domingo, 31 de julio de 2016

31 de julio de 2016 XVIII Domingo del Tiempo Ordinario

  • Ecl 1, 2; 2, 21-23 ¿Qué saca el hombre de todos los trabajos? 
  • Sal 89 Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación 
  • Col 3, 1-5. 9-11 Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo 
  • Lc 12, 13-21 Lo que has acumulado, ¿de quién será?

Rico ante Dios
El mundo es una realidad pasajera (1 Lect).

No conviene confiar en los bienes de la tierra (Ev).

Es necesario, en cambio, pensar en las “cosas de arriba” evitando todo aquello que pueda perjudicar la realización del hombre nuevo (2 Lect).

sábado, 30 de julio de 2016

Del You Cat: ¿Qué ha cambiado en el mundo por la resurrección?

¿Qué ha cambiado en el mundo por la resurrección? (108)

Puesto que ya no todo termina con la muerte, la alegría y la esperanza han entrado en el mundo. Después de que la muerte «ya no tiene dominio» (Rom 6, 9) sobre Jesús, no tiene ya tampoco poder sobre nosotros, que pertenecemos a Jesús [655, 658].
 
¡Oh muerte, que separas los que estaban unidos y, cruel e insensible, desunes a los que unía la amistad! Tu poder ha sido ya quebrantado. [...] El mismo que te ha vencido a ti nos ha redimido a nosotros.
 
San Braulio (ca, 590-651, obispo de Zaragoza).

Aniversario del Hno. Benedicto de Francisco

Iglesia de San Martín
Rabanal de los Caballeros
Nació el 27 de Julio de 1945 en Rabanal de los Caballeros, educado en la escuela por D. Isaac Merino. En octubre de 1956, ingresó en la Congregación de los Hermanos Menesianos en Nanclares de Oca (Álava).

Tras su formación, su vida docente se desarrolló en Aguilar de Campoó, Santo Domingo de la Calzada, Madrid, y Bilbao.

En 2011 enfermó. La recaída vino en 2015. Hubo que adelantar dos meses la fecha para celebrar sus 50 años de profesión religiosa. Y falleció el 30 de Julio de 2015, en silencio, para no llamar la atención.

«Gracias: es la palabra que desde hace semanas más he oído repetir a Benedicto. Ante la más mínima ayuda y ya sin fuerzas, siempre las retomaba para decirte gracias, por vuestra presencia y recuerdo». De su entorno he recogido estas calificaciones: Bene fue un hombre bueno, generoso, sonriente, amable, con sencillez y ternura. Totalmente al servicio del Señor, hermanos de comunidad, alumnos, y compañeros. Siempre dispuesto a dar, con paciencia y cariño.

Sorprende su valentía: llamó por teléfono a algunos antiguos compañeros, a muchos amigos, para despedirse, antes de que llegase su paso a la otra vida. 

Julián Miguel Cuevas

jueves, 28 de julio de 2016

Una Película: Si Dios quiere

Si Dios quiere

Tommaso (Marco Giallini) es un cardiólogo de renombre liberal y ateo. A pesar de su aparente vida perfecta, su matrimonio con Carla (Laura Morante), la madre de sus dos hijos, ha ido deteriorandose cada vez más.
 
Mientras tanto, su decepcionante hija Bianca (Ilaria Spada) no muestra interés por nada en su vida. Por lo que las esperanzas caen en su inteligente hija Andrea (Enrico Oetiker) que estudia medicina y tiene un futuro muy prometedor. Sin embargo, un día revoluciona a su familia con una impactante noticia: quiere hacerse cura.
 
Escrita y dirigida por Edoardo Maria Falcone, quien debuta en la dirección con este largometraje. Entre algunos trabajos anteriores del director se encuentra el haber escrito la película de Rolando Ravello ¿Te acuerdas de mí?

miércoles, 27 de julio de 2016

Domingo pone la primera piedra

La villa de Fanjeaux, en la que ha sido párroco Domingo, se queda pequeña para la obra que, en su mente y corazón, lleva tiempo fraguándose. Las monjas claustrales de Proulle son un buen cimiento, pues su oración asegura el fruto de la predicación de los frailes, pero hay que seguir trabajando para que la obra que el Señor ha comenzado, llegue a buen término.

Fue en Toulouse donde renació la predicación, a petición del legado pontificio que asistió al concilio de Montpellier. Esta predicación no había sido espontánea y ocasional, como la de los predicadores cátaros itinerantes. Domingo tenía claro que no podía ser algo provisional. Se precisaba una predicación permanente, sostenible en el tiempo... era necesaria una nueva Orden religiosa. Estable y reglada con algunas normas de vida, que aseguraran la perpetuidad y el crecimiento ilimitado de la pequeña semilla, tocada por la mano del Creador e iluminada por la fuerza del Espíritu. Para Domingo el modelo apostólico es el mejor: los que fueron los primeros en seguir al Maestro son el modelo a imitar en la misma tarea. La pobreza de vida, la vivencia de la oración, y la formación intelectual y moral serán los pilares para el predicador.

Dos vecinos de Touluose se unen al grupo de Domingo. Uno de ellos, Pedro Seila, entrega un grupo de pequeñas casas pegadas al castillo condal, no lejos de una pequeña iglesia del señor de la villa. La “fundación” está en marcha. Se colocó la “primera piedra fundacional” entre el 7 y el 25 de abril de 2015, por la “profesión” o voto de obediencia que recibió Domingo de los primeros frailes. Domingo es fundador y las casas de Pedro Seila son desde entonces la cuna de la Orden de Frailes Predicadores.

Hace falta la aprobación formal, y a principios de junio de 1215, el Obispo Fulco, de Toulouse, en una carta aprueba el «propósito regular» de la joven comunidad, y confiere a sus miembros la misión formal de ser predicadores en la Diócesis: «En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo: Hacemos saber a todos los presentes y venideros que Nos, Fulco, por la gracia de Dios humilde ministro de la silla de Touluose, queriendo extirpar la herejía, desterrar los vicios, enseñar a los hombres las reglas de la fe y formarlos en las buenas costumbres, instituimos por predicadores de nuestra diócesis a Domingo y a sus compañeros, que se propusieron andar a pie, con pobreza evangélica, a predicar la fe del Evangelio».

La intuición de Domingo, el castellano que sufría con el sufrimiento de sus hermanos, tomaba cuerpo y comenzaba a crecer, para gloria de Dios y bien de su amada Iglesia.