la sencillez de corazón para vivir en comunión fraterna con todos, con los de dentro y con los de fuera. 

El padre Christian-Marie Chergé, prior del monasterio de Argelia, que le gustaba decir a su comunidad: «somos orantes en medio de un pueblo de orantes», refiriéndose al Islam, escribió unos días antes de morir: «desearía que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia, recordaran que mi vida estaba entregada a Dios y a este país. Que aceptaran que el único Señor de toda vida no podría permanecer ajeno a esta partida brutal. Que oraran por mí: ¿cómo podría ser hallado digno de tal ofrenda? Que supieran asociar esta muerte a tantas otras igualmente violentas, relegadas a la indiferencia del anonimato».

Carlos Boyero, haciendo la crítica “De dioses y hombres”, el 14 de enero de 2011, confesaba que «de entrada, no me apetece ver retratos de gente ataviada con sotanas... En cualquier caso, estos personajes ejemplares fueron exterminados por la barbarie fundamentalista, el odio ciego al extranjero que practican los ortodoxos salvapatrias. Palabra de agnóstico». Pues eso, que a los monjes de Cóbreces también les pasó lo mismo, lo que pasa es que se nos hace un nudo en la garganta y se nos encoje el corazón, porque tanto los asesinos como los asesinados son de los nuestros.

Antonio Gómez Cantero
Administrador Diocesano

jueves, 15 de octubre de 2015

Santa Teresa en Valdecañas de Cerrato

El domingo día 4 de octubre, después de la misa mayor, se presentó a los feligreses de la parroquia de San Nicolás de Bari de Valdecañas de Cerrato la restauración de la talla y retablo de Santa Teresa de Jesús.

Estas dos obras de arte de la segunda mitad del S. XVIII, de estilo barroco, ubicadas en la cabecera de la nave de la epístola del templo. La talla de  laSanta abulense se presenta con los atributos carmelitanos, hábito marrón y escapulario, manto blanco, libro en su mano izquierda, pluma en la derecha y paloma representando al Espíritu Santo encima de su cabeza. Los elegantes y retorcidos ropajes, el misticismo de su porte, el aire y movilidad de sus gestos, incluso los postizos ojos de cristal y la imitación de telas reales, nos hablan de naturalismo al servicio del sentimiento religioso y la devoción popular indican que la talla y retablo fueron realizados a principios del S. XVIII.

La restauración ha sido posible gracias a la generosidad de Dña. Teresa de Juana Sardón, quien ha pagado todos los costes. La ejecución de las obras ha sido realizada durante dos meses por la empresa Fénix Conservación, con sede en Burgos. La misma donante, el año pasado costeó también los gastos de limpieza de dos frontales de altar (cordobanes), del siglo XVIII, de cuero repujado y policromado, y la reproducción de uno de ellos con destino al retablo de Santa Teresa.

Valdecañas estuvo de fiesta en esa mañana de domingo 4 de octubre, a pocos días de la fiesta de Santa Teresa -el 15 de octubre- y también del final del V centenario del nacimiento de la santa andariega. No sólo por ver su patrimonio restaurado, sino por las explicaciones que les dieron el responsable de la restauración y el Delegado Diocesano de Patrimonio, que comunicó a los presentes que las obras de arte fueron realizadas en Palencia -aunque Valdecañas, en el S. XVIII, pertenecía a Burgos- y el artista bien pudiera ser Tomás Prieto o Francisco Tejedor.

Finalizó el acto con vino español en el restaurante de la localidad cerrateña.

miércoles, 14 de octubre de 2015

El agua

Los palentinos, casi todos, sabemos que en la Cripta de la Catedral hay un pozo de agua potable. Casi todos los palentinos hemos bebido de esta agua, pues todos los años, tras la Misa en honor a San Antolín, día 2 de septiembre, bajamos a la cripta a beber. Primero baja el Sr. Obispo, los veinte y más sacerdotes concelebrantes, las autoridades civiles y militares y, los políticos de todos los partidos. Porque al ritual de la bebida de agua del pozo, también acuden los políticos y tratan que les vea la televisión y la prensa se entere. Y, naturalmente, bajan los fieles, y algunos llevan una botella para que el enfermo de casa o el vecino impedido, puedan beberla.

¿Qué tiene el agua del pozo de la Cripta de la Catedral? Santa Teresa escribe a su muy amigo el P. Gracián, carmelita descalzo y le dice: “el agua de Palencia es harto buena”. ¿Buena en qué y por qué?
Santa Teresa tiene una doctrina admirable sobre el agua y sobre el agua bendita. Invito a quien esto leyere, que lea los capítulos 30 y 31 del Libro de la Vida. Y el capítulo 19 del Camino de Perfección. Admirable lo que dice del agua bendita como remedio para vencer al demonio y lograr verse libre de su maldad y tentaciones, con dolores físicos y males corporales.

Afirma santa Teresa que el demonio huye de la cruz, pero vuelve al poco tiempo. Sin embargo, cuando se rocía con agua bendita, el lugar por donde se ve al demonio, rápidamente huye y no vuelve. Lo dice y escribe la Santa.

Recomienda que en las Fundaciones no debe faltar el agua bendita, para rociar la cama a la hora de acostarse. Y en el Monasterio de la Trapa, una de las ceremonias que más emoción a los fieles que acuden al rezo de Completas, es cuando el P. Abad, a la puerta del claustro, rocía con agua bendita a cada uno de los monjes, que reverentes inclinan la cabeza.

El alma, dice la Santa, es como un huerto, del que Dios arranca las malas hierbas y planta flores. Nuestra obligación es cuidar las flores con la oración, el agua para regar el huerto. Y escribe que se puede hacer de cuatro maneras: sacando agua de un pozo, con una noria, aprovechando el cauce de un riachuelo y... sobre todo, cuando llueve.

Germán García Ferreras

martes, 13 de octubre de 2015

La Revolución de la Ternura

El viaje del Papa Francisco a Cuba y Estados Unidos, además de los grandes mensajes, también nos ha dejado... pequeñas “píldoras” en sitios pequeños. Así, el 26 de septiembre, tras pasar por la Sede de la ONU y rezar por la Paz con los líderes de otras religiones en la Zona Cero... de camino a la Santa Misa en el Madison Square Garden... paró en el Harlem... en la escuela Nuestra Señora Reina de los Ángeles, para encontrarse con niños y familias de inmigrantes.

Y allí dijo -a los niños, a sus padres y a los profesores- que «con personas que abren sus puertas y muestran su ternura la escuela se vuelve una gran familia para todos, donde junto a nuestras madres, padres, abuelos, educadores, maestros y compañeros aprendemos a ayudarnos, a compartir lo bueno de cada uno, a dar lo mejor de nosotros, a trabajar en equipo, a jugar en equipo, que es tan importante, y a perseverar en nuestras metas». Y que «es hermoso tener sueños y es hermoso poder luchar por los sueños». Y que «donde hay sueños, donde hay alegría, ahí siempre está Jesús».

Vuelve el Papa a implicarnos en la “Revolución de la ternura”... como ya nos anunció en la Homilía del inicio de su Pontificado, cuando nos dijo: «No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura».

Tengo para mí que con personas que “abren su corazón” y  “muestran ternura”... pocos sitios habrá que no podamos convertir en lugares donde vivir como una “gran familia”. Esto debe ser posible en nuestras casas, en nuestros lugares de trabajo y calles, en los plenos de los Ayuntamientos y en los hemiciclos de los Parlamentos. Corazón y ternura.

Y, por cierto... el Papa les puso deberes a los niños... para hacer en casa: «no se olviden de rezar por mí para que yo pueda compartir con muchos la alegría de Jesús. Y recemos también para que muchos puedan disfrutar de esta alegría, como la que tienen ustedes cuando se sienten acompañados, ayudados, aconsejados, aunque haya problemas. Pero está esa paz en el corazón de que Jesús nunca abandona».

Domingo Pérez

lunes, 12 de octubre de 2015

Convicciones y motivaciones misioneras

Hoy por hoy, la cara más amable de la Iglesia Católica la dan los misioneros.

¿Quiénes son los misioneros? Hombres y mujeres creyentes [sacerdotes, consagrados o laicos], que han nacido y crecido en el seno de familias católicas como las nuestras, que ofrecen una experiencia: la que ellos mismos han tenido al haberse encontrado con Cristo.

¿Quién les envía? Los misioneros no van por libre a donde quieren o se les antoja. Los misioneros son enviados por la Iglesia, a la que pertenecen por haber sido en su seno bautizados.

¿Qué les mueve? Lo que les mueve es el amor de Dios por todos. Quieren que la feliz marea del amor de Dios alcance y bañe las vidas de todos a los que evangelizan.

¿Qué hacen? Aparentemente hacen lo mismo que tantos integrantes de tantas ONGs. Pero desde la motivación creyente en Dios, yendo al encuentro de todo hombre, quieren atender a todo el hombre, en la totalidad de sus necesidades: mejorando campos, casas y corazones; atendiendo a la agricultura, la cultura y el culto; construyendo granjas, escuelas e iglesias.

¿Hay que evangelizar también las culturas? Las culturas son el suelo nutricio donde están implantados los hombres que de ellas viven. Por ello para que la evangelización alcance la deseada profundidad y permanencia hay que aportar a las culturas aquellos nutrientes evangélicos, que puedan ser asimilados de forma natural por los hombres que en ellas están enraizados.

¿Cómo lo hacen? Al estilo de Jesús. Los misioneros, si quieren ser fieles a la misión recibida, no se han de preocupar sólo de seguir haciendo lo que Cristo hizo, también han de hacerlo a la manera cómo lo hizo Cristo.

¿Qué podemos hacer ellos? ¿Cómo podemos ser aquí y ahora misioneros? Mucho es lo que podemos hacer por ellos y muchas son también las formas para llegar a ser nosotros misioneros. La renovación que deseamos para nuestra vida cristiana y nuestras comunidades cristianas no llegará si nuestra preocupación apostólica o pastoral queda ceñida a los de cerca y no alcanza a los de lejos (Cfr. AG., 37).

l Empecemos por llevar una vida digna del Evangelio (Cfr. Flp. 2, 27a), para que así la incidencia de éste en el mundo sea más fuerte. Cuanto más evangélicos seamos, mejores evangelizadores seremos. Y esto es así porque el día de nuestro bautismo recibimos una doble vocación: a la santidad y a la misión.
  •  Seamos, ya mismo y aquí, apóstoles y misioneros. Hay en nuestro alrededor muchas realidades insípidas, que hay que llenar de sabor; hay mucha oscuridad en las conciencias y en la sociedad, que necesita ser iluminada; hay mucho hielo egoísta en las relaciones humanas, que debe derretirse al contacto con el calor.

  • lFomentemos las vocaciones misioneras entre nuestros niños y jóvenes. La misión es una carrera de relevos y el futuro de la misma depende de poder pasar y entregar el testigo a otros.
  •  Creemos conciencia en nuestros ambientes de toda la problemática que rodea la situación de los pueblos del, así llamado, Tercer Mundo, en medio de los cuales realizan su tarea la mayoría de los misioneros.
  •  No dejemos de sostener la obra misionera de la Iglesia mediante la oración. Recemos, pues, por los misioneros. Para que éstos sean buenos, valientes y generosos; para que gocen de la libertad necesaria para realizar su trabajo; para que aumente el número de vocaciones misioneras.
  •  Podemos ofrecer lo duro de la vida por esta causa. Y no hay que inventarse los sacrificios. La vida de cada día nos trae mucho que podemos ofrecer: disgustos, contratiempos, enfermedades, desánimos, la educación de nuestros hijos, la convivencia familiar el trabajo de cada día o la falta del mismo... No es poco si lo ofrecemos con amor por las misiones.
  •  Hagámosles llegar nuestra donación misionera. Se trata de compartir desde nuestra pobreza. Lo poco o mucho que podamos dar, puesto en las manos de Jesús, se multiplicará.

¿Qué hacen por nosotros? Con los testimonios de vida que nos traen y comparten con nosotros hacen que nuestras comunidades cristianas abran las ventanas, para que pueda entrar aire fresco, que ventile la casa y, al respirarlo, nos haga bien. Los misioneros nos recuerdan: que es una suerte ser creyentes; que no hay que tener miedo a dar la cara; que hay que aprovechar la cantidad de medios que tenemos para vivir la fe; que no hay que ser tacaños en nuestra relación con Dios; que hay que compartir lo poco o mucho que tengamos...

¿Son todavía necesarios los misioneros? Lo son, porque también Cristo y su Iglesia lo siguen siendo. Desde sus mismos comienzos la Iglesia se ha entendido como una comunidad al servicio de esta verdad: Jesucristo es el único Salvador del ser humano.

P. Lino Herrero Prieto CMM
Misionero de Mariannhill
* Artículo resumido

domingo, 11 de octubre de 2015

11 de octubre de 2015 XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

  • Sab 7, 7-11 En comparación de la sabiduría, tuve en nada la riqueza 
  • Sal 89 Sácianos de tu misericordia, Señor. Y toda nuestra vida será alegría 
  • Heb 4, 12-13 La palabra de Dios juzga los deseos e intenciones del corazón 
  • Mc 10, 17-30 Vende lo que tienes y sígueme

Ser ricos para Dios
La riqueza es uno de los más serios obstáculos para entrar en el Reino de Dios. Hay otros valores que deben ocupar el primer lugar en la vida: la sabiduría (1 Lect), la palabra de Dios (2 Lect) y el seguimiento de Cristo. Quien quiere seguir a Jesús debe compartir los bienes con los pobres (Ev).

sábado, 10 de octubre de 2015

Del Youcat: ¿Qué nos exige el octavo mandamiento?

¿Qué nos exige el octavo mandamiento? (452)
El octavo mandamiento nos enseña a no mentir. Mentir significa hablar u obrar consciente y voluntariamente contra la verdad. Quien miente se engaña a sí mismo y conduce al error a otros que tienen derecho a no ser engañados. [2464, 2467-2468, 2483, 2485-2486].
Toda mentira atenta contra la justicia y la caridad. La mentira es una forma de violencia; introduce el germen de la división en una comunidad y socava la confianza sobre la que se funda toda comunidad humana.

Santo Tomas de Villanueva. O.S.A. Su fiesta se celebra el 10 de octubre

Pintura al óleo de Juan Rodríguez Torquemada, S. XVII. Convento de las Agustinas Canónigas de Palencia
Nace en Fuenllana (Ciudad Real) en 1486, pero su infancia transcurre en Villanueva de los Infantes. De familia rica, en vez de vivir opulentamente, ejerció la caridad hasta el punto de regalar su ropa a los más pobres. Estudió Artes y Teología en el Alcalá de Henares. En 1516 ingresa en los Agustinos y en 1518 es ordenado sacerdote. Ocupó los cargos de Prior conventual, Visitador General, profesor en Salamanca y confesor del Emperador Carlos. Siempre vivió austeramente y practicó la caridad activa. No se quedó la caridad puntual con los pobres, sino que muchas veces les daba trabajo para devolverles su dignidad de personas. Decía: “La limosna no solo es dar, sino sacar de la necesidad al que la padece y librarlo de ella cuanto fuera posible”.

En 1533, siendo Provincial, envió agustinos a México. En 1543, Carlos V le ofrece el Arzobispo de Granada, pero no acepta. Y se cuenta que, en 1544, llega a ser Arzobispo de Valencia por un error del escribano. Allí organizó un colegio para los moriscos conversos y estructuró y puso en funcionamiento la caridad con los pobres de forma eficaz. También fundó el Colegio Mayor - Seminario de la Presentación de la Bienaventurada Virgen María, hoy llamado de Santo Tomás, como centro de formación para los futuros sacerdotes.

Su obra más importante como místico fue “De la lección, meditación, oración y contemplación”. También escribió numerosos Sermones -entre los que destaca “Del amor de Dios”, Tratados y Soliloquios.

Fallece en 1555 y es canonizado por Alejandro VII en 1658. Es patrón de la diócesis de Ciudad Real y de Fuenllana y Villanueva de los Infantes. En su tiempo se opuso a las corridas de toros por ser un acto duro y cruel.

El arte le representa vestido de obispo agustino, con mitra y báculo, repartiendo limosna a los pobres y mendigos.

En Palencia destaca el bello lienzo de las MM. Agustinas Canónigas, que se admira en su capilla de la calle Ortega y Gasset. En Baltanás tuvo hasta hace poco un hospital dedicado a su nombre, y hoy en día Museo.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía: Antonio Rubio

Oración 

Oh Dios, que quisiste asociar a santo Tomás de Villanueva, insigne por su doctrina y caridad, al número de los santos pastores de tu iglesia, concédenos, por su intercesión, la gracia de permanecer continuamente entre los miembros de tu familia santa. P. J.N.S Amén.

viernes, 9 de octubre de 2015

Un Obispo, ¿para cuándo?

Sabemos que el engranaje es lento. La Iglesia va despacio. La maquinaria a veces se oxida; otras, no da más de sí. Todo es complejo. Aunar hilos para buscar un obispo idóneo (y tal vez para “colocar” a otros) lleva su tiempo. Hay momentos en que a las nunciaturas se les deben acumular papeles. ¿O el problema no está en las nunciaturas? En todo caso, no debe ser fácil elegir, proponer, nombrar obispos. Sobre todo, algunos.

A Palencia llegan rumores de que los responsables de la cosa están afinando el dedo a la hora de señalar candidatos. Mejor así.

¿Han pedido opinión, parecer, perfiles sobre candidatos? Seguramente, sí. Lo habrán hecho, como es tradicional, por carta y en sobre cerrado. Así vienen haciéndose estas cosas. En todo caso, si bueno es no precipitarse, óptimo es no eternizarse. Palencia merece solicitud y prontitud. Somos una Iglesia poco populosa, sana y cristiana. Digna de toda confianza. Una diócesis con poca suerte y buena gente...

¿Una diócesis de paso? Es lo que parece, a juzgar por los últimos nombramientos. De paso en esta vida estamos todos; pero ciertas instituciones, como nuestra Iglesia, necesitan un poco más de continuidad, confianza y perseverancia...

A veces, en los corrillos comentamos con humor (Dios nos conserve el buen humor) que las diócesis también funcionan sin dirigentes. Si los dirigentes nos dan sustos, es comprensible que no se les eche demasiado en falta. Pero ellos no están para asustar a nadie, y tampoco desean que se les vea así. Ellos vienen a sembrar esperanza.

Estamos necesitados de obispos que siembren esperanza y deseos de seguir trabajando en la viña del evangelio. Un obispo, hoy, con ayudar a sostener la esperanza del buen sembrador ya haría una gran labor pastoral, dado que el clima espiritual, como ocurre con el otro clima, anda muy cambiado. 

Hemos trabajado últimamente el documento del Papa Francisco, “La alegría del Evangelio”. Los buenos misioneros desean mantener joven el espíritu del buen sembrador. No es fácil en este tiempo. El sembrador, hoy, tiene que trabajar en condiciones climatológicas duras: la tierra está seca, el ánimo decae, los brazos se cansan. Necesitamos obispos que nos ayuden a mantener altos los brazos de la siembra -igual que a Moisés en el Sinaí- y nos animen, sobre todo cuando aparecen nieblas, heladas y nevadas, que de todo tenemos aquí. Necesitamos obispos que no nos riñan y nos acojan como somos. Obispos que nos corrijan, sí, pero también nos confirmen en tantas buenas experiencias e ilusiones como tenemos ya probadas.

En el himno de Laudes, dedicado a la memoria de los santos pastores, que rezamos con la Liturgia de las horas, se nos dice: «Él fue pastor y forma del rebaño, / luz para el ciego, báculo del pobre / padre común, presencia providente / todo de todos».

Ser “pastor y forma del rebaño” podría traducirse así: lo de “pastor” tiene que ver con lo de guiar sabiamente al pueblo de Dios. Y lo de “ser forma del rebaño” me parece que tiene algo que ver con “animar y ser modelo para la familia diocesana”.

Necesitamos ser animados, ilusionados y acompañados. No es esta una hora fácil para la Iglesia de Jesús en España. Tampoco, lo es para la diócesis de Palencia. Pero deseamos que se nos ayude para que la semilla vaya dirigida al centro del surco, que es donde debe sembrarse, y no tengamos que lamentar que el viento, los pájaros de mal agüero y la desidia compartida trasporten la semilla solo Dios sabe a qué rincones oscuros, estériles e improductivos.

Mientras tanto, seguimos esperando al nuevo Obispo de Palencia.

Eduardo de la Hera

jueves, 8 de octubre de 2015

Finaliza el Año Jubilar de Santa Teresa

El Año Jubilar, con motivo del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, llega a su final. La fecha concreta de su finalización es el 15 de octubre, cuando la que la Iglesia la recuerda en el Santoral y fecha en la que fue enterrada en Alba de Tormes en 1582.

El gran acto central del cierre del Jubileo se celebrará en Ávila, el 15 de octubre, con la Santa Misa presidida por Mons. Ricardo Blázquez y concelebrada por numerosos obispos.

En nuestra Diócesis, el Año Jubilar finalizará con la Eucaristía que se celebrará en la S.I. Catedral a las 20.00 del 15 de octubre. Ese mismo día también se celebrarán eucaristías en los dos Monasterios Carmelitas de nuestra diócesis, en Palencia y en Carrión de los Condes.

Asimismo, el 9 de noviembre a las 20h se celebrará -en la Casa de la Iglesia- una conferencia sobre “La transverberación de Santa Teresa de Jesús”. 

La conferencia será impartida por Dña. Rosario Díez.

martes, 6 de octubre de 2015

Boadilla de Rioseco se mueve

Es común y habitual escuchar conversaciones acerca del medio rural nada alagüeñas: que si cada vez somos menos, no hay trabajo para los jóvenes, van cerrando numerosos establecimientos, aquí no se queda ni Rita, sólo te puedes poner malo una vez a la semana que es cuando viene el médico... y esta cantinela cada vez es más generalizada en los pueblos pequeños de nuestra provincia y no tan pequeños.

Pero en vez de corear esta cantinela, hay vecinos que se ponen manos a la obra y aun siendo pocos, impulsan iniciativas que hagan comunidad e Iglesia en su pueblo.

Este es el caso de una vecina de Boadilla de Rioseco, Mila Villada que junto con el párroco, Daniel Trigueros han puesto en marcha un coro parroquial y un pequeño grupo de estudio de Biblia. Estas iniciativas no acabarán con la despoblación, ni creará puestos de trabajo pero lo que sí ha conseguido es unir más a los vecinos en torno a la parroquia y hacer más comunidad. 

El ejemplo de Mila es que queriendo se puede y en vez de lamentarnos debemos impulsar acciones evangelizadoras. El Papa Francisco en la Evangelii Gaudium hace un llamamiento    a la evangelización informada “de persona a persona”, la que cada uno de los bautizados debemos realizar llevando el amor de Jesús a otros de forma espontánea en nuestras conversaciones y acciones diarias.

lunes, 5 de octubre de 2015

Recordar Lebanza es rescatarla del olvido

La abadía de Lebanza, antiguo Seminario Menor de Palencia, ha vivido una importante restauración en parte de su estructura exterior. Al acercarse al edificio por la única carretera de acceso, vemos un conjunto de edificaciones que destaca por la blancura de sus paredes, la restauración de las cubiertas, la reposición de ventanas, la limpieza de patios, y la reforma de edificios contiguos.

Esto ha sido posible por el tesón y trabajo personal del actual responsable de la abadía, que ha dedicado cientos de horas, durante varios veranos, a restaurar personalmente y con otros obreros, los tejados, paredes... y dirigir las obras. Podemos decir que ha dejado de ser un edificio medio abandonado y olvidado.

Y, ¿ahora qué? Es una pregunta que se puede hacer, tenga o no tenga respuesta. La obra realizada exige un planteamiento nuevo, que no dudo tendrán en cuenta los responsables de la abadía. ¿Qué utilidad puede darse al edificio, además de acoger los escasos campamentos de verano? Y me atrevo a poner por escrito la siguiente propuesta, que no es nueva ni original.

La dinámica a seguir en la actualidad sería la realización de un proyecto técnico, con objetivos concretos, con un Plan Integral que englobe todo el edificio y restaurar solo una parte del mismo, para ser habilitado, el resto conservarlo y mantenerlo como está.

La parte restaurada, podría destinarse a la actividad pastoral: acogida de grupos de jóvenes, grupos parroquiales o de de matrimonios, comunidades religiosas, asociaciones... de la diócesis y abierto a otras diócesis. El resto del edificio continuaría habilitado para campamentos.

Y algo importante, una valoración económica de las obras que incluya inversión y posible retorno. Y sin duda este es el problema. ¿No se puede estudiar?

Seguramente puede haber opiniones distintas y que la propuesta parecerá utópica. Sin embargo, tengo la grata experiencia de organizar, en equipo, durante veinticinco veranos consecutivos, campamentos de verano con jóvenes, reuniones con religiosas, con matrimonios, principalmente de Madrid y conozco muy bien el devenir de Lebanza durante dichos años.

Las personas que pasaron por la abadía, valoraron siempre positivamente el lugar donde se ubica y las posibilidades que tiene, para dar acogida a grupos, siempre que se realicen reformas en el edificio. Sería un buen servicio de la Iglesia en Palencia, a nuestra diócesis y a otras. Una difusión por medio de Internet, informando de los servicios, promocionaría la oferta palentina.

Los tiempos han cambiado. Las distancias se han acortado y ya no son obstáculos para desplazarse. La climatología de la zona, adversa durante varios meses, puede impedir el desplazamiento, pero también puede atraer a personas y grupos, siempre que la parte habilitada del edificio guarde las condiciones de acogida, buen ambiente, calefacción...

Lebanza es parte de la vida diocesana Ha atravesado por situaciones variadas, ha sido dirigida por diferentes personas, pero la historia es la misma. El recordar aquella etapa fecunda del Seminario Menor, es asumir la continuidad de nuestra historia.

La tradición se reaviva asumiéndola lealmente en el presente, pero con el empeño de hacerla fecunda en el futuro. Lebanza fue escuela sacerdotal y recordar Lebanza es rescatarla del olvido. El recuerdo es particularmente intenso para quienes lo vivieron, experimentando un sentimiento agridulce por la mezcla de satisfacciones y de sacrificios. Hacer memoria de ese pasado no es solo un recuerdo psicológico, incluye también realizar posibilidades abiertas hacia el futuro, con ideas claras, ciertamente, pero sobre todo con realidades concretas.

Amador Valderrábano García

domingo, 4 de octubre de 2015

4 de octubre de 2015 XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

  • Gén 2, 18-24 Y serán los dos una sola carne 
  • Sal 127 Que el Señor nos bendiga todos los días de nuestra vida l Heb 2, 9-11 El santificador y los santificados proceden todos del mismo 
  •  Mc 10, 2-16 Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre

Complementariedad e indisolubilidad
Son dos aspectos fundamentales de la vida matrimonial. Complementariedad: Dios creó al hombre y a la mujer como pareja, iguales en dignidad (1 Lect); indisolubilidad del matrimonio: lo que Dios ha unido no lo separe el hombre (Ev). El misterio de Cristo reúne en sí la gloria de la divinidad y la humildad de nuestra naturaleza (2 Lect).

sábado, 3 de octubre de 2015

De la Doctrina Social: Actuar con prudencia

Actuar con prudencia
[547] El fiel laico debe actuar según las exigencias dictadas por la prudencia: es ésta la virtud que dispone para discernir en cada circunstancia el verdadero bien y elegir los medios adecuados para llevarlo a cabo. Gracias a ella se aplican correctamente los principios morales a los casos particulares. La prudencia se articula en tres momentos: clarifica la situación y la valora; inspira la decisión y da impulso a la acción. El primer momento se caracteriza por la reflexión y la consulta para estudiar la cuestión, pidiendo el consejo necesario; el segundo momento es el momento valorativo del análisis y del juicio de la realidad a la luz del proyecto de Dios; el tercer momento, el de la decisión, se basa en las fases precedentes, que hacen posible el discernimiento entre las acciones que se deben llevar a cabo.

“Donde otros ven a un emigrante, nosotros creyentes vemos a un hermano”

En el pasado número de Iglesia en Palencia recogíamos ampliamente información sobre la situación que viven miles de refugiados y los mensajes que tanto el Papa Francisco como desde la Conferencia Episcopal y otras organizaciones dirigían con este motivo.Pero corremos el riesgo que estas palabras escritas y mensajes queden en el olvido una vez que esta realidad deje de aparecer en las portadas de los periódicos. Y nosotros como Iglesia no podemos obviar una realidad patente, independientemente que marque o no, la agenda de los medios de comunicación.

Recientemente en el programa El Espejo de la Iglesia que se emite los viernes en Cope Palencia quisimos hablar con una persona que conoce a fondo esta realidad. Se trata de José Luis Pinilla, sacerdote jesuita y responsable del Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones quien alerta del riesgo en el que se puede caer al llevar a cabo una “solidaridad de huracán”, promovida por un cierto emotivismo y asegura que nosotros como Iglesia tenemos que afrontar esta realidad con una visión mucho más amplia. Donde otros ven a un emigrante, nosotros creyentes, vemos a un hermano y eso condiciona toda la actuación. No se trata solamente de dar comida o proporcionar un techo, que también es importante, pero al ver a otro como hermano, la acogida que hagamos tiene que hacerse con toda la dignidad que merece la persona y dicha acogida viene motivada por lo que nos dice Cristo que amemos al prójimo como a nosotros mismos. En este sentido, vemos la acogida y la ayuda de manera integral, cuidando la dignidad de la persona.

“Como Iglesia nuestra ayuda debe ser a corto, medio y largo plazo”, concluyó Pinilla

viernes, 2 de octubre de 2015

Catedral de Palencia

El sábado 3 de octubre se realizará una nueva visita temática en la Catedral. 

El tema que se abordará será la “Arquitectura de la Catedral” y el encargado de profundizar en la misma será el profesor titular de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, Fernando Gutiérrez Baños. 

La visita comenzará a las 12:30h.

jueves, 1 de octubre de 2015

De la Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa y Canonización del Beato Junípero Serra Santuario nacional de la Inmaculada Concepción, Washington D.C. [23-IX-2015]

Santuario nacional de la Inmaculada Concepción, Washington D.C. [23-IX-2015] 
 
La alegría el cristiano la experimenta en la misión: «Vayan a las gentes de todas las naciones» (Mt 28,19). La alegría el cristiano la encuentra en una invitación: Vayan y anuncien. La alegría el cristiano la renueva, la actualiza con una llamada: Vayan y unjan.

Jesús los envía a todas las naciones. A todas las gentes. Y en ese «todos» de hace dos mil años estábamos también nosotros. Jesús no da una lista selectiva de quién sí y quién no, de quiénes son dignos o no de recibir su mensaje y su presencia. Por el contrario, abrazó siempre la vida tal cual se le presentaba. Con rostro de dolor, hambre, enfermedad, pecado. Con rostro de heridas, de sed, de cansancio. Con rostro de dudas y de piedad. Lejos de esperar una vida maquillada, decorada, trucada, la abrazó como venía a su encuentro. Aunque fuera una vida que muchas veces se presenta derrotada, sucia, destruida. A «todos» dijo Jesús, a todos, vayan y anuncien; a toda esa vida como es y no como nos gustaría que fuese, vayan y abracen en mi nombre. Vayan al cruce de los caminos, vayan… a anunciar sin miedo, sin prejuicios, sin superioridad, sin purismos a todo aquel que ha perdido la alegría de vivir, vayan a anunciar el abrazo misericordioso del Padre. Vayan a aquellos que viven con el peso del dolor, del fracaso, del sentir una vida truncada y anuncien la locura de un Padre que busca ungirlos con el óleo de la esperanza, de la salvación. Vayan a anunciar que el error, las ilusiones engañosas, las equivocaciones, no tienen la última palabra en la vida de una persona. Vayan con el óleo que calma las heridas y restaura el corazón.

Escuelas Católicas

A finales de septiembre hemos conocido el número de alumnos que estudian en los centros concertados de Escuelas Católicas en la Diócesis. 

En total, 7.458 alumnos repartidos entre los 20 centros existentes. Estos centros cuentan con 710 trabajadores, de los cuales 570 son profesores. 

De la veintena de colegios 16 están en Palencia capital, dos en Venta de Baños, uno en Villamuriel de Cerrato y otro en Aguilar de Campoo.

El cuenco de barro

El 24 de septiembre entré en el centro penitenciario de la Moraleja. Mañana clara y soleada. Amabilidad por parte de todos los funcionarios y mucho orden. Pasé por alguna puerta giratoria y crucé dos patios ajardinados e iluminados con frescos en las paredes. Iba a celebrar la fiesta de Nuestra Señora de la Merced.

Fui con los sacerdotes que atienden el centro a un salón multiusos en donde íbamos a celebrar la Eucaristía. Comenzó a llenarse paulatinamente de las personas que están cumpliendo sus penas. La mayoría saludaban con una educación exquisita. Detrás del altar, un grupo de “evangélicos” acom-pañó la celebración con sus guitarras y sus cantos. Se sentía la pasión y el fervor.

Se estaba a gusto. Les dije que las palabras son como un cuenco de barro que contienen dentro otras muchas acepciones. Que Merced es Misericordia y esta Compasión, que ésta es cercanía, ternura, compromiso, ante cualquier sufrimiento, cualquier desgracia, y también ante el pecado y el vacío existencial que tantas veces nos desestructura y nos produce ruinas interiores y exteriores, muchas veces difíciles de superar. Jesús nos enseñó que nuestro Dios es compasivo y misericordioso. ¡Cuánto nos queda por aprender!

Mi amigo Ibrahim, que es musulmán, me dijo la víspera en la parroquia que iban a celebrar la “Fiesta del Cordero o del Sacrificio”, que conmemora la sumisión de Abraham (casualmente Ibrahim, en árabe) a Dios que le ordena sacrificar a su hijo. Como Ibrahim no vaciló en sacrificar a su hijo, porque antes está la voluntad de Dios que la nuestra, es para los musulmanes el modelo del creyente. Y para los judíos, y para los cristianos... nuestro Padre en la fe.

Pues bien, sabiendo que en el centro también hay musulmanes, les dije que al salir de la Misa les felicitasen, pues ellos como nosotros celebraban ese mismo día la misericordia de Dios para con nosotros. No en vano, su libro sagrado, el Corán, comienza: «En el nombre de Alá, el compasivo y misericordioso». Compasión y Misericordia van unidas de la mano y son la esencia del Corazón de Dios.

Por eso Jesucristo, cuando nos contó la parábola del buen samaritano nos enseñó a ser misericordio-sos. Un hombre destrozado, herido, vejado, despreciado, a la orilla del camino... aparentemente muerto. Pero para Dios ¡nadie está muerto! Pasaron por allí entendidos en la ley de Moisés (escri-bas), sacerdotes y personas relacionadas con el culto (levitas)... es decir personas que se suponía sabían mucho de Dios y que tenían un trato “directo” con él... pero pasaron de largo.

En cambio, un extranjero en Israel, un samaritano, de otra religión, pisando tierra peligrosa, odiado y no bienvenido en aquellos caminos de una nación en guerra psicológica -y alguna que otra paliza- con la suya, Samaría... Pues bien, nos dice Jesús, que aquella persona se acercó, miró, tuvo compa-sión y se le llevó con él. ¡Ejerció la misericordia! Según la conclusión del entendido de la ley.
Todos nosotros, seamos del pueblo que seamos, si creemos en Dios, «el compasivo y misericordioso» ¡para todos! debemos ejercer la misericordia para al menos parecernos una pizca a Dios.

Pero, para ser misericordioso es necesario que nosotros mismos hayamos experimentado la misericordia. Creéis que el joven herido, casi muerto, de la cuneta de la parábola del buen samaritano a partir de entonces ¿no cambiaría su corazón y su vida? En este sentido, acoger la misericordia, ex-perimentarla en uno mismo, es fuente de impulso y anuncio misionero del perdón y del amor.

En la oración del “Magníficat” que proclamamos en el Evangelio del jueves pasado, María, a voz en grito, anuncia a su prima Isabel que la misericordia de Dios «llega a sus fieles de generación en generación». Por eso no temamos que Dios nos haga Misericordia para que, podamos nosotros también ser artesanos de la misericordia, alfareros de ese cuenco de barro lleno de buenas acciones para todos los que nos rodean.

Antonio Gómez Cantero
Administrador Diocesano

Intenciones del Apostolado de la Oración para el mes de Octubre

  • General: Por la Iglesia en España, para que siga viviendo la inquietud misionera y alentando a quienes entregan su vida a la difusión del Evangelio. 
  • Por la Evangelización: Para que con espíritu misionero, las comunidades cristianas del continente asiático anuncien el Evangelio a todos aquellos que aún lo esperan.