viernes, 30 de septiembre de 2016

Del You Cat. ¿Por qué son importantes las donaciones de órganos?

¿Por qué son importantes las donaciones de órganos? (391)
 
Las donaciones de órganos pueden prolongar la vida o aumentar la calidad de vida. Por ello son un verdadero acto de caridad con el prójimo, siempre y cuando las personas no sean obligadas a ello [2296].
 
Debe garantizarse que el donante expresó en vida su consentimiento libre y consciente y que no se le mata con el fin de extraerle sus órganos. Existen donantes vivos, por ejemplo en el trasplante de médula ósea o en la donación de un riñón. La donación de órganos de un cadáver requiere la certificación segura de su muerte y el consentimiento en vida del donante o de su representante.

Un documental: Human El rostro de la humanidad. Un viaje imprescindible

Human
El rostro de la humanidad.
Un viaje imprescindible

 
Un documental del fotógrafo y cineasta Yann Arthus-Bertrand, accesible desde internet y estructurado en tres partes que se pueden visualizar independientemente. La obra es accesible gratuitamente debido a que Fondation Bettencourt Schueller la ha financiado con la intención de que esta mirada al corazón de la humanidad tenga el acceso más amplio posible.

Se trata de una obra comprometida que quiere dar imágenes y voz a nuestro mundo con la finalidad que reconozcamos nuestra alianza común con tres ejes: el primero es el testimonio del rostro. El segundo son las imágenes aéreas del mundo y la humanidad y el último es la banda sonora compuesta por el músico francés, nacido en Jerusalén, Armand Amar.

jueves, 29 de septiembre de 2016

S. Francisco de Asís

Del 30 de septiembre al 4 de octubre se van a celebrar los cultos en honor a San Francisco de Asís. 

Los cultos tendrán lugar en la capilla de la Orden Franciscana Seglar (Pza. de San Francisco). 

Comenzarán a las 19h con el rezo del Rosario y media hora más tarde tendrá lugar la Eucaristía, presidida por el sacerdote D. Manuel Zarzuelo.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Viaje a Roma Canonización de Don Manuel


Con motivo de la Canonización de D. Manuel González las Misioneras Eucarísticas de Nazaret organizan varios itinerarios para poder participar presencialmente en la ceremonia. 

Así, ofrecen la posibilidad de acudir a Roma: 4 días, 5 días u 8 días.
 
MÁS INFORMACIÓN
Hna. Mª Begoña Crespo
Tfno 608 819 932
www.manuel16.org

martes, 27 de septiembre de 2016

Afianzando las bases

Fray Domingo tiene las cosas claras, es un castellano recio, y sabe cuál es su objetivo. Aún así, su proyecto no estará exento de dificultades. El obispo Fulco de Toulouse es un gran apoyo pero no valen las buenas intenciones de Domingo o los donativos de la diócesis. Hay que solventar algunos problemas jurídicos de cierta altura.

El IV Concilio de Letrán había prohibido la formación de nuevas “religiones” -nuevas asociaciones de fieles y órdenes- pues trás ellas, en muchos casos, se ocultaban cátaros, que al amparo de la autorización o aprobación se libraban de las sanciones que imponía la justicia civil y eclesiástica.

La aprobación -con terminología actual, de “derecho diocesano”- que había hecho Fulco, era una buena carta de presentación ante Roma. No era fray Domingo un mero predicador itinerante sospechoso de herejía. Domingo y sus primeros “hermanos” los frailes, que hacía tiempo vivían en una comunidad que llamaban “Santa Predicación”, había demostrado sobradamente su fidelidad a la Iglesia y su dedicación exclusiva al Evangelio de Jesucristo. ¿Cómo dejar truncada esta “obra del Espíritu”, por una cuestión de leyes humanas?

El Obispo de Toulouse asiste al Concilio y le acompaña a Domingo, y quizás algunos otros. Inocencio III habla con Domingo, le escucha y a buen seguro, el obispo Fulco, le expone las andanzas exitosas de los nuevos predicadores. ¿Cómo “predicadores”? La predicación es potestad de los obispos, o de sus delegados. Los “éxitos” de la predicación de los obispos y los legados pontificios, engordaban las filas del catarismo.

Lo que Domingo ansía del Papa, es contravenir la norma que prohibía la creación de nuevas órdenes. Ya vimos, que estos predicares se constiyuyen “en colaboradores de los obispos”, y quiere que les conceda el “munus docendi”, la “facultad de enseñar” por la predicación. Y esto era mucho pedir. ¿Acaso no se trataba de vivir de la mendicidad? Pues, había que empezar mendigado.

El Papa, les permite seguir en su labor “diocesana”, pero Domingo quiere llevar el Evangelio “a todos los pueblos de la tierra”. Les autoriza a seguir extendiéndose, pero han de elegir una de las “antiguas reglas de vida”. No había mucho donde elegir. Quería una forma de vida apostólica, que saliera de los muros de los monasterios, y a la vez, una vida común fraterna, según el modelo de los apóstoles... Domingo volverá a sus orígenes en Osma. Allí había vivido bajo la Regla de San Agustín, incluso conocía la regla de los premostratense del monasterio de la Vid. Domingo tenía las bases para construir sobre roca firma su casa de predicación.

Fray Luis Miguel García Palacios, O.P.
Subprior del Convento de San Pablo