lunes, 28 de septiembre de 2015

La pregonera

Desde el cielo nos llega una carta firmada por Santa Teresa de Jesús... e intentaremos traducirla lo más fielmente posible. La Santa escribe al concejal del Ayuntamiento de Palencia, que es el “Concejal de Festivos” en honor a San Antolín. También los santos y nuestros familiares que están en el cielo, también se enteran de las cosas buenas que los humanos hacemos y de las que gozamos. Tal es el caso de las Fiestas que se organizan para divertirse y agradecer al santo o santa patrona, su protección.

Santa Teresa se ha enterado del mundillo de los pregoneros y pregoneras que fueron invitados a “pregonar” a San Antolín y con él honrar a Palencia. Afirma la Santa que algunos santos se enteraron que también ella fue invitada, o trataron de invitarla para ser pregonera. Yo mismo he sido testigo de estas habladurías con algunos políticos de cierta influencia.

Pero los pregoneros han sido los que han sido y de ellos hemos sabido lo que no está escrito en sus vidas, andanzas, éxitos y... la verdad es que su pregón correspondiente ha estado muy bien y se ha merecido los aplausos de los políticos y del pueblo sencillo.

¿Se pensó invitar a santa Teresa de Jesús? ¿Se lo merecía y podía hacerlo bien, tal vez mejor que a los/as que invitaron? Estamos en el V Centenario de su Nacimiento y en muchas ciudades sí que ha sido invitada La Santa para Hablar y “predicar”. Hasta su bastón recorrió más de veinte países repitiendo la frase de la Santa: “hacen falta amigos fuertes de Dios”.

Hay que afirmar, rotundamente, que Santa Teresa ha sido y sigue siendo la mejor pregonera de Palencia. Como argumento invitamos a leer el capítulo 29 del libro de sus Fundaciones, donde habla de la fundación de Palencia. Nadie ha escrito y se ha leído en todo el mundo y en muchas lenguas, esto... “más toda la gente es de la mejor masa y nobleza que yo he visto, y así cada día me alegro más de haber fundado allí”. Más aún: “es gente virtuosa la de aquel lugar, si yo la he visto en mi vida”.
¿Hay mejor pregonera? ¿No se merecía una distinción en los Pregones de las Fiestas de San Antolín estando celebrando el V Centenario de su Nacimiento?

Germán García Ferreras

domingo, 27 de septiembre de 2015

Semana Id y Enseñad

El Área de Enseñanza de la Diócesis organiza la Semana Id y Enseñad dirigida principalmente a los profesores de religión de los distintos centros palentinos. El tema central sobre el que girarán las ponencias se enmarca en el “Año de la Misericordia” convocado por el Papa Francisco.

Durante estos días se celebrarán diversas ponencias en el salón de actos de la Biblioteca Pública. El día 28 abrirá estas ponencias el director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Fernando Fuertes quien hablará de “la Iglesia servidora de los pobres, en clave de misericordia”.

Al día siguiente, 29, el director de la BAC, Carlos Granados pronunciará la conferencia titulada: “La Misericordia o la manera de actuar de Dios. Visión Bíblica”.

El día 30 la responsable de Comunicación de Cáritas Española, Marisa Salazar, la presidenta de Manos Unidas, Soledad Suárez y el responsable de la Comunidad de San Egidio en Madrid, Tiscar Espigares intervendrán en la mesa redonda “Toques del corazón o cómo ser misericordiosos”.

Finalmente, el 1 de octubre concluirá esta semana con la ponencia de un sacerdote del IEME y un misionero de Marianhill.

Todas las ponencias comenzará a las 19:15h en la Biblioteca Pública (c/ Eduardo Dato).

27 de septiembre de 2015 XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

  • Núm 11, 25-29 ¿Estás celoso de mí? ¡Ojalá todo el pueblo fuera profeta! 
  • Sal 18 Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón 
  • Sant 5, 1-6 Vuestra riqueza está corrompida 
  • Mc 9, 38-43. 45. 47-48 El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Si tu mano te hace caer, córtatela.

El Espíritu actúa libremente
No pongamos fronteras al Espíritu ni pretendamos poseerlo en monopolio. El Espíritu sopla donde quiere; no se limita a Moisés o a los 70 ancianos (1 Lect), sino que actúa libremente y en servicio del pueblo de Dios. En todos los lugares surgen cooperadores del bien. El que vence al mal entra en el Reino de Dios (Ev). El que se aprovecha del prójimo y acumula riquezas injustamente no entra en el Reino de Dios (2 Lect).

San Cosme y San Damián. Su fiesta se celebra el 27 de septiembre

Pinturas sobre tabla, principios S. XVI. Autor anónimo, maestro palentino seguidor de Juan de Flandes. Museo Diocesano de Palencia, sala V.
Hermanos gemelos, nacen en la primera mitad del S. III, en Egeas (Cilicia, Turquía). Tenían otros tres hermanos y todos ellos se educaron en la fe con el ejemplo de su madre. El procónsul Lisias le ordenó ofrecer sacrificios a los dioses romanos. Al no conseguir de obligarles a base de castigos -como tirarles al mar o arrojarles a una hoguera- y ante su firmeza en la fe, ordenó que Antonio, Leoncio y Eutropio fueran encarcelados, y Cosme y Damián, apedreados. Tras resbalar las piedras sobre sus cuerpos, les ataron a dos cruces y los soldados les dispararon flechas. Dios hizo que ninguna los tocase y se volviesen contra los que disparaban. Al ver esto, Lisias ordenó decapitarles un 26 de septiembre del 300 dC. Murieron confesando la fe y perdonando a sus verdugos. Amigos cristianos recogieron sus cuerpos y los enterraron juntos.

Los restos de Cosme y Damián, médicos de profesión, fueron venerados por los milagros obrados entre el pueblo sencillo y la nobleza. Su devoción se extendió por toda Europa -desde Essen (Alemania), donde se conservó espada con la que fueron ejecutados- a partir del S. IV. La tradición relata nunca cobraban a los enfermos. El emperador bizantino Justiniano I, les dedicó una basílica en Constantinopla y el Papa Félix (526-530) les erigió otra en el Foro romano, trasladando allí sus reliquias un 27 de septiembre. El milagro más famoso fue el del trasplante de una pierna de un negro muerto a un cura parisino. Este milagro se convirtió en recurso para invocarlos como protectores de cirujanos, médicos y enfermos incurables.

El arte los representa con la palma del martirio en la mano y con utensilios propios de la medicina, cirugía y farmacia. En la diócesis tuvieron mucha importancia en el Hospital de San Bernabé y San Antolín, dependiente de la Catedral, en la que tienen un retablo del S. XVI, situado en la capilla de San Gregorio.

El Museo Diocesano Palencia conserva dos magníficas tablas flamencas, representándolos con indumentaria del renacimiento, y atributos relacionados con la medicina.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía: Antonio Rubio

Oración 

Oh Dios, nuestro médico
y remediador eterno, que
hiciste a Cosme y Damián
inquebrantables en su fe,
invencibles en su heroísmo, para llevar salud a las
dolencias humanas, haz
que por ellos sean curadas
nuestras enfermedades
tanto físicas como
espirituales. P. J.N.S Amén.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Del Youcat: ¿Por qué nos exige Jesús la «pobreza de corazón»?

¿Por qué nos exige Jesús la «pobreza de corazón»? (467)

«El cual, siendo rico, por vosotros se hizo pobre para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor, 9) [2544-2547, 2555-2557].
 
También muchos de nosotros experimentamos el vacío interior. Pero sentirse así de pobre no es solo negativo. Solo necesito buscar con todo el corazón a quien puede llenar mi vacío y convertir mi pobreza en riqueza. Por eso dice Jesús: «Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt 5, 3).

jueves, 24 de septiembre de 2015

Y no olvidemos... la oración

Pedimos por la Iglesia
Por la Iglesia, la familia de los hijos de Dios, para que viva y promueva en todo el mundo la fraternidad y la hospitalidad con los migrantes y refugiados.
 
Pedimos por los gobernantes
Por los gobernantes y legisladores, para que dejándose guiar por los valores del Evangelio, definan políticas y leyes que promuevan y defiendan la dignidad y los derechos de todas las personas, especialmente de los y las migrantes. Para que den una respuesta humanitaria y generosa que ponga la vida y la dignidad de las personas en el centro.

Pedimos por los migrantes
Por todos los migrantes y refugiados, para que sean reconocidos en sus derechos y valores, acogidos y ayudados y puedan integrarse humanamente en los distintos países en los que están en diáspora.
 
Pedimos por los cristianos perseguidos
Por nuestros hermanos cristianos perseguidos: para que el Espíritu Santo les conceda el don de la fortaleza y convierta los corazones de quienes atentan cruelmente contra sus vidas y sus tierras, y en todas partes se afirme la paz y sea respetada la libertad religiosa.
 
Pedimos por las instituciones que trabajan por la integración y la convivencia
Por las instituciones que acompañan a las personas que buscan un futuro mejor, algunas que vienen desde situaciones de conflicto, para que el Señor les ayude a ser testigos de su amor misericordioso para con ellos y ellas.
 
Pedimos por nuestras comunidades
Por nuestras comunidades, para que sepamos transformarlas en espacios de convivencia y solidaridad con los hermanos y hermanas que llegan de otros países.
 
Pedimos por la paz
Por el mundo y cada uno de nosotros, para que seamos constructores de la paz en un proceso dinámico y participativo, combatiendo la guerra, los conflictos, la violencia, la discriminación y la opresión.
 
Pedimos por cada uno de nosotros
Por todos nosotros, para que nos unamos más a Jesucristo y a toda Iglesia en una respuesta solidaria y generosa ante el drama que estamos viviendo.

ROGAMOS AL SEÑOR

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Filipenses

Madre Nieves Alonso
El pasado mes de julio la Congregación de Religiosas Filipenses Misioneras de Enseñanza, celebró en Valladolid su Capítulo General bajo el lema: “Bebamos del agua viva para renacer”. En dicha Asamblea participaron hermanas representantes de España, India, Cuba, República Dominicana, México, Chile, Colombia y USA. El día 24 presidió la asamblea el Cardenal Mons. Ricardo Blázquez.

Se procedió a la elección de la Madre Superiora General, resultando reelegida la palentina Madre Mª Nieves Alonso León quien también preside la USGEP (Unión de Superioras Generales de España y Portugal).

martes, 22 de septiembre de 2015

Abierto el Museo del Obispo del Sagrario Abandonado

La Casa de las Hermanas Nazarenas de la calle Santo Domingo acoge el Museo dedicado a su fundador, el beato Manuel González. Un museo en el que se exponen numerosos objetos personales, ornamentos eucarísticos, fotografías y documentos de Don Manuel.

La exposición, montada y organizada por la Hna. Lourdes Caminero -hasta ahora superiora de la comunidad y que acaba de dejar Palencia para comenzar una nueva etapa en Sevilla- muestra objetos variados de Don Manuel, desde la última casulla que vistió en la celebración de la Eucaristía, su despacho en madera noble realizado por su hermano ebanista, el primer libro que publicó titulado “Lo que puede un cura hoy” y que regaló a Pio X, la cruz pectoral que llevó hasta sus últimos días, el afilador de su cuchilla de afeitar o la pluma con las que tantos documentos escribió y firmó. Además, también se exponen objetos de su vestuario, fotografías, ornamentos que Don Manuel utilizaba al celebrar la Eucaristía y algunos de los objetos que se recuperaron del incendio del palacio episcopal de Málaga... Un recorrido sencillo, puesto con mucho gusto y que al finalizar el mismo, te deja un buen sabor boca y la sensación de haber paseado por la vida de un hombre bueno. 

El museo puede visitarse en horario de mañana y tarde y su principal finalidad es dar a conocer un poco mejor la figura del que fuera obispo de Palencia en los años 1935-1940. Un hombre sencillo que centró gran parte de su vida en la Eucaristía y en el sagrario. Por ello fundó la congregación de las Hermanas Nazarenas.

El Beato Manuel González está enterrado en la capilla del Sagrario de nuestra Catedral con el epitafio que él mismo escribió: «Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!».

lunes, 21 de septiembre de 2015

Sostenibilidad y Medio Ambiente: ¿Qué pintan en la Iglesia? (I)

Vamos a ir de lo general a lo particular, para ello partiremos de afirmaciones como: “La Iglesia no tiene nada que decir en esto de la crisis, es un asunto económico” se decía cuando comenzó la crisis. Y el Papa Benedicto XVI nos espetó la encíclica Caritas in veritate.

También se suele decir: “La Iglesia no tiene nada que decir en los temas de ecología y sostenibilidad, son asuntos de los técnicos y de los políticos”. Y el Papa nos espetó la encíclica Laudato si.

No aprendemos.
Somos “sillonistas”. No nos mueve nadie de nuestro sillón, de nuestra zona de confort, sólo hacemos aquello que nos gusta o algún otro comportamiento aprendido.

Son pocos los cristianos militantes, o sea los que actúan como tales, vamos que llevan a la vida diaria su fe y desde el reinado de Dios en su corazón tratan de cambiar el mundo a mejor.

Nos conformamos siendo pasivos: “siendo buenas personas y yendo a misa”, nos olvidamos de ser perfectibles, de hacernos mejores: «sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto» (Mt 5,48). Tampoco nos mojamos en la mejora de alguno de los aspectos de nuestra sociedad, mientras nos quejamos de lo mal que están las cosas.

¿Tenemos tiempo para nuestros hobbys? Siiiiii.

¿Tenemos tiempo para la oración y colaboración en la Iglesia? Nooooo, estamos muy ocupados...

¿Por qué damos preferencia a cosas intrascendentes?, ¿ahhhh?

La verdad es que apenas logramos reunirnos a celebrar el día del Señor, pero existen muchos aspectos de la vida cristiana que seguro encajan con nuestras preferencias, y a la postre constituyen una llamada. Hay muchas facetas que un católico puede desarrollar tanto dentro de la Iglesia como fuera, en la sociedad civil: oración, catequesis, atención a necesitados, a los enfermos, a personas mayores, o incluso a reclusos; trabajo con niños, con jóvenes, con discapacitados... La Iglesia es puntera en cuidar y atender a aquellas personas que más lo necesitan, pero hay otros muchos aspectos en los que hace falta la presencia cristiana dentro de la sociedad y que descuidamos, todos ellos señalados desde hace tiempo por la Doctrina Social de la Iglesia. 

Uno de los aspectos más descuidado y que, por lo tanto se mira con recelo es la sostenibilidad y ecología. 

A nosotros nos suena raro, pero desde hace tiempo nuestros hermanos ortodoxos vienen celebrando una Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación.

Por si albergábamos alguna duda de la procedencia de tal acto, el Papa Francisco ha instituido, desde este año, el 1 de septiembre como la “Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación”, a celebrar junto con la Iglesia Ortodoxa. Y todo con el telón de fondo de su encíclica Laudato si, que aún está recién sacada del horno.

Ambos acontecimientos son especialmente jugosos porque suenan raros, a novedad y merece la pena hacer alguna que otra reflexión. 

La tinta corre y el papel se acaba, así que no queda espacio más que para una palabra: “continuará”.

Pastoral Social
Área de Ecología y Sostenibilidad

MANOS UNIDAS PALENCIA. AYUDA A LOS REFUGIADOS

Atendiendo a las llamadas de personas que quieren colaborar en la ayuda a los refugiados que huyen de guerras y persecuciones, especialmente desde Siria, queremos informar que:

Manos Unidas lleva varios años apoyando proyectos de acogida de refugiados en países cercanos a Siria e Iraq, dos de las zonas de conflicto. Para colaborar con estos proyectos se puede realizar un ingreso en la cuenta de Manos Unidas en Caja España Nº ES93 2096 033879 3005089402, poniendo en concepto: “Refugiados”.

En la actualidad estamos colaborando en una actuación de Emergencia para refugiados iraquies en Zarqa (Jordania) que tiene un importe de 77.922 €.

Jordania, al tener fronteras con Siria e Iraq, es uno de los países que más refugiados recibe. Manos Unidas apoya económicamente la acogida de 4.000 de estos refugiados (especialmente mujeres, niños y personas con discapacidad). Se les proporciona alimentación, agua, artículos de higiene, atención sanitaria y psicológica. En estos momentos un equipo de Manos Unidas se encuentra en la zona identificando nuevos proyectos de apoyo a refugiados.

domingo, 20 de septiembre de 2015

20 de septiembre de 2015 XXV Domingo del Tiempo Ordinario

  • Sab 2, 12. 17-20 Lo condenaremos a muerte ignominiosa 
  • Sal 53 El Señor sostiene mi vida 
  • Sant 3, 16-4, 3 Los que procuran la paz están sembrando paz, y su fruto es la justicia 
  • Mc 9, 30-37 El Hijo del hombre va a ser entregado. Quien quiera ser el primero, que sea el servidor de todos

El contraste
El hombre justo no tiene una vida fácil: es perseguido y muerto (1 Lect y Ev). La experiencia confirma el texto bíblico. Lo que interesa no es la justicia sino el prestigio, la grandeza y el poder (Ev); para conseguirlo, se ambiciona, se litiga e incluso se acude al asesinato (2 Lect). El discípulo de Jesús no debe comportarse así; tiene otros criterios de conducta y está al servicio de todos (Ev).

sábado, 19 de septiembre de 2015

De la Doctrina Social: Refugiados

[505] Una categoría especial de víctimas de la guerra son los refugiados, que a causa de los combates se ven obligados a huir de los lugares donde viven habitualmente, hasta encontrar protección en países diferentes de donde nacieron. La Iglesia muestra por ellos un especial cuidado, no sólo con la presencia pastoral y el socorro material, sino también con el compromiso de defender su dignidad humana: «La solicitud por los refugiados nos debe estimular a reafirmar y subrayar los derechos humanos, universalmente reconocidos, y a pedir que también para ellos sean efectivamente aplicados».

viernes, 18 de septiembre de 2015

Nombramientos

El 1 de septiembre, D. Donato Gómez Díez fue nombrado Director espiritual (Consiliario) de la Archicofradía de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, de Palencia.

El 9 de septiembre, D. Isidro López Merino, fue nombrado Confesor Ordinario de la Comunidad de Siervas de María, de Palencia.

Vienen con la noche a cuestas

El problema de los refugiados (mayormente, el de los desplazados sirios) puede analizarse desde muchos puntos de vista. Otros con más competencia que yo lo están haciendo. Os remito a ellos. Yo aquí sólo me referiré al problema humanitario y de calado cristiano que se nos presenta. Y comentaré algo desde la doble vertiente: desde ellos mismos (los que vienen) y desde nosotros (los que recibimos o acogemos).

Visto el problema desde ellos, uno tiene la impresión de que “vienen con la noche a cuestas”. Salen de su país porque están amenazados. Tres son las amenazas que se ciernen sobre sus cabezas: la guerra, el hambre y el caos social o político. Huyen porque tienen miedo y carecen de todo. La violencia terrorista del autoproclamado Estado islámico les ha arrebatado lo que tienen. Encima, las mafias, que “mal-organizan” su éxodo, les arrebatan los ahorros. Atrás quedan los que no pueden contarlo, porque han sido degollados, como san Juan Bautista. Les han cortado literalmente la cabeza. Estamos viendo lo que sucede no solo en Siria, también en otros lugares. Han aparecido unos fanáticos barbudos “cortacabezas”. Un terrible y siniestro califato.

Vienen huyendo de la noche; traen a sus mujeres y niños. Caras angelicales, ojos abiertos de sorpresa. Comen lo que se les da o se les arroja desde una mesa (¡qué vergüenza lo visto en Hungría!), y ¡hala, a seguir caminando como pueden con los pies sangrando! 

Veamos ahora el problema, desde nosotros. ¡Qué duda cabe que el pueblo llano y sencillo es bueno, y quiere mostrarse solidario! Cuando hay una emergencia (y esta lo es), el pueblo se vuelca. Todos sacamos lo mejor que llevamos dentro. Pero algunos dicen: “No explotemos el ‘buenismo’; seamos sensatos, cautos, precavidos...”. ¿Y si se filtran terroristas? ¿Y si se cuelan delincuentes? ¿Y...?

Siempre habrá riesgos; confiemos que se reduzcan al mínimo. Pero hay algo más que preocupa a mucha gente. Me lo decía una buena señora: “En un país, como España, con 4.000.000 de parados entre los que están mis hijos de 25 y 22 años y mi marido con 62, ¿nos atrevemos a recoger asilados?”. Otros dicen: “¿No estaremos cavando una fosa para ellos y nosotros?”. “¿Cómo entendernos con ellos?”.

Entre los que vienen, hay cristianos; otros son sensatos y respetuosos, no como aquellos de los que huyen, que sólo saben utilizar el nombre de Dios para sembrar el campo de cadáveres. En fin, se mezcla el deseo de ayudar con un cierto temor ante lo desconocido.

Mientras tanto, aquí estamos nosotros, todos, ante una emergencia. Hice una escapada a Roma este verano, y escuché en vivo y en directo el “apello” (llamamiento fuerte) del Papa Francisco ante una multitud en la Plaza de San Pedro: «Ante la tragedia de decenas de miles de refugiados que huyen de la muerte, el Evangelio nos llama a ser “prójimos” de los más pequeños y abandonados. No vale decir sólo: “¡Ánimo, paciencia!...”. La esperanza cristiana es combativa. Que cada parroquia, comunidad religiosa, monasterio, cada santuario de Europa acoja a una familia, comenzando por mi diócesis de Roma...».

La caridad, aquí y ahora, tiene rostros concretos. Sin olvidar a los más cercanos, acojamos también a los que vienen con la noche a cuestas y con el incierto día de mañana temblando, como un pájaro herido, en su asustado y agradecido corazón.

Eduardo de la Hera

jueves, 17 de septiembre de 2015

Profesión Perpetua

El pasado 5 de septiembre, la Catedral palentina acogió la profesión perpetua de la Hna. Nazarena Sara María Álvarez.

La ceremonia estuvo presidida por el administrador diocesano, Antonio Gómez Cantero. La Hermana Sara María es natural de Tenerife y ha querido que su profesión perpetua se celebrara en la Catedral donde está enterrado el Beato Manuel González.

Acogida a refugiados. Necesario trabajo en común

El pasado 8 de septiembre, la presidenta de la Diputación Provincial, el alcalde de la capital, el Administrador Diocesano, y el Director de Cáritas Diocesana, mantuvieron una primera reunión de trabajo para coordinar las actuaciones de cara a la posible llegada de desplazados y poner en común los recursos de cada Institución que puedan formar parte de la acogida y atención integral de los desplazados que puedan llegar hasta nuestra provincia.

Hay que destacar la buena disposición y la necesidad de un trabajo en común y coordinado para asegurar lo más importante, la mejor atención posible a estas personas.

Aunque en este momento el tener ya operativos los programas no es urgente, sí que es necesario ir previendo la respuesta concreta que podemos dar y podemos sostener. En este sentido, las tres instituciones hicierona repaso de las competencias que tiene cada una y de los recursos -materiales, humanos...- que podrían poner a disposición de los desplazados.

También se puso en la mesa la complejidad del tema y la necesidad de actuar desde la prudencia -por respeto a la legalidad y, sobre todo a los refugiados- y de una manera coordinada e interdisciplinar, tanto en la primera acogida, como en la posterior estancia de los desplazados entre nosotros. Todo ello con la mirada puesta en la mejor atención posible a estas personas.

Esta reunión se enmarca en el conjunto de otras que se mantienen con los colectivos sociales y entidades del Tercer Sector, con el fin de concretar todos los recursos e iniciativas disponibles.

Acabada la reunión y atendiendo a los medios de comunicación, el Administrador Diocesano, Antonio Gómez Cantero, hico las siguientes declaraciones: “El problema no son los edificios, la Iglesia tiene suficientes edificios para poder dejar el tiempo que sea necesario para esta gente cuando venga. Tenemos que coordinarnos con las instituciones. Nosotros ofrecemos lo que tenemos... y nos gustaría hacer una acogida razonable donde la gente se sienta a gusto. Es un tema muy complejo, no es solo residir unos días... harán falta psicológos que les ayuden por la situación que viven, personas que les enseñen español...  personas que sepan árabe, para que los médicos les puedan atender... Es un mundo muy complejo, pero creo que estamos preparados”.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Dueñas acoge el Encuentro de Delegados de Misiones de la región del Duero

La Casa de los Misioneros del Verbo Divino acogió los días 10 y 11 de septiembre el encuentro de responsables y trabajadores de las Delegaciones de Misiones de la región. En dicho encuentro también estuvieron presentes el Obispo de Ciudad Rodrido, Mons. Raúl Berzosa, responsable del área de misiones y el director de Obras Misionales Pontificias, D. Anastasio Gil.

Premio a la Orden de San Juan de Dios

Hace escasos días conocíamos la concesión del premio Príncipe de Asturias a la Concordia a la Orden de San Juan de Dios, en reconocimiento a una ejemplar labor asistencial desarrollada a lo largo de cinco siglos. Los hermanos de San Juan de Dios están presentes en más de 50 países. Su labor se centra en diversas cuestiones como cuidados paliativos, crisis migratorias, epidemias como la del ébola y en general, la protección de las personas más desfavorecidas y en riesgo de exclusión. En nuestra Diócesis de Palencia los hermanos de San Juan de Dios cuentan con un centro asistencial en el que se atiende cada año a más de 1300 personas y en la actualidad cuenta con 400 trabajadores. La entrega del premio se celebrará el próximo 23 de octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo.

Pastoral Familiar

Como en años anteriores, los responsables de las delegaciones de Familia y Vida de las diócesis de Castilla y León se reunieron en Valladolid para preparar el inicio del curso y profundizar en diversos aspectos que afectan a la pastoral familiar.

El encuentro se centró en el tema de la pastoral de preparación al matrimonio en el contexto del Sínodo extraordinario de la Familia, que se celebrará en octubre en Roma.

En esta ocasión, la ponencia central fue ofrecida por Mons. Mario Iceta, obispo de Bilbao y presidente de la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española.

En su intervención abordó la situación actual en España de la preparación al matrimonio, en cada uno de los momentos: preparación remota, próxima e inmediata. Ha insistido en la necesidad de cuidar, de modo especial, el acompañamiento personalizado de los novios y ha reclamado una mayor coordinación entre la educación afectiva-sexual, la pastoral juvenil y la pastoral familiar.

martes, 15 de septiembre de 2015

Redoble de Conciencia

El holandés Ruben L. Oppenheimer, ilustrador político de lápiz crítico, que añade en unos solos trazos una editorial tajante a la dura realidad, dibujó, el pasado miércoles, el cuerpo del pequeño Aylan Kurdi muerto en la playa y rodeado de un enjambre de «bla, bla, bla», que le oprimían más que la suave ola que le acariciaba el rostro.

¿Por qué los niños que sufren o mueren, aunque sólo en algunos casos, nos enternecen tanto el corazón? ¡Han pasado tantos niños muertos por nuestras retinas! No es necesario recordar mucho para sentir cómo nos conmovimos viendo agonizar en directo durante tres días y dos largas noches a Omayra Sánchez, que quedó atrapada en un gran charco que causó la erupción del volcán Nevado del Ruiz en noviembre de 1985, en la ciudad colombiana de Armero. Por aquel lodazal desfilaron todas las televisiones del mundo retrasmitiendo de una manera impúdica la triste agonía de aquella niña de 13 años.

A diferencia de los diarios europeos, los periódicos franceses no publicaron la foto del niño muerto (¿asesinado?) en la playa. Un diario de tirada nacional, de los nuestros, colgó en la web el vídeo del debate en su redacción para poner o no la foto de Aylan. Una de las muchas razones esgrimidas para colocarnos la  impactante fotografía, era que: «es un niño que podía ser hijo de cualquiera de nosotros porque no está disfrazado de alguna etnia rara, está totalmente occidentalizado». ¿Es sólo por eso, por lo que nos ha tocado el corazón? Todo tipo de catástrofe ya sea producida por la sinrazón del hombre o por la imprevisible fuerza devastadora de la naturaleza se lleva consigo también infinidad vidas de niños. ¿Nos hemos olvidado que también se ahogaron la madre y el hermano de Aylan? El periodista Guillaume Goubert reflexionaba ante la negativa de poner la foto en su diario: «Se trata de intentar comprender, por qué todos los esfuerzos de información y de movilización -recordemos la visita del Papa a Lampedusa hace ya dos años- son insuficientes para modificar el terrible curso de las cosas. Son demasiados los que piensan que esto es una crisis pasajera. Pero este verano se ha impuesto la evidencia. La oleada de refugiados es tan inmensa que no se puede ni parar ni ignorar. Ahora más que nunca, es necesario informar, pero sobre todo actuar. El cuerpo de un niño nos impide reconstruir el muro de la indiferencia».

Es verdad, no estamos indiferentes, pero corremos el riesgo de actuar con la efusividad de la gaseosa agitada, para olvidarnos de todo al día siguiente. Tenemos muchas experiencias en este sentido porque somos un pueblo apasionado. Por eso, ante tanto redoble de conciencia, nadie, ni las instituciones políticas, ni las ONGs, ni las asociaciones humanitarias, ni la Iglesia, deben colgarse ahora las medallas de la dignidad. Vicente de Paul, el santo de los pobres, el revolucionario de las conciencias, decía: «la caridad no hace ruido, y si lo hace posiblemente no es caridad». Reconozco muchos rostros que desde las pequeñas aportaciones económicas y del voluntariado mantienen un buen número de personas y familias anónimas en su dignidad. Ellos nunca serán portada de ninguna publicación, ¡ni quieren serlo!

No dejemos sólo a las instituciones que trabajen a nuestra costa y así apaguemos esta desazón producida por el impacto de una imagen símbolo. Tampoco exijamos a los demás que pongan a disposición sus bienes sin que nosotros hayamos entregado algo de lo nuestro. No nos instiguemos unos a otros para ver quien lo hace más y mejor.  No permitamos que nadie utilice su solidaridad como propaganda a favor de su clan. Cada persona, cada institución, cada asociación, ponga con libertad aquello que está en sus manos y puede sostener. Creo que este es el camino. Porque es necesaria la unidad, no podemos hacer distingos, ni ideologías contrapuestas, ni baja política ante el sufrimiento humano. Ahora es el momento de la solidaridad efectiva, de la compasión bien entendida y de la misericordia hecha dignidad.

He robado el título de este articulo a Blas de Otero, porque me vino a la memoria cuando leí el tweet que la ministra de Justicia francesa, Christiane Taubira, escribía el pasado jueves por la noche: «Su nombre tenía alas, su corazoncito ha debido luchar tan fuerte que las estrellas de mar le han trasportado a las orillas de nuestras conciencias». Quizás ya las palabras sobren.

Antonio Gómez Cantero
Administrador Diocesano

Acoged

El pasado 6 de septiembre, después del rezo dominical a la Madre de Dios y del responso por los difuntos, el Papa Francisco, ante la tragedia de los refugiados que huyen de la muerte, pidió, con un apremiante llamamiento, el testimonio concreto y tenaz del Evangelio de Cristo, en proximidad del Jubileo de la Misericordia.

«La Misericordia de Dios se reconoce a través de nuestras obras, como nos ha testimoniado la vida de la beata Madre Teresa de Calcuta, cuyo aniversario de muerte recordamos ayer.

Ante la tragedia de decenas de miles de refugiados que huyen de la muerte por la guerra y el hambre y están en camino hacia una esperanza de vida, el Evangelio nos llama a ser “prójimos” de los más pequeños y abandonados. A darles una esperanza concreta. No sólo a decir “¡ánimo, paciencia!”... La esperanza es combativa, con la tenacidad de quien va hacia una meta segura. 


Por lo tanto, en proximidad del Jubileo de la Misericordia, dirijo un llamamiento a las parroquias, a las comunidades religiosas, a los monasterios y a los santuarios de toda Europa para que expresen lo concreto del Evangelio y acojan a una familia de refugiados. Un gesto concreto en preparación del Año Santo.

Cada parroquia, cada comunidad religiosa, cada monasterio, cada santuario de Europa hospede a una familia, empezando por mi diócesis de Roma.

Me dirijo a mis hermanos Obispos de Europa, verdaderos pastores, para que en sus diócesis sostengan este llamamiento mío, recordando que la Misericordia es el segundo nombre del Amor: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo” (Mt 25.40)

También las dos parroquias del Vaticano acogerán en estos días a dos familias de refugiados».

Por una mayor generosidad en la acogida de los refugiados y desplazados en Europa

Nota de la Comisión Episcopal de Migraciones. Conferencia Episcopal Española

Día tras día somos golpeados por las noticias de numerosas personas, que, huyendo de la guerra o del hambre, acaban dejando la vida de manera trágica, en mar o en tierra, o se encuentran en situaciones extremas. Son hombres, mujeres y niños, en no pocos casos familias enteras, que lo han perdido todo. Sólo les queda la vida, y ésta amenazada. Sería horrible que la repetición de los hechos acabara anestesiándonos; que, como dice el Papa Francisco, «la globalización de la indiferencia acabara por secarnos las lágrimas»; que dejáramos de clamar contra «este grave crimen contra la familia humana», como ha sido calificado también por el mismo Papa Francisco.

Situaciones como las que se están viviendo, que muchos califican de verdadera catástrofe humanitaria, reclaman respuestas urgentes, eficaces y generosas. Europa, a cuyas puertas llaman angustiadas estas personas pidiendo refugio, ha de implicarse con mayor empeño en buscar soluciones globales. Han de comprometerse manera efectiva en primer lugar los gobiernos, pero también los ciudadanos. En nuestro mensaje para la Jornada de las Migraciones, decíamos los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones que «hay que ponerse dentro de la piel del otro para entender qué esperanzas y deseos les mueven a dejar su tierra, su familia, los lugares conocidos; de qué situaciones busca escapar». Clama al cielo constatar, junto a las abismales desigualdades de renta media per cápita y de esperanza media de vida, la violencia y las persecuciones desatadas por fanatismos inhumanos o por otras razones políticas.

Desde la Comisión Episcopal de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, nos unimos, una vez más, al clamor de tantas organizaciones y comunidades cristianas, a hombres y mujeres de buena voluntad, que se sienten interpelados por esta dramática realidad que nos llega al corazón. No queremos quedar en el silencio para no ser cómplices de la indiferencia y de la llamada política del descarte que denuncia el Papa Francisco.

Hace dos años, ya pedimos al Gobierno desde la Conferencia Episcopal, sin obtener respuesta, la acogida en España de algún grupo de refugiados sirios. Reiteramos nuestra petición de la más amplia generosidad en este momento, para la acogida de quienes piden refugio y acogida de manera urgente. Pedimos también la comprensión y colaboración de todos los ciudadanos, a la vez que ofrecemos la de nuestras comunidades y centros de acogida. Los cristianos tenemos por razones humanitarias y evangélicas un especial deber de justicia y caridad, distintivo de nuestra condición.

Invitamos a orar para que nuestro Dios, el Dios de la Misericordia, conceda la paz y el gozo eterno a los que han muerto buscando un mundo mejor. Pedimos el consuelo de la esperanza para sus familiares, así como la luz y la generosidad para todos los responsables de encontrar las repuestas que, en actual situación, reclaman, a gritos y con lágrimas, tantos hermanos desplazados ante nuestras fronteras de Europa, como un día lo hicieron compatriotas nuestros.
 
1 de Septiembre de 2015
Comisión Episcopal de Migraciones
Conferencia Episcopal Española

IX Encuentro Nacional de la Divina Misericordia

Se celebrará en la Catedral de Pamplona los días 3 y 4 de octubre de 2015 y será presidido por Mons. Francisco Pérez, Arzobispo de Pamplona y Tudela.

Sábado, 3 de octubre
14:00: Encuentro en la Plaza Santa María la Real.

15:00: Vía Crucis por las murallas.

15:45: Exposición y Coronilla.

16:15: Charla del Sr. Obispo Auxiliar de Pamplona, Mons. Juan Antonio Aznárez.

16:45: Santa Misa presidida por el Sr. Obispo Auxiliar de Pamplona, Mons. Juan Antonio Aznárez.

19:00: Ofrenda floral y Rosario de los Esclavos.

Domingo, 4 de octubre

11:30 Encuentro en la Santa Iglesia Catedral.
12:00: Santa Misa presidida por Mons. Francisco Pérez, Arz. de Pamplona y Tudela.

Concluirá el encuentro con una comida fraternal de todos los grupos nacionales.



Salida de Palencia: El 3 de octubre a las 8:30 h. de la mañana desde la Plaza de San Lázaro.
Alojamiento en Pamplona: Hotel Tres Reyes. Precio: 125 €
Teléfonos de contacto:
629 506 505  /  979 741 225 / 979 745 086

Cáritas abre dos números de cuenta para colaborar en las necesidades de los Refugiados


domingo, 13 de septiembre de 2015

13 de septiembre de 2015 XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

  • Is 50, 5-9a Ofrecí la espalda a los que me apaleaban 
  • Sal 114 Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida 
  • Sant 2, 14-18 La fe, si no tiene obras, está muerta 
  • Mc 8, 27-35 Tú eres el Mesías… El Hijo del hombre tiene que padecer mucho  
 
 
La identidad de Jesús
Jesús preguntó a sus discípulos y hoy nos pregunta a nosotros: ¿Quién decís que soy yo? El camino que lleva a conocer quién es Jesús desconcierta. El Reino de Dios no se construye con el poder sino con la entrega de la propia vida a favor de los demás. Así lo proclaman el Siervo de Yahvé (1 Lect) y Jesús mismo (Ev). Sin embargo, ni siquiera Pedro lo comprende, ni otros muchos cuando se limitan a una fe sin obras. Las obras hablan de quiénes somos y en quién creemos (2 Lect).

viernes, 11 de septiembre de 2015

Del Youcat: ¿Qué son las profesiones de fe? (26)

¿Qué son las profesiones de fe? (26)
Las profesiones de fe son fórmulas sintéticas de la fe, que hacen posible una confesión común de todos los creyentes [185-188, 192-197].
Este tipo de síntesis se encuentran ya en las cartas de San Pablo. La profesión de fe o Credo de los Apóstoles, de los primeros tiempos del cristianismo, tiene una categoría especial, porque es considerado como el resumen de la fe de los Apóstoles. La profesión de fe larga o Simbolo de Nicea-Constantinopla tiene una gran autoridad, porque procede de los grandes concilios de la Cristiandad aun no dividida y hasta el día de hoy constituye la base común de los cristianos de Oriente y Occidente.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Un ángel en Malí

La hermana Consuelo Cuadrado, natural de Buenavista de Valdavia lleva 48 años de misionera en el continente africano.

En la actualidad se encuentra en Bamako, capital de Malí. Allí las hermanas del Santo Ángel atienden un dispensario con cerca de 200 consultas diarias, además cuentan también con un área de maternidad y trabajan en proyectos de promoción de la mujer.

Compagian esta labor con la pastoral parroquial con grupos de catequesis, grupos de jóvenes y adultos. Su principal misión en compartir la vida con el pueblo maliense. Ahora la comunidad está esperanzada porque se ha firmado un acuerdo de paz entre el gobierno y los rebeldes tuareg.

La Hna. Consuelo asegura que el Malí necesita la paz y la unidad del país, es un pueblo muy pacífico y acogedor, es un pueblo que te enseña a vivir la generosidad, la gratuidad, la sencillez.

Hace unos meses recibieron la visita de los militares españoles que acudieron allí a una misión de paz y aprovecharon esta visita para hacer entrega de juguetes y libros de educación a los niños del Malí.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Santa María de la Cabeza

Escultura en madera, policromada, S.XVIII, anónimo castellano. Iglesia de Santa María de Dueñas (retablo de San Isidro Labrador).
María Toribia nace a finales del S. XI en Caraquiz (Guadalajara) y es educada cristianamente en una familia de judíos conversos. En Torrelaguna (Madrid) conoce a Isidro, un cristiano mozárabe que huía de la persecución de almorávides. Trabaja como criada en la casa Luis de Vargas, el patrón de su marido. La fe, amor al trabajo, obediencia y abnegación fueron sus virtudes. Tenía gran devoción a la Virgen y al Santísimo Sacramento, y nunca faltaba aceite en su lámpara. Tuvieron un hijo...y uno de los milagros más conocidos de los esposos sucedió al caer el niño a un pozo. Rogaron a Dios por intercesión de la Virgen y al instante el agua del pozo subió hasta el brocal, devolviendo al niño sin daño.

Viviendo en Torrelaguna, Isidro es advertido por las malas lenguas de que María no cumple con sus obligaciones y todos los días abandona su hogar. El santo la sigue y comprueba que lo que hace su esposa es orar, cuidar y limpiar la ermita de la Virgen en Caraquiz, manteniendo la lamparilla encendida. En una ocasión ante una crecida de las aguas del Jarama, María cruzó milagrosamente sobre el manto de la Virgen, como si anduviera por tierra firme.

Muerto su esposo, regresó a Caraquiz donde murió en 1180. Enterrada en la sacristía de la ermita se la venera como santa, añadiéndose a su nombre el de la Cabeza por estar expuesto su cráneo sobre el altar mayor de la mencionada ermita. Inocencio XII la canoniza en 1697 y se trasladan sus reliquias a Madrid para unirlas a las de su esposo, San Isidro Labrador, canonizado en 1622.

Se la representa con un hachón encendido o una candela, y una alcuza o aceitera, además del manto con la que cruzó el río. También aparece una ermita como paisaje de fondo.

En la diócesis la encontramos en un retablo dedicado a San Isidro en la Parroquia de Dueñas. Aparece también una pintura al óleo en un retablo (S. XVII) dedicado a ambos santos, en la ermita de Ntra. Sra. de Belén en Carrión de los Condes, localidad donde surgió la primera cofradía dedicada a San Isidro labrador.

Texto: José Luis Calvo
Fotografía: Antonio Rubio 


Oración
Concédenos, Señor, conocerte y amarte sobre todas las cosas como se lo concediste a Santa María de la cabeza, sirviéndote, igual que ella lo hizo, con sinceridad de corazón y logremos también agradarte con nuestra fe y nuestras buenas obras.

Nos encontramos con nuestros misioneros

El pasado 23 de julio se celebró una de las jornadas más especiales en la Diócesis: el Encuentro con los Misioneros Palentinos. En esta cita se congregan los hombres y mujeres que viven su compromiso cristiano en distintos lugares de misión y que aprovechan unos días, en este tiempo estival, para descansar y disfrutar de su familia en sus lugares de origen. Este año acudieron al encuentro alrededor de una veintena de misioneros que desarrollan su labor en países como Venezuela, Brasil, China, Malí, Japón, Marruecos, Bolivia, Alemania... De los datos facilitados por Obras Misionales Pontificias y la Delegación Diocesana de Misiones se constata que en la actualidad hay 470 misioneros palentinos repartidos por cuatro continentes: 332 misioneros en América, 67 en Europa, 32 en África y 30 en Asia. Otro dato es el de que 221 localidades palentinas cuentan entre sus hijos a un misionero. Y destaca también la cantidad y diversidad instituciones de las que proceden nuestros misioneros: un total de 96.

Misionero en Brasil
Conversamos con Luis Antonio Fernández Aguado, natural de Amayuelas de Abajo. Pertenece a la congregación de Agustinos Recoletos y lleva trabajando 16 años en Brasil, en concreto, en el estado de Amazonas en medio de la selva. 

¿Cuál es la labor que lleváis a cabo en Brasil?
Trabajamos en una zona de gran extensión, mi parroquia es mayor que Holanda. Es una gran extensión, poca gente y muy dispersos y aislados geográficamente. Nuestra misión es evangelizar en el sentido amplio, es cuidar del ser humano de los pies a la cabeza, cuerpo, mente, espíritu. Trabajamos en la construcción de comunidades eclesiales con compromiso transformador de la realidad del pueblo. Entendemos la Misión como tornar presente el Reino de Dios.
 
¿Cómo sois recibidos?
Somos muy bien recibidos, la población en general nos acoge muy bien. Brasil es un país rico pero esta riqueza no se revierte en la población. Existe una gran desigualdad. Y en este sentido, a veces con las elites que controlan el poder, la tierra, tenemos algún enfrentamiento. Estas personas acaparan la mayor parte de la riqueza y en ocasiones utilizan técnicas corruptas, por eso a veces a ellos no les gusta nuestra presencia. Pero la población en general es muy acogedora.
 
¿Cómo ves el futuro del Brasil? ¿Qué retos hay? ¿Hay esperanza?
Claro que hay esperanza, como iglesia trabajamos en ello, dando pequeños pasos. Es esencial la educación, concienciación, sensibilización. En estos 16 años que llevo trabajando en Brasil he visto cambios, hemos creado sindicatos, asociaciones de pequeños agricultores, pero siguen existiendo muchísimos casos de corrupción y hay un descontento generalizado con la política. En este sentido, el pueblo se está organizando para llevar a cabo la reforma política, ya ha habido tres ocasiones en las que salen leyes por iniciativa popular y la iglesia tiene un papel muy importante porque favorece la creación de asociaciones populares, asambleas... y por eso, aunque sea como las hormiguitas, sí que se están dando pasos para combatir la corrupción y avanzar en los derechos humanos. 

También estuviste unos años en Sierra Leona... ¿cómo viviste esa experiencia?
Fue una experiencia muy fuerte. Estuve en los peores años de la guerra entre 1998 y 1999. La realidad es que muchas veces teníamos que estar fuera de la misión, teníamos que huir con la población porque el simple hecho de ser extranjero hacía que pudieras ser secuestrado, te utilizaban como escudo humano, como moneda de intercambio para armas, dinero, coches, teléfonos satélites... una experiencia dura pero buena por haber compartido y experimentado una vida en esa situación y vivirlo junto a las personas del pueblo.

 
Natalia Aguado León

martes, 8 de septiembre de 2015

El Papa


Una vez más viene el Papa a nuestra columna. Y no será la última, porque sin duda, al clausurarse este Año Jubilar, nuestro Francisco, dirigirá una Carta al Obispo de Ávila, que el Prelado hará llegar a los Obispos españoles. Una Carta más, comentando la doctrina de santa Teresa y poniéndola como modelo y maestra para todos los cristianos.

Hoy queremos reflexionar en torno a un gesto más... pues a todos nos sorprendió la noticia: “El Papa dedica su tercera medalla de pontificado a Santa Teresa de Jesús”. Así de simple y grandioso. Y nadie se lo había pedido.

Es habitual que cada aniversario de la elección de Papa, se acuñe una medalla con la efigie del Romano Pontífice. El Papa Francisco, demostrando la devoción muy singular que tiene a la Santa, ha roto la costumbre y que santa Teresa ocupe la efigie del Papa. ¿Puede haber un argumento mayor del amor del Papa a Santa Teresa? ¿Podemos inventar una publicación más solemne y eficaz en honor a la gran Doctora de la Iglesia y Reformadora del Carmelo?

Siendo este así, como es... ¿por qué no vino el Papa a España para honrar a nuestra Doctora y Maestra Espiritual y así honrar a España? Dijimos un día que la culpa, según nuestro criterio, fue el Gobierno y parte del Partido Popular, por su comportamiento con el tema del aborto y la legislación de la clase de religión.

En el número anterior de Iglesia en Palencia, se publicó un “manifiesto” con este título: “Agresión a la Asignatura de Religión” por los profesores de religión de los centros escolares palentinos. Asimismo, en la revista de la Diócesis de Salamanca, en la misma fecha, 10 de junio, se escribía: “Mil horas de Religión menos en las aulas” por los Delegados de Enseñanza de las diócesis de Castilla y León. Y es necesario que tanto el Gobierno como el Partido Popular mediten muy bien y no ocupen el tiempo en buscar razones del fracaso en las elecciones. ¿Qué se prometió?

Agradecemos muy cordialmente y nos sentimos muy honrados por el gesto del Papa. Agradecemos, muy mucho, que diría la Santa, que durante el año sea la efigie de Santa Teresa, la que ocupe la medalla del pontificado.

Germán García Ferreras

lunes, 7 de septiembre de 2015

Vocaciones

Dos niños de nuestra diócesis ingresarán en este curso en el Seminario Menor de Burgos, como seminaristas de la Diócesis de Palencia, graicas a la colaboración entre ambas diócesis. 

Se trata de dos niños de 12 años de Frómista y Villaherreros. Ambos comienzan esta nueva etapa para seguir con sus estudios y continuar formándose y madurando su vocación sacerdotal.

A lo largo del pasado curso, estos dos niños han mantenido contacto con las actividades del Seminario Menor de Burgos, participando en las convivencias y el pasado mes de julio en el campamento que organiza el Seminario.

domingo, 6 de septiembre de 2015

6 de septiembre de 2015 XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

  • Is 35, 4-7a Los oídos del sordo se abrirán, la lengua del mudo cantará 
  • Sal 145 Alaba, alma mía, al Señor  
  • Sant 2, 1-5 ¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres para hacerlos herederos del reino? 
  • Mc 7, 31-37 Hace oír a los sordos y hablar a los mudos

Los signos mesiánicos del Reino
La salvación que Israel esperaba debía ir acompañada de grandes signos y de curaciones corporales. Isaías preanuncia que el Mesías abrirá los ojos a los ciegos y los oídos a los sordos y transformará la misma creación. Son los signos del reino. Libres para escuchar y libres para hablar (1 Lect). La curación del sordomudo manifiesta la presencia del poder salvífico de Jesús, el Mesías (Ev). Santiago afirma que la fe se prolonga en caridad hacia los pobres. Dios ha elegido a los pobres del mundo para hacerlos herederos del reino; no se los puede despreciar (2 Lect).

Al volver de las vacaciones

Hemos pasado un verano caliente. Más bien, tórrido. Con un sol implacable, del que ha sido difícil escapar. Pero también el estío ha sido pródigo en bombas incendiarias, y no sólo por las ya habituales llamas de los bosques...

Lo peor, quizá, de este verano han sido (están siendo) las muertes de emigrantes en alta mar, mientras buscan la tierra prometida. O los implacables accidentes de carretera. O esas personas que, de la noche a la mañana, se hacen famosas por sus crueldades.

En la ciudad viven -o sobreviven- personas invisibles, que de vez en cuando saltan a las primeras páginas de los periódicos o a las pantallas de televisión. Llaman la atención, un día, mientras la noticia es noticia. Pasada la actualidad, el suceso se olvida. Y otro suceso viene a ocupar su lugar. Mientras tanto, los espectadores y sufridores de telediarios vivimos horrorizados, pensando que habitamos en el peor de los mundos.

Llego a la conclusión de que las “noticias calientes y oscuras” son un mecanismo político, inducido desde fuera, bastante perverso, ante el cual por desgracia es difícil oponer resistencia. La gran ciudad primero esconde y luego expone al público sus vergüenzas. Sin piedad o con una falsa piedad se nos airea aquello que más sonroja de la especie humana.

Sin embargo, la imagen de Dios nunca se borra o desparece del alma de los desgraciados, de los miserables y ni siquiera de los asesinos. En todo hombre o mujer, aun cuando haya cometido un acto abominable, se da el deseo de ser acogido como persona y considerado como “alguien”, no como un “deshecho”. Cada historia humana es un misterio y exige el mayor de los respetos. Y pide siempre una oración.

¡La ciudad! ¿Qué sabemos nosotros del “vientre de la ciudad”? ¿Qué conocemos de los secretos que esconde el alma humana? Detrás de cada puerta, ¿qué sabemos lo que hay? ¿Qué encierran los callejones sin salida de algunos barrios marginales?

Émile Zola escribió en 1873 una novela titulada “El vientre de París”. Retrataba, en su naturalismo descarnado, el rostro de los anónimos personajes del mercado central de la capital parisina, el de las Halles. Víctor Hugo, con más piedad, hizo lo mismo en “Los miserables”.

Cuando asistimos a la imagen de lo peor, no estaría de más esta reflexión: También yo (de pensamiento, palabra, obra y omisión) contribuyo a que existan el bien y el mal.

Por el corazón de cada uno de nosotros -como decía Bernanos- pasa la frontera del bien y del mal. Ninguno debe sentirse con derecho a juzgar a los demás. Sólo estamos llamados por Dios al deber de mejorarnos a nosotros mismos. 

Los medios de comunicación nos hacen siempre “espectadores” del mal, como si el mal sólo afectara a los otros o a ciertas situaciones que nada tienen que ver con nosotros. Sin embargo, todos somos “actores” y, tanto en el mal como en el bien, nuestro comportamiento tiene una influencia sobre los demás que nos sobrepasa.

Con frecuencia, es verdad, nos quejamos de la contaminación del aire, irrespirable en ciertos lugares. Todos hemos de mantener limpia la ciudad ¿Pero quién se preocupa de la contaminación del espíritu humano? ¿Esa contaminación que consigue que nuestros rostros, cada día, sonrían menos, se tornen tristes, airados e indiferentes?

Y es que el vientre de las grandes ciudades (y no tan grandes) a veces da a luz o engendra auténticos monstruos. No miremos para otro lado. Esos monstruos son también hijos nuestros.

Eduardo de la Hera

sábado, 5 de septiembre de 2015

El verano de nuestros seminaristas

La mayoría de las personas regresamos ya de un tiempo de vacaciones que cada cual ha vivido y disfrutado como ha podido. Nuestros seminaristas también han disfrutado estos meses de verano de un periodo vacacional que concluye ahora en septiembre con la vuelta a las clases y a las actividades propias del Seminario San Dámaso de Madrid. Les contamos cómo han vivido ellos estos meses de verano.

EN IRLANDA: Álvaro y Daniel han participado de una experiencia que se ofrece desde el seminario para colaborar con las hermanitas de los pobres en Irlanda. Durante el mes de julio han podido conocer el carisma de esta congregación que vive de la providencia y atienden a los ancianos que no disponen de recursos económicos. Álvaro y Daniel han participado en las actividades de limpieza, comedor y atención a estos mayores. Para ellos ha sido una experiencia muy positiva ya que “hemos podido descubrir cómo de nuestras limitaciones, el Señor hace grandes cosas a través de nuestras manos”, afirman entusiasmados. Además, “hemos podido perfeccionar el inglés y conocer a gente maravillosa volcada en hacer más fácil la vida de estos ancianos”, afirman. 

CON LOS JÓVENES: Por su parte, René ha participado durante el mes de julio en una peregrinación a Italia con 170 jóvenes y la nota anecdótica que reproducimos en una fotografía es que René coincidió en Asís con el sacerdote que le bautizó a él siendo niño. 

PEREGRINACIÓN A LOURDES: En el mes de agosto, los tres seminaristas participaron en la peregrinación diocesana con enfermos a Lourdes. Más tarde, Álvaro colaboró unos días en el albergue parroquial de Carrión de los Condes con las hermanas Agustinas en la acogida a los peregrinos y los últimos días del mes los aprovechó para descansar y disfrutar de su familia.

ACOMPAÑAR EN EL DOLOR: Por su parte, Daniel en agosto descansó unos días junto a su familia y en septiembre colaborará en la pastoral de exequias en el cementerio sur de Madrid. Al igual que Daniel, René también colaborará en Septiembre en la pastoral de exequias pero él lo hará en el cementerio de La Almudena. Una experiencia muy enriquecedora y en la que “aprenderemos mucho a saber acompañar a las familias en ese momento tan duro en el que se pierde a un ser querido”.

EL NUEVO CURSO: Este nuevo curso lo afrontan con muchísima ilusión. Para René será el último año de estudios y Álvaro y Daniel comienzan el cuarto curso en el que esperan recibir el Rito de Admisión a las Órdenes Sagradas.

viernes, 4 de septiembre de 2015

De la Doctrina Social: Solidaridad y crecimiento común de los hombres

Solidaridad y crecimiento común de los hombres
[194] El mensaje de la doctrina social acerca de la solidaridad pone en evidencia el hecho de que existen vínculos estrechos entre solidaridad y bien común, solidaridad y destino universal de los bienes, solidaridad e igualdad entre los hombres y los pueblos, solidaridad y paz en el mundo. El término «solidaridad», ampliamente empleado por el Magisterio, expresa en síntesis la exigencia de reconocer en el conjunto de los vínculos que unen a los hombres y a los grupos sociales entre sí, el espacio ofrecido a la libertad humana para ocuparse del crecimiento común, compartido por todos. El compromiso en esta dirección se traduce en la aportación positiva que nunca debe faltar a la causa común, en la búsqueda de los puntos de posible entendimiento incluso allí donde prevalece una lógica de separación y fragmentación, en la disposición para gastarse por el bien del otro, superando cualquier forma de individualismo y particularismo.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Fotos del verano... fotos de playas

Es propicio el verano para dejarnos recuerdos con la arena de la playa como decorado. Pero las playas dan para mucho. Y estas fotos -de Yannis Behrakis para la agencia Reuters- nos muestran lo que sucedía en la isla griega de Kos... a mediados de agosto.

Los protagonistas: refugiados sirios. Y la palabra “refugiados” tiene su importancia. No son personas que vienen atraídas por los oropeles -muchos de ellos falsos- de la vida europea... Son personas que vienen huyendo. Que escapan del horror. Que deben ser acogidas. Porque así lo manda el Derecho... y la decencia.

Mucho te debe mirar la muerte a los ojos... para dejar tu casa, tu pueblo, tu país, tu historia... y jugártela... para llegar a Europa por Grecia, Italia o España. Y si te quedan fuerzas... tirar para arriba. Y salir con lo puesto... y con estas criaturas... en los brazos.

No hace mucho escuchaba a una madre siria decir que “merecía la pena” echar a andar, hacer miles de kilómetros, pagar a las mafias lo que hubiera que pagar... y montarse en una de esas chatarras flotantes que llegan a Lampedusa. Era una “única” posibilidad de morir... pues quedarse en Siria... eran muchas... a diario.

Y mientras tanto... Europa... mirando hacia otro lado. Preocupada de vallas, de alambres de espino, de sellar los eurotúneles... y haciendo regateos miserables con el “derecho de asilo”... y los refugiados que “estamos dispuestos a asumir”.

Cuando miro a estos niños - que gracias a Dios están vivos- y miro a mi hijo... doy gracias a Dios por no tener que tomar decisiones como estas. Pero también siento vergüenza.

Pidamos a Dios ayuda para que nuestros corazones se reblandezcan. Para ver en cualquier ser humano... a un hermano. Para que podamos mirar a nuestros hijos... y a estos otros hijos... sin tener que agachar la cabeza. 

Domingo Pérez

El Papa “toca el cuerno”

No, no estoy de broma. Si no, hurguemos en la historia. El pueblo judío tenía cada cincuenta años (después de 7 veces 7 años) uno dedicado a Dios, a la santificación y al gran perdón o perdonanza. Se iniciaba con el toque del cuerno del cordero llamado jobel, de ahí que el año se llame jubilar o jubileo, y no como decía un chaval el otro día si era un año para jubilados. 

Así es, el Papa Francisco, nos llama a todos a un año jubilar dedicado a la Misericordia. Año Jubilar, que comenzará el 8 de diciembre de 2015, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016, Solemnidad de Cristo Rey del Universo, y que marcará muchos de los acontecimientos de nuestras parroquias y de nuestra diócesis durante este curso y parte del otro.

Y una muestra de que no solo es para los jubilados, el Papa llama de nuevo a los jóvenes a hacer jaleo y jubileo, en las parroquias y en el encuentro de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), en Cracovia, Polonia, del 25 al 31 de julio del 2016. Y lo hace recordándonos a todos las Bienaventuranzas, fundamento de nuestra espiritualidad y hoja de ruta de nuestro seguimiento como discípulos de Cristo en la Iglesia. 

Así nos lo cuenta el Papa Francisco:

«He pensado a menudo en cómo la Iglesia puede poner más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia. Es un camino que inicia con una conversión espiritual. Por esto he decidido convocar un Jubileo extraordinario que coloque en el centro la misericordia de Dios. Será un año santo de la Misericordia, lo queremos vivir a la luz de la palabra del Señor: “Seamos misericordiosos como el Padre”. (...) Estoy convencido de que toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo la alegría de redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos somos llamados a dar consuelo a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo».

Pues eso, que nos queda bastante trabajo a todos. Comencemos a ahondar en las raíces de la conversión personal y reavivemos el testimonio de la cercanía y la atención a los pobres, a los que sufren, a los marginados y a cuantos tienen necesidad de ternura, para que a todos pueda llegar, en nosotros, una muestra concreta de la misericordia de Dios y del cuidado de la Iglesia.

Ah, y no olvidemos que jubileo también es alegría, esa que nace de la esperanza que nos ofrece la fe y la caridad. Ánimo y adelante.

Antonio Gómez Cantero
Administrador Diocesano

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Nombramientos

A fecha de 20 de agosto de 2015

D. Mateo Aparicio Juan, Administrador parroquial de Torquemada.

D. Rafael Núñez Pastor, Administrador parroquial de Hornillos de Cerrato

D. Feliciano Pérez Moreno, Administrador parroquial de Villamediana.

D. Eduardo Calvo Sedano, Administrador parroquial de Valdeolmillos.